OTROS OBJETOS

elrebost.jpg (42236 bytes)

I- Objetos de bronce.

En las excavaciones de las casas pertenecientes al siglo XVI, además de las cerámicas y vidrios ya descritos, encontramos varios objetos de bronce: una cuchara, tres hebillas, un candil y una mano de mortero (lámina 74).

La cuchara tiene un mango cuadrangular, con dos pequeñas estrías en su extremo. La cazoleta es ovoide. Es muy parecida a las que podemos ver en el cuadro de La Ultima Cena de Solsona de Jaime Ferrer I, aunque las que aparecen en éste tienen la cazoleta elíptica y no puntiaguda como la de Paterna, de forma más elegante.

Encontramos tres hebillas, una grande decorada con incisiones y dos más pequeñas, una de las cuales conserva la aguja y va decorada con reforzamientos laterales. El candil consta de una cazoleteta cilíndrica con un pico para soportar la mecha. Una larga varilla con un gancho servía para colgarlo. La cazoleta va decorada con dos pequeños apliques, a la manera de alas, en los laterales. La mano de mortero lleva un pequeño anillo cóncavo por su parte central. Se encuentra en excelente estado de conservación.

II- Objetos de hierro.

En la misma casa donde encontramos la mano de mortero, encontramos también una llave de hierro, de 15 cm. de longitud, la cual lleva como decoración un anillo en relieve en el vástago. Otro objeto del mismo metal es una reja de arado.

 

III- Objetos de Vidrio.

También pertenecientes a las casas del XVI encontramos toda una serie de pulseras de vidrio de colores blanco, dorado, violeta, azul cobalto y negro (lçámina 74). Pueden ser de superficies lisas o ir retorcidas, o bien estar hechas con hilos de un solo color o mezclando blancos y azules cobalto. Sus diámetros son de 5, 6, 6,5 y 7 cm. Además, apareció un botón hecho de pasta vítrea, esférico, de color azul cobalto, con un orificio para pasar el hilo.

 

III- Objetos de barro.

En las casas correspondientes al siglo XVII obtuvimos tres pipas de barro, para fumar (lámina 74). La primera es de barro rojo

muy pulida. Está hecha a molde y decorada con una rama con hojas, en relieve. Las otras dos son de barro negro, también muy pulidas, hechas a molde. Una de ellas lleva las dos cazoletas en relieve formando gajos; la otra lleva el escudo con barras de la Corona de Aragón rodeado de redondeles, todo ello inciso.

IV- Objetos de piedra.

De los pozos ciegos de las casas excavadas extraímos cinco muelas de molino. Sus diámetros oscilan entre 1m. y 1,30 m. Tienen la cara superior plana, mientras que la inferior es convexa. En el centro llevan un orificio, de diámetro entre 9 y 11 cm. para el eje. Están todas partidas y muy usadas. Solo hemos encontrado la mitad o un cuarto de ellas.

 

 

 

CRONOLOGIA

Muchas de las cerámicas que encontramos en los pozos de las casas que hemos datado en el siglo XVI llevan elementos decorativos que han podido ser datados gracias a platos o fuentes en los que aparecen escudos pertenecientes a personajes conocidos de esta época. Así por ejemplo, un plato del Museo Nacional del Barghello de Florencia lleva el escudo del abad del Monasterio de Poblet Domingo Porta, el cual fue abad entre 1502 y 1526. Este plato lleva una puerta como emblema del abad, idéntica a la que lleva el jarro encontrado por nosotros y que presentamos en la lámina 32. Va decorado además con retículas con un punto central en cada una de ellas, como el plato de la lámina 1.

Los platos que presentan formas a gajos o "agallonadas" (láminas 6 y 7) los podemos datar por el plato del Museo Cívico de Bolonia que lleva en el fondo el escudo del papa León X quien gobernó la Iglesia entre 1513 y 1521 y va decorado con los gajos completamente rellenos o biencon florecillas y encaje. Otro plato con la misma decoración es el del Instituto Valencia de Don Juan, de Madrid, que lleva las armas de Fernando el católico con las del reino de Nápoles, por lo que es posterior a 1503, fecha de su conquista: lleva los gajos rellenos de encaje y florecitas.

En Paterna, además de los varios platos "a gallones" encontrados en las excavaciones objeto de este estudio, recordemos que se encontró uno dentro del horno excavado, con sólo la decoración azul perfilando los gajos (o "gallones"), fig. 14.

Otro plato que presenta motivos encontrados en la cerámica de Paterna es el del Victoria & Albert Museum de Londres, en el que aparece el escudo de Fernando el Católico con un castillo idéntico al que aparece en el cuenco de la lámina 5, con las mismas líneas que sobresalen a cada lado de los torreones. Este plato ha sido datado de finales del siglo XV, pero puede ser perfectamente de los primeros años del XVI.

Martínez Caviró presenta en su obra La cerámica Hispanomusulmana una tabla de los motivos que se utilizaron para decorar la cerámica dorada durante la primera mitad del siglo XVI: "solfas, gallones, encaje y milanos en reserva. Todos estos temas, se utilizaron ya a finales del XV, aunque continuarán empleándose en gran parte de la centuria siguiente", y añade: "Toda la temática indicada, divulgándose progresivamente, se utilizó a lo largo de los siglos XVI y XVII".

Todos los motivos dados por esta autora (aunque ella los atribuye sólo a la cerámica de Manises y en ningún momento piensa pudieran existir en Paterna) los encontramos empleados en abundancia en la decoración de la cerámica de Paterna extraída en nuestras excavaciones y podemos verlos en las láminas que presentamos. En ellas vemos que además del repertorio de Martínez Caviró, existen muchos más motivos que enriquecen la temática de esta primera mitad del siglo XVI.

Lo mismo ocurre con los vidrios encontrados: el tipo de vaso como los de la lámina /6 y 13, se encuentra en el Museo de Artes decorativas de Barcelona, catalogado como perteneciente a la primera mitad del XVI. Así mismo, en Coimbra se excavó un basurero en el palacio real, junto a la Universidad de Coimbra, donde se encontraron cerámicas, porcelanas chinas y monedas que van desde comienzos del XVI hasta mediados del siglo XVI. Entre el vidrio encontrado hay tres copas iguales a las de Paterna, las 61/13, 60/7 y 12.

Recordemos que todas las cerámicas y vidrios que presentamos en este estudio salieron formando conjuntos homogéneos, y no una, sino seis veces, en seis pozos distintos. Por eso podemos datar las cerámicas decoradas con los nuevos motivos desconocidos hasta la fecha con las decoradas con los motivos tradicionales conocidos, que como vemos son datados de la primera mitad del siglo XVI.

La enorme cantidad de piezas encontradas en cada uno de los pozos del XVI nos ha hecho preguntarnos si no corresponde a un acontecimiento excepcional como es el saqueo de Paterna por las tropas reales en octubre de 1521, durante su estancia en la ciudad. Es evidente, por el documento publicado por Gimeno, que gran número de casas sufrieron destrozos importantes, quedando muchas de ellas totalmente destruídas. ¿Tiraron los habitantes sus enseres más preciados al pozo antes que permitir que cayeran en manos de la soldadesca, o fueron éstos los que los tiraron, destrozando todo a su paso? Solo así se explicaría la enorme cantidad de enseres que hemos encontrado, todos situados en una capa uniforme y constante, como si hubieran caído al mismo tiempo, sin ninguna estratigrafía.

Solo los pozos de las casas A/IV y B/III presentan una estratigrafía anterior, por debajo de este bloque homogéneo de cerámicas y vidrios, dando el pozo B/III platos y escudillas decorados con hojas de perejil, medias naranjas y rosas góticas, más afines al último cuarto del siglo XV. En ningún conjunto de los excavados hemos encontrado estas decoraciones de hojas de perejil y de medias naranjas, lo cual quiere decir que ya no estaban de moda; en cambio las vajillas decoradas con rosas góticas siguen siendo abundantes.

Si aceptamos que el material de las casas estudiadas hubiera sido arrojado a los pozos durante el saqueo de Paterna en 1521, tendríamos una fecha bien precisa para las cerámicas que presentamos en este estudio, la primera mitad del siglo XVI, la cual coincide con la que se da estudiando la heráldica de los platos conocidos.

Apoyando este argumento tenemos que los "taulells de mocador" encontrados en el salón de la casa I de la calle San Pedro y en otras de las casas los de , se están empleando ya a comienzos del siglo XVI. En el retablo de Santa Ana que se encuentra en el Castillo de Peralada vemos un pavimento formado con azulejos idénticos a los encontrados en la casa A/II y B/I excavadas (lámina ). Este tríptico atribuído al "maestro de Milá" fue pintad hacia 1500.

En cuanto a la fecha de las cerámicas encontradas en las excavaciones en la capa inmediatamente superior, lo que hemos denominado las casas pertenecientes al siglo XVII, encontramos en ellas los motivos que Martínez Caviró llama de "l'ungla" (lámina ) y que la autora data de finales del siglo XVI o comienzos del XVII por una orza del British Museum con el escudo del cardenal de Este muerto en 1623 o por el plato del Hispanic Society de Nueva York con un caballero vestido a la moda de Felipe II (segunda mitad del siglo XVI). Junto a ellas hemos encontrado otras decoradas con lo que Martínez Caviró llama "hojas desflecadas" (láminas 18 y 19 ) que la autora atribuye a los finales del siglo XVII y comienzos del XVIII.

En las excavaciones hemos encontrado las cerámicas pintadas con ambas decoraciones juntas, inmediatamente encima de los pavimentos de las casas de la primera mitad del siglo XVI, en el relleno que se hace para construir las nuevas viviendas ¿no es lógico, pues, atribuirlas como fabricándose ya en la segunda mitad del siglo XVI, si estas casas se destrozan en 1521? Yo no creo que sean de fechas tan tardías como las publican muchos autores, quienes las hacen de la segunda mitad del siglo XVII y aún del XVIII.

 

 

 

A MANERA DE CONCLUSION

La cerámica de reflejo metálico que Paterna fabricada en el siglo XVI era totalmente desconocida hasta la fecha. En todas las publicaciones sobre la cerámica valenciana de esta época vemos que se atribuye a los alfares de Manises, por lo que habrá que tener en cuenta a partir de ahora, al hacer su estudio, de la producción hecha en Paterna.

El conjunto de cerámicas descubierto nos da una visión mucho más amplia y rica que la que teníamos de la cerámica valenciana en el siglo XVI, al mismo tiempo que nos confirma que Paterna sigue teniendo un papel muy importante en la producción de la cerámica renacentista valenciana.

-----------------