©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Pas de La Paella y Racó de Can Costa

(Valldemossa)

23 de marzo del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio:

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo. Es conveniente por si la roca esta húmeda llevar una cuerda de 30 m. por si hiciera falta en el Pas de La Paella.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 9,680 Km.    Subiendo:  4,36 Km.  Bajando: 4,87

Tiempo efectivo Subiendo: 3,14 h.   Bajando:  2.08 h. Parado: 2,04 h.
Total acumulado: 7,27 h.

Altura máxima: 865 m.
Altura mínima:  437 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 521 m. Bajando: 529 m.   Media en %: 11,94

Velocidad media: 1,30 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en superar el pas de La paella, sobretodo si hay humedad rn la roca, y en tomar los desvíos correspondientes.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

Extraordinario itinerario que supera dos “pasos” poco conocidos o, al menos, poco transitados. Pero se trata de una ruta exigente, pues la localización de ambos no es fácil, y el Pas de sa Paella es aéreo y exige cierta habilidad “escaladora”. Mas  o menos así lo define mi buen amigo y mejor montañero Emilio Alonso.

Descripción de la excursión:

Iniciaremos nuestro recorrido de hoy en la Ermita de Valldemossa (Ermita de la Trinitat). Conviene dejar los coches en la carretera Valldemossa-Deia. La subida a la Ermita son unos 20’, aunque nosotros lo subimos a la ermita, el piso esta en muy mal estado y el camino es muy estrecho, Pero debido a la niebla reinante no quisimos hacer maniobras raras para aparcar en la carretera, asi que dimos la vuelta en el restaurante Can Costa y tomamos de frente el camino hacia la ermita, ya que girar hacia el viniendo desde la parte de Valldemosa es misión imposible con niebla cerrada. Desde la placita de la Ermita caminamos NE hacia el "Berenador des Bufador" (bancos y mesa de piedra), al que llegaremos en unos pocos minutos. Por la derecha del Bufador, se inicia el camino hacia Ses Ermites Velles, el cual tomamos y a unos 5 minutos lo hemos de dejar por la derecha, tomando un claro pero estrecho camino de herradura que nos hace casi invertir el sentido de la marcha en ascenso. Este increíble camino, en algún tramo algo aéreo avanza subiendo hacia el SW y es además el mismo camino que nos acercaría al Pas des Ermitàns. En unos 8 minutos  pasaremos sobre una sitja. Y en 4 minutos más llegaremos a una especie de espolón o arista, en donde un hito sobre una roca, nos indica que hemos de desviarnos claramente a la izquierda. Subimos por una zona con muchas rocas, y unos metros más adelante giramos a la derecha (hay algunos hitos que nos irán ayudando en el avance). En unos 10 minutos llegamos a una primera sitja, y avanzamos (S. SW.) hacia los acantilados. Si dejamos momentáneamente el senderillo, y nos acercamos al filo de los acantilados, podremos gozar, desde una especie de mirador "natural", de espléndidas vistas sobre la zona de S'Ermita (en nuestro caso solo nos alcanzo la vista a las mismas rocas del acantilado ya que un mar de niebla nos privó de cualquier panorámica).

Regresamos de nuevo sobre el sendero. Con los acantilados a la derecha, subimos al Este. Sureste. A los 2 minutos dejamos una segunda sitja a la izquierda, y nos desviamos más a la derecha (de nuevo S. SW.). Llegando en otros 2 minutos a una tercera sitja. Desde ésta giramos a la izquierda (E), para comenzar a ascender duro, por una ancha canal de tierra y encinas. Pero ¡atención! porque a unos 10 minutos, nos hemos de fijar bien, a nuestra izquierda, entre los árboles, veremos un colladito, por el que hemos de pasar (hitos). Avanzamos siguiendo los hitos y faldeando hacia el E. y, en unos 5 minutos, una arista rocosa nos cerrará el paso, deberemos descender un poco para rodearla por su extremo. A los 2 minutos llegamos a una rosseguera por la que subimos unos metros hasta un hito y veremos un senderillo que la atraviesa en diagonal, saliendo de la misma un poco por encima de una sitja (hito). Enseguida  unos 2 minutos, hemos de hallar restos de un viejo camino un poco a nuestra derecha. Los restos del viejo camino hacen un zigzag y desaparecen. Hay un gran hito en la base de una pequeña encina. Seguimos de frente por el senderillo (E) y subimos por unas rocas. Faldeamos unos pocos metros, pasando por encima de una rama en forma de arco caído y... ¡mucho ojo! enseguida (a 7 minutos desde los restos del viejo camino) nos hemos de desviar a la derecha S. SW (hito) dejando enfrente el sendero que continúa hacia el Pas des Ermitàns.

Por entre rocas y encinas (algún hito) hemos de encontrar una cornisa que, poco a poco, se irá definiendo de forma más clara. En algún momento nos habremos de ayudar con las manos, pero nada complicado. En unos 10 minutos la cornisa se despeja y se ensancha. Mas, enseguida, volverá a meterse entre rocas y encinas (aunque antes, podremos gozar de espléndidas vistas sobre la zona de Ca Mado Pilla y la Torre de Son Galcerán). Y en 14 minutos más nos hemos de fijar bien, porque un hito, y una botella de plástico verde en las ramas de una encina, nos indican que hemos de girar con decisión a la izquierda. Y así, en unos 14 más adelante, llegaremos a un rincón que hacen los acantilados: es el inicio del Pas de sa Paella.

Hay que llegar has el mismo rincón, donde unas ramas de encina nos ayudan a subir a la cornisa que, nace hacia la derecha y constituye el Pas. En el inicio, el piso de la cornisa está compuesto de tierra suelta, y el tramo es algo vertical, pero fácil. Unos metros más arriba, la cosa se complica. El terreno se hace más vertical, y la roca es muy lisa, carente de presas de tamaño. Javier subió por la placa, el resto lo hicimos por la derecha e la placa, mucho mas fácil, aunque más cerca del vacío y, por tanto, difícil para los que sufran de vértigo. Enseguida ya encontraremos el cable (y la paella) que instaló Manel Osuna, y que nos ayudará a seguir progresando hacia arriba, (en la fecha de esta excursión colocamos en este tramo del cable una cuerda ya que cargados con las mochilas y lo resbaladizo de la roca dado a la humedad, nos hacia imposible progresar, así que despojándome de la mochila y portando una cuerda de 30 m. y a base de muchas contorsiones supere el peor tramo y ya se facilito bastante mas este tramo, con la ayuda de la cuerda colocada en doble, pero si la roca esta seca  no es estrictamente necesaria. El último tramo del Pas es ciertamente aéreo, pero contamos con el cable como pasamanos. Antes de desembocar en la carena, muy cerca del Camí de s’Arxiduc, aún tendremos que enfrentarnos a una buena trepada. Es mejor abordarla algo a nuestra derecha en diagonal, en lugar de pegados a las rocas de la izquierda.

Ya arriba en la cuerda o carena tenemos, a 2 minutos a la izquierda, el mencionado Camí de S’Arxiduc. Nosotros tomamos al  Norte, pasamos por la cima de la Talaia Vella (mojón geodésico), por la Caseta Refugi (que mandó construir S’Arxiduc), bajamos, Sureste, al Coll de Son Gallard, (lo reconoceremos por tener un banco en Angulo de piedra) desde este ascendimos dirección a Deia para visitar la cueva ermita Guillem (Heyschia), ya que Pedro no la conocía, para después de la visita regresar por los mismos pasos hasta de nuevo llegar al coll de Son Gallard, tomamos en descenso al Sur, hasta el Pla des Pouet.  Desde el "pouet"  vamos Suroeste, dejando a la izquierda las ruinas de una caseta, y tomamos el Cami de Na Torta. Pero ¡atención! porque a los 4 minutos hemos de desviarnos por el camino que sale a la derecha (otro ramal del Camí de Na Torta). El nuevo camino al principio asciende, pero cuando se hace horizontal, e incluso desciende un poco, al llegar a unas grandes rocas a cada lado del camino  y una pequeña cueva a la izquierda (unos 5 minutos), lo hemos de abandonar y bajar "a la mala", en oblicuo a la derecha (N. NE.) al cauce del torrente que baja desde el Pla des Pouet. No hay sendero ni hitos (apenas un par y no fáciles de encontrar), pero en la dirección indicada llegaremos en unos 10 minutos al cauce del torrente. Antes de alcanzarlo, es conveniente localizar en la ladera contraria (si la niebla lo permite), una cornisa con un hito por la que tendremos que pasar. Al aproximarnos al lecho del torrente buscamos el mejor sitio para bajar, al pie de un salto que el mismo hace a nuestra derecha. Y para subir por su ladera contraria, hemos de descender unos metros por su cauce, y trepar luego a la derecha.

Alcanzamos la cornisa que deberíamos haber situado con anterioridad pero que la niebla lo impidió, en unos 12 minutos, y avanzamos por ella hacia el Oeste. Por el borde de la misma se va configurando una especie de tenue senderillo. Muy pronto ya divisamos, encima de nosotros, los acantilados del Racó de Can Costa. El senderillo se difumina, pero hemos de continuar en la misma dirección, hasta dichos acantilados. A los pies de los mismos, hemos de descender un poco por una rosseguera de piedras color anaranjado, y luego subir a un espolón o nueva cornisa que vemos enfrente, señalada por un hito que no vimos hasta estar arriba del espolón. Al llegar a él unos 12 minutos ya estamos en el Pas des Racó de Can Costa. Dicho Paso, no es técnicamente un “paso”, sino sólo un rincón con un marge, al otro lado del espolón, por el que se puede “pasar”. Destrepamos por tanto el marge (mucho cuidado con las grandes piedras que están a punto de desprenderse) es mejor bajar ligeramente a la izquierda del marge para evitarlas, Así bajamos Oeste. Noroeste. Hay algunos hitos un poco más abajo a la izquierda, que faldean a la derecha. En caso de perder los hitos hay que descender al fondo de la vaguada, por un terreno bastante invadido de vegetación y algo pendiente. Así, en unos 15 minutos, desembocaremos en un camino con algunas sitjes, paralelo a una pared medianera coronada por una rejilla a nuestra izquierda, que enseguida se configura claramente y se ensancha. Por este camino, pronto, dependiendo del lugar donde hayamos desembocado en él, llegaremos a un gran forn de calç a la izquierda. Subimos por el ancho camino hacia la derecha, pero atención ya que a unos 2 minutos hemos de dejarlo, para tomar un sendero o camino de herradura que se inicia en descenso en diagonal a la izquierda, cruzando una baja paret de partio. Este precioso camino de herradura faldea por el pinar, hasta que desemboca en una ancha pista, junto a un porche moderno y un Land Rover abandonado. Seguimos en la misma dirección hasta que llegamos a una gran era a la que accedemos por una barreara normalmente abierta, justo donde el camino describe un curva cerrada a la izquierda.

Atravesamos la era de frente, Oeste, y descendemos unos escalones, dando a un camino que trazando grandes lazadas baja un par de bancales, hasta desembocar en el antiguo Cami de s'Escolta que viene desde Son Moragues, y lo seguimos hacia la derecha. En 03' más atravesaremos una verja que suele estar abierta . Y ella nos sitúa de nuevo, en el camino que sube a la Ermita.  si tenemos el coche en la carretera de Valldemossa a Deia tomamos a la izquierda y ya estaremos cerca de el, si por el contrario lo tenemos en la ermita tendremos que caminar en ascenso unos 25 minutos  para dar fin de nuestra ruta de hoy.

Mi agradecimiento desde aquí a Emilio Alonso y su blog por toda la ayuda prestada

 

 El Grupo lo formaron:

Javier,  Pedro y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones