La Sábana Santa, espejo del Evangelio

 Oración ante la Sábana Santa

 

Señor Jesús:

Mientras en silenciosa oración contemplo la Sábana Santa, mi corazón se llena de conmoción porque veo en este sagrado lino todos los signos del atroz sufrimiento por ti vivido en tu Pasión, como la narran los Evangelios.

El drama de tu dolor es hecho evidente en la sangre que veo en tu cuerpo por la corona de espinas y los golpes del flagelo, por los clavos en las manos y en los pies y por el corazón traspasado por la lanza del soldado.

Te adoro, Jesús doliente e inmolado y, contemplando la Sábana Santa, comprendo con mayor claridad que tú has tomado sobre ti los dolores y las cruces de toda la humanidad.

Cada sufrimiento mío unido a tu sufrimiento recibe en regalo un valor redentor, por lo que me siento por ti sostenido, consolado y perdonado.

Contemplando esta sagrada tela percibo la luz de la esperanza que surge de tu Resurrección, de la que la que es testigo elocuente.

Te doy las gracias por el don de poder contemplar tu rostro en esta maravillosa tela.

Iluminado por tu Resurrección, cuya huella percibo en la Sábana Santa, te prometo iniciar una vida nueva alejándome del pecado y te pido poder experimentar que por tus llagas he sido curado.

Amén.

Menú principal

www.espejodelevangelio.com

 

 

ecoestadistica.com