©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Orient - Santa Maria

(Es Salt des Freu  y  S'Avenc de Son Pou)

12 de marzo del 2006

Galería de Fotografías

 Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

Descargar Track

   
 

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Podemos realizar este itinerario en ambos sentidos, si la empezamos en Orient lo haremos en la carretera de Bunyola a Orient Km.8,450. Deberemos contar con vehículo de relevo en la parte de Santa Maria, junto a la barrera de Son Oliver (no pasarla con el coche si no se tiene permiso para ello), esta finca esta en el Camí de Coanegra.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña. Tener en cuenta que si el torrente lleva agua, es probable que nos mojemos los pies, así que elegid bien el calzado.

Mapa: IGN  1:25.000, Google Earth 3D

Mejor época: cualquiera, mejor pocos días después de lluvias.

Distancia:  13,3 Km. Subiendo:  4,9 Km.      Bajando: 7,4 Km.

Tiempo efectivo Subiendo:  1:34 h. Bajando:  2:13 h. 
Total acumulado: 3:50 h.

Altura máxima: 461 m.
Altura mínima: 139 m.

Velocidad media: 3,4 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros y mucho menos sin bozal y sueltos.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en la dura subida a s'Avenc de Son Pou..

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

S'Avenc de Son Pou es una cavidad natural situada en la posesión de Son Pou, En la valle de Coanegra (Santa Maria del Camí). Tanto Miquel Costa i Llobera, Como Joan Rosselló de Son Forteza, Josep Maria Llompart, Miquel Dolç y muchos otros escritores le han dedicado poemas y escritos.

Conocida desde la antigüedad-y posiblemente al origen del nombre de todo el valle (Cova Negra = Coanegra), sólo era accesible por el agujero de su parte central, con 45 metros de vertical, bajando con diversos sistemas de cuerdas y poleas .

Fue llamada s'Avenc d'en Botó y s'Avenc des Coloms. Estos pájaros anidaban a cientos, sin peligro de ser molestados. De hecho una de las descargas más conocidas es la que protagonizaron un grupo de binissalemers en el siglo XIX para venir a cazar palomas. En 1859 Mariano Conrado le dedicó un pequeño folleto después de una bajada.

El tunel de acceso, de más de 50 metros de recorrido, no fue construido hasta 1894. Fue proyectado por el escritor, pintor, arquitecto e ingeniero, Pedro de Alcántara Peña. Por su inmensidad y por su belleza constituye una cueva sin parangón en ninguna otra de Mallorca

Descripción de la excursión:

Desde Santa María del Camí, la ruta de Coanegra empieza en la carretera Palma-Alcudia (C-713) hacia el final del pueblo, cerca del Km. 15. Se trata de la última calle que tuerce a la izquierda, en dirección norte. En realidad es una carretera asfaltada. En la encrucijada llamada los Quatre Cantons se atraviesa el camí del Reguer y también se pasa el camí de l'Arboçar, que queda a la derecha. Continuando por el asfalto, se deja a la izquierda el camí de na Cili, mientras que a la derecha se puede observar la zona de Cals Frares y de Son Verdera. En la possessió de Cals Frares existen restos de una basílica paleocristiana descubierta en 1833.

Próximamente, a unos cien metros escasos del camino, a nuestra izquierda, se encuentra el gran casal de Son Torrella. Tiene una ancha fachada, así como una interesante clastra. A la derecha del camino se forma una desviación, se trata del camí vell de Santa Maria. Si continuásemos por este camino, nos encontraríamos con que el asfalto deja lugar a un pavimento empedrado, una vieja calzada romana.

Después de Son Torrella, pasamos la casa de Son Palou, y un poco después, a la izquierda, se encuentra el primer acueducto de la sequia de Coanegra, de tres arcadas. Mientras, el camino va bajando en la profunda vall de Coanegra, "un comellar ombrívol, estret i fondo, que es capfica bona estona, sempre en direcció de tramuntana, entre pedregoses i empinades serres cobertes d'espessa garriga i d'atapits pinars de color negrenc, igual a cada vessant" (Joan Rosselló de Son Fortesa, 1988: 48). A la derecha, destacan el puig de Son Gulla y el de Son Guitard; y los estribos de Levante de la comuna de Bunyola, a la izquierda. Este valle, antaño poblado, conserva aún varias casas de campo, recientemente reformadas.

Son Berenguer presenta una compleja estructura, con muchos elementos modernos añadidos. La personalidad de la antigua casa aún se puede distinguir entre las reformas. Tiene dos plantas y el portal exterior semicircular. Su nombre proviene de Berenguer Far, que la compró en 1494. En 1817 pertenecía a Joan Far, tenía 32 cuarteradas y estaba valorada en 2.425 libras.

A unos cinco minutos de Son Berenguer aparecen las cases de Son Gulla, bajo las peñas del puig de Son Gu1.la. Actualmente se han realizado obras de reforma. A unos cien metros, hay un safareig de grandes dimensiones, casi al, pie del puig de n'Elena. Cerca de la casa hay un molino de agua de rueda vertical. Las curiosas chimeneas de la casa tienen una pequeña cruz de hierro en medio. Hasta el siglo XVII fue conocida como Son Colombas. En 1667 estuvo en Son Gulla el virrey de Mallorca, Roderic de Borja, durante la campaña de persecución de bandoleros que se habían refugiado en las montañas de Coanegra y de Oriento En 1817 Son Gulla era propiedad de Joan Amengual, contaba con 25 cuarteradas de tierra y estaba valorada en 2.425 libras.

Poco después de Son Gulla pasamos por el pla del Celleras y enseguida se nos presenta el gran casal de Son Oliver.

Continuamos el camino y justo después de las cases de Son Oliver se acaba el asfalto. El torrente nos acompaña a nuestra izquierda. Enseguida podemos ver la sequia de Coanegra, que pasa por encima del torrente con un acueducto, éste de una sola arcada. Inmediatamente atravesamos el torrente por un vado empedrado, y tanto el torrente como la acequia continúan ahora a nuestra derecha. La bassa de Cas Barreter, donde había un antiguo molí  draper, queda también a la derecha de la ruta, medio escondida entre la vegetación. Veremos un rotlle de stjia abandonado, y la pequeña casa de Can Mates, a la izquierda y sobre la pared que marca el camino. Justo después de cruzar el torrente por un reciente puente, ya que antes se cruzaba por un vado empedrado que todavía se puede ver a la izquierda, pasamos delante de las cases de Son Roig, restauradas recientemente como casa de segunda residencia. En 1660 pertenecía a Joan Roig y tenía dos molins fariners. En 1817 contaba con 67 cuarteradas y estaba valorada en 1.460 libras. En la pared del recinto de la casa, hay una fuente que proviene de la sequia de Coanegra. Una baldosa lleva la siguiente inscripción:

Germans que per bona estrella passau avui per aquí l'aigo vos surt a camí de la font de Coanegra.

Después de Son Roig, cruzamos una barrera y encontramos, a la izquierda del camino, la pequeña casa de Can Millo, lugar en el que desembocan la vaguada y la torrentera homónimas. Poco después, llegamos a Can Morei. Esta casa tiene un interesante portal exterior de arco semicircular, que actualmente parece que presenta las jambas seccionadas, y que ha quedado rebajado por- que se ha subido el nivel de la explanada.

Al fin, a unos pocos minutos de Can Morei, llegamos a las cases de Son Pou. Si no podemos pasar por el casal, unos metros antes de llegar a la barrera de acceso hay una desviación que sale a la derecha y, después de dar una vuelta para dejar a un lado la casa, vuelve al camino principal. Detrás de la casa, desemboca en el torrent de Coanegra el pequeño y salvaje torrent de Coanegrina.

Después de las cases de Son Pou, a unos cien metros, y a la derecha del camino, bajo unas peñas cortadas a plomo, está la font de Coanegra, también conocida como l 'Ullal de Son Pou.

Después de pasar un foro de calç, a nuestra derecha, el camino de carro se convierte el1 un camino de herradura, típico de montaña, que conduce al Freu y a Oriento.

Este nuevo camino asciende realizando varios serpenteos. Después de unos diez minutos de subida tenemos que dejar el camino principal, que continúa hacia Orient y coger una desviación hacia la derecha. Tenemos que prestar atención a esta bifurcación, ya que la podemos pasar por alto fácilmente. A unos diez minutos más por este nuevo camino, llegamos a una explanada, en la que se encuentra la galería de acceso al interior del avenc de Son Pou, también conocido como la Cova deIs Coloms.

Después de salir de la gruta, bajamos por el mismo camino, y cuando llegamos a la bifurcación del camí de Coanegra a Orient, torcemos a la derecha, hacia el norte, en dirección a Orient. A unos cinco minutos, nos encontraremos ante las Covasses. Como su nombre indica se trata de unas grandes cuevas, tres, concretamente, situadas en la pendiente derecha del torrent de Coanegra. Sus grandes bocas se abren en las paredes rojizas y grises del torrente, que discurre por un pro- fundo desfiladero sombrío.

Tenemos que prestar mucha atención en este punto, ya que la tendencia natural sería continuar hacia la derecha, lo que nos haría subir por el comellar deIs Bous, y nos desviaríamos excesivamente hacia levante, fuera de nuestro itinerario. Por lo que, ante las Covasses, cogemos la vereda de la izquierda, en dirección al torrente. El camino es estrecho, y la vegetación espesa. Nos rodean pinos, madroños, carrizos, brezo y matas diversas. A veces parece que el camino se desdibuja, a punto de perderse, como cuando asciende imperceptible sobre un suelo de rocas, pero, continuamos avanzando. Un poco después, el sendero se ensancha y adquiere las dimensiones de un camino de carbonero, con paredes de piedra laterales y curvas de subida muy marcadas. Enseguida encontraremos una bifurcación. Hacia la izquierda iríamos por un camino de rotlles de sitja. Tenemos que continuar por el camino más marcado, con tendencia a la derecha. Próximamente, a nuestra izquierda veremos un fom de calç y, justo después, un rotlle de sitia. Inmediatamente hay otra bifurcación. La vía de la derecha permite llegar a Orient por el pas de l'Estaló, así como enlazar con el camí del Rafal, desde donde se puede llegar a Alaró.

Nuestra ruta continúa hacia la izquierda. Y veremos, poco después, un portillo que nos enseña una vista panorámica sobre las cases del Freu y parte del valle de Orient, con la serra d'Alfabia detrás. El camino es muy ancho y consolidado, con marcados serpenteos de bajada. Después de descender, llegamos al torrent del Freu, que más adelante se llama torrent de Coanegra y desemboca en el torrent Gros, cerca del Pont d'Inca. Se trata de un lugar con especial encanto, bajo un sombrío bosque de encinas, con el torrente que nace y aporta un fondo verdoso oscuro de musgo. Si tenemos la suerte de encontrar agua, el espectáculo está garantizado.

Cuando nuestro camino atraviesa el torrent del Freu, es factible ir hacia la izquierda, para conocer la zona del salt del Freu. Por esta corta vía opcional, en la otra parte del lecho, veremos las ruinas de un antiguo molino, de agua y el desnivel que alcanza el torrente. El camino acompaña el torrente en la bajada, hasta su fin. Llegados a este punto, se tiene que regresar por el mismo camino, a no ser que queramos dar un osado paseo por el interior del torrente.

Nuevamente en la confluencia del camí de Son Pou con el torrent del Freu, a unos cincuenta metros hacia el norte, encontraremos una barrera metálica con una escalera adosada, también metálica. La franquearemos y enseguida llegaremos a las cases del Freu. Se encuentran en ruinas. Distinguimos el portal exterior semicircular y restos de ventanas que nos indican la antigüedad de la construcción. Se trata de un ancho camino de carro. A poca distancia de las cases del Freu encontramos, a la izquierda del camino, la font del Freu, una cueva inundada por el agua que brota allí mismo. A la derecha, aparecen los primeros terrenos cultivados. Poco después, aparece otra fuente, a menudo seca, con tres pilas para abrevar. El camino avanza rodeado de sembrados y entre paredes. No tardamos en encontrar una barrera con unos escalones de madera a la izquierda para saltar la pared. Después de unos cien metros aparece la carretera PM-210 (Bunyola-Alaró), sobre el kilómetro 8,500 aproximadamente. Orient nos queda a la derecha, a poco más de un kilómetro y medio.

 

Nota: Nosotros hicimos el itinerario al revés de como esta la descripción

Nota1: Se pueden dejar vehículos a ambos lados, en la parte de Santa Maria conviene subirlos hasta la barrera de Son Oliver que normalmente permanecerá cerrada a los vehículos.

(Información recopilada del libro Caminos y paisajes de Gaspar Valero, y actualizada por A. Sureda)

 

 El Grupo lo formaron:

Maria, Marisa, Petra, Andreu, Josep y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones