©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Marina de Valldemossa

(Caminos y miradores  de Miramar y s'Estaca)

6 de mayo del 2009

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

Descargar Track

   
 

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Iniciamos este bonito recorrido en el Km. 68,3 de la Ma-10  junto al actual Hotel El Encinar, (antigua Ca Madó Pilla).

Guía: Antonio Sureda

Material: La ropa que el día aconseje, botas de montaña.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera

Distancia: 12,3 Km.   Subiendo: 6,17 Km.    Bajando: 5,9 Km.

Hora de Inicio: 9:50     Hora Final: 17:13

Tiempo:  Subiendo: 3,23 h  Bajando:   2,58 h   Parados: 1,02 h Acumulado: 7,22 h.

Velocidad media: 1,67 k/h

Altura máxima: 404 m    Altura mínima: 1 m   Desnivel Acumulado: 594 m

 

Recomendaciones:

  • Llevar agua suficiente, sobre todo si lo haceis en verano (3 l mínimo).

  • No lleveis perros y mucho menos sin bozal y sueltos.

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Extremar la precaución en los cruces es fácil desviaras de la ruta correcta, hay peligro de desplomes de grandes rocas y pinos aparte de los muchos existentes.

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si hay niebla puede ser un  casos.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

                        

 Google Maps

 

 

Prologo

GABRIEL RODAS. PALMA. El actual estado de conservación de los elementos que configuran el único e inconfundible paisaje del Arxiduc es desigual. Recuperar lo que fue el Miramar de Lluís Salvador es hoy una utopía, sobre todo porque el 90 por ciento de las propiedades que compró en Valldemossa y Deià están en manos privadas, pero conservar la memoria y los restos de su legado debería ser un obligado ejercicio patrimonial.
Entre 1872 y 1913, Luis Salvador de Austria dio una lección de protección del medio ambiente a un pueblo, el mallorquín, que cien años después se enfrenta al difícil reto de combinar progreso con respeto a la naturaleza. Entre muchos otros elementos, el miembro de la casa imperial de los Habsburgo mandó construir una red de caminos que no hieren el paisaje, miradores de piedra y glorietas de mármol blanco, jardines que rinden homenaje al romanticismo y casitas-refugios para que los caminantes pudieran protegerse de las inclemencias del tiempo.
Un siglo después, algunos de aquellos caminos están desapareciendo bajo kilos y kilos de escombros, por desprendimientos de rocas, rotura de alguno de sus muros de contención o invasión de la vegetación; hay miradores que necesitan una urgente intervención; capillas que se derrumban, y merenderos y bancos de piedra prácticamente destruidos.
Los esfuerzos por reparar esta herencia cultural han sido numerosos, a través de proyectos institucionales que en muchas ocasiones sólo han quedado en palabras o mediante estudios en profundidad en forma de libros, como el publicado por Nicolau S. Cañellas, El paisatge de l´Arxiduc, una herramienta recomendable para conocer los detalles del Miramar archiducal.
La capilla del Beat Ramon, la construcción más emblemática del Arxiduc, levantada entre 1877 y 1880, y en proceso de deterioro desde que un rayo la semidestruyera en 1975, es sólo un ejemplo de la necesidad de intervenir con urgencia sino se quiere evitar la desaparición de un paisaje único.
El excursionista que se adentra por la red de caminos que diseñó el Arxiduc lo tiene difícil a la hora de conocer la historia de unos elementos que fueron levantados en armonía con el medio ambiente. Los paneles informativos que señalen que estamos ante un mirador u otro, una fuente determinada o un merendero con más de cien años de historia, no existen. Resulta difícil distinguir el Mirador de s´Erassa, en el camino de sa Barrera de sa Marina, del Mirador des Pi Sec, a no ser que uno sepa que al primero le falta un escalón y el segundo ha desaparecido totalmente.
Un buen número de caminos transitan por propiedades privadas y piden un saneamiento inmediato, ya sea por la vegetación que los invade y los hace casi inutilizables, ya sea por la caída de su muro de contención, enormes rocas o árboles secos. Encontrar algunos de ellos, como el primero que el Arxiduc mandó hacer, el des Guix, que parte de una playa -homónima- que ha desaparecido, requiere más que paciencia.

Descripción de la excursión:

Iniciamos este bonito recorrido en el Km. 68,3 de la Ma-10  junto al actual Hotel El Encinar, (antigua Ca Madó Pilla).

una vez aparcado caminaremos hasta el final del limite del hotel en dirección a Palma por la derecha de la carretera hasta que asomándonos veamos unas escaleras de piedra que en descenso van hacia un camino, (hay que asomarse porque han cerrado el acceso y hay que saltar el murete, pero es muy fácil).

Terminada de bajar la escalera la ruta discurre por unos senderos y caminos que pasan por lugares muy interesantes que nos sorprenderán para quien los desconozca. el Archiduque Luis Salvador nos dejo este patrimonio que ahora dejamos que quede en el olvido.

Hay que recordar que toda la ruta trascurre por fincas privadas, por lo que procuraremos que no se note que hemos pasado, y seremos de lo mas respetuosos con sus propietarios.

El camino que transitamos es el llamado camí de sa Torre y pronto llegamos al mirador des Niu des Corp, o des Pí llamado así por tener un pino en medio mismo del mirador. El Archiduque dice este mirador: "És el que té a baix més taiada a plom sa timba; enmig hi ha un pi".. Este es el mirador favorito Gaston Vuillier, que escribió: "¿Cuántas horas inolvidables habré pasado en el mirador “des niu des corp, (del nido del cuervo)?. Fue durante mucho tiempo mi refugio preferido. Apoyado en un parapeto, asomada sobre un prodigioso caos de rocas ". Es un mirador muy espectacular construido sobre una timba. La plataforma se sustenta sobre un muro de contención que en la parte frontal hace 3 m. de altura. Se baja a la plataforma por la parte posterior por una escalera. La plataforma mide 5,70 m de acera y 2,65 m de frente. En el centro crece un pino, que ya es mencionado en 1911. El mirador ya es citado en Flores de Miramar c. 1891. Desde el hay una bonita vista sobre la casa de s'Estaca.

Continuamos por un senderillo con muchos árboles caídos por los recientes temporales habidos en la isla.

En este tramo del sendero hay un cable para asegurarse. Aunque se puede pasar tranquilamente, sólo puede resultar dificultoso si algún miembro del grupo padece mucho vértigo, pero es muy fácil, enseguida llegaremos a una zona de descanso "es Pedrisos" al abrigo de las rocas con sus bancos para descansar y muy pronto  por un corto desvío a la izquierda accedemos a un merendero (es beranador). Al otro lado del merendero hay unas escaleras y un puente que nos dará acceso a la capilla del beato Ramón Llull. Está en muy mal estado y grave peligro de derrumbe, lo que es una lástima, pero al mismo tiempo le da un aspecto impresionante. La capilla esta en un risco, se le puede dar la vuelta, con las precauciones lógicas por el estado de la construcción, y se puede considerar otro mirador por su situación privilegiada.

La capilla del Beat Ramon también llamada “capella des Pont”, es la construcción de nueva planta más emblemática del Archiduque Luis Salvador. El peñón sobre el que se levanta la capilla está aislado hasta el punto que para acceder a ella se tuvo que hacer un puente de 5 m de luz. En el peñón se hizo una plataforma de 8,80 m de diámetro, rodeada por una barandilla de hierro. El 21 de enero de 1877 se puso la primera piedra traida desde Bujia. La capilla se bendijo el 24 de mayo de 1880, fiesta de la Santísima Trinidad. Se trata de una capilla de estilo neorrománico, de planta redonda, de 6,50 m de diámetro, con un ábside semicircular, decorado con arcos lombardos, opuestos a la puerta. Hacía 12,50 m de altura y estaba coronada por una cúpula, cubierta con un tejado de forma cónica. En el interior del ábside estaba la estatua de Ramon Llull, obra de Giovanni Dupré y llegó a la isla en 1882 con el barco Belisario. La imagen quedó casi intacta después del rayo que medio partió la capilla en 1975.

Continuamos por un sendero que empieza al principio del puente, y seguimos encontrando muchos árboles caídos, seguimos el sendero hasta que veamos una bifurcación del mismo por la derecha (esta cortado con una filera de piedras), por lo tanto es el menos evidente, sin embargo hemos de tomarlo, este sendero a tramos difícil de seguir ya que esta invadido de vegetación (hay algún hito), nos llevara hasta las escaleras que por las coves de Ponent nos suben hasta la finca de Miramar donde encontraremos una barrera normalmente sin candar, a partir de aquí estamos en Miramar de encontrarnos con los cuidadores probablemente nos inviten a salir, seremos respetuosos y les haremos caso. He de decir que en ses Coves hay que mirar bien y veremos un bajorrelieve del Beato Ramón Llull, una vez pasada la barrera de Miramar si andamos por la izquierda cerca de la rejilla, enseguida llegaremos al mirador de Guix,  y  de cara al mar si miramos a la derecha podremos ver cerca el mirador de sa Ferradura, se sitúa al comienzo del camino desde Guix; de allí partía el camino desde Barranco, que iba de Miramar en Son Marroig. Desde este mirador se disfruta de una magnífica vista de sa Foradada. Es un pequeño mirador en el llano, el muro frontal hace 2 m de alto. La planta tiene forma de herradura, de donde le viene el nombre. Mide unos 1 m de ancho y 1,70 m de largo. El muro de protección sólo tiene 0,45 m de altura. Ya lo podemos ver en una fotografía en la obra Flores de Miramar de c. 1891.

Nosotros desde Miramar no bajamos directamente por el camí del Guix, para tomarlo retrocedimos hasta justo después de ses Coves, donde tomamos un sendero muy sucio de vegetación y descendimos por el, casi paralelos a una torrentera hasta enlazar bastante mas abajo con el camí des Guix por el cual descendimos en hasta que llegamos a una zona mas despejada y cerca del mar, llamada Es Guix , agradable sitio para pernoctar, incluso hay una mesa y bancos de piedra (es Pedrissos des Penyals), seguimos bajando justo hasta al lado de la Caseta des Garriguer (en ruinas), donde merendamos, recordemos que esta gran zona fue propiedad de l'Arxiduc LLuis Salvador, y que todavía quedan restos en las rocas donde montaba en verano una caseta de madera para cambiarse de ropa y tomar sus baños.

Desde aquí retrocedemos hasta el camino y proseguimos en dirección Sur por el Camí de Ses Vinyes, atravesamos un botador y siempre por el camino mas cercano al mar (derecha) llegaremos a la casa de s'Estaca, propiedad de Michael Douglas y Sra. Catherine Zeta Jones, y aunque no nos invitaron nos paseamos por por las inmediaciones de esta bonita casa. Visita acabada retrocedemos por el mismo camino  y debemos fijarnos que por nuestra derecha y en ascenso aparecerá un claro sendero que tomaremos y que nos llevara a enlazar con la pista nueva de s'Estaca, esta pista se dirige primero a una barrerita de acceso a la escalinata que baja a la casa que acabamos de visitar y continua después hacia la carretera del puerto de Valldemossa, pero nosotros unos 130 m. antes de llegar a la barrerita  debemos fijarnos en un hito medio desmoronado a pie de la pista, donde hay que hacer un pequeño remonte y alcanzar el sendero que en principio va paralelo al camino, para después convertirse en el camí de sa Barrera de sa Marina, un bonito camino con algunos escalones de piedra que hay que procurar no perder en ningún momento, es fácil salirse de el en alguna de sus múltiples curvas.

Continuaremos subiendo por este camino que de no dejarlo nos llevaría hasta la carretera tras cruzar una barrera que da nombre al camino,  Una vez retomado nuestro camino   seguimos por el y al poco tiempo a nuestra derecha nos encontramos una explanada y unos escalones que dan acceso al Mirador de s'Erassa con unas impresionantes vistas, todo un privilegio poder admirarlas. dejamos el mirador  y pronto  a nuestra derecha dejamos un portillo donde se inicia el Camí de sa Font de sa Figuera, seguiremos subiendo hasta que aparece un camino por la izquierda que tomamos para desembocar en otro transversal que tomamos también a la izquierda,  si os lo pasais estos caminos, no pasa nada, un poco mas arriba vereis un gran pino a la izquierda que tiene un hito cerca  y también un camino que al principio es algo confuso, pero pronto se dibuja ancho y claro así que cogemos este desvió y a 2 minutos  tras dejar a la izquierda un camino que baja de nuevo al Camí de sa Barrera llegaremos a un punto en que el camino se divide en dos, el de la derecha mas evidente y en ligero ascenso NO debemos tomarlo (es el Camí de Sa Torre que, por el Mirador de Ses Pites y la Torre de Son Galceran (o de la Trinidad) llevaba hasta Ca Mado Pilla; hoy en día este camino está cortado, es el camino donde iniciamos el recorrido), tomaremos el menos evidente y en ligero descenso por la izquierda que trascurre casi paralelo al que no tomamos y en 2 minutos mas estaremos en es mirador Nou. En el mirador  que esta casi totalmente derruido hay un sendero escalonado que nos lleva a una cueva natural que se usa para practicas de meditación budista, Visitado el mirador y la cueva desandaremos el camino hasta el gran pino donde tomaremos de nuevo el Camí de sa Barrera de sa Marina a la izquierda en ascenso y enseguida llegaremos a la carretera a 500 m. de donde dejamos el vehículo, así que por la carretera que tomaremos a la izquierda en dirección a Deiá en unos minutos llegaremos al punto de inicio cerrando asi el circuito.

 

Datos del Guix:

IDENTIFICACIÓN
Nº REFERENCIA TRAMO 06 REDACCIÓN FICHA Junio 2007
LOCALIZACIÓN MIRAMAR / Línea patrimonial
EXTREMOS INICIO-FINAL Mirador des Guix – Camí de ses Vinyes
DENOMINACIÓN CAMÍ DES GUIX

DESCRIPCIÓN
Camino de carro realizado por s’Arxiduc para conectar el mar con su casa de Miramar. Salva un gran desnivel a base de continuas curvas. Se adapta a la escarpada topografía mediante una estructura de potentes muros de mampostería. Estaba bien pavimentado con piedra caliza.

CONSTRUCCIÓN
Técnica. Gran muro de mampostería en seco y relleno de tierra y piedras contra la ladera.
Material. Estructura y pavimento de piedra caliza

ACCESOS / CONEXIONES
En coche SI: Miramar En bus TA SI: Miramar En barco TA ¿ Es Guix?

POSIBILIDAD DE TRÁNSITO
Peatonal SI Bicicletas SI Rodado NO

DIMENSIONES
Longitud 1120m Ancho 400cm Máx. pend. 38%
Cota inicio 310m Cota final 45m Desnivel 265m

ELEMENTOS DE INTERÉS
BICS Cases de Miramar / Capella Trinitat / Claustre gòtic Miramar / Jardí des Moro

OTROS ELEMENTOS Mirador de sa Ferradura / Mirador de Miradors / Mirador des Pi sec / Berenador des Pedrís des Penyals

ESTADO DE CONSERVACIÓN

ESTADO Pésimo CONDICIÓN Incompleto
RESTAURACIONES No
PARTES DETERIORADAS Y/O AUSENTES

El tramo entre el mar y el Berenador des Pedris des Penyals ha desaparecido. Muros estructurales derrumbados a tramos. Lleno de vegetación cerca de Camí ses Vinyes.

CAUSAS DE DEGRADACIÓN
Deslizamientos de tierra y piedras de las laderas. Erosión por escorrentía superficial. Falta de mantenimiento y fuertes empujes sobre la estructura.

PATOLOGÍAS DE RIESGO
NIVEL DE PELIGROSIDAD Extremo PLAZO DE RIESGO Inminente
DESCRIPCIÓN Posibles caídas a distinto nivel

VALORACIÓN
INTERÉS
Patrimonial. Elemento clave
Paisajístico. Elemento clave
Botánico. Elemento clave
Funcional. Elemento clave

DIRECTRICES DE INTERVENCIÓN
Causas de deterioro
Control de la erosión y mantenimiento continuado.
Control de la vegetación.

ACTUACIÓN
Elementos deteriorados
Limpieza y desbroce. Reconstrucción de los tramos degradados o ausentes con las técnicas originales. Reconstrucción del pavimento empedrado.

USO / FUNCIONALIDAD Acceso a BIC’s y a la microreserva de Son Marroig.


OBSERVACIONES

Se trata de un camino de mucho interés y esto justifica la necesidad de una restauración y reconstrucción cuidadosa con las técnicas de mampostería en seco originales; aunque esto suponga un gasto importante.

 

 El Grupo lo formaron:

Maria, Jaquelin, Jac y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones