©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Pas de La Paella y dels Ermitans

(Valldemossa)

29 de septiembre del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Ermita de Trinitat, carretera de Valldemosa a Soller tomar el desvío a la derecha delante el restaurante Can Costa y subir por un estrecho camino en mal estado hasta la ermita, otra solución es dejar el coche en la carretera en las proximidades del restaurante can Costa y sube al camino a pie, son unos 20 minutos.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo. Es conveniente por si la roca esta húmeda llevar una cuerda de 30 m. por si hiciera falta en el Pas de La Paella.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 9 Km.  Subiendo: 4,35 Km.  Bajando: 3,89 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 2,08 h.  Bajando: 1,29  h. Parado:  2,31 h.
Total acumulado: 6,8 h.

Altura máxima: 856 m.
Altura mínima:  468 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 584 m. Bajando: 610 m.   Media en %: 13:43

Velocidad media: 1,45 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas o aparece niebla en las cumbres.

  • La mayor dificultad la encontraremos en superar el pas de La paella, sobretodo si hay humedad en la roca, y en tomar los desvíos correspondientes.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

Extraordinario itinerario que supera dos “pasos” poco conocidos o, al menos, poco transitados. Pero se trata de una ruta exigente, pues la localización de ambos no es fácil, y el Pas de sa Paella es aéreo y exige cierta habilidad “escaladora”. Mas  o menos así lo define mi buen amigo y mejor montañero Emilio Alonso.

Descripción de la excursión:

Iniciaremos nuestro recorrido de hoy en la Ermita de Valldemossa (Ermita de la Trinitat). Conviene dejar los coches en la carretera Valldemossa-Deia. La subida a la Ermita son unos 20’, aunque nosotros lo subimos a la ermita, el piso está en muy mal estado y el camino es muy estrecho, pero dimos la vuelta en el restaurante Can Costa y tomamos de frente el camino hacia la ermita, ya que girar hacia el viniendo desde la parte de Valldemosa es misión imposible. Desde la placita de la Ermita caminamos NE hacia el "Berenador des Bufador" (bancos y mesa de piedra), al que llegaremos en unos pocos minutos. Por la derecha del Bufador, se inicia el camino hacia Ses Ermites Velles, el cual tomamos y a unos 5 minutos lo hemos de dejar por la derecha, tomando un claro pero estrecho camino de herradura que nos hace casi invertir el sentido de la marcha en ascenso. Este increíble camino, en algún tramo algo aéreo avanza subiendo hacia el SW y es además el mismo camino por el que regresaremos desde el Pas dels Ermitans. En unos 8 minutos  pasaremos sobre una sitja. Y en 4 minutos más llegaremos a una especie de espolón o arista, en donde un hito sobre una roca, nos indica que hemos de desviarnos claramente a la izquierda. Subimos por una zona con muchas rocas, y unos metros más adelante giramos a la derecha (hay algunos hitos que nos irán ayudando en el avance). En unos 10 minutos llegamos a una primera sitja, y avanzamos (S. SW.) hacia los acantilados. Si dejamos momentáneamente el senderillo, y nos acercamos al filo de los acantilados, podremos gozar, desde una especie de mirador "natural", de espléndidas vistas sobre la zona de S'Ermita .

Regresamos de nuevo sobre el sendero. Con los acantilados a la derecha, subimos al Este. Sureste. A los 2 minutos dejamos una segunda sitja a la izquierda, y nos desviamos más a la derecha (de nuevo S. SW.). Llegando en otros 2 minutos a una tercera sitja. Desde ésta giramos a la izquierda (E), para comenzar a ascender duro, por una ancha canal de tierra y encinas. Pero ¡atención! porque a unos 10 minutos, nos hemos de fijar bien, a nuestra izquierda, entre los árboles, veremos un colladito, por el que hemos de pasar (hitos). Avanzamos siguiendo los hitos y faldeando hacia el E. y, en unos 5 minutos, una arista rocosa nos cerrará el paso, deberemos descender un poco para rodearla por su extremo. A los 2 minutos llegamos a una rosseguera por la que subimos unos metros hasta un hito y veremos un senderillo que la atraviesa en diagonal, saliendo de la misma un poco por encima de una sitja (hito). Enseguida  unos 2 minutos, hemos de hallar restos de un viejo camino un poco a nuestra derecha. Los restos del viejo camino hacen un zigzag y desaparecen. Hay un gran hito en la base de una pequeña encina. Seguimos de frente por el senderillo (E) y subimos por unas rocas. Faldeamos unos pocos metros, pasando por encima de una rama en forma de arco caído y... ¡mucho ojo! enseguida (a 7 minutos desde los restos del viejo camino) nos hemos de desviar a la derecha S. SW (hito) dejando enfrente el sendero que continúa hacia el Pas des Ermitans, En rojo un pequeño indicador nos indica "Sa Paella"

Por entre rocas y encinas (algún hito) hemos de encontrar una cornisa que, poco a poco, se irá definiendo de forma más clara. En algún momento nos habremos de ayudar con las manos, pero nada complicado. En unos 10 minutos la cornisa se despeja y se ensancha. Mas, enseguida, volverá a meterse entre rocas y encinas (aunque antes, podremos gozar de espléndidas vistas sobre la zona de Ca Mado Pilla y la Torre de Son Galcerán). Y en 14 minutos más nos hemos de fijar bien, porque un hito, nos indican que hemos de girar con decisión a la izquierda. Y así, en unos 14 más adelante, llegaremos a un rincón que hacen los acantilados: es el inicio del Pas de sa Paella.

Hay que llegar hasta el mismo rincón, donde unas ramas de encina nos ayudan a subir a la cornisa que, nace hacia la derecha y constituye el Pas. En el inicio, el piso de la cornisa está compuesto de tierra suelta, y el tramo es algo vertical, pero fácil. Unos metros más arriba, la cosa se complica. El terreno se hace más vertical, y la roca es muy lisa, carente de presas de tamaño. Javier subió por la placa, el resto lo hicimos por la derecha e la placa, mucho mas fácil, aunque más cerca del vacío y, por tanto, difícil para los que sufran de vértigo. Enseguida ya encontraremos el cable (y la paella) que instaló Manel Osuna, y que nos ayudará a seguir progresando hacia arriba, si la roca está seca  nos será relativamente fácil superar el tramo del cable, pero en caso de humedad extremar l máximo las precauciones y si es necesario colocar una cuerda de seguridad. El último tramo del Pas es ciertamente aéreo, pero contamos con el cable como pasamanos. Antes de desembocar en la cresta, muy cerca del Camí de s’Arxiduc, aún tendremos que enfrentarnos a una buena trepada. Es mejor abordarla algo a nuestra derecha en diagonal, en lugar de pegados a las rocas de la izquierda.

Ya arriba en la cuerda o carena tenemos, a 2 minutos a la izquierda, el mencionado Camí de S’Arxiduc el cual tomaremos primero un corto tramo a la izquierda para llegar al índice geódesico de sa Talaia Vella, para depues retroceder nuestros pasos y a la derecha en dirección al mirador de ses Puntes, no tardaremos en llegar al mirador, El mirador de Can Costa, generalmente conocido como mirador de Ses Puntes, recibe este nombre por la vista que tiene, en caída vertiginosa sobre estas casas. El nombre popular de ses Puntes procede de las almenas que, a modo de fortificación medieval, circundan el perímetro. Dejamos el Mirador y poco después veremos una desviación ascendente a la izquierda, desde donde podremos disfrutar de una gran panorámica. Continuaremos descendiendo ahora un buen rato hasta llegar al Pla des Pouet, que reconoceremos enseguida por temer un pozo y un abrevadero.

Desde el pla des Pouet camináramos en dirección NE por un camino que a la izquierda de nuesrtra llegada al pozo  veremos a la que hemos llegado que enseguida gira al N por entre el encinar, es el camí des coll de Son Gallard al que ahora nos dirigimos. (atención si seguís el trac, porque este tramo de camino nosotros lo hicimos campo a través), es mucho mejor que no abandoneis el camino que sin perdida os llevará al coll de Son Gallard. Una vez lleguemos a el tomaremos el camino de la derecha en ascenso y hay que prestar atención ya que pronto por la derecha junto a una roca mediana, nos aparecerá un senderillo que hemos de tomar dejando el camino mas evidente, este senderillo sin pérdida nos llevara al cercado de Paret seca donde se esconde la Cova de s’ermità Guillem o ermita de la Hesychia (silencio, quietud, paz interior).

La cueva del Ermita Guillem, conocida antes también como la ermita de Son Moragues, con este nombre la designo el Archiduque en 1880 en su magnífica obra Die Balearen. El ermitaño Guillerm de Sant Pau, vivió muchos años en esta cueva y murió como persona santa en el año 1635 en el Hospital General, después los ermitaños de la Trinidad conservaron su cráneo a la ermita de la Trinidad en Valldemossa. También fue habitada por otros ermitaños no tan conocidos, como fue Antoni de Sant Pau Ferrer, natural de Alaró y que murió en 1693, autor de la obra Mallorca eremética que " FUE perseguida de los demonios y repetidas veces azotado por ellos".

Un cercado de pared seca de 20 m. de largo por 17 m. de ancho. al fondo del recinto y tenemos la entrada y antes a nuestra izquierda encontramos los restos de una capilla . En el interior de la cueva están los restos de un pozo y un pequeño altar.

Hace unos años si hicieron unas pequeñas reformas (se instalaron unas ventanas) y se quiso cambiar el nombre por el  de la ermita de la Hesychia (lugar donde se practica la Hesychastic), práctica formal que Tiene cierta semejanza con la oración o la meditación mística en religiones orientales (Budismo , hinduismo , el jainismo y el sufismo , en comparación con el yoga).  Aunque esta similitud son a menudo más populares en hacer hincapié en las cuentas reales y rechazado por los profesionales de la Ortodoxa Hesychasm,  puede implicar posturas especialidad del cuerpo y estar acompañadas de patrones de respiración muy deliberada . Sin embargo, estas posturas corporales y los patrones de respiración son tratados como secundarios miedo los Médicos modernos Athonite de Hesychasm (por Ejemplo, los ancianos de Efraín Katounakia, p. 114 [edición griego] ) y por los textos más Antiguos en el Philokalia (por Ejemplo , sobre los dos Métodos de Oración de San del Sinaí ) , el énfasis está en la funciones primordiales de la increada de Dios Energias.

El camino del Archiduque constituye una buena muestra de la ingeniería vial popular, su anchura es de 1,50 m. hasta los 2 m. El señor Gaston Vuiller que escribía por el Archiduque en 1890 dice " El Archiduque quiere conservar en esta naturaleza toda apo poesía y todo " apo honor; se han abierto caminos en la roca viva , para admirar desde el abismo subasta el mar... "

Dejando aparte la historia, abandonamos la ermita Guillem por donde hemos llegado hasta llegar al coll de son Gallard, continuando ahora de frente hacia las ruinas de un refugio que ya habremos avistado si hemos levantado la vista, en un punto en el que el camino se bifurca por la izquierda bien hitado y por la derecha con pocos rastros de paso, el grupo se divide el grueso del grupo se dirige por el camino hitado hasta los restos del refugio donde deciden comer, Pepe y yo tomamos el otro camino bien conservado y poco transitado y nos lleva al mirador des Garriguer  y allí decidimos comer, (este mirador esta catalogadocon el número 417 en este libro: CAÑELLAS SERRANO, N. S.: “El paisatge de l’Arxiduc”, Palma, IdEB, 1997), avisamos al resto del grupo y solo baja Paco, los demás ya tenían mesa puesta, Una vez avituallados los que estamos en el mirador seguimos el camino que nos lleva también a los restos del refugio, Comentamos un poco lo que ha sido la excursión hasta aquí y decidimos continuar. Desde el refugio tomamos el camino de s'Archiduc pero apenas bajar un poco hay que prestar atención a un desvió a la derecha que nos lleva a un gran hito en poco tiempo, si miramos a la derecha veremos el camino que desciende hacia el pas dels Ermitans antes de llegar a el hay que prestar atención a los hitos pues hay que hacer un fuerte descenso antes de llegar al comienzo del paso, Este está constituido por un tramo de cuerda y 1 de cadena que nos ayudaran en el descenso, seguiremos los hitos que nos llevaran de nuevo hasta el cruce donde nos desviamos para dirigirnos al pas de sa Paella primero y posteriormente al cruce que a la izquierda nos lleva a la Ermita de Trintat y a la derecha ses Ermites Velles, aquí se produce la anécdota del día, Javier y Sebastian se quedan atras unos metros mientras el resto del grupo toma a la izquierda y se sientan en los bancos del bufador a esperar al resto. El tiempo pasa y no aparecen, y como mucho venían 2 m detrás, total llamaos por móvil y resulta que Javier de cháchara a tomado hacia las Ermitas Velles y ya, a bajado a la carretera de Valldemossa y Sebastian lleva las llaves del coche, así que les queda caminar un Km. de carretera mas los 20 minutos de subida a la Ermita. risas.. cachondeo... y en resumen un día estupendo con amigos.

 

 El Grupo lo formaron:

Pedro, Juan, el otro Juan, Javier Paco, Jaume, Sebastian, Pepe  y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones