PSITACIDAS CUBANAS II PARTE


"EL CATEY"


                                Nombre científico: Aratinga eups (Wagler)

                        Nombre en inglés: Cuban Parakeet.

                        Género: ARATINGA SPIX

                        Familia: PSITTASIDAE

                        Orden: PSITTACIFORMES.



        El Catey es un ave prensora que se encuentra solamente en Cuba y que popularmente es llamado "perico catey". Está clasificado como especie endémica en peligro de extinción, ya que realmente su número ha decrecido de forma alarmante, a tal extremo que ha sido necesario proteger dictándose regulaciones prohibitivas.

        A principios del siglo XIX era muy abundante en Cuba y en la Isla de la Juventud (antes Isla de Pinos). Ya a mediados del siglo XX y debido a la explotación y comercialización de centenares de polluelos, los accidentes al cazarlos y la destrucción de su hábitat natural, empezó a desaparecer rápidamente en la Isla de Pinos, a tal extremo que es muy difícil hallar en la actualidad algún ejemplar en ese territorio insular. Es un ave en veda permanente.

       Su plumaje es verde amarillento lustroso, presenta plumitas salteadas de color rojizo en la cabeza, el cuello y otras partes; el pico, las cejas y el contorno de los ojos es de color blanco rojizo; las patas son de tonalidad pardo cenizo; los ojos son rojos y alrededor de la pupila muestra una faja angosta amarillosa. Los ejemplares jóvenes tienen los colores menos vivos y carecen de las plumas rojizas esparcidas.

      Realmente no son aves ruidosas; aprenden a imitar palabras y oraciones cortas. Su vuelo es rápido y recto, dejando oír unos gritos agudos mientras vuela.

       Las parejas se unen para toda la vida, que se calcula en aproximadamente 25 años. Se dice que si uno de ellos muere, el otro no puede resistir la pérdida de su media naranja y fallece también, de tristeza.

        En Cuba se le localiza en casi todos los territorios, excepto en las provincias habaneras, fundamentalmente en los montes firmes, así como en las sabanas que tengan palmas (Roystonea regia).

        Pueden llegar a medir 28.5 cm de longitud. Se alimenta fundamentalmente de semillas y frutas, aunque sus hábitos alimentarios se estudian con más profundidad.

        Anidan en los huecos de los árboles, observándose anidamientos en el tronco seco del Miraguano (Coccothrinax mariguama). La hembra pone de 2 a 3 huevos blancos.


"El Guacamayo cubano"


Nombre científico: Ara tricolor (Bechstein,  1811). 

Nombre en inglés: Cuban Macaw.

Género: ARA LACEPEDE.

Familia: PSITTACIDAE.

Orden: PSITTACIFORMES


     Del hermoso Guacamayo cubano, por desgracia, hay que hablar en pasado. Se reporta extinguido desde la segunda mitad del siglo XIX, debido a la destrucción de las zonas naturales de su hábitat y de la caza abusiva. Existen aseveraciones que atestiguan acerca del consumo, por los pobladores del campo, de los pichones de Guacamayos en esos tiempos, así como la captura indiscriminada de aves adultas para su venta a los hacendados ricos, quiénes los utilizaban como adornos en sus casas o mostraban su belleza a los invitados de ocasión. También fue exportado a Europa, donde se crió en zoológicos.

     Otro probable motivo de su extinción pudo ser el efecto de los huracanes que azotaron a la Isla por esos tiempos, que también destruyeron  y afectaron grandes cantidades de zonas boscosas a todo lo largo del país. Se dice que después del gran huracán de 1844 ningún Guacamayo ha sido visto en los bosques de Pinar del Río, en el occidente de Cuba.

     Las actuales y futuras generaciones solo podrán ver su imagen en láminas o visitando el Museo de Ciencias Naturales "Felipe Poey", en La Habana, donde se conserva un único ejemplar disecado de esta extraordinaria ave, gracias a la labor de conservación y estudio que, en su tiempo, desarrolló el taxidermista alemán Dr. Johann Gundlach.

     En el plumaje del Guacamayo predominaba el color rojo. La cabeza, el pecho y el vientre eran de una tonalidad rojiza; el cuello, en su parte superior, era amarillo; las plumas escapulares y las cobijas menores de las alas pardo rojizas, salpicadas de verde las plumas mayores, y las timoneles eran verdes azulosas; la rabadilla de color azul violáceo. Su pico era fuerte, curvo o combado y de color negro.

    Según el mencionado naturalista Gundlach, esta ave se alimentaba de las semillas del Paraíso (Strelitzia reginae) aunque sin dudas su dieta debió ser mucho más variada, quizás  las frutillas de las palmas, frutas varias, brotes y retoños jóvenes. 

Se movían en parejas o pequeñas bandadas.  Los nidos los construían en los huecos de las palmas secas, donde ponían sus huevos.  Ave prensora de gran tamaño, alcanzó una longitud aproximada de 55 centímetros (35 cm la cola). 

    La especie fue reportada por última vez en 1864, cuando un espécimen fue visto en la Ciénega de Zapata, en la costa sur de Cuba. 

 

 

          PAGINA ANTERIOR                            PAGINA PRINCIPAL                                      PAGINA SIGUIENTE