BOLETÍN Nº 45

IV ÉPOCA

MAYO 2004

 

 

 

¿Y qué, si no sale?

Tarde de Sábado Santo. Murcia, nazarena y cristiana, llora la muerte del Hijo amado, que ha derramado su sangre hasta la última gota. Cristo muerto reposa sobre un altozano de claveles blancos moteados de gotitas de agua de lluvia... o de lágrimas.

            Blanco roto de dolor por su muerte, por el peso de la cruz, por el horror de sus heridas, por las lágrimas de su madre... por el sentimiento de sus cofrades. No podremos mostrarlo públicamente por nuestra ciudad para contemplación de todos; no podremos acompañar a su madre aliviando con nuestros hombros el peso de su dolorido gesto, de sus doloridas manos, de su destrozado corazón, de su soledad desmesurada.

            Todos callamos y miramos al cielo. Hoy no sale. Este año no sale.

            ¿Y qué, si no sale? Nada cambiará lo que ya somos, aunque hoy no podamos exhibirlo: la cruz de Viernes Santo sobre el pecho, y el grito de victoria proclamada de Sábado Santo sobre nuestra espalda; lema esperanzador de vida, como tránsito de Sábado a Resurrección. Muerte y Victoria. Yacente y Luz.           

  No podremos completar ese ciclo anual de dedicación y amor a ese lema, nuestro lema; todo un año obrando por el hondo convencimiento de que venció y vencerá a la muerte siempre, que ha resucitado y durante todo un año estará con nosotros, sus cofrades, como llama de aliento viva.

            Ya comienza un nuevo año. Y día tras día, cada uno de nosotros traerá en sus manos un blanco clavel que será distinto del resto; con ellos iremos tejiendo entre todos un gran lienzo, puntada tras puntada, clavel tras clavel; unos simbolizarán la Eucaristía, los cultos; otros encarnarán un curso de formación; aquel se asemejará al trabajo en equipo, este otro mostrará el esfuerzo de un proyecto, la preocupación por llegar a todos, la comunicación, la amistad... Y así, hasta completar, el próximo Sábado Santo, ese bello sudario blanco.

Antonio Lozano Aragón

Comisario de Procesión

 

N.R. El texto que antecede fue remitido a la sección de colaboraciones de los cofrades de Yacente y Luz, pero por su interés y contenido ha sido usado como Editorial del Boletín de mayo, ya que refleja a la perfección el sentimiento de la Redacción ante la suspensión de la procesión del pasado Sábado Santo.

 

 

GRACIAS, NAZARENOS BLANCOS

DEL SÁBADO SANTO

La Junta Directiva de la Cofradía quiere mostrar su gratitud a todos los nazarenos que, pese a la inclemencia del tiempo y a la evidente posibilidad de que la procesión del pasado Sábado Santo fuera suspendida, asistieron puntualmente a la cita de cada Semana Santa equipados con su túnica nazarena y mantuvieron en todo momento una conducta ejemplar ante una circunstancia adversa que nunca hasta la fecha se había tenido que afrontar.

Entereza, disciplina y nazarenía fue lo que se respiró en la Iglesia de San Juan de Dios el pasado 10 de abril. En el balance de lo acaecido en esta tarde distinta pero intensa, hay muchas más razones para la alegría que para la tristeza, por lo que no cabe sino dar las gracias a nuestros Venerados Titulares por habernos permitido vivir una breve, pero emotiva e inolvidable, procesión de Sábado Santo.

    Y no puede quedar en el olvido la presencia de nuestro consiliario, don Francisco Arnaldos, de representantes del Cabildo Superior de Cofradías, cercanos y solidarios, y de una manera especial de nuestro obispo, don Manuel Ureña, que no sólo presidió los actos que celebramos, sino que nos mostró su afecto y excelente disposición en todo instante. Gracias a todos.

 

 

CONCLUYE EL CURSO DE FORMACIÓN SOBRE LOS EVANGELIOS

 

 

El día 28 de abril, miércoles, comienza el desarrollo del quinto y último tema del curso de formación sobre los Evangelios que se ha venido celebrando desde el mes de septiembre en la Casa de la Cofradía. Intervendrá como ponente nuestro cofrade Antonio Lozano Aragón, que abordará el Evangelio de San Juan en las reuniones de los días 28 de abril y 13 de mayo, a las 20:30 horas; y el día 27 de mayo, a las 21 horas, tendrá lugar la última charla, a cargo del vicario general de la Diócesis, don Fernando Colomer.

 

 

MISA DOMINICAL EN SAN JUAN DE DIOS

 

Todos los domingos del mes de mayo, a las 20 horas, se celebrará la Santa Misa en nuestra sede canónica de San Juan de Dios, organizada por la cofradía hermana del Santísimo Cristo de la Salud.

 

CABILDO GENERAL ORDINARIO

 

         Siguiendo instrucciones del presidente de la Cofradía, tengo el honor de citarle al Cabildo General Ordinario que se celebrará el próximo día 11 de mayo, a las 20:30 horas en primera convocatoria y 20:45 en segunda, en la Casa de la Cofradía, con arreglo al siguiente Orden del Día:

 

1.     Lectura y aprobación, si procede, del acta del Cabildo anterior.

2.     Informe de la Comisaría de Cultos.

3.     Informes de las Comisarías de Procesión y de Estantes.

4.     Ruegos y preguntas.

 

EL 1 DE MAYO COMIENZAN LOS ROSARIOS DE LA AURORA

Como es tradicional, la Cofradía organiza todos los sábados del mes de mayo, en esta oportunidad los días 1, 8, 15, 22 y 29, a las 7:30 horas de la mañana, los Rosarios de la Aurora, que preside la imagen de igual advocación que cede generosamente la familia Massotti Manzanares. El Rosario dará comienzo en el Arco de la Aurora, y discurrirá por la calle de la Aurora, calle de Santa Clara, calle de Echegaray, Arco de Santo Domingo y plaza de Santo Domingo, para concluir con la celebración de la Santa Misa, a las 8 de la mañana, en la Iglesia de Santo Domingo.

 

           

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ

 

         El próximo día 1 de junio, martes, a las 20:30 horas, celebraremos en la Iglesia de San Juan de Dios la festividad de Nuestra Señora de la Luz en su Soledad, con el rezo del Santo Rosario, Santa Misa, que oficiará nuestro consiliario, don Francisco Arnaldos, Oración de la Santísima Virgen y Besamanos. El acompañamiento musical estará a cargo de “Corchea de Oro”.

 

 

CENA DE HERMANDAD Y HOMENAJE A NUESTROS CAMAREROS

 

         El día 4 de junio, viernes, celebraremos la tradicional Cena de Hermandad con la que se pone término a las actividades de la Cofradía durante el ejercicio en curso y se rinde homenaje a los camareros de nuestros pasos, don Antonio Sánchez Carrillo y doña Cristina Verdú. Al tiempo, se tendrá un detalle con nuestra Nazarena de Honor de este año, doña Santos Pineda, y con el Procesionista de Honor nombrado por el Cabildo de Cofradías, nuestro cofrade don José Cuesta. Sobre lugar, precio y horario se dará más información en el próximo boletín. 

 

 

 

APORTACIÓN DE COFRADES

 

 

“Christus vicit mortem”

 

 

            Siete de la tarde. Primavera en Murcia. Unas palomas revolotean sobre un tejado mientras un silencio contenido se adueña de la plaza de San Juan de Dios.

         El rechinar al abrirse las puertas del templo y el sonido de la campana del muñidor anuncian la salida del cortejo funerario.

         Silencio. La procesión, la liturgia sin palabras, da comienzo.

         El viejo Cristo Yacente de Diego de Ayala y su Santísima Madre, en la advocación de la Luz, inician su recorrido por las calles y plazas del corazón de la ciudad. Silencio. Un suspiro estremecedor recorre el cuerpo de los presentes, mientras el olor a incienso trepa hacia ventanas y balcones.

         Cristo abandonado, azotado, crucificado, roto, caído bajo el peso de la cruz, yace sepultado.

         ¿Qué se puede esperar de un muerto? ¿Qué se puede esperar de un hombre que no se ha podido salvar a sí mismo? Nada o casi nada, dirán muchos.

         Pero hoy, en este sábado de vacío y de derrota, Jesús, desde el sepulcro, nos quiere ofrecer su última catequesis: la vida nueva, la salvación, viene de este cuerpo muerto.

         Una sábana limpia, un poco de aromas y una tumba es lo único que podemos ofrecerle.

         Ante la tumba de Cristo, ante tanto dolor y dolor tanto, queda la fe en la Resurrección.

         Es la hora en que estamos sepultados con Cristo. Comulgar con Cristo es hacerlo con sus padecimientos y su muerte, es compartir el dolor del Mundo, acercarse al hermano que anda con la cruz de la enfermedad, con la cruz de la pobreza, con la cruz del paro, con la cruz de la soledad.

         Es crucificar nuestro pecado, todo el mal que hay en nosotros. Coger los restos de orgullo y coronarlos de espinas. Dejar que nuestro corazón egoista sea atravesado por la lanza purificadora.

         Cristo, yacente bajo las estrellas del firmamento, esperando el alba del tercer día y tu triunfo sobre el pecado y la muerte, ayúdanos en nuestro caminar diario tras la cruz.

         Silencio. El sol se ha escapado por las laderas del monte. El resplandor de los cirios de los últimos cofrades se pierde en el interior del templo.

         La catequesis ha concluido.

         Jesús, ayúdanos en esta Pascua de Resurrección, y durante el resto del año, a seguirte aunque te perdamos, a comprenderte aunque no te entendamos.

         Y todo ello, con la ayuda de tu Madre, Virgen de la Luz en su Soledad, consuelo y amparo, camino para llegar a Tí.

         Jesús, creo en la vida. Que muera yo en ti, para que vivas Tú siempre en mí.

         Feliz Pascua de Resurrección, hermanos cofrades.

 

 

José Antonio López Ríos

Cofrade