LA PERSONA DE JESÚS EN EL EVANGELIO DE MARCOS

Introducción I

1. El género literario de los evangelios (sinópticos)

El título de esta conferencia es La persona de Jesús en los evangelios sinópticos, esto es, en Mc/Mt y Lucas, llamados así porque, como indica la palabra, tienen un punto de vista común (sin-opsis) y siguen un esquema parecido a la hora de organizar los materiales narrativos y discursivos de su evangelio.

Para comenzar quiero poner un ejemplo que ayude a comprender el género literario en el que están escritos los evangelios antes de abordar el tema de la persona de Jesús tal como nos la describen los evangelios sinópticos (Mt, Mc y Lc)..

Para ello he elegido una perícopa o escena referida por los cuatro evangelios.

La escena cuenta la unción de Jesús por una mujer.

A simple vista, el núcleo del relato es idéntico en las cuatro versiones: una mujer entra en casa de alguien con un frasco de perfume para ungir a Jesús. Ante la acción de la mujer, alguno de los presentes reacciona; Jesús le replica defendiendo la acción de la mujer. Esta escena es narrada en Mateo, Marcos y Juan dentro del contexto de la pasión inminente; una historia similar se cuenta en Lucas pero no en contexto de pasión.

Pues bien, si miramos con lupa las cuatro versiones de esta escena evangélica podemos constatar que son muchos los puntos en los que difieren:

-¿Dónde estaba Jesús? - En Betania como afirman Mc-Mt-Jn; Lc sin embargo no cita el lugar).

- ¿Cómo se llamaba el anfitrión?: Simón el leproso (Mt-Mc); Lucas habla de un fariseo, llamado Simón, pero omite el calificativo de "leproso".

- ¿Cómo se llamaba la mujer que ungió a Jesús? Mt y Mc no dicen su nombre (Mt-Mc); en Lc se trata de una mujer conocida en la ciudad como pecadora (Lc); en Juan es María, la hermana de Marta y Lázaro y no se dice nada de que fuese "una mujer pecadora".

- ¿Cuánto costó el frasco de perfume? Según Mt era de mucho precio; para Mc era de nardo auténtico de mucho precio; Lc habla de un frasco de perfume sin más y Jn de , una libra de perfume de nardo auténtico de mucho precio (versio conflata).

- ¿Qué parte del cuerpo de Jesús ungió la mujer? La cabeza (Mt-Mc), los pies (Jn); en Lc, la mujer riega los pies con sus lágrimas, los seca con el pelo y los unge; más adelante (v.46) alude a la unción de la cabeza con unguento.

- ¿Quién reacciona ante la acción de la mujer? Los discípulos (Mt), algunos (Mc), el fariseo (Lc), Judas Iscariote (Jn).

- ¿Por qué reaccionan ante la acción de la mujer? Por lo caro del perfume (Mt-Mc-Jn); por el hecho de que Jesús desconoce que quien la está ungiendo es una mujer pecadora (Lc).

- ¿Cuál es el precio del frasco? Mucho, sin especificar cuánto (Mt); más de tresciendos denarios de plata (Mc); Juan dice: ¿por qué razon no se ha vendido ese perfume por trescientos denarios de plata y no se ha dado a los pobres?. Dijo esto no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban. Lc omite indicar el precio estimado.

- ¿Qué clase de unción es? En Mt (v.12), Mc (v.8), Jn (v. 7), esta unción anticipa la unción que las mujeres no podrán hacer del cadáver de Jesús, por llegar a la tumba cuando ya está vacía. En Lc, sin embargo, esta unción no es anticipo de la unción del cadáver, sino una acción que le hace merecer a la mujer que Jesús le otorgue el perdón de sus pecados.

- Lucas además sitúa en este contexto la parábola de los dos deudores (vv. 41-43), relato que omiten los restantes (Mt-Mc-Jn).

El ejemplo puesto es paradigmático y las diferencias entre las distintas versiones de una misma escena o discurso son tan frecuentes entre los evangelistas que este ejemplo sirve para sacar algunas conclusiones sobre el género literario de los evangelios. Son las siguientes:

1. Los evangelios no son libros históricos o biografìas de Jesús en el sentido moderno de la palabra. De serlo, estarían llenos de contradicciones e imprecisiones, como hemos visto.

2. La coincidencia en el núcleo de muchos relatos nos lleva a concluir que cuando coinciden los evangelistas, tienen una fuente común. Si la fuente fue oral o escrita, no lo sabemos con certeza; pero en todo caso esta fuente sirve de base a cada una de las versiones. A veces, las menos, coinciden los cuatro evangelistas (es el caso de los relatos de la pasión en los cuatro evangelios). Otras la coincidencia se da entre tres (llamados relatos de triple tradición (Mt-Mc-Lc: un total de 350 versos aproximadamente); en otras ocasiones la coincidencia es entre dos: -relatos de doble tradición: Mt-Mc (170-180 v.)

Lc-Mc (50 v.)

Mt-Lc (material ausente en Mc).

También hay materiales propios y exclusivos de un evangelista (Sondergut: fuente peculiar).

3. Ante sus fuentes, los evangelistas se han sentido sumamente libres para cambiar, añadir, cortar o retocar el material recibido, movidos por sus intenciones literarias o teológicas, adaptando el texto fuente a las circunstancias de los destinatarios del relato evangélico. Dicho de otro modo: no se limitan a transmitir lo que han oído o leido, sino que trabajan y remodelan el material de la tradición cada uno a su manera. Los evangelistas no son rapsodas (zurcidores de cantos o relatos que reciben de la tradición oral o escrita) sino verdaderos redactores de una obra literaria, partiendo con frecuencia de materiales pre-existentes, orales o escritos, y si escritos, transmitidos por vía oral o a través de escritura.

Curso de verano sobre:

La persona de Jesús en la Literatura del Nuevo Testamento

Cátedra de Historia Antigua. Universidad de Cádiz.

Días 8-10 de Julio de 1996

 

VOLVER