Sorry, your browser doesn't support Java(tm).

Las Islas Baleares

Para navegar usa los vinculos y pulsa sobre las islas del mapa

INTRODUCCION

TERRITORIO Y RECURSOS

POBLACIÓN

INSTITUCIONES DE GOBIERNO

MANIFEST. CULTUR. Y ARTIS.

HISTORIA

MUNICIPIOS DE BALEARES

VISTAS DE AYER Y HOY

{principal}

1. INTRODUCCIÓN  Illes Balears / Islas Baleares, comunidad autónoma uniprovincial formada por el archipiélago de su mismo nombre. Tiene 5.014 km2 de superficie, lo que la convierte en la comunidad menos extensa de España. Situada en el centro-oeste del Mediterráneo occidental está constituida por tres islas mayores: Mallorca (3.640 km2), Menorca (702 km2) e Ibiza (Eivissa, 541 km2), y dos menores —Formentera y Cabrera—, además de algunos islotes como Dragonera, Conillera (Conejera) y Espalmador.


2. TERRITORIO Y RECURSOS  
El relieve de las distintas islas es variado tanto por su génesis como por las formas que adopta. En Mallorca destaca, al norte, la serra de Tramuntana (sierra de Tramuntana), de 90 km de longitud y 15 km de anchura, orientada en dirección suroeste-noreste; en ella se encuentran los picos más altos del archipiélago, el Puig Major (1.445 m), el Puig de Massanella (1.348 m), el Puig Tomir (1.103 m), el Puig de L’Ofre y el Puig des Teix. La serra de Tramuntana es una formación jurásica y cretácica compuesta por margas y calizas, cuya erosión da lugar a campos de lapiaz, poljes, dolinas y accidentes espectaculares, como el cañón del torrente de Pareis. Al sur de la cordillera se extiende una extensa llanura, Es Pla, flanqueada en el sureste por las serres de Llevant (sierras de Levante), con alturas que apenas sobrepasan los 500 m, como el pico Sa Talaia (561 m); el islote de Cabrera es una continuación de esta sierra. En la costa mallorquina están las bahías de Palma, al suroeste, y las de Pollença y Alcúdia al noreste. La costa septentrional, paralela a la sierra de Tramuntana, es acantilada con un accidente destacable: el puerto de Sóller. La isla no dispone de ríos regulares pero hay cursos de agua y torrentes que corren en época de lluvias. Las aguas freáticas sirven de recurso hídrico para la agricultura y el consumo humano.

Menorca es una isla casi plana, con colinas de menos de 300 m; sólo El Toro alcanza 355 m. Su costa meridional es muy accidentada como resultado de las múltiples fracturas del terreno, alternando zonas acantiladas con zonas arenosas y numerosas calas, como la que forma el puerto de Ciutadella de Menorca (Ciudadela). La isla de Ibiza tiene un relieve de formas suaves, con colinas de poca altura, siendo las máximas alturas: Sa Talaiassa (475 m), el Puig Gros (415 m) y el Puig Fornàs (410 m). Entre colina y colina se abren pequeños llanos, como el Pla de Sant Antoni, el de Vila o el d’Atzaró. En esta isla hay un pequeño arroyuelo que algunos años no llega a secarse, llamado riu de Santa Eulàlia.

2.1. Clima  El clima balear es de tipo mediterráneo puro, con temperaturas suaves: entre 16 ºC y 17,5 ºC de promedio anual, excepto en la zona de la serra de Tramuntana donde ronda los 14 ºC. Las precipitaciones son escasas, aunque varían de una isla a otra; las más áridas son Ibiza y Formentera, que no suelen pasar de los 400 mm anuales, y la más lluviosa es Menorca, que recibe precipitaciones que se acercan a los 600 mm. El viento del norte, la tramuntana, sopla con fuerza en la vertiente septentrional de las islas, especialmente en la de Menorca.

2.2. Flora y fauna  
La vegetación también varía según las islas y la altura. El árbol más abundante y bien aclimatado es la encina, mientras que el pino de Alepo predomina en la vertiente meridional de las montañas y en toda Ibiza. El resto de la vegetación es de matorrales: garrigas formadas por romeros, jaras, lavandas, lentiscos y acebuches; estas dos últimas especies son las dominantes en la garriga de Menorca e Ibiza. La fauna es escasa y posee algunas especies en peligro de extinción, como el erizo y la comadreja. Las aves más habituales son gorriones, tordos y abubillas. En las albuferas encontramos flamencos, fochas y cigüeñas.

 

La abubilla anida en agujeros de árboles, donde captura insectos gracias a su pico largo y curvado; lo más llamativo de esta ave es su cresta de penacho de plumas que levanta al posarse y las bandas blancas de sus alas.

   

2.3. Economía  La economía balear ha experimentado cambios importantes en la segunda mitad del siglo XX; la agricultura ha pasado de ocupar el 40% de su población activa a poco más del 6%. El trasvase se ha producido hacia el sector terciario, que emplea a más del 70% de la población activa.

La actividad agraria producía tradicionalmente los cultivos de la trilogía mediterránea (cereal, vid y olivo). En las últimas décadas, ha disminuido la tierra cultivada, se han ampliado las zonas de regadío y se han diversificado los cultivos, que intentan orientarse al mercado que ha originado el impacto turístico.

Respecto a la estructura de propiedad de la tierra, hay que distinguir algunas diferencias entre las distintas islas: mientras que en Ibiza predominan las pequeñas y medianas explotaciones, en Menorca hay grandes propiedades que emplean mano de obra asalariada; esta estructura menorquina se ha visto favorecida por el sistema de hereu o heredero único de la propiedad. En Mallorca se dan todos los tipos de explotación: en el norte grandes propiedades y en el resto de la isla predominan las pequeñas y medias. Actualmente, se está produciendo un cambio de la estructura de propiedad de la tierra.

En Mallorca e Ibiza hay gran cantidad de cultivos arbóreos, sobre todo almendros (la higuera y el algarrobo, importantes en tiempos pasados, están en retroceso), alternando con los herbáceos (forrajes) y con una gran producción de hortalizas. En Menorca, debido al fuerte viento, el árbol es prácticamente inexistente y predominan los cultivos herbáceos (cereales y forrajes).

La ganadería es una actividad menor, aunque el vacuno para la producción de leche y la fabricación de quesos cuenta con una cabaña de 35.311 cabezas. El ovino se ha incrementado en los últimos años llegando a contabilizar unas 300.000 cabezas que cubren, en parte, la mayor demanda de carne debida al sector turístico.

Los recursos pesqueros, de gran tradición en las islas, se han visto muy reducidos por la sobrepesca y la contaminación. Existe una flota de bajura que atiende la demanda de pescado fresco y que recala en los puertos de Palma, Alcúdia, Andraitx, Mahón (Maò) y Ciutadella.

La industria representa el 18% del producto interior bruto (PIB) de la región. Aparte de la construcción, que es sin duda la principal actividad, existen algunas industrias tradicionales que se mantienen, no sin pasar periódicas crisis, como el calzado, la bisutería y el mueble. Hay empresas de curtido de pieles para proveer la industria zapatera y la de confección, de productos agroalimentarios (quesos, embutidos y bebidas alcohólicas), y las dedicadas a la fabricación de productos de artesanía para el mercado turístico.

El turismo es, no obstante, la principal base de la economía balear. Es la provincia española que cuenta con mayor número establecimientos hosteleros, 1.271 en total (le sigue Girona con 695) y con mayor número de apartamentos turísticos (36.788). Todo ello, junto con fondas y pensiones, ofrece una capacidad de más de 400.000 plazas simultáneas. Cada año visitan las islas unos siete millones de turistas, lo que hace del turismo el sector más importante en la actividad económica de la comunidad autónoma (contribuye con un 80% al producto interior bruto regional). Las Islas Baleares se sitúan a la cabeza del país en cuanto a renta per cápita.

2.4. Comunicaciones y comercio  La fuerte demanda de productos que conlleva el sector turístico provoca que la mayor parte del aprovisionamiento provenga de fuera de las islas, en especial del resto de provincias españolas; por ello, los puertos (y en especial el de Palma de Mallorca), tienen un intenso tráfico comercial. El conjunto de los puertos insulares reciben 23.711 buques de mercancías, situándose en el primer lugar dentro del conjunto español en este apartado. El aeropuerto de Palma de Mallorca, Son Sant Joan, es uno de los primeros de España en número de viajeros, en especial los que se trasladan en vuelos chárter.

Las islas Baleares disponen de una adecuada red de carreteras y Mallorca cuenta con algunos tramos de autovía que facilitan los accesos a la capital. Existen, además, dos líneas de un viejo ferrocarril, más pintoresco que veloz, que enlaza Palma con el interior de la isla.

La actividad comercial se sitúa en los principales centros turísticos y en las ciudades: en Menorca, en Mahón y en Ciutadella, y en Mallorca, en Palma, Inca, Sa Pobla, Pollença y Sóller, en donde todavía se celebran mercados semanales que tienen su origen en la función tradicional de centro comercial de las comarcas agrícolas.

3. POBLACIÓN  
La población de Baleares (datos para 1995) es de 787.984 habitantes, con una densidad de población de 157 hab/km2; dentro de cada isla, las mayores densidades se concentran, además de en las ciudades, en las zonas de afluencia turística. La distribución de la población entre cada una de las islas ofrece grandes desigualdades: Mallorca aglutina el 82,7% de los efectivos totales de la región, Menorca el 9%, e Ibiza el 8,1%. El crecimiento demográfico desde 1960 ha sido espectacular, puesto que en diez años (1960-1970) aumentó un 25% (en este periodo el resto de España un 11,8%), y de 1970 a 1980, un 20%.

En la década de 1960, la tasa de natalidad, que en el periodo 1955-1960 era de un 14‰, aumentó en algunas islas (Ibiza y Menorca) por encima del 20‰. A partir de 1990 este índice ha sufrido una considerable caída, estabilizándose en torno a un 10,7‰. Pese al descenso de la natalidad, la población sigue aumentando ligeramente a causa de la emigración que proviene del resto de España.

wpe10.jpg (18764 bytes)

la catedral. En esta turística localidad se pueden practicar deportes como la equitación, el golf, el windsurf o la vela, entre otros, que cuentan con escuelas y federaciones, así como pasear por los hermosos jardines que se extienden a lo largo del Paseo Marítimo, desde la zona catedralicia hasta El Terreno, flanqueados por palmeras.

 

wpe13.jpg (17328 bytes)

Ibiza es una de las ciudades más emblemáticas de las islas Baleares. A su rico patrimonio histórico y artístico hay que añadir su importante infraestructura hostelera, que desde la década de 1960 se ha desarrollado gracias a la llegada a lo largo del año de miles de turistas llegados de todo el mundo. La imagen muestra una vista parcial del núcleo urbano, enclavado sobre una colina. En la parte superior, se alza el barrio antiguo (Dalt Vila), que alberga la catedral (siglo XVII) y el castillo-fortaleza dominando la ciudad. Un poco más abajo del recinto amurallado se asientan los barrios de Sa Penya y San Marina, que desciende hasta el puerto de la ciudad, que acoge embarcaciones de todo tipo.

3.1. Ciudades principales  
La ciudad de Palma tiene 323.138 habitantes, concentrando el 54% de la población de la isla de Mallorca; otros municipios importantes de esta isla son: Calvià (29.504 habitantes, aunque en temporada turística puede albergar a varios cientos de miles), Manacor (29.159 habitantes, con industrias agroalimentarias), Inca (21.501 habitantes, con industrias de calzado y muebles), y Llucmajor (20.237 habitantes). Existen otros municipios que se sitúan entre 10.000 y 15.000 habitantes como Felanitx, Pollença, Sóller y Marratxí, este último con una población dispersa en varios núcleos.


En el resto de las islas destacan: Mahón (Maò), que tiene 23.278 habitantes, y Ciutadella (Ciudadela), con 21.234 habitantes; entre ambas ciudades concentran el 67% de la población de Menorca; la Vila d’Eivissa (Ibiza) tiene 34.610 habitantes, lo que supone el 40% de los habitantes de la isla, en la que además de su capital, tienen más de 10.000 habitantes Santa Eulalia (Santa Eulária des Riu), Sant Antoni de Portmany y San José (Sant Josep).

4. INSTITUCIONES DE GOBIERNO  
El Estatuto de Autonomía de la comunidad autónoma balear fue aprobado a principios de 1983. Se han celebrado elecciones autonómicas en los años 1983, 1987, 1991 y 1995 en las que siempre ha resultado vencedor el Partido Popular. Los órganos para el autogobierno son los Consells Insulars, encargados del gobierno y administración de cada isla (Ibiza y Formentera tienen un Consell común para ambas), el Parlament, que ejerce la potestad legislativa, el President, elegido por el Parlament, y el Govern Balear, órgano ejecutivo elegido y dirigido por el President.

La bandera consta de cuatro barras rojas horizontales sobre fondo amarillo, con un recuadro situado en la parte superior izquierda de fondo morado que lleva dibujado un castillo blanco de cinco torres. La lengua catalana (en su forma balear) y el castellano son los idiomas oficiales de la comunidad autónoma.

5. MANIFESTACIONES CULTURALES Y ARTÍSTICAS  
Baleares dispone de una variada oferta cultural y es sede de una universidad situada en Palma de Mallorca. En las islas se celebran diversos certámenes musicales, como el ‘Concurso Internacional Andrés Segovia’, y las ‘Cançons de la Mediterrània’, que reúne a músicos de los países ribereños de este mar. Entre los certámenes literarios destacan el Premi Born de Teatre, los premios de novela y poesía en lengua catalana, convocados por el Ayuntamiento de Palma y el premio de novela breve de la Fundación Juan March. También destacan actos como el aniversario de la conquista de Mallorca por Jaime I (Jaume I) o las numerosas fiestas tradicionales, generalmente de origen religioso, que ofrecen un panorama cultural atractivo y variado. De entre las fiestas populares destaca por su merecida fama la de San Joan de Ciutadella, con las tradicionales cabalgatas ecuestres (caragols), las ensortilles, que consiste en ensartar un aro al galope con la punta de una lanza, y los ‘jaleos’ en los que los caballos se encabritan entre la multitud.

5.1. Folclore  Las danzas y canciones tradicionales poseen una gran personalidad. Los más típicos son el bolero balear y la jota, con sus variantes los copeos y las maitexes. En Menorca se cantan los fandangos menorquines, y en Ibiza, los bailes típicos de sa curta y sa llarga. Existe también, desde la década de 1960, una nueva música popular (María del Mar Bonet, Música Nostra, Uc y Raels) que, con sonidos actuales y en la lengua autóctona, recoge y recrea formas musicales tradicionales.

5.2. Gastronomía  La gastronomía es el resultado de una típica agricultura mediterránea (aceite de calidad, cocas de pan, vino y carnes, en especial cerdo). Hay algunas influencias externas, como la anglosajona en Menorca, proveniente del periodo dominación inglesa de la isla, o la variedad de platos de pasta, que nos habla de una cierta influencia italiana. Algunos platos típicos, entre muchos otros, son el trempó (ensalada de tomates, pimientos, cebollas y alcaparras con otros ingredientes), pilotes a la menorquinesa (albóndigas de carne, sobrasada, piñones, huevos y verduras), capirotada de conill (conejo con leche de almendra y yemas), langostas en caldereta menorquina o a la ibicenca, sobrasadas, pescados frescos y las fritadas de cerdo. Los quesos de leche de cabra, oveja o vaca son sabrosos y apreciados, como el de Mahón; son tradicionales los requesones, tomados solos, en relleno de las tradicionales duquesas y empanadillas (robiols) o utilizados para fabricar la coca de brossat. Hay una variada gama de licores: palo de quina, licores de hierbas (la farigola de Ibiza) y la ginebra de Mahón. Aunque la ensaimada es lo más popular de la bollería balear, existe, además, una rica variedad de dulces: panellets de tots sants, buñuelos de viento, galletas de Inca o crespells, entre otros.

5.3. Literatura  Pocos años después de la conquista de Mallorca por Jaime I de Aragón, apareció la primera gran figura de las letras baleares: Ramon Llull (Palma de Mallorca, 1232-1316), que supuso una aportación decisiva tanto para el pensamiento y la literatura medievales como para la formación del catalán literario. Era una época de confusión religiosa y Anselm Turmeda (Palma de Mallorca, c.  1352-c. 1450), fraile franciscano, se convirtió al averroísmo, por lo que fue considerado como el anti-Llull y mantuvo buenas relaciones con el Papa Luna. Escribió en árabe Tuhfa y en catalán el Llibre de les bons amonestaments (1397) y las Cobles de la divisió del regne de Mallorques. Ya en el siglo XV y dentro de la poesía cortesana, poetas como Arnau Descós figuran en el cancionero de Ripoll.

El clasicismo desde el renacimiento hasta el siglo XVIII estuvo dominado por las traducciones de los clásicos latinos y griegos e incluso por autores que escribieron en latín como Dionís Pont, Nicolas Romis, Joseph Pueyo y el padre Bartolomeu Pou, profesor en la Universidad de Bolonia y que tradujo Los nueve libros de la Historia de Herodoto, que no se publicó hasta 1846.

El romanticismo tuvo una enorme fuerza en Baleares, siempre dentro de los límites del discreto romanticismo español, pero dado que este movimiento miraba la edad media como motivo de inspiración nacional, aquí se sintió como un acicate que tendría posteriores consecuencias para un despertar local y para fijar una lengua diferencial con su tronco común; se tradujeron desde las Noches lúgubres de Cadalso hasta cuentos de Quevedo; Fernando Patxot (1812-1859) escribe títulos tan sugestivos como Las ruinas de mi convento, Mi claustro o La cruz del bosque. Es el momento en que aparece la revista literaria La Palma (1840) en la que escribe José María Quadrado, que será el alma de la renaixença mallorquina y que creará los Jocs Florals como una recreación del pasado cortesano medievalista. Miquel Costa (Pollença, 1854-1922), romántico tardío a la manera de Lamartine, escribió en mallorquín y castellano Poesies (1885) y Joan Alcover (Palma de Mallorca, 1854-1926), Meteoros (1901) y Records de Soller (1901). El noucentisme se manifestó en una escuela mallorquina vigorosa, con representantes como Gabriel Alomar (Palma de Mallorca, 1873-1941) o Mario Verdaguer (Mahón, 1855-1963).

Otros nombres importantes del siglo XX son el poeta Miguel Villalonga (Palma de Mallorca, 1899-1946), el novelista Llorenç Villalonga (Palma de Mallorca, 1897-1980), Bartolomé Roselló-Porcel (Palma de Mallorca, 1913-1938), Joan Bonet (Palma de Mallorca, 1917- ), Baltasar Porcel (Andraitx, 1937- ) o Blai Bonet (Santanyi, 1926- ).

wpe1C.jpg (23542 bytes)

En primer plano se puede observar la majestuosa taula menorquina de Trepucó, y, al fondo (detrás de ella), el talayot. La taula y el talayot fueron los dos tipos de construcción típicos de las edades del bronce y del hierro en las dos principales islas del archipiélago español de Baleares: Menorca y Mallorca.

5.4. Arte  
Las primeras manifestaciones artísticas del archipiélago son las esculturas talayóticas y los monumentos megalíticos. De la colonización romana queda el teatro de Alcúdia. De la época musulmana cabe citar el palacio de la Almudaina, en Palma, la residencia de Alfabia y conjuntos urbanos que han conservado el aspecto de aquella época, como Fornalutx y Bibiaraix. En el siglo XIII, después de la conquista catalano-aragonesa, se inician las grandes construcciones góticas, entre las que destacan el castillo de Bellver, la lonja y la catedral de Palma, una de las más bellas e importantes de este estilo. Otras construcciones destacadas son: la Real Cartuja en Valldemosa, la iglesia del Santo Cristo y la del Rosario, ambas en Ciutadella, y la casa Mercadal de Mahón.

6. HISTORIA  
Los primeros pobladores estables de las islas llegaron a Mallorca y Menorca en la edad del bronce, desarrollando una importante cultura megalítica cuyos monumentos más significativos son los talaiots, o torreones defensivos, las taulas, formadas por una gran losa horizontal sobre otra vertical, y las navetas, de forma semejante a una nave invertida. A partir del siglo VI a.C., los pobladores recibieron una fuerte influencia de los griegos. La influencia cartaginesa se dejó notar en Ibiza y en Menorca, donde fundaron colonias como Portus Magonis (Mahón) y Jama (Ciutadella).

A finales del siglo II a.C., los romanos ocuparon el archipiélago, fundando, entre otras, las ciudades de Palma y Pollença. Tras las invasiones de vándalos y bizantinos, las islas fueron tomadas por los musulmanes (902), que permanecieron en ellas hasta el siglo XIII. La presencia musulmana supuso, además de otros efectos, cambios en la agricultura, mejorando cultivos e introduciendo técnicas para la extracción de agua, como el molino de viento o la noria.

En 1229, el rey Jaime I el Conquistador ocupó con tropas catalanas Mallorca y, seis años más tarde, Ibiza. Menorca fue conquistada en 1287 por Alfonso III. Jaime I dejó las islas conquistadas junto con el Rosellón, Cerdaña y el condado de Montpellier a su hijo menor, Jaime II, que tomó el título de rey de Mallorca en 1276, separándose de la Corona catalano-aragonesa. En 1343, el rey aragonés Pedro III derrotó a su primo Jaime III de Mallorca, tras lo cual las islas quedaron nuevamente integradas en la confederación aragonesa, aunque conservando sus instituciones y su condición de reino.

Durante estos siglos medievales la prosperidad comercial de los puertos de Palma de Mallorca, Mahón, Ciutadella y Eivissa dio origen a una aristocracia ligada al comercio ultramarino, que vino a unirse a la tradicional nobleza terrateniente. El descubrimiento de América y el consiguiente desplazamiento de la actividad comercial hacia el Atlántico provocaron una cierta decadencia durante toda la edad moderna; la economía se hizo casi de subsistencia y las pestes azotaron frecuentemente a su población; la de 1652 aniquiló a una quinta parte de los habitantes del archipiélago.

La guerra de Sucesión española, a principios del siglo XVIII, supuso la anexión de Menorca a la Corona británica (véase Tratado de Utrecht). En 1756, fue conquistada por tropas francesas pero, siete años después, la volvieron a ocupar los ingleses. Hasta su definitiva reintegración a España, en 1802, la isla cambió varias veces de manos. En el periodo de dominio británico, sobre todo bajo el mandato de Richard Kane (1712-1736), la isla conoció un momento de gran pujanza económica.

Desde finales del siglo XVIII, la tendencia económica cambió y se inició un largo ciclo de fluctuante crecimiento basado en el resurgimiento de la agricultura, la instalación de pequeñas industrias y la posibilidad de comerciar con América. En 1875 se construyó el ferrocarril Inca-Palma-Manacor, que servía para transportar los productos del interior (vino sobre todo), hasta el puerto. A finales del siglo XIX ya se habían consolidado algunas industrias (textil, calzado y astilleros) que dieron origen a un incipiente movimiento obrero. De principios del siglo XX datan los primeros grupos autonomistas, muy influidos por el catalanismo político, que tuvieron éxito en ciertos grupos de la pequeña burguesía. Este movimiento autonomista no fue capaz de aglutinar a las fuerzas vivas de todas las islas y, mientras que durante la II República, la Associaciò per la Cultura de Mallorca redactó un proyecto de estatuto para las islas que no se llegó a consensuar, los autonomistas de Menorca eran partidarios de la incorporación de su isla a la Generalitat de Cataluña. En cualquier caso, las fuerzas conservadoras, muy ligadas al caciquismo tradicional y muy poco autonomistas, fueron predominantes en el panorama político de la región.

wpe17.jpg (18825 bytes)

En esta miniatura del Llibre Verd (s. XIV), conservado en el Instituto de Historia de la Ciudad (Barcelona, España), aparece una representación del rey catalano-aragonés Jaime I presidiendo las Cortes. Dicho organismo constituyó en la Corona de Aragón uno de los pilares institucionales básicos.

7. MUNICIPIOS DE BALEARES

  Datos de población, según la rectificación del padrón municipal de habitantes, a 1 de enero de 1995:

Alaior,7.000 hab

Alaró, 4.020 hab

Alcúdia, 9.905 hab

Algaida, 3.468 hab

Andraitx, 7.469 hab

Ariany, 844 hab

Artà, 5.872 hab

Bañalbufar, 526 hab

Binissalem, 4.867 hab

Búger, 912 hab

Bunyola, 4.813 hab

Calvià, 29.504 hab

Campanet, 2.277 hab

Campos, 6.741 hab

Capdepera, 7.223 hab

Castell, Es, 5.927 hab

Ciutadella de Menorca, 21.234 hab

Consell, 2.136 hab

Costitx, 802 hab

Deyá, 577 hab

Eivissa, 34.610 hab

Escorca, 334 hab

Esporles, 3.579 hab

Estellenchs, 341 hab

Felanitx, 14.318 hab

 

Ferreries, 3.828 hab

Formentera, 5.435 hab

Fornalutx, 593 hab

Inca, 21.501 hab

Lloret de Vista Alegre, 810 hab

Lloseta, 4.524 hab

Llubí, 1.913 hab

Llucmajor, 20.237 hab

Mahón, 23.278 hab

Manacor, 29.159 hab

Mancor de la Vall, 880 hab

María de la Salud, 1.801 hab

Marratxí, 15.275 hab

Mercadal, Es, 2.601 hab

Migjorn Gran, Es, 1.074 hab

Montuïri, 2.192 hab

Muro, 5.883 hab

Palma de Mallorca, 323.138 hab

Petra, 2.642 hab

Pobla, Sa, 10.394 hab

Pollença, 13.127 hab

Porreres, 4.284 hab

Puigpunyent, 1.180 hab

 

Salines, Ses, 3.224 hab

San José, 12.044 hab

Sant Antoni de Portmany, 15.029 hab

Sant Joan, 1.684 hab

Sant Joan de Labritja, 3.735 hab

Sant Llorenç des Cardassar, 5.112 hab

Sant Lluís, 3.789 hab

Santa Eugènia, 1.034 hab

Santa Eulalia del Río, 18.955 hab

Santa Margalida, 6.615 hab

Santa María del Camí, 4.333 hab

Santanyí, 7.714 hab

Selva, 2.916 hab

Sencelles, 1.798 hab

Sineu, 2.623 hab

Sóller, 10.541 hab

Son Servera, 8.132 hab

Valldemosa, 1.495 hab

Vilafranca de Bonany, 2.163 hab

 

Mallorca, isla situada al este de España, la más grande de las islas Baleares, en el mar Mediterráneo, a unos 200 km de la costa valenciana. Está surcada por la serra de Tramuntana, que se extiende por el norte de la isla paralela a la costa, de suroeste a noreste, y donde se encuentra el Puig Major (1.445 m), el punto más alto de la isla; y las serres de Llevant, que se extienden paralelas a la costa oriental. La isla tiene una superficie de unos 3.640 km2. La agricultura, la minería y la pesca son las principales actividades económicas, así como todas aquellas relacionadas con el turismo, que constituye su principal fuente de ingresos. Se cultivan uvas, cereales, lino y aceitunas, se crían cerdos y ovejas y se explotan yacimientos de mármol, cobre y plomo. También se manufacturan zapatos, productos textiles, perlas de imitación y vidrio. Palma de Mallorca es la capital de la isla y de la provincia de Baleares (Illes Balears). Entre los personajes famosos que han vivido en la isla destacan el poeta Robert Graves y el compositor Frédéric Chopin, quien, junto a la novelista George Sand, vivió en Valldemosa, donde escribió algunas de sus obras más importantes. Desde el tercer milenio a.C., los pueblos de la isla desarrollaron una cultura megalítica, cuyos restos se conocen hoy a través de los talayots y navetas existentes. Conquistada por los romanos en el 123 a.C., fue ocupada por los vándalos y bizantinos hasta que los árabes se hicieron con su control a finales del siglo VIII, logrando un cierto auge económico. En 1229 fue conquistada por el rey aragonés Jaime I el Conquistador. A su muerte se constituyó en reino independiente hasta que Pedro IV el Ceremonioso la reintegró a la Corona de Aragón (1343). Durante el siglo XIV, la isla se convirtió en un importante centro comercial, aunque la peste primero y después el desplazamiento comercial hacia el Atlántico, tras el descubrimiento de América (1492), provocaron su estancamiento. A mediados del siglo XIX se reactivó el comercio y la actividad industrial, y durante el romanticismo inició su fama como centro turístico. La isla tiene una población (según estimaciones para 1995) de 623.145 habitantes.

-----------------------------------

Menorca, isla del este de España situada en el mar Mediterráneo, cerca de la isla de Mallorca. Es la segunda isla más extensa de las islas Baleares; tiene 48 km de largo, unos 16 km de ancho y una superficie de 702 km2 en general llana, con un altura máxima de 358 m y unas costas poco accidentadas, salvo la rada que forma el puerto natural de Mahón, la principal ciudad, considerada desde la antigüedad como el mejor puerto de las Baleares; otra ciudad importante es Ciutadella de Menorca. Sus recursos proceden de la agricultura, ganadería, industria láctea (los famosos quesos de Mahón), calzado, orfebrería, bebidas alcohólicas (ginebra) y, en especial, el turismo. En Menorca hay muchos restos megalíticos, entre los que destacan unas estructuras únicas llamadas taulas que, según se cree, eran los sólidos pilares estructurales de construcciones que en su origen fueron más grandes. También existen navetas, la más importante de las cuales es la Naveta des Tudons.

wpe1F.jpg (23298 bytes)

Vistas

La isla fue ocupada sucesivamente por fenicios, griegos, cartagineses, romanos, vándalos y árabes. En 1287 fue conquistada por Alfonso III de Aragón; entre 1298 y 1343 formó parte del Reino de Mallorca, volviendo luego a incorporarse a la corona de Aragón. En el siglo XVIII, durante la guerra de Sucesión española, Menorca fue invadida por los ingleses; en 1756 fueron los franceses quienes se hicieron con el control de la isla, siendo ocupada nuevamente por los ingleses entre 1763 y 1783, periodo en el que se produjo un importante desarrollo mercantil. Por el Tratado de Versalles (1783) la isla pasó a poder de España, que confirmó su control por el Tratado de Amiens (1802). El desarrollo industrial de la isla se produjo a finales del siglo XIX. La isla cuenta con una población de 68.731 habitantes (según estimaciones para 1995).

----------------------------------------

Eivissa / Ibiza (isla), isla de España situada en el mar Mediterráneo, a unos 82 km al suroeste de la isla de Mallorca y frente a la costa alicantina (a 87 km). Forma parte de las islas Baleares. Es la tercera en extensión del archipiélago, con unos 565 km2 y 170 km de longitud de costas. El relieve es de formas suaves, con colinas de poca altura entre las que se abren pequeños llanos como el Pla de Sant Anton; la máxima altura es el macizo de Sa Talaiassa (475 m). Las costas son accidentadas con abundantes calas y acantilados excepto en el sureste, donde son bajas y arenosas.

El clima es mediterráneo influenciado por el desierto del Sahara (de aquí su aridez), con una temperatura media de 17 °C y escasas precipitaciones (495 mm). Domina la vegetación de monte bajo (matorral, jara y sabina) y bosques de pinos, mientras que la agricultura es de secano (cereales, olivos, algarrobos y almendros) y en la ganadería predominan las especies ovinas, caprinas y porcinas. Su principal fuente de riqueza es el turismo. Los ciudades más importantes (según datos para 1995) son: Eivissa (34.610 habitantes), que es la capital, Sant Antoni de Portmany (15.029 habitantes) y Santa Eulalia des Riu (18.955 habitantes).

En el primer milenio antes de Cristo arribaron a sus costas mercaderes fenicios y, más tarde, griegos. Los cartagineses fundaron Ibosin, colonia que posteriormente fue conquistada por los romanos quienes la llamaron Ebusus. En el siglo X pasó a manos musulmanas y, en 1235, a la Corona de Aragón. A partir de la década de 1960 comenzó el auge turístico de la isla. Población (1995), 84.373 habitantes.

------------------------------------

Formentera (isla), isla española del mar Mediterráneo, integrante del archipiélago de Baleares. Además de la isla principal, pertenecen a Formentera las islas de Espalmador y Espardell, en el estrecho que la separa de Ibiza. Formentera está constituida por dos bloques, Berbería al oeste y La Mola (202 m) al este, en forma de mesetas de escasa elevación y compuesta de materiales calcáreos unidos por un istmo de arenas y limos compactados. Al norte, junto a la costa, aparecen lagunas litorales y bahías, como el Estany Pudent, unas antiguas e importantes salinas, y el Estany des Peix. Su ocupación humana es muy antigua como muestra el dolmen de Ca Na Costra, el más antiguo de las islas. Cartagineses, romanos y berberiscos encontraron aquí refugio y sus salinas fueron la principal riqueza de sus habitantes. Con unos suelos pobres y rocosos y un clima semidesértico la vegetación debe adaptarse a tales condiciones. Domina el matorral, el pinar y las plantas xerófilas y halófilas, aunque quedan algunas muestras longevas de las higueras y sabinas que cubrían parte de la isla. La pobreza del suelo contrasta con la riqueza fáunica de los fondos submarinos y la abundancia de aves, razón por la que tiene cinco áreas naturales de especial interés para su protección: Els Freus (las islas entre Ibiza y Formentera), los Estanys y salinas de Formentera, El Cap de Barbaría, Las costas de Formentera y La Mola. Gaviotas de Auduoin, alcatraces, flamencos, halcones peregrinos, cormoranes y alcaravanes son sus aves mas destacadas. Actualmente su población vive del turismo de playa y de la pesca deportiva submarina. La capital es San Francisco Javier (Sant Francesc de Formentera), único municipio de la isla, aunque el turismo radica en los puntos playeros o en el puerto de Es Pujols. Superficie, 77 km2; población (1995), 5.435 habitantes.

-------------------------------

Cabrera, archipiélago español del mar Mediterráneo perteneciente a las islas Baleares. Está separado del extremo meridional de la isla de Mallorca de la que dista 9 km por el estrecho de Cabrera. Se trata de un conjunto de pequeñas islas, con una extensión total de 17 km, formado por la isla principal, Cabrera, y las islas Conills, Na Plana, Na Foradada, Na Redonda y varios islotes. Tiene un relieve accidentado, sobre calizas y dolomías terciarias, aunque de escasa altitud (Na Picamosques, 172 m.) y su vegetación dominante es el pino y el matorral xerófilo. Su castillo, situado en el centro de la isla, es el testigo de una antigua ocupación. Actualmente constituye un Parque Nacional Marítimo-Terrestre, el único de este carácter existente en España.

 

Archipiélago de Cabrera, Parque nacional marítimo-terrestre del, parque nacional de España, el único de carácter mixto, marítimo-terrestre, situado en el archipiélago de Cabrera, perteneciente a la comunidad autónoma de las islas Baleares. Creado en 1991, tiene una extensión de 10.021 ha, de las que 1.836 son terrestres, sobre las islas de Cabrera, Conills, Plana, Redona y Foradada, aunque es la riqueza faunística de sus fondos marinos lo que le otorga su importancia.

El actual parque presenta una historia previa muy agitada. Los restos de barcos fenicios, cartagineses y romanos hundidos en sus aguas son muestra de un tráfico intenso, mientras en tierra un castillo sobre rocas (construido en el siglo XIV y reconstruido en el XV) domina la entrada a su pequeño puerto y es el bastión de la isla. Sede de piratas y también de un pequeño monasterio, se convirtió en penal para los 9.000 franceses hechos prisioneros en la batalla de Bailén, en 1808, durante la guerra de Independencia; abandonados a su suerte fallecieron más de la mitad antes de ser liberados. Entre 1973 y 1987 se convirtió en campo de tiro para las Fuerzas Armadas españolas, y finalmente se convirtió en parque nacional en 1991. El parque se asienta sobre calizas, margas y dolomías de origen terciario y posee un clima y vegetación mediterráneos. Aunque existen bosquecillos de pino carrasco, predomina el maquis, con acebuches y matorral xerófilo. Entre su fauna destacan las aves, con unas 150 especies registradas entre las que destacan cormoranes, águila pescadora, halcón de Eleonor, halcón peregrino, cernícalo, curruca, gaviota de Audouin y otras especies propias de esta zona como la lagartija negra balear que es el principal animal terrestre.

Los fondos marinos, tienen aguas limpias y de extraordinaria claridad, donde se desarrollan praderas de Posidonia y formaciones de coral. Entre su fauna destacan los delfines, rorcuales y cachalotes, las tortugas (mora, verde y laúd) y más de 200 especies de peces y crustáceos.