CACATUA DE LAS MOLUCAS VªPARTE


Estimado Señor González:


Le agradecemos su mensaje y el interés que muestra sobre la situación actual de la Cacatúa de las Molucas que deposito en nuestro zoo.


Desgraciadamente no tengo mas remedio que informarle de que este ejemplar falleció hace ahora justamente un año a causa de una enfermedad hepática.


Hasta ese momento vivió en el aviario de nuestro zoo, donde formó pareja con dos hembras diferentes: la primera desde que llegó hasta 1.995 cuando dicha hembra murió y posteriormente con una segunda compañera que trajimos desde el zoo de Lisboa y con la que compartió instalaciones hasta el año pasado.


Desafortunadamente, no llegó a tener descendencia con ninguna de las dos.

Su muerte causó gran consternación entre todo el personal del aviario, ya que su excelente temperamento lo había convertido en un animal muy popular entre todos sus cuidadores que lo apreciaban mucho por su talante noble y manso.

Gracias de nuevo por su interés y quedo a su disposición para cualquier otra información o aclaración que precise. Saludos cordiales.


La noticia fue impactante, me quedé sin palabras, aun estoy extrañado que después de tantos años, me produjese la sensación que me produjo, ¡no podía ser!; si estos animales son muy longevos y viven muchos años, me repetía una y otra vez.

Pero la realidad era que: Baretta había muerto hacía un año de una enfermedad hepática.


De repente un montón de recuerdos se agolparon en mi cabeza, volvía a estar muy presente en mi vida, lo recordaba todo como si hubiese sucedido ayer, cuando llegó a mi casa en su diminuta (para su tamaño) jaula, la primera vez que la acaricie, su primer grito, (jajaja, lo recuerdo perfectamente), sus expresivos ojos con su mirada "dulce" o "irascible", según su estado de animo, cuando bailaba en su percha y silbaba, cuando estaba cansada de noche y quería dormir se ponía en el centro exacto de su posadero , subía las plumas laterales del pico que le tapaban toda la parte inferior del mismo viéndose solamente un trozo de la parte superior y frotando la parte superior del pico con la inferior con un sonido inconfundible, era una imagen tremendamente dulce, serena y indicativa de que quería descansar, en esos momentos era adorable; cuando me llamaba o pedía comida, cuando destrozaba las cortinas, persianas o paredes etc. etc. etc.


Parecía que se la habían llevado a Barcelona hace unos meses y en realidad fue hace 14 años, (parece imposible como pasa de rápido el tiempo!.


Volví a ponerme con contacto telefónico con el zoo de Barcelona y pude hablar con D. Luis Colom, responsable del aviario del zoo, quien conocía perfectamente la historia de mi cacatúa (desde que llegó hasta su fallecimiento), recordaba cuando fue depositada en el zoo y me contó un poco la historia de este animal mientras estuvo en sus instalaciones, que seguidamente paso a relatar:


Durante los años que estuvo en el zoológico, estuvo emparejado al parecer con tres hembras.

Su carácter era extremadamente dócil y cariñoso, teniendo un comportamiento ejemplar con todas las hembras. Caso raro en esta especie pues algunos machos llegan a matar a las hembras.

Mientras estaba emparejado ignoraba a los humanos, pero como se quedó "viudo" en varias ocasiones en cuanto se quedaba solo, buscaba las caricias, el afecto y los mimos de los cuidadores, entre los que gozaba de grandes simpatías por su forma de ser. Siendo el ave mas popular y querida del zoo entre los cuidadores ( dato que no me extraña y en el fondo me llena de satisfacción).


Pero siempre pienso en algo, ¿Baretta me echaría de menos?, ¿se acordaría de mi? ¿necesitaría mi afecto?.

Una de esas preguntas fue contestada por D. Luis Colon,¡Con total seguridad, se acordaba! (según sus palabras esos animales tienen memoria de elefante), lo mas probable es que no necesitase afecto pues estaba emparejado, pero si podía haber mantenido conmigo una buena relación.

Un detalle que me alegró mucho y que me preocupaba era su comportamiento cuando estaba con una hembra (tengo entendido que los machos de esta especie son tremendamente crueles con las hembras), al decirme que ignoraba a los humanos me supuso un gran alivio el animal estaba como tenía que estar, emparejado con un miembro de su especie y no dependiendo del afecto (siempre escaso y mínimo) que le pudiese proporcionar un ser humano.

Además su comportamiento con las hembras siempre fue exquisito nunca maltrató a ninguna y era tremendamente cariñoso con ellas.

De hecho la última hembra con la que estuvo era muy joven de un año o así y tenían miedo de que pudiese agredirla pues las hembras a esas edades aun no adultas en su estado puro y mucho menos, activas sexualmente; los tuvieron un tiempo donde pudieran verse y cuando los juntaron,  para satisfacción de sus cuidadores, el acoplamiento fue perfecto la protegía, mimaba y nunca la maltrató.

Esa joven hembra falleció pronto, otra vez estaba solo. Pero a los pocos meses Bareta empezó a enfermar y falleció poco después. La necropsia indicaba que había muerto de un problema hepático y las lesiones del hígado coincidían con las de la joven cacatúa que había venido del zoo de Lisboa y que fue su última compañera, al parecer esta le contagió su enfermedad, con un fatal desenlace.

El triste final. La muerte de mi amigo, mi cacatúa Baretta, un animal inigualable que siempre estará presente en mi corazón.


       PAGINA ANTERIOR        PAGINA PRINCIPAL             PAGINA SIGUIENTE