©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Del Freu al Picó

(Bunyola)

09 de mayo del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: El punto de inicio y fin se sitúa en la carretera PM-210 de Bunyola a Orient en el kilómetro 8,500, si es domingo procurad llegar pronto ya que aunque caben bastantes vehículos, suele acudir mucha gente.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

Mapa: Editorial Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 14,14 Km. Subiendo: 6,36 Km. Bajando: 7,35 Km.

Tiempo efectivo:  Subiendo: 2,58 h.  Bajando: 3,10 h. Parado: 1,35 h
Total acumulado: 7,43 h.

Altura máxima: 633 m.
Altura mínima:  250 m.

Desnivel Acumulado Subiendo:  606,59 m.  Bajando: 604,19 m. Media en %: 9,53

Velocidad media: 1,83 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros y mucho menos sin bozal y sueltos.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos entre el Wp 9 y 10, ya que hay que caminar un tramo fuera de traza.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Descripción de la excursión:

Hoy propongo una ruta bella, de una considerable entidad montañosa y, además, circular. Casi toda la excursión avanza por camino, con la excepción de un tramo entre el wp 9 Cruce y el 10 Pared, donde se tendrán que aplicar todos los conocimientos de orientación y paciencia propios del excursionista consolidado, ayudara mucho si llevais GPS y os descargais el track.

El punto de inicio y fin se sitúa en la carretera PM-210 de Bunyola a Orient en el kilómetro 8,5 al extremo de poniente del valle donde se asienta esta aldea. Iniciamos el paso por el camino señalizado y superamos en primer lugar una barrera por un botador con escalones de acebuche. Los primeros minutos del camino del Freu son una auténtica delicia desde el punto de vista paisajístico aunque si a llovido hace poco un tramo de este se convierte en un barrizal. Metros más adelante, el camino se adentra en el encinar y lo primero que encontramos la font de la Canaleta y a continuación la font del Freu, con una vieja bóveda apuntada. A pocos metros, aparecen las ruinas de las casas del Freu. Saltamos una nueva barrera esta vez por unos escalones de hierro o bien abrimos la barrera (últimamente la dejan cerrada pero de forma que fácilmente se abre) y atravesamos el lecho del torrente sobre unas piedras dispuestas para ello, si el torrente lleva mucha agua puede resultar dificultoso cruzarlo sin mojarse. Bajamos a un tramo por el camí del salt del Freu sigiiendo el lecho del torrente hasta donde queramos, retrocedemos después de disfrutar de los saltos de agua hasta el cruce de Santa María y a la derecha y subimos, el camino hace sucesivas curvas. En el momento que el camino rellana, alcanzaremos una pequeña llanura precedida de una pared seca. Tomaremos el segundo camino a la derecha (poste indicador). Una vez tomada esta desviación, nos saldrá a camino un gran horno de cal que ya veremos en el momento de girar donde bordearemos un Rotlo de sitja (carbonera) donde a menudo hacen fogatas.

A nuestra derecha, en la hondonada, baja el torrente de Coanegra. El camino baja describiendo eses. Más abajo encontraremos un cruce, en la que debemos seguir hacia la derecha (señalizado), ya que de lo contrario nos dirigiríamos por vaguada dels Bous. La bajada continúa rápida, por tramos de camino un poco más dañados. A la derecha, al otro lado del torrente, encontraremos dos grandes cuevas llamadas ses Covasses. Unos pocos minutos más abajo, encontramos la desviación que sube hasta la emblemática sima de Son Pou. Finalmente alcanzaremos la parte baja del barranco. Tras dejar a la izquierda un horno de cal, encontraremos un paso que atraviesa el torrente, al otro lado arranca un camino de carro de gran valor constructivo, dotado de pared baja y vierteaguas de piedra. El ascenso es lento pero fácil, gracias al gran número de curvas. A medida que subimos, gozaremos de un paisaje cada vez más bello y amplio detrás.

Al cabo de veinte minutos, llegaremos a un cruce donde continuaremos hacia la izquierda, siguiendo los hitos. Pronto nos situaremos sobre una aterradora hondonada, desde donde disfrutaremos del interior del valle de Coanegra. Una vez más arriba, un nuevo cruce donde tomaremos de nuevo a la izquierda, por el interior de un barranco estrecho.

El camino avanza entre pinos, matas y madroños en incontables curvas. Más arriba, se convierte en un sendero muy bien marcado donde no tendremos problemas. Después de más de una hora de ascenso, desde que cruzamos el torrente llegaremos a la pista de la comuna de Bunyola, donde tomaremos a la derecha.

Iremos rodeando el Puig de ses Crestes (722 m) sin importantes desniveles. Tras dejar de lado dos vaguadas, llegaremos un nuevo cruce, donde continuaremos recto por el de la derecha. La vegetación ha disminuido y, por tanto, se vislumbra el interior de la isla. Más abajo localizaremos un pequeño refugio restaurado y cerrado a la derecha. Al otro lado del camino, entre las madroños, bien escondida del tiempo y de los que no respetan el patrimonio, está la cisterneta de Gil. El camino ahora asciende suavemente hasta la entrada del barranco que va hasta el coll del Picó. Ahora bien, nosotros continuaremos por un sendero hacia la derecha (levante), el cual presenta alguna dificultad de seguimiento, así que tendremos que ir muy atentos de los hitos y manchas en las rocas. Tras un primer tramo llano y de dejar un rotle de sitja, el sendero sube hasta los pies de unas rocas, que superaremos por un pasito fácil. Sin ganar mucha más altitud, continuamos por la falda de esta dura y hostil montaña.

Más adelante pasaremos un estrecho barranco, tras el cual los árboles caídos dificultarán el paso un poco más. Lentamente nos acercamos a la barrera rocosa que separa las dos vertientes, al borde de la cual hay una pared seca que superaremos sin problemas. Desde aquí, las vistas del valle de Orient son fantásticas. Una vez al otro lado, descenderemos con rapidez siguiendo los hitos, entre rotles, caminos viejos de carro y un gran cercado (Tanca) de piedra en  seco. Abajo, saldremos junto a las casas de Can Morro, de las que sólo se alza el bloque. Desembocamos de nuevo con el camino del Freu, por donde saldremos de nuevo hasta la carretera de Orient, donde acabamos la excursión.

 El Grupo lo formaron:

Maria, Petra, Paco y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones