LA LIBERTAD

 

Hay que notar desde el principio que los temas de «libertad» y «autoridad», que podrían considerarse independientes, están en íntima relación, pues una misma palabra griega (exousía) los expresa a los dos, y a veces puede dudarse de cuál es la traducción oportuna.

Hay que determinar, pues, cuál es la relación entre los dos conceptos, distinguidos en español con los diferentes términos de «libertad» y «autoridad». En breve, puede decirse que la «autoridad» denota el derecho o la facultad de actuar; la «libertad», en cambio, subraya la ausencia de trabas interiores o exteriores para la acción.

Pero aclararemos en primer lugar lo que entendemos por «libertad».

 DOS CLASES DE LIBERTAD

 En primer lugar, hay una libertad que denota un estado: «ser libre, estar libre de algo»; un individuo o un pueblo libre es el que no está sometido, el que no tiene trabas para su expresión o su acción. El paso de las cadenas a la libertad es la «liberación». Esta libertad se da de modo más aparente en el terreno político: se habla así de regímenes de libertad y de regímenes dictatoriales. Pero la falta de libertad puede existir también en el interior de la persona, causada por el tabú, el miedo o la sumisión.

Otra clase de libertad es la dinámica o activa, que significa «ser libre para algo» y mira al presente-futuro. Estar libre de la coacción es condición indispensable para actuar con libertad, pero no prejuzga nada respecto al uso que se haga de ella, respecto al dinamismo de futuro que pueda implicar.

En nuestra época, cuando pensamos en el ejercicio de la libertad la entendemos en primer lugar como autodeterminación: la posibilidad de hacer una cosa u otra, de tomar una decisión personal en un sentido o en otro. Esta es la que se llama «libertad de opción». Es la facultad de escoger este o aquel camino en las encrucijadas de nuestra vida. Es la primera y fundamental libertad.

La libertad de opción se ejerce sobre todo en las decisiones fundamentales de la existencia. El hombre no ha de vivir como un ser vacilante, cuestionando cada día el enfoque de su vida y el objetivo de su actividad, Esto significaría que no hay en él convicciones profundas que den sentido a su vida.

Pero una vez que el hombre ha optado por una línea de conducta, quiere actuar conforme a ella; la libertad para eso, el derecho a hacerlo, constituye la libertad de expresión y de acción. La libertad de opción no tiene consecuencias en la práctica si no va acompañada de la libertad de acción. Un régimen opresor no puede impedir la opción, pero puede hacerla ineficaz al reprimir la libertad de expresión y de acción que la traducen en hechos.

(Cierra esta ventana después de leerla)