putty ssh putty ssh Download putty ssh for windows

Alexia González Barros

    La Iglesia católica tiene abierta una causa de beatificación de Alexia González Barros.

 

    El 8 de mayo de 1989 se constituyó en Madrid la Asociación Causa Beatificación Alexia. El 21 de noviembre de 1991 se nombró Postulador de la Causa al Dr. Benito Badrinas Amat. El 16 de julio de 1992 se solicitó del Arzobispo de Madrid la introducción de la Causa. El 8 de febrero de 1992 la Congregación para las Causas de los Santos comunicó al Arzobispado de Madrid que no había ninguna dificultad para que pudiera decretar la Introducción de la Causa e iniciar el procedimiento diocesano.

 

     Fue el día 14 de abril de 1993 cuando se efectuó la solemne sesión de apertura del proceso. Ese día se constituyó el Tribunal, presidido por Monseñor  Marcos de Ussía. El 1 de junio de 1994 se clausuró la Investigación diocesana. Las actas del proceso fueron llevadas a Roma y presentadas a la Congregación para las Causas de los Santos el 27 de junio de 1994. El 30 de junio de 1994 el Cardenal Prefecto de esta Congregación otorgó el Decreto de Apertura de la Causa.

 

     Poco a poco el proceso sigue su curso. El 8 de mayo de 2000 se entrega en Roma la Positio sobre la vida y virtudes de la Sierva de Dios. Hasta ahora es el último paso en el proceso de beatificación.

 

    Para poder apreciar la seriedad y el rigor con el que la Iglesia actúa antes de iniciar formalmente este proceso, reproducimos a continuación las palabras que el Postulador de la Causa pronunció el 1 de junio de 1994, día en la sesión de clausura del proceso diocesano de la Causa de Canonización de Alexia:

 

    “Para proponer seriamente una Canonización es necesaria la fidelidad a Dios de una vida, pero la Iglesia pide más, exige como condición necesaria, una señal de Dios: que de forma espontánea surja lo que se llama fama de santidad.(...)

 

    En cuanto a Alexia, puede decirse, con toda seguridad, que en cuanto falleció surgió de forma inmediata y espontánea esta fama de santidad. Y podéis tener la certeza, de que esto no es natural.

 

    Desde el primer momento, cuando aún se celebraban sus exequias, se comentaba ya que en aquella habitación 203 de la Clínica Universitaria de Navarra había fallecido una niña santa. Pero lo más significativo fue que, muy poco tiempo después, esta fama se fue extendiendo con una rapidez sorprendente entre personas muy diversas y en lugares muy lejanos.

 

    Me han contado que un día, cuando aún no había pasado un año, un buen sacerdote, religioso, se enteró de los que estaba ocurriendo con la memoria de Alexia y parece ser que él fue el primero que supo ver la señal precisa de que Dios quería que se pusieran los medios para que la Iglesia juzgase efectivamente sobre su santidad.

 

    Aquel día su familia supo que con Alexia, Dios les proporcionaba una nueva alegría –además de las muchas que les había dado en vida- pero que iba a ser también una gran carga para todos.


    Y aquella familia aceptó la nueva alegría... y también la carga. No pensando en el bien de ellos sino en el bien de la Iglesia y de todas las almas. Y lo aceptaron como una misión más que Dios les pedía en esta vida.

 

A mediados de 1989, se dio ya el primer paso. Hacía tres años y medio que Alexia se había marchado cuando se constituyó una asociación llamada “Causa Beatificación Alexia” que, en el art. 2° de sus estatutos, al señalar su propósito, decía: “Iniciar y proseguir por todos sus trámites el procedimiento canónico oportuno hasta obtener la declaración de Canonización de Alexia González-Barros y González y realizar todas las actividades directa o indirectamente relacionadas con dicho procedimiento.

 

    Al constituirse la Asociación, sus ocho socios fundadores eran conscientes que sólo estando unidos podían asegurar la continuidad de la tarea, hasta el final, con los relevos necesarios.

 

    Y sabían que el tiempo para obtener la Canonización de Alexia podía ser mayor que la estimación de cualquier vida humana. Una vez asegurada la continuidad del propósito en el tiempo se pudieron iniciar los primeros trámites.

 

    Se nombró un Postulador que debía representarles legítimamente ante los diversos organismos eclesiásticos, tanto diocesanos como los correspondientes de la Santa Sede.

 

    El primer paso fue conseguir que el Arzobispo de Madrid fuese la autoridad competente para comenzar la investigación sobre la vida y virtudes de Alexia, ya que, aunque había vivido prácticamente siempre en Madrid, había fallecido en Pamplona y al Arzobispo de esa diócesis le correspondía realizar estos trámites.

 

Debido a que el Cardenal-Arzobispo de Madrid se mostró dispuesto a que la Causa pudiera comenzarse en esta diócesis, y a que el Arzobispo de Pamplona accediera a renunciar a sus derechos, la Santa Sede autorizó este cambio de jurisdicción.

 

    Después de eso, el 16 de julio de 1992, día en que se celebra la festividad de la Virgen del Carmen, se elevó al Cardenal-Arzobispo de Madrid la correspondiente instancia.

 

    Hubiera podido solicitarse esta introducción al cumplirse los cinco años de su fallecimiento, o sea, a partir del 5 de diciembre de 1990.

 

    Sin embargo, no se quiso actuar con prisa y se prefirió preparar una buena documentación que facilitase el inicio de la investigación diocesana necesaria para determinar si había efectivamente motivos suficientes para abrir la puerta del camino hacia la Canonización. Para ello, se presentaron unos Artículos del Postulador que se redactaron –aunque hoy no suelen hacerse- para que pudiera instruirse mejor la Causa; los Escritos Autógrafos de Alexia, que habían sido encontrado entonces; el extracto de más de mil cartas que reflejan la fama de santidad de la Sierva de Dios y una muestra amplia del eco que había tenido en los medios de comunicación social; una primera propuesta de testigos, así como ejemplares de los tres trabajos biográficos publicados hasta entonces.

 

    Tras los estudios necesarios, en octubre de 1992, se hizo publicar un Edicto en el Boletín de la Archidiócesis, en el que se pedía información a todo el que la tuviera sobre cuanto pudiera ser útil –favorable o contrario- para juzgar sobre la oportunidad de conceder la introducción de esta Causa que se solicitaba.

 

    Pasado el plazo de tiempo prudencial, El Cardenal-Arzobispo de Madrid comunicó al Cardenal Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos que se disponía a dar el decreto de iniciación de la Causa, si no había algún inconveniente, en aquel dicasterio. A esta carta contestaron el 8 de febrero de 1993 diciendo que la Santa sede tampoco veía ningún obstáculo para que la Causa fuera adelante.

 

    El 14 de abril del año pasado tuvo lugar la solemne sesión de apertura del proceso sobre la vida y virtudes de Alexia, que presidió –como muchos recordareis- el Rvdo. P. Luis Gutiérrez, obispo auxiliar, en nombre del Cardenal-Arzobispo de Madrid. Aquel día se dio lectura a los Decretos por los que se daba la Introducción de la Causa y se nombraba el Tribunal que debía llevar a cabo esta investigación diocesana.

 

    Esta investigación, ciertamente de forma exhaustiva, se ha podido realizar sólo en un año de trabajo gracias al interés y diligencia que ha puesto el Sacerdote-Delegado, Mons. Marcos de Ussía y Urruticoechea, junto con el Promotor de Justicia, el Rvdo. P. Hilario Apodaca Ochoa. Han tenido lugar 44 sesiones procesales, ocho de las cuales se han celebrado en Pamplona, algunas de muchas horas de duración.

 

    Se han recogido declaraciones de 25 testigos -20 presentados por la Postulación y 5 citados de oficio por el propio Tribunal- todos ellos no sólo con conocimiento de la Sierva de Dios, sino habiendo tenido mucho trato con ella.

 

    El Sr. Cardenal nombró asimismo una comisión de historiadores que han completado el trabajo del Tribunal recogiendo las pruebas documentales.

 

    Todas estas pruebas –encuadernadas en tres tomos- fueron incorporadas al Proceso el 14 de abril y constan de los siguientes documentos: escritos autógrafos, documentos familiares y personales, 48 relatos testimoniales sobre su vida y virtudes y un gran número de cartas procedentes de los cinco continentes así como trabajos realizados por la Sierva de Dios en diversas Facultades universitarias y diferentes colegios.

 

Hoy celebramos la última sesión de la investigación ordinaria sobre la vida y virtudes de Alexia y, en este acto, se prepara adecuadamente el original de las 44 actas y las dos copias auténticas. Estas dos copias se presentarán inmediatamente a la Congregación para las Causas de los Santos donde, en un largo trámite, serán valoradas las pruebas que contienen para ver si efectivamente –tal como todos esperamos- pueda Su Santidad el Papa decretar la heroicidad de la vida y virtudes de la Sierva de Dios Alexia González-Barros y González.

 

    Me parece que es importante que, para terminar, consideremos el “motor” que movió a Alexia y le llevó a tener una vida no solamente virtuosa, sino que presuntamente vivió las virtudes en grado heroico. Sin Dios, sin la presencia del Espíritu Santo no podríamos decir ni siquiera el nombre del Señor (cfr. Cor.I 12,3).

 

    En su corta vida, antes de su enfermedad, es muy difícil explicar algunos rasgos luminosos de una percepción clarividente de lo sobrenatural. Esto es algo natural, pero ya superior a lo que suele suceder en las niñas de su edad y condición. A partir del momento en que la última enfermedad se manifiesta plenamente, será difícil que se le escape a nadie que su comportamiento es muy superior –sorprendentemente superior- a lo que era esperable de ella misma. Alexia supera su propia medida y surgen los rasgos heroicos. Ahora sí que se advierte, ya claramente, un grado de virtudes que sorprende".

 

    Como ya hemos dicho, el último trámite hasta el momento en el proceso ha sido la entrega el 8 de mayo de 2000 de la Positio sobre la vida y virtudes Alexia. La Positio recoge la selección de los documentos y testimonios más importantes entre  los que se habían presentado a la Congregación, y el detallado y profundo estudio realizado a partir de esas fuentes, sobre la vida y virtudes de Alexia, y que está dividido prácticamente en dos partes: una nueva y documentada biografía y un desarrollo teológico-ascético de las virtudes cristianas que practicó, reflejando su grado heroico. Ha sido un trabajo realizado por la Postulación, bajo la dirección del Relator nombrado por la Congregación: Mons. José Luis Gutiérrez, y en el que han colaborado muchas personas expertas, desde el 11 de noviembre de 1994, día en que la Santa Sede otorgó el Decreto de Validez al Proceso diocesano que se había llevado a cabo en Madrid entre el 14 de abril de 1993 y el 1 de junio de 1994. Ha resultado un trabajo muy completo, extenso –aunque lo más escueto posible para facilitar su estudio y dictamen definitivo-, y cuidado en todos sus detalles de solidez doctrinal, redacción e incluso presentación.

 

¿Qué pasos quedan todavía para concluir el proceso de beatificación de Alexia? En esquema, quedarían los siguientes pasos:

 

1.- En primer lugar, en Roma deberán de iniciar la discusión de la Positio. La Positio es discutida por una Comisión de Teólogos consultores, nombrados por la Congregación para las Causas de los Santos. Después, en sesión solemne la Congregación para las Causas de los Santos discute el parecer de la Comisión de Teólogos y, si lo considera oportuno, aprueba la Positio.

 

 2.- Si la Congregación para las Causa de los Santos aprueba la Positio, entonces el Papa expide un Decreto por el que Alexia, hasta entonces Sierva de Dos, pasaría a ser considerada Venerable.

 

3.- Una vez declarada Venerable, se iniciaría en sentido estricto el proceso para declararla Beata. La declaración de Beata pasaría por cinco etapas:

 

3.a) La primera etapa es mostrar al "Venerable" a la comunidad como modelo de vida e intercesor ante Dios. Para que esto pueda ser, el Postulador de la Causa debe probar ante la Congregación para las Causas de los Santos:

 

        - La fama de santidad del Venerable. Para ello, elabora una lista con las gracias y favores pedidos a Dios por los fieles por mediación del Venerable.

 

        - La realización de un milagro atribuido a la intercesión del Venerable. El proceso de examinar este "presunto" milagro se lleva a cabo en la Diócesis donde ha sucedido el hecho y donde viven los testigos. Generalmente, el Postulador de la Causa presenta hechos relacionados con la salud o la medicina. El Proceso de examinar el "presunto" milagro debe abarcar dos aspectos: a) la presencia de un hecho (la sanación) que los científicos (los médicos) deberán atestiguar como un hecho que va más allá de la ciencia, y b) la intercesión del Venerable Siervo de Dios en la realización de ese hecho que señalarán los testigos del caso.

 

        3.b) Durante la segunda etapa, la Congregación para las Causas de los Santos examina el milagro presentado.

 

    Dos médicos peritos, designados por la Congregación, examinan si las condiciones del caso merecían un estudio detallado. Su parecer es discutido por la Consulta médica de la Congregación para las Causas de los Santos (cinco médicos peritos).

 

    El hecho extraordinario presentado por la Consulta médica es discutido por el Congreso de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos. Ocho teólogos estudian el nexo entre el hecho señalado por la Consulta médica y la intercesión atribuida al Siervo de Dios.

 

    Todos los antecedentes y los juicios de la Consulta Médica y del Congreso de Teólogos son estudiados y comunicados por un Cardenal (Cardenal "Ponente") a los demás integrantes de la Congregación, reunidos en Sesión. Luego, en Sesión solemne de los cardenales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos, se da su veredicto final sobre el "milagro". Si el veredicto es positivo, el Prefecto de la Congregación ordena la confección del Decreto correspondiente para ser sometido a la aprobación del Santo Padre.

 

        3.c) En la tercera etapa, y con los antecedentes anteriores, el Santo Padre aprueba el Decreto de Beatificación.

 

        3.d) En la cuarta etapa, el Santo Padre determina la fecha de la ceremonia litúrgica.

 

       3. e) La quinta etapa es la Ceremonia de Beatificación.

 

4.- Después de ser declarada Beata, sería posible que Alexia fuera declarada Santa.  Las etapas son las siguientes:

 

        4.a) La primera etapa es la aprobación de un segundo milagro.

 

        4.b) Durante la segunda etapa, la Congregación para las Causas de los Santos examina este segundo milagro presentado. Se requiere que este segundo hecho milagroso haya sucedido en una fecha posterior a la Beatificación. Para examinarlo, la Congregación sigue los mismos pasos que para el primer milagro.

 

        4,c) En la tercera etapa, el Santo Padre, con los antecedentes anteriores, aprueba el Decreto de Canonización.

 

        4.d) La cuarta etapa es el Consistorio Ordinario Público, convocado por el Santo Padre, donde informa a todos los Cardenales de la Iglesia y luego determina la fecha de la canonización.

 

        4.e) La última etapa es la Ceremonia de Canonización

 

 

 

Menú principal

putty download

www.espejodelevangelio.com

 

ecoestadistica.com