ANDREA TUTOR SE ENTREVISTA A SÍ MISMA

 

En esta serie de entrevista, que de un modo nada convencional,  realiza como Articulista de Opinión ANDREA TUTOR a sus diferentes facetas intelectuales y responsabilidades, la actual está dedicada a la Creadora en un amplio abanico de profesiones.

 

 

 

 

P: Hoy, le entrevistaré en mi calidad de Articulista de Opinión. Es un perfil de su desarrollo intelectual, que comenzó en esa profesión sin ser Periodista, y siempre, como Colaboradora de la Prensa. Los Artículos de Opinión son considerados un género literario en sí mismo. En mi opinión, no forman parte de la Literatura de “Entretenimiento”, sino que van a caballo entre dos profesiones: la de Ensayista y la de Periodista. Se conoce, que  ya viviendo en España y, desde ella, se presentó, bajo la firma de Dra. Cary Torres, al público lector con gran éxito en este género. Le vimos en las páginas de El Nuevo Herald de Miami y El Diario Montañés de Santander, en lo fundamental. Además, tuvo presencia en otros medios, a saber: El Diario de Cantabria Alerta, CubaNet, La Voz de Cuba, Nuestra Cuba y otros, que fueron reproduciendo de forma inmediata sus artículos de opinión. Escribió fuerte en Tribuna Libre del Semanario Gente en Santander y, luego, hizo silencio relativo; sólo centrándose en su página Web y la prensa digital. Mas, hoy, entrevistaré a ANDREA TUTOR, la Escritora, Ensayista, Poetisa, Crítica, Prologuista, Ilustradora, Fotógrafo, en fin, Artista Plástica, y por qué no, a la Articulista de Opinión. ¿NO LE PARECEN DEMASIADAS PROFESIONES PARA UNA SOLA PERSONA?

 

AT: ¡Indudablemente, lo son! No crea, que es fácil y, mucho más, cuando se lleva en solitario y sin contacto directo con otros creadores. Es difícil, porque, al salir del medio universitario, para mí, ha constituido una sorpresa desagradable la falta de colaboración entre intelectuales y otros profesionales de la Cultura y su oposición a los intelectuales no ‘culturosos’. El término ‘culturoso’ no existe en el Castellano, pero sí refleja un estado presente en el Sector de la Cultura de todos los países, me parece percibir. Así le llamamos, en La Habana, a un grupo importante de intelectuales, intelectualoides, artistas, burócratas de la Cultura y otros, que se mueven en el sector.

Como norma, estos individuos consideran a otros intelectuales ajenos, a lo que se ha dado en denominar como Sector de la Cultura, y les cuesta asimilarlos en los Medios, así como temen la competencia de los intelectuales, que, desde las Universidades, derivan a lo que consideran “su mundo”. Algo similar les sucede a los Periodistas con los Colaboradores de la Prensa: le temen a la competencia, porque algunos saben, que estarían en desventaja, si de competir se trata; aceptan colaboraciones, y no siempre. Pero los directores de los Medios tratan de no pagar los artículos de autores fuera de la plantilla y, si se exige pago, no publican. La categoría de Colaboradores es la forma encubierta de apropiarse del trabajo ajeno, el que se comercializa y, por tanto, es obligatoria, no sólo moralmente, sino también constitucionalmente, la retribución del trabajo.

El Capitalismo es competencia; de no haberla, no hay capitalismo, sino pseudo capitalismo, es decir, una sociedad en apariencia capitalista con reminiscencias del feudalismo. Por ejemplo, el nepotismo es totalmente feudal: en las oficinas de Naciones Unidas no se permite, que en la misma institución trabajen hermanos o esposos. Otro ejemplo, solía tener amigos, que se establecieron, primero, en España y, luego, pasaron a los Estados Unidos; allí, no le preguntan de dónde son, sino qué saben y qué pueden aportar; suelen venir a España, y venían un tiempo atrás, pero lo hacían a las universidades de Barcelona; eso mismo no lo hubiesen podido hacer de haber permanecido en territorio español. Pues, si fuesen escritores sin enchufe, porque España es tierra de enchufes y envidias, no entrarían al mercado. Eso lo he escuchado deforma muy jocosa.

Es penoso ver cómo personas de elevada capacidad se vuelven unas mujeres paseadoras de supermercados, porque se está en sociedades marcadamente patriarcales, atrasadas, aunque vestidas con ropa a la moda, no siempre de calidad, pero a la moda. Veo la diferencia de algunos amigos de Europa con los que hemos tenido la posibilidad de desarrollar nuestra actividad profesional en América. Señores, América es mejor, aun que a mí me guste más Europa.

Pues, de haber estado en España, dichos amigos no hubiesen ido lejos. No creo, que en los Estados Unidos se interesen por saber cuáles son sus ideas políticas fuera de Miami. Por ejemplo, yo trabajé por más de tres años y conocí a la Dra. Prof. Carmen Diana Deere por 9 años, más o menos, y no sé qué ideas profesa y, mucho menos, su religiosidad. En esa investigación, trabajábamos personas con diversas preferencias políticas y hasta militancias ortodoxas, sin embargo, no solían haber discusiones y cada cuál decía lo que le parecía al exponer sus criterios; sólo una vez un hombre, el Mstro. Ernel González, discutió fuertemente conmigo, en base a enfoques sociales, con un elevado componente político. Fue en Manacas, la tierra del mejor panqué de Cuba, en España le dicen Magdalena.

Decía, que el Capitalismo es competencia y, en un mercado de libre competencia, manda la calidad y la relación calidad precio. No puede haber otro referente válido, si hablamos de capitalismo y neo liberalismo al modo de Hayek. Y menciono a Hayek, porque sí lo he leído y no así a Milton Freeman, del que sólo conozco su teoría por ensayos de otros, que hacen referencia a él, es decir, de forma secundaria. Volviendo a la competencia, me atrevería a decir que tal vez, la vida misma lo sea. Cuando no se compite, inevitablemente, se desemboca en el estancamiento, en la involución. Un Periodista, si tiene garantizado su espacio de forma vitalicia, no tendrá necesidad de superarse cada día y aprender a escribir mejor. Por ello, Usted ve en la Prensa Española tan serios problemas de redacción. Puede ser, que esto esté sucediendo en la Prensa, en general. Yo misma he lanzado una alarma con relación a la Lengua Española. Si no hubiese venido a vivir a España y me hubiese mantenido en mi entorno intelectual de la Universidad de La Habana, nunca me habría dado cuenta de la seriedad del problema.

P.: Insisto, ¿por qué tanta profesiones?

A.T.: No es un capricho y mucho menos inestabilidad. Soy muy constante en el trabajo y me molesta sentarme a perder el tiempo. Cuando no soy muy eficiente, me enfado conmigo misma. Esto me es difícil en la actualidad por varias razones: muy en primer lugar, por estar pendiente a lo que Dios exige de mí; en segundo lugar, porque me han faltado los apoyos, con los que esperaba contar y, por último, al faltarme esos apoyos, me he visto obligada a multiplicarme, aunque ello me hace ir más lento, pues debo avanzar en varios frentes; ir adquiriendo nuevos conocimientos para enfrentar las tareas, que debo asumir.

En mi caso, por haber sido Profesora de la Universidad de La Habana, por  haberme graduado en el MGIMO y Doctorado en el IAL de la Academia de Ciencias de Rusia, no puedo darme el lujo de ser mediocre en ninguna de mis profesiones o en las derivadas de mi actividad intelectual. Por ejemplo, hace unos minutos he terminado de poner en orden mis cuentas del año, y me sentía presionada, porque no podía acostarme sin avanzar en la entrevista, que quería terminar ayer, Día de la Natividad. Algunos pensarían, que era una blasfemia trabajar en un día tal, pero Dios me urge en los días especiales de la Iglesia, en sus fechas importantes, en que con mayor gracia me ilumina. Además, no siempre puedo trabajar las mismas horas ni todos los días; mi trabajo estará en dependencia de mi estado de salud. Yo fuerzo la máquina cada día, a veces, me toca descansar o andar o comunicarme.

Si ha observado las fechas de los Prólogos, se dará cuenta de esa coincidencia, a la que ya me he acostumbrado. Mis primeros prólogos fueron escritos de forma vertiginosa antes de salir para Misa, por ejemplo, en Viernes Santo, y sin una programación consciente; por inspiración.

En cuanto a las profesiones, le diré, que yo hubiese preferido, que algún conocido o amigo Ilustrador o Pintor me hubiese regalado o aportado las ilustraciones para mis libros, hechas para ellos en específico, como la magnífica portada que diseñó Masvidal, de la Editorial Ciencias Sociales de La Habana para mi libro pequeño, pero importantísimo y excelente ensayo, Las Exportaciones de Azúcar Cubano ante la Nueva Realidad de los Mercados “Soviéticos”, escrito en los dos primeros meses de mi estancia en el Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad de Ámsterdam y que fue publicado, por primera vez, en Febrero de 1992, en Ámsterdam International Studies.

Cuánto me regocijaría con la ayuda de Masvidal y otros. Me hubiesen ahorrado un trabajo tremendo, sin la preparación adecuada desde el punto de vista técnico. Usted no sería capaz de imaginar qué alegría experimenté, cuando me presenté en la Editorial Ciencias Sociales para ver y aprobar la portada de mi libro para la Segunda Edición del Concurso Pinos Nuevos. Me emocioné sobremanera al ver, que Masvidal había podido captar el proceso social, que presidió el período, en que se enmarcaba mi monografía, es decir, la Perestroika y sus consecuencias, y colocarlo en una sola imagen. Solo dije: “¡Me encanta! ¡Magnífico!”

No obstante, me parece percibir, que estos desarrollos, tras mi recuperación cardiaca en España, se deben a una experiencia trascendente de observación social y creativa. Si la salud me acompaña, para lo que he solicitado cooperación de la Reina Sofía y de Don José María Aznar para ser intervenida y recibir un transplante, de ser posible y necesario, en el Massachussets Hospital, La Catedral de la Cardiología y la Cirugía Cardiovascular, pues, si me acompaña la salud, me parece, que tendré que explicar al Mundo el proceso de creación y la correlación entre lo visible y lo invisible, su complementariedad; tarea nada fácil y mucho más difícil, porque el hombre actual ha perdido el respeto a Dios.

De hecho, yo misma me sorprendo ante mi avance en tan diversos temas y de la calidad de los trabajos, en campos que no son mi profesión, del modo que son entendidas las profesiones en la actualidad, que no es del todo correcto. Porque un intelectual crece en varias profesiones sin necesidad de hacer varias carreras universitarias; se pudiesen reconocer sus títulos, pero no es necesario someterlo a exámenes, como a un chiquillo. Por otra parte, hay personas con varias profesiones graduadas en universidades y no pasan de ser simples recién graduados, muy a pesar de que puedan haber trabajado en alguna, en específico. No es necesario ir haciendo carreras, lo importante es ser muy bueno en su profesión y crecer a partir de ella; por ejemplo, una buena secretaria siempre será mejor que un mal profesional universitario. Yo se lo decía a Ana María Batista, cuando era secretaria de nuestro centro de investigaciones, del DES en la Universidad de La Habana.

La sociedad a veces pierde fuerzas y recursos con individuos, que no dan más que para obreros; se les obliga a estudiar, a tener aspiraciones más allá de sus capacidades y condicionamiento social. Decía, que no es importante tener tantas profesiones, sino ser bueno. No crea, que no me preocupa, cuando siento que abro frentes. A veces son frentes, que deben ser ocupados por otros y que están pensados para un crecimiento importante en base a la colaboración internacional y sin tener en cuenta ideologías, credos, lugar de nacimiento; es una idea y una necesidad de hacer ciertas cosas con los más grandes cerebros y con independencia de la nebulosa de la propaganda.

Me parece haber demostrado, que puedo moverme en un amplio abanico de profesiones, dentro de la intelectualidad, sobre todo, en una amplia temática, hasta el punto de decir, que puedo hacerlo todo o casi todo, con excepción de volver a las Ciencias Exactas (sonríe), en las que fui muy buena en el pasado. Sólo es cuestión de proponérmelo, darme el tiempo de reflexión y preparación necesario. Una preparación muy distinta a la de un estudiante para dar un examen, incluso, sin ese tipo de disciplina. Tengo, además, la enorme suerte de que Dios me envía a los mejores Maestros, desde el Cielo y en cuerpo humano, así como de necesitar a alguien para asesorarme, en ciertos temas, o simplemente compartir reflexiones, se me envía su Espíritu Divino, como ha hecho con la Dra. Martha Núñez, Elena Díaz y Amalia Peix. En el caso Amalia, para indicarme descansos y tratamientos de forma puntual, y cuando no escucho los avisos reiterados del Cielo, cuando la modulación de mi voz pasa a ser la de la Dra. Amalia Peix, inmediatamente, obedezco; lo mismo, cuando visito o aconsejo a enfermos. Ella es mi Cardióloga, aunque hace silencio a mis consultas por Internet. Su dimensión divina no puede ser controlada, como el cuerpo humano. Siempre me habla con el mismo cariño, con que me acarició la mano al yo volver en mí el Jueves 11 de julio de 1996  a las 7 de la tarde. Ya he dicho, que Martha me hace reír con su sarcasmo, su humor sutil.

P.: ¿Cómo es eso del Espíritu Divino? ¿Por qué hace referencia a ello? Otros creadores hablan de musas. ¿Acaso Usted piensa, que es diferente?

AT.: Es complejo explicar este asunto, porque quién no lo haya experimentado, no es capaz de concebirlo. El hombre común y hasta los no tan comunes lo negarían y se reirán de seres, que le superan en todos los aspectos; los catalogarían como tarados o extraños, siendo ellos mismos los que no han podido activar zonas de su cerebro. Aunque, ciertamente, no es uno mismo quién la activa. Es cosa de Dios, de elegidos para esta demostración y hemos sido preparados sin tener conciencia de ello. Hasta el momento, es así cómo lo percibo.

A fin de cuentas, los mediocres y fronterizos hacen mayoría, incluso, los mediocres graduados de universidades. A mí no me gustan las mayorías, porque las mayorías, como norma, son masa. Por otro lado, están los que conocen métodos, técnicas y terminología, pero no son iluminados. En Rusia, escuché decir en varias ocasiones: “No es lo mismo ser Filósofo que trabajador de la Filosofía”. Sin embargo, se tiende a confundir; tanto como nos confunden los “complicados” artículos escritos por algunos graduados de carreras filosóficas. Esto me hace recordar uno de los prólogos escritos por Engels a una de las ediciones de El Capital, que me he vuelto a leer hace unos días y era cómo leerlo de nuevo, por primera vez. El Capital me persigue o me acompaña: son los libros de mi Padre; lo único material, que me queda de Él. Me envió los

 

tres tomos a Rusia de regalo, unos meses antes de fallecer, cuando comencé a estudiar Relaciones Económicas Internacionales en el MGIMO Universidad, mi amada universidad moscovita. En ese avance del Paraíso, me refiero al MGIMO, mi Papá quiso, que estuviesen conmigo. Ciertamente, nunca me lo he leído completo, muy a pesar de haber sido Profesora de Economía Política del Capitalismo de la Universidad de La Habana; en cambio, mi Padre sí. Pues, decía, que Engels se quejaba de la terminología en Alemán, tan poco desarrollada para la denominaciones sencillas, en otras lenguas, del “capitalista” y el “obrero”, del “empleador” y el “empleado”, así como los modismos en la terminología económica, que habían obligado a Marx a asistirse del Inglés y, mucho más, cuando el desarrollo capitalista de punta estaba en ese país y el libro necesitaba apoyarse en él y sus cifras.

La elevada profesionalidad, en cualquier profesión, se mide, en que la persona pueda escribir y explicar los procesos en sus respectivas ciencias  de un modo comprensible, incluso, para aquellos, que se asoman a ese conocimiento por avidez  o para hacer consultas desde otras profesiones. Precisamente, ese es uno de los grandes méritos de Marx y Engels, como Ensayistas de las Ciencias Sociales. La Economía Política es muy difícil y Marx nos la hace accesible, con independencia de nuestra posición ideológica  y, consecuentemente, política. Yo he leído un artículo de una escritora cubana, que, con ello, hace alarde de ignorancia, en que con una vulgaridad sin límites e irrespeto total se refiere a Marx, como uno ahí que escribe jerigonza… Yo le diría a Zoé Valdés, que, a veces o casi siempre, es aconsejable terminar una carrera universitaria. Incluso, los que la hemos terminado y nos honramos de haber pertenecido a claustros de universidades de primera línea y habernos graduado de la mejores universidades del Mundo, a la hora de expresarnos públicamente, quiero decir en los Medios o desde los libros, tenemos que hacerlo con sumo cuidado, midiendo las palabras y respetando a los lectores; al público, en general. No se puede confundir la Guerra Chiquita con la Guerra del 1895 a 1898. Precisamente, para eso están los libros, para consultar; para estudiar. Un Escritor tiene responsabilidad social, no sólo hace un cuento ameno. Un Escritor es un Educador y, como Educador, está llamado al rigor, porque cuando algo aparece publicado, el público, en general, los lectores lo dan por cierto. He visto a persona inteligente y buen profesional repetir ese error de Zoé Valdés, utilizándola como fuente, en su libro sobre literatos, que toman a La Habana, en calidad de escenario. En este caso es imperdonable un error tan elemental; tan imperdonable como tocar en su boca o calificar a Marx; le convendría leerlo de verdad y comprender lo que lee, antes de juzgarlo.

Es una pena, que el público español y otros públicos hispano parlantes, que se caracterizan por lecturas fáciles, por llamarles de alguna forma,  no sepan, siempre diferenciar entre Escritores y escritores; entre novelas, noveletas, novelones y folletines; entre Cultura y vulgaridad. Le es más fácil llenar un teatro, en España, a Pedro Juan Gutiérrez, con sus obscenidades, mala educación y mal gusto, por sólo citar a uno de los que han lanzado más mugre a la Cultura Cubana, que a un intelectual cubano de nivel. Por cierto, en Cuba, se le llamaría incultura, ambiente, marginalidad. No son estos elementos, los que forman parte de la Cultura Cubana, como yo la entiendo. Cultura y ser culto tienen la misma raíz. Y están asociados con la erudición, la sapiencia, el saber, la ilustración, en fin, muy lejos del populacho.

Cuba ha dado excelentísimos Escritores, tan buenos que, sin discusión alguna, les corresponden los sitios cimeros de la Literatura en Lengua Española: Carpentier y Lezama, por sólo citar dos. Y, si de Poetas hablamos, ahí están Gertrudis Gómez de Avellaneda y Carilda Oliver. Según mi opinión, comparten asientos con Bécquer y Sor Juana Inés de la Cruz. En el caso de Dulce María Loynaz, aunque la admiro mucho, la he leído menos.

Le decía, que me tocará escribir, después de saldar el compromiso de varios libros, que le antecederán y, tal vez, me veré obligada a avanzar en algunos otros temas, como preparación para  abordar el proceso espiritual-creativo. Me hubiese gustado contar con algunos amigos, quizá, nos les quede otro remedio, que ayudarme en  la distancia, a pesar de su posición consciente.

Precisamente, esto es lo que me hace ser más consciente de la intervinculación de los conocimientos y los individuos. Se dice, que venimos en grupo y, como norma, hay algo de ello entre los amigos o los condiscípulos. Sólo citaré el caso mío y de Ana María Reyes: Yo escribo VALS PARA KARLA, entre el 30 Octubre, Día de Saint Germain, de 2002[1] y el 4 de diciembre de 2002, en que termino la primera versión de mi novela, que muestra la plenitud del Neo Realismo Romántico en mi forma de escribir, desde esta primera novela, siendo el tercer libro de los primeros cinco libros, que escribo entre Octubre de 2001 y Septiembre de 2003. Una forma diferente de hacer ya se mostraba en la trilogía de testimonio y, también, en los artículos de opinión.

P.: ¿No le parece todo esto muy raro?

A.T.: Pregúntele a Isabel, pues le conté cómo me presentaron a mi Bisabuelo, el Capitán Ramón Torres, nacido en Manresa y caído en el Combate del Ramón de las Yaguas en la Guerra de Cuba de 1895, y el proceso de escritura del cuento “El Capitán de Caballería” y hasta cómo mi Tío Pepe me hizo ir a comprar el primer número de la Colección de Altaya Soldados de Plomo de la Historia de España, y al llegar a casa, sentarme a documentarme para escribir su cuento, con que comienza el libro Cuentos de la Historia de España. Eso fue de Diciembre de 2004 a Enero de 2005, incluso, le di un arma,  que me fue dada a mí del Cielo para escribir el cuento “El Capitán de Caballería”. Estoy segura, que la utilizó para escribir Inés del Alma Mía.

P.: ¿Usted cree?

A.T.: Por cierto, Dios sabe antes que nosotros. Le contaré una anécdota: por allá por Noviembre o Diciembre de 2005, se quedó abierto, a medio usar, un botellón de 5 litros de agua, de la región de Jara de Torre en Toledo (Torres es un apellido de esa zona)… Bueno, abreviaré. Pues, al leer que el agua potable del buque, en que viajó Inés Suárez a América, se había podrido, me extrañó, pero no le di mayor importancia. Entonces, Dios me llevó a un paseo al Parque Morales y me colocó a observar un chorro de agua, que salía a borbotones: en las zonas aledañas, en movimiento, el agua estaba limpia, cristalina y al compararla con la parte, en que no se movía tanto, esta última estaba turbia y la suciedad se acumulaba en ella. Pensé: “Por supuesto, el agua en movimiento no se corrompe, así como para corromperse el agua necesita dos condiciones: estar estancada y que, en ella, haya material orgánico, porque el agua está compuesta por dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno, más algunas sales disueltas de no ser pura. Ninguno de estos componentes se corrompe por sí mismo”. Entonces, me atreví a probar el agua del botellón, después de estar abierto por más de 6 meses; bebí varios días y estaba en perfecto estado. Tenía dos tubos de ensayo para hacerme unos análisis de orina: uno lo llené de esa agua y se lo envié a Isabel; el otro, lo llené de la orina de esa agua y se lo mandé a la persona, que me sirvió para modelar el personaje de Karla en mi novela VALS PARA KARLA. Casualmente, en el recipiente de Jara de Torre, si mal no recuerdo el lugar, estaban dos números, el 18, que siempre me recuerda en día de nacimiento de mi Papá, que su ascendencia lejana por una de las vertientes, por lo menos, está ubicada en Toledo, y el año de nacimiento de Mi Amada, 57, mi modelo y musa.

Le escribí a Isabel Allende, que se atreviese a probar el agua del tubo de ensayo. Sé que lo hizo, aunque su respuesta fue el silencio. Ese silencio le costó, que ninguno de sus cinco masterpieces estuviesen entre los 100 libros más importantes en los últimos 25 años, según los reunidos en Colombia bajo la bandera de la Academia de la Lengua Española. Así es Dios. En mucho, ella es la responsable de que en ese listado no estuviese mi novela, que dio inicio de forma pública al Neo Realismo Romántico, VALS PARA KARLA: 5 X 1= 5, casualmente,  mi Número de Vida.

Dios se encargó de mostrar su dedo índice, usando otras manos. ¿Yo se lo pedí? No. ¿Hice algo? No. De algún modo muy especial, que yo no puedo explicar, Dios me sentó a escribirle un prólogo, que era la caricia en la mejilla antes de que se le diese la bofetada; una bofetada impensable e insultante, pero era una cuenta de honor; la bofetada del  listado de los 100 títulos y autores; algunos no hubiesen podido, siquiera, soñar con compartir puesto con los 5 masterpices de la mejor escritora de la Lengua Española, en los últimos 25 años del siglo XX.

No en balde, a las 11 de la noche, en vísperas de 2 de Agosto de 2007, Día de Nuestra Señora de los Ángeles, DIOS me sentó, ante mi escritorio, y en un rapto de inspiración, saliéndome, por primera vez, el Rayo Violeta por los ojos, iluminando el teclado y sobre mis manos, un finísimo Rayo Violeta claro en forma intermitente, para escribir ese bellísimo prólogo, que la escritora ha guardado como un tesoro. En la mañana, lo revisé y, usando a otras personas, lo envié para que lo tuviese en el desayuno; ventajas del desarrollo y de las nuevas tecnologías, ventajas de la globalización. Más tarde, le llegó un cuadro en la técnica Ball Pin Pin, también, de mi creación. Ella es una de las escasas personas y personalidades, que cuentan con algún cuadro mío, la única entre los escritores. Tras la bofetada, le envié mi solidaridad. ¡Yo me insulté! Realmente, me insulté; lo leí en Literaria Siglo XXI.

P.: No puede ser. Me estaría hablando de DIOS, tomando la justicia por sus manos no en el Mas Allá, sino de forma inmediata, cual si el Juicio Final se hubiese adelantado, se realizase en vida corporal.

AT.: Mi amiga, la Dra. Prof. Martha Núñez, solía decir. “¡El karma existe!”. A mí me daba mucha gracia, porque ella era atea y yo no sabía qué era el karma, pero sí imaginaba, que era algo pendiente, que venía de forma recurrente a recordarnos o a pasarnos cuenta. Todavía no sé bien cómo funciona. Pero, Martha, como los de la Numerología, piensan, que el cero no tiene valor y en Economía sí lo tiene, además, en Matemáticas 0 X 0 =1. Hicieron mal los Psicólogos del colegio americano, en que estudió Martha de niña en aconsejar a mi querida Angeliquita, que Martha debía estudiar Bachiller en Letras, sólo en Letras, porque se le daban mal las Matemáticas. Por suerte, en mi época, era obligatorio ser Bachiller en Ciencias y Letras, y tuve al mejor Profesor de Matemáticas de Bachillerato en Cuba, el Prof. Sabater. Pues, Martha tiene razón y un conocimiento oculto impresionante, ella sabía, cuando me vio en el CIEI, que nos habíamos bañado en el Jordán. Siempre me lo decía: “Cary Torres, nosotras nos bañamos juntas en el Jordán”. Ella se refería a Moscú, por lo rojo, supongo. No sé de qué color son las aguas de Jordán. Por cierto, estuvimos en Moa juntas en la planta de níquel, en lugar del polvo rojo de la novela de Maité Vera, lo que había era un lodazal.

Yo me reía, porque me pasaba lo mismo que con el karma. Yo nunca había visto La Biblia, el libro quiero decir, sólo la conocía por mi Padre, y entendía muy bien lo del Jordán, pero no comprendía a una atea con tanta fijación con el Jordán. ¿Tendrá aguas rojas el Jordán? Si alguien lo sabe, por favor, que me lo diga.

P.: Volviendo a la entrevista, porque nos hemos ido un poco de tema, con esto del karma y del Jordán.

 

                   Vino Rosado JORDÁN Joven

 

 

 

AT.: Con el karma, no, pero sí, con el Jordán. Por cierto, al leer el listado de las 100 obras, no crea que no me sorprendí. Muy desfavorablemente. Tanto, que le escribí inmediatamente a Isabel para brindarle mi solidaridad y hasta para hacer una coalición para cobrar la injusticia, pero Isabel estaba muy ocupada o muy deprimida. Eso sí, agradeció la solidaridad. Es una pena, porque hubiésemos sido un tremendo dúo, que yo quería que fuese un trío, y no me gustan los tríos. Incluso, le conté, que mi Padre tenía una fábrica de dulces en su edad temprana, que se llamaba “Las dos banderas”, que se fabricaban los dulces con las mejores frutas del Mundo, las de El Caney, en pailas de cobre (en el Cobre está la imagen de la Virgen, Patrona de Cuba). La etiqueta tenía las dos banderas de Cuba, una de ellas, igual que la de Chile. Es una pena, que no haya evolucionado hacia el Neo Realismo Romántico y, en lugar de ello, temió la competencia. La competencia es muy sana, lo insano es la no competencia.

P.: ¿Tanto así?

AT.: ¡Sí, cómo le digo! El principio de sus segundas memorias, me está dedicado. Desde su primera oración, Isabel da respuesta a un reto;  no era un reto, sino una invitación, porque a la Escritora yo la respeto mucho. ¡Antes la respetaba más! Le creía un ser excepcionalmente humano, bueno, pero me equivoqué. Porque estoy muy enferma del corazón y cuando leí Retrato en Sepia estaba en medio de una prolongada y severa crisis cardiaca. Le pedí la receta, a la que hacía referencia el personaje de Nívea, que tenía debilidad de corazón. No me la envío. Tampoco, le importó, que yo tuviese que gestionar con mi corazón muy enfermo y sin posibilidades reales para penetrar en el mercado, en el lugar que me pertenece, y que es a su mismo nivel, guardando la distancia de los muchos y muy buenos libros escritos por ella, pero también, guardando ella y otros la distancia de haber llegado, YO, a la Literatura de entretenimiento con un Premio Nacional de las Ciencias Sociales de la Academia de Ciencias de Cuba en Ensayo Social, en un país que se precia por su elevado nivel científico, así como que del MGIMO, como norma, sólo salen triunfadores. Por ejemplo, le decía, que Ana María Reyes, graduada de Derecho Internacional en el MGIMO, había crecido muchísimo con sus estudios de Cinematografía en París; al regresar a Cuba ha obtenido un Premio en Cortometraje del Festival de Cine Latinoamericano. Por el comentario, que leí en la prensa española, parece ser, que el tema es similar al de mi novela, terminada y enviada a Barcelona, en el momento justo en  que García Márquez debía salir del mercado, como sujeto activo. Había dos novelas en la misma mesa, ante el mismo Agente Literario: una excelente, la mía, VALS PARA KARLA, novedosa y de gran valor tanto como testimonio de una época (recoge los últimos 25 años del siglo XX en el escenario de los eventos históricos más importantes: la Perestroika y la Glasnosti, la Caída del Muro de Berlín y la Cumbre de Mastricts), sin ser un testimonio, como por su elevadísimo y elegantísimo estilo, redacción, pureza del Castellano, valor literario y social; la otra, Memorias de mis putas tristes, la de Márquez, que estaba muy enfermo con un tumor en la cabeza irreversible, según me informó Isabel, y Yo, en  reconocimiento a su trayectoria literaria, escribí el mejor comentario, y más serio, que se haya escrito sobre novela tan insignificante y de poca monta, a pesar de los muchos libros vendidos, que no se justifican. Eso es dinero sucio, desde el punto de vista moral. Es dinero, que no le pertenece ni a él ni a los que se beneficiaron, sino a mí. No es libertad de mercado, sino ineficiencia del mercado, indolencia; aberración.

Estoy segura, que Carmen Balcells, teniendo que decidir sobre dos novelas, donde la selección por calidad debía ser tan evidente a favor de VALS PARA KARLA con relación a Memorias de mis Putas Tristes,  y primar. Es una pena, que muchos no sepan cuándo tienen, que abandonar el oficio. Yo sé, que ya no puedo trabajar en las Ciencias Sociales, porque es muy distinto estar en la casa y ajustar su tiempo, trabajar o no trabajar, a estar largas horas delante de un aula o tener que estar en un lugar, con independencia de su estado de salud en un momento determinado. Precisamente, por ello, me dedico a escribir Literatura de entretenimiento y reflexión, con el bagaje de las Ciencias Sociales y la experiencia vital, con las capacidades desarrolladas en mi trabajo social, que son tan importantes para alcanzar sabiduría, y enseñar y educar con cada libro; entretener al tiempo que ilustrar.

Yo le digo, que la Sra. Carmen Balcells tomó una mala decisión y no ha sido capaz de corregirse. No creo, que fuese incapacidad para escoger, siquiera que pensase sólo en lo mucho que vendería un libro de Márquez con una campaña promocional, que, ciertamente,  no se correspondía con la calidad del libro, sino que fue mal aconsejada por los lectores ciegos. No son tan ciegos, sino ignorantes y prejuiciados; censores. Estoy segura que tienen más prejuicios que la propia Sra. Carmen Balcells, a pesar de sus años y peso. No sé quiénes serán sus lectores ciegos, pero suelen ser profesores de Bachillerato. Yo tengo muy buen concepto de mis profesores de Literatura Universal del Bachillerato; no obstante, pretendería, que mis Lectores Ciegos, no fueran ciegos, sino Profesores Ilustres de la Universidad de La habana y algunos de la UNAM, de México. No necesariamente literatos, sino personas muy cultas, intelectuales. Y, además, haría mediciones, como he hecho con VALS PARA KARLA y otros escritos, para saber su aceptación e impacto en personas de diferentes niveles culturales, antes de un lanzamiento en grande al mercado. Esto no puede correr a cargo del Escritor, porque dejará de hacer su trabajo, no contará con la paz y la alegría necesaria para llevar amor a los corazones; se le perturbará. El único que pierde es el lector, no el lector sin rostro, sino la sociedad que se enferma al tiempo, que enferma a sus creadores.

En inmoral, que algunos sujetos del mercado no corran riesgo, que pretendan siempre ganar y más que los escritores. Es inmoral que se le pague el 10% al escritor y que el librero se lleve del 25 al 40%, en algunos casos más. Además, los freelance o freelancer (independientes) tienen, que batirse para recuperar cada ejemplar, que colocan en  las librerías, para que se les pague su dinero. Y si no se somete, si se rebela ante la violación de los derechos de autor, el gremio se une para no dejarle pasar, se esconden sus libros, van a comprarlo y dicen, que no los tienen. ¡Yo he usado espías! Yo he recibido la preocupación e indignación de poetas, que han perdido parte de su mercancía. De haber cooperación entre los intelectuales, esto no ocurriría. No puede ser que la carreta vaya delante de los bueyes, coma mejor que los bueyes.

¿Cuánto debe ganar un escritor? Algunos, todo lo que quieran; sólo unos contados. No es posible tener una norma exacta, pero sí tiene que existir una diferenciación entre profesiones, que se refleje en los ingresos y su valoración social. Un establecimiento no hace a nadie intelectual; se puede ser estúpido y heredar una librería; se puede invertir en una imprenta y ser un inepto, sólo hay que tener obreros y empleados, que conozcan el oficio. Eso sí, es un oficio, y un oficio no es una profesión. Una profesión no hace a un intelectual, sino que sienta las bases para su crecimiento. En algún lugar de la Biblia, aparece la relación entre el salario de un escribano y un obrero: 6000 a 1. Ahora, es impensable ganar tanto, porque hay muchos que escriben, pero son muy escasos los que escriben con excelencia.

Freelance no es uno que se autopublica, sin embargo, que los sujetos no intelectuales del mercado del libro, o los profesionales asociados a sus intereses, tratan de rebajar y pisotear a los escritores excelentes, buenos, regulares y no tan regulares para hacer una brecha enorme entre un grupo, que se calla para que sus libros sean vendido por millones.

¿Cómo es posible, que un libro hecho por un autor negro de cualquier personalidad o indecente propagandizado puede venderse por millones? Para mí esto es inmoral. Sé, que algunas personas tienen que tener ayudas, porque hacer cosas muy importantes y es bueno conocer cómo lo han hecho, cómo son; la gente es muy curiosa y le han acostumbrado a la crónica social. Necesitan ayudas, no siempre quiere decir, que no lo hubiesen podido escribir ellos, pero escribir, señores, es un trabajo muy duro, aunque parezca suave, hay que sentarse horas y horas, a veces se olvida hasta comer, mover las piernas y uno se enferma, la Seguridad Social no lo considera enfermedad y cree, que puede seguir uno moviendo las manos, aunque se le acalambren las piernas. Puede haber ayuda, pero hay que reconocer, aunque se le pague, al que escribe; tiene, que aparecer en el libro. No puede permitirse firmas para arreglar malos libros, pero con canales para colocarlos en el mercado. No se pueden permitir libros mal editados en  el mercado, con textos con serios problemas de la Lengua Española.

Todo libro tiene defectos, como todo producto, como la perla natural, pero no por ello pierde su valor, en tanto que sean contados y no significativos.

No pueden salir libros al mercado no editados y están saliendo. No pueden bajarse los libros de Internet y montarse con bonito diseño y no pagarse derecho de autor. En esos casos son los estados los que deben cobrar los derechos de autor de los libros, que se comercializan en las redes comerciales de tiendas. Si no existen herederos, es patrimonio del Estado. Los libros tienen, que tener editores y ser editores; aparecer bajo un sello editorial registrado. De ser una librería, está obligada a tener un sello editorial registrado ante la Oficina de Patentes y Marcas Española o de otro país, además, un grupo editorial; no se puede tomar de Internet o mandar a mecanografiar en fotocomposición y montar un libro allí. Por supuestos, los que hacen esto no están interesados en tratar con autores y se creen, que pueden aplastarlos y echarlos del mercado. ¿Quién tiene la culpa? Los Ministerios de Cultura y, en general, los Estados. Inadmisible, lo que está sucediendo.

¿Puede una editorial aceptar un libraco montado en programas de computación, combinando novelas y cambiando nombre? ¿Un plagio computarizado? No. Sin embargo, he visto la inmoralidad de presentarlo como una novedad tecnológica. Algo tan monstruoso y cuestionable, como casi todos los videos juegos actuales. Es el bajo astral ascendido al plano de creación, la Creación es con mayúscula y no tiene que ver con seres monstruosos, agresivos, que se están moviendo en nuestro entorno, con caras angelicales a veces, y que nos perturban la existencia. Algunas personas nos vemos obligados a transmutar con frecuencia y se queman y lamentan, cada vez, que yo les lanzo el Rayo Violeta Divino, que es un Rayo Violeta Claro, nada que ver con el violeta horriblemente feo y oscuro, que se está comercializando este año.

¿Quiénes crean esos juegos? Son enfermos y nos enferman. Son personas, que establecen contactos con los más bajo del astral y nos lo elevan ala superficie. Da pena ver a dos hombres jóvenes, que usan estos juegos, hablando entre ellos; no son humanos ni en sus gestos ni en la forma de expresión. He entrado a una tienda de video juegos y me he quedado perpleja. ¿Soy Censura? No, Educadora.

Ante semejantes cuestiones, yo me pregunto hacia dónde miran los sujetos de la Cultura. Comercializar Cultura implica serias responsabilidades. Yo soy conservadora y liberal al mismo tiempo; soy muy progresista, en el sentido de progreso y no de tendencia política, lo mismo para liberal. Es una responsabilidad para los que “hacer Cultura”, que no se haya comercializado ampliamente VALS PARA KARLA y no porque sea mi novela, sino porque es una necesidad social por su contenido y porque hemos estado con ustedes los seres más importante del UNIVERSO, que hemos venido a resolver ciertos karmas del pasado, en esta reencarnación. Yo católica militante no ortodoxa y tengo responsabilidades en la Tierra, que no he podido cumplir por falsedad de los que vinieron conmigo.

Parece, que me salgo de tema, pero no. En otros momentos he señalado, que Vals para Karla forma parte del novísimo testamento, el que debe contar con 5 libros en la relación entre esos protagonistas y algunos que entran y salen, pero que forman. Otros 5 libros, de los cuales ya 3 están escritos, desde 2002, en la trilogía.

Otros libros menores, compuestos por relatos, poemas, así como novelas cortas, que siendo novela serán testimoniales en parte, pero que servirán ciertas vidas para tratar temas de importancia para la conformación de una cosmovisión humanizante, que se aleje de los patrones de maltrato e injusticia, de desigualdad entre géneros y entre grupos sociales, sin que ello preconice el igualitarismo, que en nuestra opinión es el peor maltrato social para los que se esfuerzan, para los que crecen, para los que aportan más a la sociedad, para los seres más ricos en sí propio del patriarcado. De momento, no tengo que escribir sobre religión, aunque puede ser que si en el futuro, todo depende de si se me hace un transplante y puedo fortalecer mis piernas e incrementar mi capacidad circulatoria.

No hago religión en la Literatura de entretenimiento y reflexión sólo en apariencia, como muchos libros de la Santa Biblia no son religiosos, por ejemplo, “El Cantar de los Cantares” del Rey Salomón. Ya he dicho anteriormente, que VALS PASRA KARLA es la versión moderna y vivida en el pasado reciente novelada, donde se canta al AMOR. Son de Carolina es su segunda parte, dedicada a la ingrata respuesta al amor recibido y donde se coloca al odio y ala muerte entre dos amantes, separadas por la prostitución amparada por un contrato de matrimonio. Estamos viviendo la protohistoria, la antigüedad, el pasado y el presente al mismo tiempo, determinando el futuro por varios siglos. No les puedo explicar más, porque para mí ha sido muy difícil avanzar en la comprensión y no todo me queda claro. Solo sé que mis plantas deben pisar algunos sitios de Mundo.

Volviendo a VALS PARA KARLA, es decir, un VALS CON LA CREACIÓN,  puedo decir, que ha sido un éxito rotundo muy a pesar de la limitada edición. Ha sido muy bien recibida en diferentes latitudes, empezando por Isabel en Sausalito, California, pasando por Profesores universitarios en Chicago, Washington y Moscú. Para mí, ha sido una gran satisfacción la acogida de mi novela en la Cátedra de Lengua Española del MGIMO Universidad de Moscú, una de las más elitistas, sino la más, universidad del Mundo. El primer avance lo recibí del Agregado Cultural de la Embajada de Rusia en Madrid, que me participó la opinión de la Jefe de la Cátedra, con relación a VALS PARA KARLA, que él compartía por lo leído hasta ese momento. Más tarde, el Profesor de Lengua Española, cubano que ha logrado casi lo imposible, un asiento en la Cátedra de Español del MGIMO, ha escrito un bellísimo comentario a mi novela. Ojalá, sea él quién la presente en Moscú, de yo no poder ir. Claro, que me gustaría, que mi querido amigo y respetado colega, Dr. Prof. Víctor Volski, Académico de la Academia de Ciencias de Rusia, fuese quién me presentase, ese inmenso, ese casi niño Héroe de la Gran Guerra Patria, de la II Guerra Mundial, a quién le debo, junto con Galina Teutonova, en primer lugar, mi Doctorado en Ciencias Económicas, hecho en dos años. Precisamente, el 21 de Diciembre de 2008 se cumplieron 18 años de haber defendido mi Grado Científico, ante el Consejo Científico del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia, compuesto por 21 Doctores en Ciencias, con votación unánime. En Junio pasado, 27 años de haberme graduado del MGIMO. Me parece, que fue ayer. ¡Fui tan feliz en Rusia, en Moscú! También. en Kiev. Bueno, y en mis  nueve escapadas a Jarkov (sonrisas).

P.: ¿Cómo es eso? ¿Por qué iba tanto a una misma ciudad?

AT.: Forma parte de otra novela. De otro de mis grandes amores. Es el Preámbulo a mi nuevo “Cantar de los Cantares”, que es VALS…, su primera parte. El segundo libro, a petición de los lectores, ya ha sido escrito, pero todavía necesita mucho trabajo de revisión. Mis libros son mis hijos. Yo cuido mucho mis libros.

 

     Nautilus spiral jewelry in gold or silver

 

 

 

 

P.: ¿Se refiere a Son de Carolina? Ha sido anunciada su conclusión. Me ha llamado la atención el cambio de título y las dos formas de escribir Carolina, con C y con K. También, lo mucho que se ha tardado en escribirla. ¿La veremos pronto?

AT.: Yo misma no sabía, que iba a hacer variaciones en el título. De hecho, se utilizan las dos formas de escribir el nombre dentro de la novela; también, suelo escribir Cary en dos formas, aunque solía decir: “Yo soy Kary con K, desde mi días en Rusia”. SON DE CAROLINA es de más difícil lectura que la anterior, VALS PARA KARLA. Sí, les puedo garantizar, que no me he repetido. Ha sido una novela difícil en el plano personal, muy difícil. He tenido, que transitar por diferentes estados para comprender a Karla. No obstante, ello no justifica su actitud, sino que Yo puedo llegar a una humana comprensión. He sufrido lo que ella pudo haber sufrido, por diferentes motivos, pero no me he recreado en el dolor, ni me he conformado en padecer el Síndrome de Estocolmo, cual la Bella en “La Bella y la Bestia”. Considero, que ha sido una experiencia de dolor ya concluida, que sólo sirvió para trasmitir a la novela un estado del alma diferente, al mío propio, que se expresa de forma tan veraz en VALS PARA KARLA, que Orlando Martínez, colega de la Universidad en mis primeros años de trabajo, hoy en Naples, Florida, dijo, que Carolina le recuerda  a Cary Torres en sus días del CIEI.

SON DE CAROLINA la escribí de forma vertiginosa en 2007. En unos 15 días, escribí la mayor parte. Luego, se vio interrumpida por mis obligaciones de otra índole, que me han perjudicado en mi trabajo intelectual, pero no lo puedo eludir. Es una responsabilidad y, en algo, tengo, que retribuir a DIOS por mantenerme viva, por haberme dado una segunda vida tras la muerte, y por auparme e incrementar los dones natos. Pero, no quiero hablar de esto. Sin embargo, la experiencia espiritual, mi experiencia de DIOS, es la que forma parte de esta otra, de la Escritora, la Artista,  la que puede apreciar la Música: ANDREA TUTOR. Con la mayor sinceridad del Mundo, le puedo decir, que la persona de la DOCTORA. CARY TORRES no podía distinguir, si un disco estaba fuera de revoluciones o no. Mis amigas, de mi misma generación del MGIMO,  Digna Sardiñas; Francisca Santiesteban, Paquita, y Juana Elena Ramos me son testigos; se burlaban y me hacían la maldad.

P.: ¿Por qué dice, que será más difícil la lectura de Son de Carolina?

AT.: Me temo, que tendrá que esperar para saberlo. Ya dije bastante sobre esa novela, sobre todo, al comenzarla y regalarle en Día de Reyes de 2008, a los lectores, el Capítulo Final. Fue escrito antes del penúltimo y el antepenúltimo.

P.: ¿Siempre sabe cómo terminará la novela? Ya en VALS PARA KARLA había dicho, que escribió el principio y el final en La Habana en 1998.

AT.: Es importante, que esa novela haya sido pensada e iniciada en La Habana, en Altahabana, Boyeros, como la constelación homónima, que preside la Estrella ARTURUS. Hasta ahora, siempre que voy a escribir un libro sé cómo comienza y termina, cómo quiero estructurarlo. Considero, que no es acertado escribir una novela en 400, 500, incluso, 700 páginas; tampoco, lanzar al cesto de basura 20 páginas por casa página escrita. Cuando esto sucede, el escritor no se encuentra preparado aún para escribir la obra, le falta elaboración, síntesis, digerir los componentes estudiados, los muchos libros leídos, los estudios, en fin, no se está maduro, aunque puede llegarse a una gran obra de este modo por aproximación. Para mí es algo similar ala Tesis de Grado, algunos por voluminosas creen que son más Tesis; le digo, que yo le enviaría trabajar  hasta que tuviesen un producto intelectual fiable, digerible y que no ocupase espacio innecesario en el librero de los lectores, no consumiese de modo excesivo los bosques y el Oxígeno, que necesitamos respirara, que no le haga perder tiempo a los lectores con descripciones y diálogos, que no aporten a la narración. Precisamente, en SON DE CAROLINA ni mayor inquietud es que tiene más páginas que VALS… Se ha ido del tamaño, que considero adecuado para una novela.  En esto coincido con los Científicos rusos, que no dan espacio más allá de 250 a 300 páginas para demostrarnos, que se ha llegado a la condición de Doctor en Ciencias y, en ese espacio, hacer un aporte, ya sea en ideas nuevas o en un nuevo enfoque.

 SON… me sorprendió: demasiadas cosas, que no esperaba. Hubo un capítulo, en que necesité una protección especial. La trilogía de testimonio debe sus 5 primeras páginas y proyecto a la casa construida, en Altahabana, Boyeros,  por mi Hermanito, RAÚL TORRES VILA, Cristo encarnado, que partió joven y de manera inesperada en 1991. Él construyó 2 edificios de 9 plantas. De hecho, allí escribí mi primer artículo de opinión, que entregué a la Oficina de Intereses de Estado Unidos en La Habana para publicar en El Nuevo Herald de Miami el 22 de Diciembre de 1999, “¿Queremos a Elian?”  Se lo entregué, personalmente, a una de las señoras, que entonces trabajaba con el Agregado Cultural. Yo estaba conmovida con aquel asunto, pero mi visión era muy diferente a la de la masa y el artículo tiene dos partes: la primera, una oración por la madre de Elian y los que le acompañaron, así como por el niño; la otra, mi opinión. No conservo el original, aunque sí lo traje conmigo a España. Creo, que tampoco la carta al Cardenal de La Habana, donde exijo que sean televisadas todas las actividades del Papa Juan Pablo II en Cuba, escrita, como todo lo anterior, en una vieja Underwood, comprada a un hombre de apellido Amoroso, por recomendación de otro apellidado Paz.

Hasta no tener concebida una novela o un escrito, no lo inicio. Además, tengo, que sentir que es el momento preciso o se me indica de algún modo. Por ejemplo, yo no pudiese aceptar, que el día tal levantase el teléfono un Agente Literario para preguntarme cómo empieza la novela y si comencé a escribir ese día. Yo, en lo particular, creo, que todos los días son buenos para escribir, aunque la vida me ha demostrado, que hay días en que uno no debe comunicarse. Es muy tarde en la vida, que aprendo muchas de estas cosas. Mi tiempo lo dedicaba a las Ciencias Sociales, incluso, le puedo decir, que mi deuda de lecturas literarias creció muchísimo en esos años de trabajo en la Universidad de La Habana. No quiere decir, que no leyese Literatura de entretenimiento en absoluto, sino que no lo hacía cómo antes, en que bebía libros. Tampoco lo hago ahora, a no ser que vaya a escribir sobre algo específico. Yo prefiero leer ensayos, aunque me encantan las novelas.

Yo crecí leyendo y viendo leer. Primero, los libros de cuentos y aventuras, como la mayoría de los niños, más los niños de ahora que los de antes. Antes, los niños jugaban más; se les permitía ser niños, por lo menos, en Cuba a los niños de ciudad. Ahora, todos los padres quieren que sus hijos sepan de todo, sean genios, sean competitivos. Me parece un error, porque hay que ser niño, cuando se es niño; joven, cuando se es joven y adulto, persona seria, cuando avanzan los años. Usted ve ahora a mujeres viejas, abuelas, que llevan vida de jovencitas; las vidas, que no fueron capaces de llevar de jóvenes. ¿Es bueno? Pienso, que en parte, pero que eso también les aburre, porque los años pesan y se está mejor en casa, que correteando por la calle y hablando boberías para matar el tiempo con personas, que no siempre resultan interesantes. En realidad, muchas personas lo que buscan es que les oigan o que les entretengan, porque en casa tienen una vida aburrida a pesar del mayor bienestar en la zona más septentrional del planeta Tierra.

Hay personas, sobre todo entre los intelectuales, que se cohíben y no reconocen haber leído novelitas de Corín Tellado. Yo sí las leí, y muchas, estando en Quinto, Sexto y Séptimo Grado; puede ser que hasta Octavo. En la Secundaria Básica, las mezclaba con lecturas más complejas, con libros que no se suelen leer hasta el Bachillerato el Bachillerato o la Universidad, sino más tarde.

P.: En cuanto a la lectura. ¿Qué géneros prefiere?

noneAgatha Mary Clarissa Miller Christie MallowanAT.: Considero, que es cuestión de edad y madurez. Por ejemplo, yo leía muchas novelas negras y policíacas. Leí, en el MGIMO, un sin fin de novelas de Agatha Christie en Inglés y de autores más complejos, como Oscar Wilde y otro magnífico escritor Inglés, que no quiero mencionar. Teníamos un excelente fondo de Literatura Universal. En una de mis Web, pedía a los escritores donar dos ejemplares de sus obras a este fondo, me refiero a los buenos Escritores, los que yo suelo escribir con mayúscula.

Hay todo un conjunto de lecturas, las más importantes de la Literatura Universal, que forman parte de las que, en Cuba, se estudian en la Enseñanza Media, en el Bachillerato. No siempre era obligatorio leerlas. Yo acostumbraba a leerlas todas. Me encantaba leer. A Agatha Christie la leí en Español y en Inglés, me gustó en los dos idiomas. Luego, leí su Autobiografía, en 2 tomos, que me fascinó. Antón Chejov, ya lo he dicho en otras ocasiones, no me gustaba en Español, por lo menos considero, que la traducción era mala o yo no era capaz de percibir, por no conocer la Cultura Rusa, entendida como costumbres y modo de ser, sobre todo el humor y el paisaje, la grandeza del Autor. Lo leí en Ruso por curiosidad, para estar segura de que no me gustaba; para mi sorpresa quedé fascinada. Por ello, le regalé un libro de Cuentos de Chejov, al que fue mi primer novio y será el protagonista de otra de mis grandes historias de amor.

Ya en el Doctorado, en Rusia, vuelvo a leer en otro idioma diferente al Español, en Ruso, sin que sean lecturas de las clases de la Lengua Rusa. Entonces, leo a León Tolstoi, a Bulgakov, Sholojov, George Orwell y otros. De Sholojov, leo a El destino de un Hombre, un relato corto excelente, lo mismo en Ruso que en la traducción española. De Orwell, leo varias cosas, pero me quedan lecturas pendientes. Leí sus escritos sobre la Guerra Civil Española. A Alexei Tolstoi lo leí en Castellano. ¡Fabuloso! Me lo prestó mi Hermanito RAÚL, quien, como mi PAPÁ, sólo leía excelentes libros. Yo he sido una lectora más disímil, aunque sí he leído muchos libros. Ciertamente, como por arte de magia, he leído los mejores libros de muchos Escritores, y pocos de malos escritores o mediocres. Aunque, ciertamente, hay una disparidad entre los diferentes géneros y los Escritores, que se definen dentro de ellos. Dentro de la Narrativa, hay de todo, como en poesía. Peor es en la Poética. Ya Cervantes se cuestionaba la ciencia de la poesía, como se le decía entonces, porque se le llamaba ciencia a todo conocimiento.

Bien, lo curioso es que en Rusia leía siempre en otro idioma, mientras que en Cuba me era difícil leer una novela en Ruso o en Inglés.

En la actualidad, leo poco a no ser de trabajo y lo mío, que me toca también por trabajo. Aunque para ser franca, diré, que me gusta leerme, lo disfruto mucho, aunque suelo ser muy crítica conmigo misma, más que mis lectores. Ya no soy tan severa como antes, pero sí me exijo mucho. Siempre me he exigido mucho. Pero, cuando mis amigos me han necesitado, aunque fuese para conversar, acostumbraba a dejarlo todo y atenderlos. No quiere decir, que fuese irresponsable, sino que sacrificaba mi descanso; les daba mi tiempo y, luego, yo se lo robaba a mis horas de sueño  para trabajar. Creo, que cometí un error.

P.: ¿Si volviese a vivir, haría lo mismo?

A.T.: Algunas cosas sí, otras, tal vez, no.

P.: ¿Por ejemplo?

A.T.: No le hubiese permitido a la Dra. Marion Welzel jugar con mis sentimientos y con mi decencia. Como yo soy Economista, y muy buena, cuando algo no me sale por un lado, me sale por el otro. Siempre le saco provecho. No perdono a no ser, que se hayan arrepentido sinceramente. No perdono la crueldad. No perdono la injusticia. No perdono el desamor. Repito, sólo perdono, si hay un arrepentimiento sincero, de todo corazón.

P.: ¿Qué nos cuenta la Poetisa?

A.T.: Mis primeros poemas los escribí en Moscú, en una libretita verde, en las que solíamos hacer las tareas de las clases de Inglés, es decir, los deberes de casa. Fue en 1977, cuando rompí relaciones amorosas con mi novio, entonces estudiantes del JADI en Jarkov, Ingeniero Bernardo Nieves. Estaba él muy lejos de ser Gobernador de Camagüey, construir los pedraplenes a los cayos del Norte de Cuba para desarrollar esa zona turística, construir hoteles en Varadero o formar parte de la Asamblea Nacional del Poder Popular, a veces, se le llama parlamento en la prensa extranjera. Todavía, Bernardo no era siquiera militante de la Juventud Comunista. Yo lo adoraba; ahora sé, que es un ángel. Pues, en ese desencuentro, sufrí mucho y, por ello, le escribí poemas. No sé dónde están. Recuerdo, que le envié una copia a una amiga, Bertha, que estudiaba en Jarkov, y me comparó con Gertrudis Gómez de Avellaneda. A mí, me dio orgullo, porque me gustaba mucho la Poetisa; la admiro. Ya he dicho, que los poetas, que más me gustan y valoro son Sor Juana Inés de la Cruz, Bécquer y Gertrudis Gómez de Avellaneda. Esta última, como yo, suspiramos por los amores de un camagüeyano. De los vivos, Carilda Oliver.

En el Verano de 2002, escribo dos poemas, los primeros dentro de mi carrera literaria, como profesional, pero sin pretensiones de ningún tipo. La intención era agasajar a Mi Amada y amiga, la Dra. Marion Welzel. Hay dos poemas, que nos hemos enviado varias veces; han viajado de Santander a Berlín, luego, la fotocopia de Berlín a Santander, para más tarde, yo enviárselos de nuevo y, por último, llegarle, primero, en el manuscrito de la novela VALS PARA KARLA, en el Poemario CANTO A KARLA y, después, en el ejemplar publicado de la novela: “Mi Complemento” y “Septiembre eres tú”. A fin de cuentas, ella es mi Musa, Mi Modelo y Mi Amor. No sé, si Gertrudis tendría amores con una mujer; Sor Juana, sí.

P.: ¿Son ustedes una pareja?

A.T.: Sí.

P.: Volvamos a los poemas.

A.T.: Soy Poeta por etapas, es decir, tengo períodos de inspiración poética. Comencé a escribirle a Marion Welzel poemas de amor. Fue una nueva forma de comunicación. A ella le encantó; es muy romántica, a su modo, pero muy romántica. El único amor, que ha conocido, es el mío. Trabajó mucho por conseguirlo, ella me deseaba desde Moscú. Yo era muy ingenua, aunque segura. No me daba cuenta. Marion siempre ha anhelado, que le amen apasionadamente, pero se ha perdido entre páginas de novelas, que lee cual polilla en sus horas de trabajo, porque se aburre. Tiene mucha capacidad y está subempleada en una oficina.

Primero, se los enviaba por Correos y, luego, se los recitaba en un cassette, me refiero a mis poemas. Recuerdo un día, que subí al Monumento del Indiano, al otro lado de la Bahía de Santander; regresé completamente afónica y con tremendo catarro. Pues, le conté mis impresiones de esa visita y sobre mi visualización de la futura ciudad, por cierto, sobre ello también le escribí a los Reyes de España.

P.: ¿Usted mantiene comunicación con los Reyes?

A.T.: No. Sólo muy de cuando en cuando un gesto delicado, una atención, porque mi FAMILIA históricamente ha querido mucho a los Reyes. Al parecer, de cierto modo, es una relación muy antigua. Yo he querido mantener esa tradición familiar. Yo soy monárquica. Mis abuelos y abuela paterna lo fueron también. Aunque no pertenezco a ningún partido y defiendo la libertad de opinión, al tiempo que la practico.

Volvamos a la poesía, el primer libro de poema, no lo era, sino que fue una forma de expresión, que acompañó la escritura de VALS PARA KARLA. Me ponía el alma a punto para la novela, cual ejercicio literario u otra forma de acompañamiento musical. Por los oídos, hasta por los poros me penetraba la música clásica y por mis manos destilaba la miel de la poesía; mi prosa es Sublime, Divina en VALS... La novela es suave, muy romántica y un tanto erótica, de una manera muy delicada; muy íntima, muy cercana a mi forma de ser y a mi alma, cuando estoy en armonía. Después de esa novela, escribí varios poemarios más. Incluso, una poetisa española, que residió desde su niñez en Argentina, es la que, al leer varios poemas, me dice: “¡Esto suena muy bien! ¿No has pensado montar un libro de poemas?”. Entonces, miré mis poemas desde una perspectiva profesional, en calidad de forma poética del Neo realismo Romántico.

Lo curioso es que, en los artículos de opinión, suelo ser muy fuerte, cual látigo social y siempre estoy en una tribuna, en una tribuna libre. A los lectores les gusta, aunque a veces se sienten lastimados los mismos que lastiman al, yo, exponer las heridas de sus víctimas. En las entrevistas, me muevo entre tres de mis facetas, la suave y amorosa, la fuerte y látigo, y la mística. Por supuesto, sin obviar a la Científica Social, que, aún dentro de los fenómenos espirituales, usa la razón, analiza y trata de comprender, con análisis sucesivos; le llamarían meditación los espirituales y reflexión los analistas, para mí estoy en constante oración, las 24 horas. No crean, que siempre se ora suave, a veces soy muy fuerte, hasta le muestro mi enfado a DIOS. Antes nunca me enfadaba, en eso nos parecíamos de jóvenes Mi Hermanito y yo, tampoco, decíamos cuestiones y palabras hirientes, pero hay que decirlas a los que no tienen la misma delicadeza. Ciertamente, esto nos lastima y daña el alma.

Tanto la Narrativa como la Poética y los artículos de opinión los escribo por inspiración. No soporto castigarme y sentarme, porque me toca escribir, aunque puedo. Pero, nunca saldrán tan bellos como cuando estoy inspirada. Consulto muy poco y escribo con mi acerbo cultural, con mi memoria y experiencia. También, me nutro con nuevos conocimientos, pero sobre todo con la observación, una observación meditada. Yo sé con exactitud qué he aprendido de cada persona o situación, pero no siempre me lo han enseñado, sino que yo le he observado y asimilado el conocimiento.

Esto no quiere decir, que no me prepare para cada libro. No siempre soy consciente de ese proceso y, ocasionalmente, me preparo al unísono para varios trabajos. Por ejemplo, para los dos ensayos en Hispanística, hechos en 2008, y que tienen tonos y sabores tan diferentes, me he venido preparando por un prolongado período de tiempo. Ha sido, precisamente, la labor de edición, la que me ha planteado la necesidad de ellos y otros, que irán saliendo en su momento. Todo tiene un momento. Eso lo aprendí en La Biblia, en los Grupos de Lectura creyente en la parroquia Santa Sofía en 2003.

2003 era mi momento, el ideal, el perfecto para mi entrada; mi mejor momento en muchos sentidos entrada. Más tardar 2004, si se hubiese comportado el mercado, como un mercado verdaderamente capitalista. No obstante, le digo, que entonces no tenía conformado un discurso y me faltaba madurez en el plano intelectual, entendido como un desarrollo en diversos aspectos artísticos y mayor manejo de recursos sutiles de la Lengua, más allá de las ambigüedades, que solía usar puntualmente en la Ensayística. Pero cinco libros en Literatura, con el respaldo de los tres Premios más importantes para las Ciencias Sociales en Cuba, de la Universidad de La Habana, la Academia de Ciencias y del Instituto Cubano del Libro, no podían dar lugar a dudas de que me debían rifar, los agentes literarios y las editoriales, dar muy buenas condiciones contractuales para obtener mi firma en su contrato. Cualquier otra decisión e indiferencia sólo demuestran una ignorancia prepotente o una forma desastrosa de hacer negocios. Se lo digo, yo, que soy Profesora de Economía Política y Economía Mundial, que tengo una Carrera de la Mejor Universidad del Mundo, (MGIMO Universidad) en la preparación de especialistas para las Relaciones Económicas Internacionales y, en particular, Comercio, y otras ramas de la Diplomacia y el Periodismo Internacional.

Para ser estrictos con la verdad, yo escogí a la Mejor Agente Literaria del Mercado del Libro español, por lo menos tenía fama de ello, y consideré, que ella sabría encaminar mi carrera y evitarme tensiones. Se hubiese respetado la división social del trabajo por especialización, que es la única que hace posible una elevada productividad. Además, lo hice, cuando su peso pesado, como se dice en boxeo, y los cubanos son los mejores boxeadores de Mundo, aunque les estén dando cuchilla en las competencias internacionales hace algún tiempo. Cuando hablo de sus pesos pesados, me refiero a tres, en particular, a García Márquez, que está adornado con un Premio Novel de Literatura, que ya había agotado su carrera y salud. Tampoco, Vargas Llosa daba para mucho, el que considero, que está muy lejos de los otros dos pesos pesados, es más, yo no lo incluyo, él no llega a serlo, aunque puede ser que tenga dones diplomáticos más que con la pluma y su entrada al mercado español estuvo respaldada por un Premio Casas de Las América de Cuba, la de él y la de algún otro. En entrevista, Vargas Llosa había declarado, que sólo podía escribir 2 a 3 páginas diarias, que le costaba trabajo. La estrella mujer de CB, Allende, aunque todavía útil, de algún modo daba muestras de descenso en la preferencia de los lectores, y ya se encaminaba al recurso, cuando se agotan los temas frescos, de la novela histórica.

La novela histórica ha abarrotado las librerías, con las facilidades que da para escribirla Internet, las revistas de National Geographic y el tratamiento de temas históricos con anterioridad, por el cine estadounidense, sobre todo, por películas monumentales del pasado y de las diferentes civilizaciones. No estoy en contra de la novela histórica, pero no todas tienen la calidad de Inés del Alma Mía. Por ello, le escribí un bellísimo Prólogo, echando, por los ojos, Rayos Violetas muy finos, en forma de flash, entre las 11 de la noche de la víspera y las dos primeras horas de la madrugada del día del 65 cumpleaños de la Escritora, para homenajearle. Repito, le canté “Las Mañanitas del Rey David”, como se hace en México. El resto no es competencia, quedan en el pasado Movimiento del Realismo Mágico, repitiendo los mismos recursos literarios de un libro a otro y de un autor a otro, y un conjunto considerable de escritores no saben siquiera qué es un Movimiento Literario, que las obras se inscriben dentro de ellos,  y que cada época marca las pautas sociales e históricas de su Movimiento. Por otra parte, ha habido mucha copia de Francia, en cuanto Literatura, cual si miraran al Norte a ver qué les cae.

Yo creía, que había venido a un país capitalista, pero me equivoqué. Llegué al medioevo con cara de modernidad. A un país, que no era la España, que tenía yo en mi mente, la que habían trasmitido los abuelos a mis padres y estos, a mí. No llegué a una España de Caballeros, de Hidalgos y personas sumamente educadas. Esa era mi España, con la que soñaba desde niña, en la que añoraba pasar los últimos años de mi vida. No era esa. Ya no existe o es muy limitada y yo no la he visto… Gremios, sindicatos y todo lo que detesto. Yo amo la libertad y también la libertad en el mercado, lo único que no se debe poner en camisa de fuerza es a la competencia. Hay sólo dos parámetros, repito, para medir, y están intervinculados: la calidad y el precio. Son los únicos parámetros válidos en el Capitalismo. No se nos puede dar, en el mercado del libro, calidad de materiales por calidad de libros. Eso es vendernos apariencia y no libros.

Un libro es, ante todo,  el texto.

Volveré sobre este tema, porque es importante hacer hincapié en algunas cuestiones. Repito, a mi llegada al mercado del libro español, tenía que salir Gabriel García Márquez, que ya se había agotado. No podía, sin estar enfermo el mercado, venderse Memorias de mis putas tristes, que de hecho una de esas “putas” era yo. No son putas, sino ritas, leídas en Ruso, que es el diminutivo de Margarita. MASTER Y MARGARITA es una novela de Bulgakov, la leí en 1989 en Moscú, en Ruso. ¡Bellísima, complejísima; muy difícil de escribir!

No sólo Isabel es Margarita, aunque ponga su florecita sobre la firma y, en España, haya quiénes la imiten al anunciar sus pequeños negocios. He visto cartelitos similares por la calle pegados. Es una suerte, para los lectores, que haya más de un Master. Que yo sepa, hay dos: uno Blanco y uno negro. El mío es el Blanco, por ello, pinto casi todos mis cuadros en fondo blanco; están llenos de luz, de claridad. La otra Margarita, la tercera, que puede que no sea tan tercera, se fue a bailar con el master negro. Aunque para él, estoy segura, ha sido muy difícil. Yo nunca lo vi bailar, porque le pesan las piernas, siempre caminó como un viejo, siendo joven, cual si llevase plomo en los pies. Por cierto, en Agosto de 1989, YO y él subimos por las escaleras del Altar de Zeus, en el Pergamon de Berlín. Unos le llaman el Altar de Zeus y otros, del diablo. En el Pentagrama, con precisión meridiana, se sabe  quién es quién. Los pies pertenecen a Saturno, los brazos a Marte y la cabeza a Júpiter, y en el centro, el Caduceo de Mercurio, posado en un antiomega. En Esoterismo, lo que ocurre en las extremidades inferiores tiene relación con el bajo astral.

P.: Ha hablado de cuestiones esotéricas, cual si su vida hubiese estado envuelta en magia o los dioses hubiesen estado acompañándole o hubiesen bajado los mismos dioses de nuevo a poblar cuerpos humanos. ¡Es muy imaginativa Usted!

A.T.: Bueno, hay Dioses con Mayúsculas y dioses con minúsculas, esto depende del plano, en que habiten. Los dioses con minúsculas son los del bajo astral, los de las profundidades, las tinieblas, mientras que DIOSES CELESTES se escriben con mayúsculas. El nombre del SEÑOR es muy importante, como dicen los testigos de Jehová, también a quién llamamos Señor, señor. Es evidente, que el caso del SER SUPREMO, es necesario usar todas las letras en mayúscula y, desde mi punto vista, en Él están comprendidos muchos nombres, que son todos aquellos ascendidos a su seno, que vienen y van bajo nombres terrenales, con los que habitaron en cuerpo humano. En dependencia del idioma, que se use tendrá diferentes sonidos. El nombre, que llega a nosotros, como original, no tiene vocales, sino consonantes hebreas y apostrofes, lo que se corresponde con la época, en que se da la revelación. Existe polémica sobre ello y no se ponen de acuerdo. A mí, me lo resolvió un refrán cubano: “La YAWA, que está para ti no hay vaca, que se la coma” (uso la W para dar el sonido, porque son las letras del nombre)

No crea, que soy imaginativa. Tal vez por ello, siempre escribo en base a vidas reales; aunque no sean, las novelas, las vidas reales mismas y expliquen muchos fenómenos sociales, pero de una forma más amena y que cala mejor la sociedad.

De algún modo la poesía es otra forma de contar las mismas y otras historias de una manera muy especial. Sí, Yo Soy Romántica. Además, tengo una combinación muy rara; a veces, soy muy conservadora y otras, más liberal que el más radical; siempre progresista, entendido, como ya apunté, por el progreso y el desarrollo con racionalidad y sin racionamientos (sonrisas)

P.: ¿Nos cuenta cómo conformó los personajes de VALS…?

A.T.: Casi todos son personas, que existen. Pero, con excepción de Carolina, ninguno es una sola persona; ella tampoco lo es.

Para mí, resultó un ejercicio mental interesante y difícil, narrar y pensar, desde la perspectiva de Karla, que no necesariamente tienen que coincidir con la visión de la relación de la persona, que me sirvió, en lo fundamental, de modelo. Karla es, en parte, la Dra. Marion Welzel y, en mucho, yo misma, porque le adiciono parte de mis características, de mis mejores características y virtudes para hacerla casi perfecta. A la modelo, le gustó más el personaje de Carolina, igual que en la vida real le gusto yo. A mí, si me hubiesen escrito esa novela, me hubiese rendido a los pies de la Escritora, para servirle de pilar. Si no la hubiese amado, me hubiese enamorado tan sólo con esa novela.

No se puede imaginar cuántas personas jóvenes, adultas y ancianas están fascinadas, enamoradas de Karla. Si se hubiese vendido, como debió hacerlo la Balcells en 2003, pocas personas en el Mundo, a estas alturas, no la hubiesen leído. Hasta una octogenaria, me llamó desde Valencia y me dijo: “Me pudiese pasar hasta el infinito diciendo, “Karla, Karla, Karla…”. Otro octogenario bisabuelo, que desde los 40 años, su mujer no quiso tener más relaciones sexuales, se sorprendió masturbándose con el atrio, en que apoyaba el libro y tuvo un orgasmo. Le daba vergüenza contármelo y yo le pregunté directamente, porque me di cuenta de qué se trataba: “Me sentí tan vital, como cuando era joven”. Por cierto, a un amigo algo mayor que yo, pero todavía de buen parecer, le pasó lo mismo y no podía controlar su entusiasmo, cada vez que me veía. Incluso, me hizo proposiciones indecentes, como jugando, del modo que se dicen las cosas serias. Me ofendió, porque no soporto, que se trate a las mujeres como a putas. Quizás por eso, rita y puta se escribe igual, porque la mayoría de los hombres piensan, que sólo su madre no es puta: la pura, como dicen los negros en La Habana.

Para los cubanos no es un problema decir negro. Es una raza. Dónde hay problemas y tratamiento hipócrita del tema racial, la gente dice, que no es educado mencionar esa palabra. Falsedad, hipocresía

P.: ¿Continuamos con los personajes?

A.T.: La Casona, es uno de los protagonistas sin ser humana, para hablar de uno de los escenarios, aunque a las personas, en su mayoría, les ha fascinado la parte, que se desarrolla en Moscú. Todo el mundo se refiere a ella con verdadera admiración, así como al hecho de que se haya paseado por varios escenarios internacionales y que las descripciones, sin abrumar, permiten visualizar los parajes, sentir que se conoce a esos países, viajar con mi pluma, con mis recuerdos. La Casona, la construyo con dos edificaciones de La Habana, la casa de la Poetisa Dulce María Loynaz, Premio Cervantes y anterior Presidente de la Academia Cubana de la Lengua Española, cuya sede ha funcionado en su casa. Hay dos imagines de La Casona, que corresponden a la Casa del Marqués Santovenia: el piso en forma de tablero de damas y el momento en que Karla es deslumbrada con la luz, que entra del patio; la Biblioteca forma parte de uno de mis sueños, yo la visualizo con frecuencia. Y el resto de la casa, en la que nunca he estado, la imagino. Por supuesto, me leí la entrevista de Vicente Castro a Dulce Maria Loynaz hace muchos años. Me encantó.

Juan, en VALS PARA KARLA, es una suma elaborada de mis amigos el Lic. Héctor Loret de Mola, Lic. Oscar Pujol y el Dr. Wenceslao Carrera Doral. Tres personas muy disímiles: uno negro, bajito, simpatiquísimo, tremendo bailador, siempre sonreído de joven: ese es Héctor; Oscarito, alto, delgado, mulato, baila, pero tan bien como Héctico. Ellos estudiaron conmigo en el MGIMO, en el mismo aula. El tercero, es Wence, Ingeniero Nuclear y Doctor en Ciencias Técnicas. Ninguno fue novio de Nadia, tal vez, en parte pueda ser el Lic. Tomás Paul, que sí se casó con una rusa, aunque no lo había pensado hasta hoy. Yo pensaba en tres y añadía una historia, que puede ser tan real como cada uno de ellos mismos. Ninguno de los tres primeros tuvo pareja rusa. Juan es un magnífico colage para obtener a un cubano, como la gente lo imagina, pero, que no se parece a ninguno de los que me sirvió de modelo para cada una de las características del personaje. Wence es pésimo bailando y no creo, que sea un Don Juan; no le va.

Martha pudiese ser una de las novias de Wence en Moscú, por la ubicación, pero la historia no se corresponde con la relación de ellos.

P.: ¿Estuvo Karla en la Residencia de Estudiantes, donde vivía Martha?

A.T: (Se sonríe) Pregúntele a la Dra. Welzel. Tal vez, ella recuerde. Es curioso, no todo lo recordamos del mismo modo. Nos habíamos puesto de acuerdo, con muy pocas palabras, porque ella no es mujer de muchas palabras, como yo. Fue su proyecto para las dos, nuestro proyecto conjunto: escribiríamos la misma novela y diferente a la vez, como aparece en la novela; discutiríamos los personajes y el tema, en general. Cada una la enfocaría a su modo. Así, que es probable, que algún día escuchemos a Karla, hablando en Alemán y, ojalá, que  no sea traducido. La que tuvo la iniciativa fue la Dra. Welzel; antes solía tener la iniciativa.

P: ¿Precoz?

A.T.: No, sólo osada, pero no tanto. Siempre que se enfrenta al toro o piensa en enfrentarse le da ansiedad, le teme, como leo o león, que es. Es al único animal, que respeta el león. No puede equivocarse en eso, sería antinatural. (sonrisas)

La Dra. Welzel debió ocuparse de la traducción al Alemán, ella puede hacerlo, como ningún otro. Eso sí, estaría obligada a no cambiar mi novela, a no tergiversarla. Mi vida y mi Obra es diáfana, cada palabra está usada con exquisita precisión; los temas abordados son tratados no sólo con honestidad, la que señalan, con mucho respeto, los lectores y crítica especializada, sino con un rigor profesional a toda prueba. Sé, que debe escribir muy bello el alemán, lo que supongo muy difícil e infrecuente. ¿Sería comparable con mi Español? Tendría, que demostrarlo y no gastar sus energías y mejores años en un gimnasio, coqueteando con personas insignificantes y de mal gusto, con el cuento de que escribirá una novela algún día, su gran libro. Acabarán, si no lo han hecho, burlándose a sus espaldas. ¿Podrá superarme, como Alighieri superó a Boccaccio? Tal vez. A mí, no me molestaría.

P.: Andrea Tutor, ¿Usted cree que vendrá a sumarse al proyecto literario?

A.T.: (Se ríe) Creo, que he conocido a una segunda María Félix. Puede ser, que más bella, por lo menos en algunas partes (risas). No es perfecta, pero sí de conjunto. No me gusta verla de negro. En nuestra amistad y amor, hay muchos secretos, que yo he ido descubriendo después de mucho meditar, pero ella los sabe por intuición, aunque no sé si estaba consciente de ello.  Me ha hecho pensar mucho, incluso, por ello y para comprenderla, en su lenguaje oculto, he tenido que leer tantas cosas raras, que siquiera imaginaba, que existiesen; algunas me dan mareo, tanto como la mayoría de los ensayos en Filosofía. Sus iniciales, las de su nombre verdadero, están en capicúa, como uno se pega en el dominó. Hay otra cuestión, que no puedo decirle, que es la que responde a su pregunta.

Eso sí, esa mujer tan sólo por mirarme, por acariciar mi mano, por un beso mío en el centro de la palma de la mano, en el MC8 de Digitopuntura y por un roce de la punta de mis dedos, casi de forma casual, por su vientre ha recorrido medio Mundo; se ha movido al Este, al Oeste, al Noroeste, al Sureste; un abanico.  Nunca hemos estado en el Sur del Planeta. De hecho, ambas pertenecemos a signos boreales; somos de los planos altos de la Tierra.

No le cuento más, porque, si no, ella no tiene qué contar. Ella nos dirá cómo se reconocieron nuestros espíritus un poco más allá de Son de Carolina. Si ella no lo hace, me toda hacerlo a mí. ¡Son esos pequeños detalles! ¡Los pequeños detalles!

P.: Le preguntaría: ¿realmente son amantes? Esto se está poniendo candente y a los lectores les encantará saber.

A.T.: Me parece, que ningún otro Escritor le ha contado tanto, como yo, y de forma tan amena. ¿Somos amantes? ¿Qué Usted cree?

P.: (Me rasca la barbilla y hago un gesto de, “No quiero ni decirlo”)

A.T.: No se afane.

P.: ¿En qué universidad moscovita se desarrolla la parte rusa?

A.T.: No es en las aulas universitaria, sino en la Residencia Estudiantil del MGIMO, aunque, en VALS PARA KARLA, queda expresado un tanto ambiguo. Pudiese creerse, que es la MGU, es decir, la Universidad Lomosov, pero no. Es la Residencia Estudiantil vieja del MGIMO, que tenía unas habitaciones grandes y muy bien amuebladas, además de una Discoteca excelente y un Restaurante lindísimo y nuevo, regalo de la Embajada de Bulgaria o de su Gobierno. Nosotros lo estrenamos. Por cierto, tenía mejores camas antes de reamueblarla para la Olimpiada de 1980, la más controvertida y llena de discordias, de enfrentamientos geopolíticos y catalizador de la Guerra Fría, que me hizo volar de Siberia Oriental a Crimea, con un tránsito de unas horas en uno de los aeropuertos de Moscú, pero sin llegar a abastecerse de ropa en casa.

En esa vieja, pero confortable Residencia Estudiantil, llena armonía y ecuanimidad, con muy pocos seres discordantes, excepto Frank y algún otro, que no entra en la novela, tiene lugar una parte importante de VALS PARA KARLA; parte, que más llama la atención a un gran número de lectores, porque desde ahí se pasea por Moscú, por algunas regiones de la URSS.

Ciertamente, nunca he estado en Bakú, aunque lo menciono; en el resto de los escenarios de la novela sí. ¡Fuimos muy felices en la Residencia Estudiantil del MGIMO! ¡Muy felices! ¡Muy felices! Hablo no sólo de la novela, sino en la vida real. Me parece haber trasmitido ese bienestar y felicidad a la novela, por ello, no hay nadie, que se quede indiferente ante mi paso por Rusia entre sus líneas. En SON DE CAROLINA, sí se dice, claradamente, que se trata del MGIMO. Carolina es mucho más precisa en su memoria histórica.

Me ha preguntado por la conformación de los personajes. La escritora, que aparece citada en las opiniones de VALS PARA KARLA, que anteceden al Prólogo, se trata de Isabel Allende. En una de sus comunicaciones conmigo, decía, que yo sabía conformar correctamente mis personajes. Ya yo lo sabía, pero la opinión de una consagrada por el mercado, pero ante todo, por sus excelentes, muy bueno y buenos libros, no es poco; es un aval de peso en cualquier mercado, excepto el español, sobre todo en el siglo XXI.

Imagínense, que a quién he sostenido con mis cartas, durante un cuarto de siglo, 25 años, al leer mis libros, me dice: “Yo no sé, si tú escribes bien en Español”, porque ahora ya no es la buena persona, que era en nuestros días del MGIMO. No es la misma persona, que en 2002, cuando estaba escribiendo la Trilogía de testimonio y, por teléfono, me pidió que escribiese sobre ella. He compartido casi todo lo escrito, desde mis días de estudiante en Moscú, con excepción de algunos ensayos sobre las Ciencias Sociales, con la Dra. Marion Welzel, que escribiré con mayúsculas el día que vuelva aquí, quien es MI PAREJA ESPIRITUAL E INTELECTUAL, y con la que he estado en una vinculación, de un modo muy especial y difícil de comprender para los profanos, en contacto telepático. ¿Cuándo comenzó? Es posible, que antes de ella nacer. Uno de mis sueños reiterativos de la infancia, yo iba a salvarla de los alemanes fascistas, un sueño desde que tengo uso de razón. Era niña y pequeña, las dos volábamos. Ella tenía mucho miedo y estaba escondida detrás de una cortina verde oscuro, perros pastores alemanes ladrando y hombre de militar, como en la guerra… Soñé eso incluso estando en Kiev en la Facultad Preparatoria de la Universidad de Kiev. Ya conocía a una alemana, que era esposa de un cubano y se llamaba Petra, su cara se parece a la escogida por mi Hermanito RAÚL en el cuadro “Los Iluminados”, fue del libro de X Festival Mundial de Estudiantes de Berlín. Bien, yo llego a Moscú en Agosto de 1976 y ella lo hace ese mismo mes un año más tarde, en 1977, pero no nos encontramos hasta Septiembre, que llego de vacaciones de Cuba. Me cogió miedo, como en la novela, y quiso cogerse mi escritorio.

Decía, que teníamos una relación telepática. No quiere decir esto, que la DRA. WELZEL  me dicte lo que escribo o que yo sea su clon. Ella no se ha desarrollado del mismo modo, que yo; ha tenido obligaciones y despistes. Yo no, yo me he centrado en mi trabajo, en mis estudios. Aparentemente, ella y otros fueron mejores estudiantes, que yo, pero sólo aparentemente, porque tenían que pasarse muchas más horas para hacer lo mismo que yo. Yo no le daba tanta importancia a sacar 5 puntos, puede ser porque yo era el 5 y vivía en la habitación 5 y necesitaba algún otro 4 para conformar el 54, mi año de nacimiento, que suma 9, que es el número de Marion. De algún modo ambas somos perfectas, pero sólo en nuestra unión en cuerpo human, por lo menos en el plano terrenal, juntas sumamos 5, como la Quinta Dimensión, los Formulas V. No le digo más, porque Marion se pone muy nerviosa, cuando hablo de estas cosas. Ella sabrá por qué.

Estoy segura, que la Dra. Welzel, no sería capaz de escribir dos líneas sin la ayuda de su diario. Ella tiene problemas de orientación y muy mala memoria, sobre todo, selectiva, mejor dicho, de conveniencia, pero nunca se le olvida una mano besada en el centro, en la zona en que se besa por dentro el corazón, como aparece en la novela VALS PARA KARLA.

En esa novela, pueda estar segura, que los momentos más sensuales son reales.  No todos los momentos fuertes de la novela corresponden con la realidad, sino que se deben a situaciones y temas de la realidad, que suceden con más frecuencia de lo que la sociedad reconoce y sí son una cuestión social a resolver, no con represión, sino con educación.

Yo pudiese decirles, que un libro sobre un ser real fue el que me dio la mayor lección de voluntad, que pueda haber tenido lugar en la Historia del hombre sobre la Tierra, Alexei Meliesev, UN HOMBRE DE VERDAD. A veces, cuando necesito de voluntad para andar o salir a la inclemencia del tiempo, lo recuerdo. En mi época de atea, era similar al “Coge tu camilla y anda”, que Jesús de Nazaret dice al paralítico, según el Nuevo Testamento, es decir, la última parte de la Santa Biblia, en la versión actual, que no incluye los Evangelios de algunos de los Apóstoles, ni los textos que tienen que ser escogidos para complementarla en este pase de siglo, en que se ha vuelto a expresar la Alianza.

Bien, la Literatura marca nuestras vidas, con buenas enseñanzas o con mala. Quién necesite voluntad, puede leer esa pequeña frase en La Biblia y sublimarla, pero quién necesite el valor de levantarse de una cama, no sólo a bailar, sino a pilotear, en todos los sentidos, le recomiendo leerse a UN HOMBRE DE VERDAD, quien se arrastró por la nieve durante muchos días, con la piernas congeladas, heridas, quien se  comió a un erizo crudo… o pueden leerse a SON DE CAROLINA, en que Carolina se levanta de su cama, de su reposo, se unta las piernas con Thrombocid de la cintura para abajo y atraviesa Europa para ver con sus ojos qué estaba pasando con Karla.

Además, les pudiese decir más: quién necesite voluntad para recomenzar sólo tiene, que imitar mi ejemplo. No podía siquiera levantarme a la Sala de mi casa de Altahabana, Boyeros; no podía sacara a mi perro HappyDog y sólo, después de recibir unos parches de nitroglicerina de la DRA. AMALIA PEIX, pude levantarme cada mañana y pararme a ver salir el sol, sobre unas plantas de siempreviva. Igualito, que en la portada de mi Biblia, color que escogí para la portada de VALS PARA KARLA, además de ser el color de la bata de felpa de Karla en Moscú. En Cuba, se vendieron Biblias en 2 colores: uno era el color de la bata y otro uno de los colores de mi pijama del MGIMO, alemán comprado en Cuba, al entrar ésta en el CAME, en 1972;  un pijama blanco con círculos son círculos  de ese tono de azul. He tenido bata violeta, suave, del mismo tono, que la saya de seda con fibra artificial, que tuve en Moscú, muy bonita; me la hizo mi Mamá. ¿Por qué hablo de la bata violeta claro, suave? Me la compré en Ámsterdam, la dejé por pesada y el Dr. Alex Fernández me la envió a La Habana; fue muy importante tener esa bata durante mis cuatro años de convalecencia en Cuba. Yo no lo sabía, pero ella trasmutó todo el mal; no sabía de esas cosa, por lo menos, de forma consciente. Ella me ayudó, junto con mis hermanos, a salir de Cuba y recuperar mi vida; pararme en mis piernas, andar distancias y poder sentarme a trabajar de nuevo, sin tener capacidad física para una labor normal, como antes o como cualquier otro.

Recuerdo, que le preguntaba a la DRA. AMALIA PEIX sobre algunas cuestiones relacionadas con ese período de convalecencia, después de mi recuperación, que sólo puede ser relativa: “No te preocupes cómo fue. Vive. Disfruta, que ahora puedes”. Estoy segura, que soy el asombro de mis Médicos, mis excelentísimos Médicos del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de La Habana. Estoy segura, que la DRA. WELZEL, que entró por la puerta de mi casa, en el momento, en que, en el Vaticano, canonizaban a Sor Faustina Kowalskaya, también se asombra de que pueda haberme levantado, andado y seguir andando. Yo creo, que le daría terror verme. A lo mejor no, tal vez, necesite, en algún momento, voluntad y mis consejos.

Seguimos con los personajes. Pues, Josefina es Digna Sardiñas, pero con otra historia. No es la historia de Digna, pero yo pensé en ella a la hora de conformar mi personaje. ¿Se parecen? En absoluto, pero sí uso mentalmente su apariencia y forma de ser, algún momento puede ser que se le parezca a su vida, pero muy poco. La Dra. Fuentes, es y no es DRA. CARY TORRES. ¡Ah! Pero Carolina Mas Travieso es la DRA. CARY TORRES, aunque no completamente. Le toma ANDREA TUTOR un pedacito de la vida a Dra. Martha Núñez; sólo un pedacito. La Dra. Fuentes visita Londres, una institución científica, donde ha trabajado una conocida de la DRA. CARY TORRES, la Dra. Viviane Lewy. Nunca he estado en Londres en la vida real.

Hay muchos lectores, que piensan que la novela es completamente testimonial, incluso, la Dra. Marion Welzel, mi modelo para Karla, a quién, como dije, le presté muchas cualidades de la Autora, sólo en la novela y han sido retiradas en SON DE CAROLINA. Nunca me cambiaría por la vida ni la persona de Marion Welzel. Jamás hubiese hecho tal elección. Yo siempre he sabido elegir muy bien, desde mis amistades, mis parejas y con quién me reúno. Siempre han sido personas buenas. Para mí no existen las modas ni en la ropa ni en las amistades ni en nada. Se tiene buen gusto o malo; se tiene criterio propio o se es influenciable; se es seguro o inseguro; se es cobarde o se es valiente.

P.: Esto plantearía todo en blanco y negro, como el yin y el yang.

A.T.: Casualmente, Yo soy YANG y Marion es YIN. A veces me confundo, porque de esto no sé nada; yo lo vivo. El YANG es lo externo y el YING lo interno, puede ser que, por ello, Karla acaricie con su dedo pulgar el exterior de la mano de Carolina, y Carolina le besase el interior de su mano, ambas, en el punto que tiene que ver con el corazón. Amor Tántrico sin saber de forma consciente de Tántrica, sin saber de la existencia del YANG y el YIN.

 Aquí he escuchado un disparate, dicen, que en los gemelos, el que nace primero es el menor, en Cuba no andan tan mal, porque el mayor es mayor y nunca lo contrario, a no ser que legalmente le cambien la edad. Si se nace en bolsas separadas, se refieren a la placenta, son mellizas; pero, si se nace en una misma bolsa, son gemelas. Por ahí, hay mentes perversas, que transmiten mensajes, cual si las personas con almas gemelas no pudiesen llegar a ser felices o estar juntas, para que no exista o no se dé un amor ideal. Ideal no sólo es fantasía, sino, y ante todo,  que es perfecto. Hay mentes perversas, que dicen, que el matrimonio es lo real, esa cosa a la que llaman matrimonio, y el amor fantasía. Hasta me han llegado e-mails anónimos, insultando a Friedrich Wilhelm Nietzsche, acompañados de semejante aberración, que por repetida, y por el uso, no puede ser legitimizada, como el maltrato. Por ejemplo, la Iglesia Católica, en su “Directorio de la Pastoral Familiar de la Iglesia en España”,  aprueba el maltrato siempre que no sea excesivo, lo propio  divulgó nuestra querida Reina Sofía recientemente.

Señores, el maltrato es inadmisible y cualquier maltratador merece lo peor. ¿Por qué? Porque abusa de las enormes cualidades, que SEÑOR ha puesto en él o ella. La palabra, las manos, los pies, la cara, en fin, la perfección humana, que sólo tiene que ver con la bondad de Dios, que ha manipulado los genes hasta llegar a convertir a un animal en algo tan sublime, como la réplica de SER SUPREMO. Pues, cuando maltratamos a otro ser humano, estamos maltratando la Obra de Dios Espíritu Santo; estamos maltratando, sobre todo, el Espíritu Divino presente en el hombre, por cierto, la mujer tiene mayor dosis. No obstante, Dios tiene diversas virtudes, defectos y manifestaciones, que van desde lo sublime y perfecto hasta lo más bajo del astral, por ello, cuando exaltamos la parte negativa y los que llevan dentro esa parte, que son muchos y mayoría, entonces, lo colocamos en un circo con los pies para arriba y la cabeza hacia abajo. Se llenaría el Mundo en nuestro plano en la tercera dimensión de entes del bajo astral, como esos de los videos juegos. Saquen sus propias conclusiones.

Piensen en el planeta Tierra colocado al revés, aparecerían anormales, diciendo, que el Planeta se llama agua, porque la masa dominante es el agua salada, visto el Mundo desde el Sur, no el geopolítico, sino el del Planeta mirado desde el Cosmos. Imagínense, el agua de mar no es potable, no es bebible, aunque hubo algún tiempo, en que el oro se encontraba disuelto en ella, también, había minas de sal, y mejores, en la Tierra. La sal era el oro de otros tiempos, el dinero. No es así cómo vió Dios al Mundo, porque no escogió el mar para habitar, sino la tierra firme, sobre todo su hemisferio Norte, donde está ubicada casi la totalidad de su masa terráquea. Incluso, en el Polo Norte viven personas, pero no en el Polo Sur.

P: Me he perdido un poco en esta parte de su discurso. Ustedes los escritores, los que son verdaderamente creadores, tienen una forma diferente de conformar el pensamiento. Muy diferente a la gente común. Tal vez, la vayan desarrollando a lo largo de la vida: unas veces, con lecturas; otras, con reflexiones o meditaciones y no podría asegurar, si las más, con la experiencia de la vida. ¿Piensa Usted del mismo modo en que pensaba en la Ciencias Sociales?

A.T.: Bueno, la DRA. CARY TORRES, cuando piensa en la sociedad, suele hacerlo, como antes, aunque en la actualidad hay una combinación de métodos. No obstante, ANDREA TUTOR conforma su pensamiento de una forma muy distinta a cómo lo hacía, en la Universidad, la Profesora Dra.  CARY TORRES. Puede ser, que la Dra. Marion Welzel, que no ha evolucionado por acomodamiento, no le reconoce, cuando ANDREA TUTOR trata de explicarle lo que va aprendiendo y cómo puede ser utilizado en Literatura.

Lo único, que le puedo decir es que  la DRA. CARY TORRES no es tacaña con los conocimientos y comparte su conocimiento con los demás del mismo modo, que lo hacía en la Universidad y siempre ha estado abierta a intercambiar con otros intelectuales, con respeto y tolerancia. Verdadera tolerancia. Se presume mucho de tolerancia por parte de los intolerantes. Nos quieren vender nuevos conceptos, utilizando palabras existentes. Por ejemplo, un controlador, un déspota y una persona emocionalmente fría se vende en la actualidad, como el modelo de buen hombre; sino tiene escrúpulos es inteligentes, y amar, amar de verdad, es un defecto genético. Señores, este proceso se llama involución; volvemos a la Era Primitiva, en que a una mujer se le compra por un collarcito o por un diente de Jabalí, como nos enseña Lorenzo Mediano en su libro EL SECRETO DE LA DIOSA. Ese no es el secreto, el secreto es que la Diosa ama a una mujer y que, por lo menos en su origen, la Diosa era Hermafrodita.

P.: ¿Especula?

A.T.: ¡Oy! (Expresión rusa) No me gusta esa palabra, porque sugiere espéculo y ‘cular’ (Risa) Algunos le dicen contranatura. El espéculo es molesto; verdaderamente desagradable y, al ser el frío, siempre es doloroso, vejatorio. Lo segundo, es cuestión de homosexuales, es decir, varones que tienen relaciones con varones, según el uso habitual de esta palabra.

Voy a detenerme un poquito, porque escribo sobre estos temas y, en España, hay mucha homosexualidad encubierta y patrones rígidos de pensamiento erofóbico, aunque en apariencia se ha avanzado mucho. Lo de la hipocresía e ignorancia sexual no es un fenómeno privativo de España. Pues, yo no condeno las relaciones homosexuales, sean lésbicas o entre varones. Según mi opinión, no consiste en un problema de elección de la pareja, en dependencia del sexo; lo que sí puede ser cuestionable el hecho de que se unan personas sin amor, sin empatía y sin atracción sexual. Hubo tiempos en que las personas se vendían, eran mercancías para los padres y hermanos; lo mismo se vendía una mujer que un hombre, que un hijo, simplemente, se comerciaba o se esclavizaba a alguien, porque había perdido sus bienes o su posición social; es una época que no es tan lejana y sus vestigios llegaron al siglo XI, XII en Europa, incluso, posterior; estoy hablando de esclavismo y servidumbre aún entre las personas de alta condición. Cuestión, que pierde sus raíces en la Antigüedad. Ahí está Judith, Ester, Sara, Agad y otras muchas mujeres, que no siempre tienen que ser mujeres en todas sus reencarnaciones, ni era un hecho exclusivo de mujeres, pero sí ellas eran mercancía fuesen reina, princesas, matriarcas, pero no es exacto el término después del matriarcado, o esclavas y sirvientas amancebadas con sus amos, incluso entregadas por su ama para satisfacer los deseos sexuales o de reproducción de sus esposo, como es el caso de Agad.

Un asunto tal, en la actualidad, parecería inmoral, porque la mora y la pareja son concepto en evolución constante, que van aparejados con los desarrollos sociales y el crecimiento humano, también, con la correlación de poder entre hombres y mujeres, la que está basada, ante todo, en la economía y en el conocimiento. Precisamente, por ello, en Europa Occidental hay tal atraso en las relaciones sociales, en la mentalidad de la mayoría de las personas, incluso personas desarrolladas han comenzado o han involucionado; me refiero con relación a países de Cultura Occidental. He observado, que  el entorno presiona de forma constante a los individuos, para que renuncien a un conjunto de libertades, que en ocasiones no están exactamente relacionadas con los derechos humanos, aunque sí y sólo en apariencia no lo están. Por ejemplo, en el entorno familiar se tiene de a oprimir a la mujer, a la esposa, ala madre, se le chantajea con los hijos, con sus deberes para con la familia; y no sólo a las mujeres, se obliga al grupo familiar a formar un clan, en que debe prevalecer la opinión de un individuo, al que se le da una mayor jerarquía, aunque su opinión no sea la mejor y a considerarse con todos los derechos, mientras no respeta los derechos de otros; hay personas, que son rehenes de sus familias o de una comunidad ya sean amistades, partidos o comunidades de diversos tipos. No es posible, que dentro de la familia no se respete el derecho a la privacidad, no se respete la inviolabilidad de la correspondencia o no se respeta los espacios privados. Estos grupos sociales intentan aplastar constantemente a los individuos, en ellos hay individuos que toman en sus manos el papel de controladores, que supervisan, premian y castigan, cual si entrenasen animales; violan los derechos de la mujer, hijos y personas de su entorno y otros; hijos, que usan a sus madres, si tener compasión de sus intereses y sentimientos, cual verdugos egoístas.

Con relación al aspecto económico, se trata, todavía, por todos los medios de que se mantenga la economía familiar en manos del hombre, aunque la mujer es la que administra los recursos y le saca mejor rendimiento. No quiero profundizar en este tema, porque entraría a las Ciencias Sociales y nos separaríamos de la Creadora, aunque en Ciencias hay personas creativas y otras no; hay personas muy buenas en organizar información y producir un documento, pero no son capaces de crear ellas mismas un documento, una cosmovisión o una teoría. En mi caso, prefiero el conocimiento aplicado, en ello, soy muy fuerte, como intelectual.

Hablaré corto y sin miramientos sobre el sexo contranatura:

  1. En el caso de varones homosexuales, no es un problema de moral, sino higiénico. Alguno me recordará a Sodoma y Gomorra. Yo les diré, que el SEÑOR DIOS no condenó la homosexualidad, sino la perversión. Yo hubiese condenado, también, al padre, Lot, que brindó a su hija para saciar apetitos sexuales, aún no habiendo sido aceptada por los pervertidos;
  2. La mujer es perfecta, la mujer tiene un orificio para cada función. Incluso, más orificios de los que se dicen habitualmente. Por curiosidad científica, jamás por perversión, he orinado, mirándome en un espejo y me he asombrado, a los 54 años y no siendo una persona común, de que la uretra no está en el clítoris; que la mujer tiene, por lo menos, tres tipos de secreciones y varios orificios por los que segrega en su órgano sexual. Hasta me ha costado trabajo encontrar un nombre bello para el órgano sexual femenino, que no sea el común tota o pepa; lo primero es el todo y lo segundo, el clítoris. Sí tiene nombre y muchos, desde antiguo y ellos nos hablan del matriarcado y la agricultura, en manos de mujeres dueñas de la huerta, de la manzana, de la hera, de la ana, área, etc. Pues, señores, el orificio sexual de la mujer se llama Ana y el del hombre ano. ¿Por qué? De ser usado sexualmente, la Ana debería llamarse Así, porque poque por ahí es que el principio, la el nacimiento, el niñ@, ve la Luz, viene a la Luz; luz como sol es nombre de mujer; en tanto, que el ano, habla por sí mismo, es cloaca, y por él no hay, no sale la A, no se nace. De hecho, las palabras y expresiones utilizadas para estas partes del cuerpo, sus funciones, en diferentes formas, sobre todo vulgares, tienen una relación directa con la actividad agrícola y, muy puntualmente, con la actividad guerrera.

 Para saber sobre las secreciones femeninas, tuve, que masturbarme, mirándome en un espejo, hasta alcanzar el orgasmo, y con mucho cuidado para que lo resistiese mi corazón. En este proceso, completamente científico, iba observando las diferentes secreciones y por dónde salían en las diferentes fases. En un momento, se dilataron los orificios en los labios y de ellos segregaba, cual si se estuviese sudando, pero con cierta consistencia y no completamente transparente; me parece haber percibido otras aperturas delante de la uretra, pequeñas, muy pequeñas; el clítoris tiene su propia secreción y he escuchado a una mujer decir, que le salía, como un penecito, cuando se excitaba. En mi observación, no pudiese afirmar tal cosa, a no ser el pequeño glande. La secreción del clítoris es viscosa, mucho más pastosa, densa, aún más densa que la de la vagina; escasa. Yo vi la eyaculación del clítoris, con mis propios ojos, en mi persona, justo al tener el orgasmo.

En la literatura médica todavía no he logrado leer, que exista un orificio en el glande de la mujer y adónde se dirigen los conductos. De hecho, no creo que las glándulas, ubicadas cerca de la uretra femenina pueda ser igualada a las glándulas seminales, aunque puede, esos orificios estar conectadas a éstas.

Hay niños, que sólo se parecen a su madre. No es el caso de mi casa, en que todos poseemos características de los dos de forma clara y visible. Pudiese decirse, que mi hermano Ramón es demasiado oscuro para ser hijo de mi padre, pero no es así, porque es el que tiene el cuerpo casi idéntico a mi Padre. La mayoría de los niños e individuos, en diferentes etapas de su vida, se parecen a uno u otro de sus padres de forma marcada, lo que no es normal es que a un hijo, mucho más varón, lo confundan con su madre.

      He pedido a personas, que creía científicos, a Doctores en Ciencias, graduados de la Academia Rusa, hacer comprobaciones por su parte y analizar las secreciones, y no he obtenido respuestas. No sé si han tenido miedo o se han escandalizado, nada más alejado de un científico. Llegué a este punto, a través de mis meditaciones para comprender el origen del hombre y la posibilidad de la autoconcepción, de la inmaculada concepción de forma concreta. Ello de ningún modo eliminaría el hecho Divino, sino todo lo contrario; porque pudiésemos hallar de forma natural de dónde el SEÑOR toma la materia prima para una concepción sin intervención de hombre varón. ¿No tiene la mujer espermatozoides? No lo creería de no verlo con mis propios ojos en microscopio y con muchas muestras.

No obstante, no está, en este momento, en mi centro de atención este asunto, sino la perfección femenina, tanto sexual como higiénica, al tener un orificio exclusivo para cada función. Así como, tampoco acepto la hipocresía femenina de la pérdida del deseo sexual en la madurez y vejez, cuando es el período, que el cuerpo lanza mayor cantidad de feromonas, que son las que se usan para atraer sexualmente. En mi caso, mis necesidades sexuales se han incrementado, son muy superiores a las de mi juventud, con independencia de la reducción de mi capacidad cardíaca.

 Por ello, condeno enérgicamente la perversión sexual al utilizar a la mujer en calidad de efebo para encubrir y limitar la homosexualidad masculina. Condeno a los profesionales de la Medicina y, en particular, a los sexólogos, que apoyan y hacen creer que cualquier método es válido para alcanzar la satisfacción sexual: si no se satisface con su pareja femenina y necesita de un efebo, el hombre debe buscarse una pareja masculina y rehacer su vida. Lo mismo que la mujer, que no encuentre satisfacción plena en el hombre o en los hombres, que debe buscarse una pareja femenina.

No hay mujeres frígidas. Hay mujeres insatisfechas y mujeres lesbianas obligadas por educación, y socialmente, a llevar una vida heterosexual, cuando no se quieren ir al convento; lo del convento, es una forma de decir. Le convierten la familia en convento y le obligan a mentir, hasta que se acostumbran a la mentira. A las mujeres se les impone socialmente la maternidad, cuando esto es una elección personal.

Tanto la mujer como el hombre pueden satisfacer sus necesidades sexuales por la vía de la autosatisfacción, siempre que no se convierta en un vicio. Del mismo modo, que las relaciones sexuales no pueden convertirse en vicio, aún con su pareja estable. Esto no quiere decir, que haya que tener un horario y días específicos, lo que es aberrante, sino que no puede ser el centro de la vida de un individuo, entendido como vivir para el sexo y no encontrar sentido a la vida de no tener capacidad sexual o necesita gastar todas sus energías para cubrir las apetencias de su pareja.

Las personas no son perros, sino que son capaces de controlar sus deseos sexuales. Por ello, una violación, aún dentro de la pareja, debe ser denunciada y constituir motivo más que suficiente para el divorcio. Repito, la persona no es un perro, que no puede seleccionar y esperar, y propiciar y seguir el curso normal, aceptable de un contacto sexual. Sólo hago referencia al acto biológico, aunque para mí el acto biológico carece de sentido y legitimidad, si no existe el sentimiento amoroso, que no es cualquier sentimiento de familiaridad o las múltiples formas de encubrir, que no se ama a la pareja. Toda persona abierta al amor está en la obligación y el derecho a ser feliz, a buscar la felicidad no a través de la promiscuidad, sino del amor. Lo importante es ser honesto en el amor y en las relaciones sexuales. La honestidad en una relación de pareja nunca debe pasar por contarse mutuamente sus infidelidades, donde esto sucede la relación está enferman. Una mujer que se siente bien con su pareja, una mujer que ama no mirará a nadie más. Esa es la diferencia entre una mujer y un hombre; una mujer no pervertida, no contaminada con modas y falsas libertades.

Yo amo la libertad, pero en el amor la única libertad posible es la confianza en el ser amado, para no necesitar control. Quién no es fiel es quién único necesita control. La infidelidad es enemiga del amor y no entra en sus bases.

La relación sexual es una necesidad, que surge en medio del contacto y el juego erótico, que puede ir desde una mirada, un roce, un beso y múltiples caricias deseadas. No se puede entrar a resolver un calentón; eso no es una relación satisfactoria ni sana.

P.: ¿Puede presionarse y obligarse la mujer relaciones contranatura por motivos de sequedad en la vagina por temor a lastimar el feto?

A.T.: NO, nunca. Cuando la vagina no segrega es porque no tiene disposición sexual, no necesita o no es compatible esa relación. Si hay miedo a dañar a la criatura, si la mujer teme o usa esa excusa, no hay lugar a la relación sexual con penetración;  a la relación de pareja. Cualquier otra variante es una aberración a estas alturas de la historia humana. Ya no es decente mercadear con el sexo y sé que la prostitución es una fuente económica a la que recurren las mujeres de vida fácil, las mujeres que prefieren venderse o ganar sin escrúpulos. Son múltiples las formas de hacer el amor, cuando hay amor. Aunque escandalice a muchos, le diré:

Hay más prostitución dentro del matrimonio, que en los burdeles.

Continuando con su pregunta, la penetración a toda costa no es necesaria, por lo menos, para la mujer. Hay mujeres, que expresan sentir mayor satisfacción en una relación lésbica, lo que es totalmente comprensible desde el punto de vista fisiológico, al ser el clítoris la zona más erógena de la mujer. Inclusive, la mujer que se acostumbra a satisfacer sus apetencias sexuales sin penetración, no requiere de un hombre.

Los médicos y psicólogos son responsables de muchos de los traumas psicológicos y psiquiátricos de un número importante de individuos, sobre todo mujeres, al tratar de reconducir su vida, de manipular su pasado, colocan a sus pacientes ante un equilibrio frágil y en la necesidad de no pensar. De hecho, lo único que se persigue con estos tratamientos es una adaptación a una situación enfermiza, es redimensionar una incompatibilidad a enfermedad mental. Hay mucha falsedad en algunos planteamientos sobre la familia y el matrimonio, el mantenerlo a toda costa.

De hecho, el matrimonio, en la mayoría de los casos, no es más que un contrato económico, una vaquita o una empresita; los hijos una excusa o una relación de arresto a los padres para que les faciliten la vida. La gente joven no necesita de sus padres, como yo no los necesitaba, cuando estaba en Rusia y estando de vacaciones sólo quería regresar a Moscú. Los padres sirven para regalo y para invitar a comer, a banquetes, para pagar. Sólo hacen falta los padres más tarde en la vida, porque ellos nos necesitan y comienzan a depender de nosotros, en algunos casos y en dependencia de la organización social. En nuestra educación española, a los padres se les cuida, aunque ahora se van al asilo. Muchas veces están mejor en una residencia de ancianos, porque no se sienten bien con los hijos, con la familia de sus hijos.

P.: Usted me impresiona al hablar de cuestiones, que son muy fuertes para el oído actual y hacerlo con tanta energía, claridad y precisión. ¿No teme, que le tachen de pervertida?

A.T.: No, quién lo haga sería un estúpido, un ignorante. Yo no digo, que es una conclusión científica mi observación de un acto de masturbación femenina, sino que hay que investigar, porque al hacer referencia a estos asuntos, dos ginecólogos no tenían siquiera la idea de que las mujeres eyaculaban. En Internet se puede leer. Yo lo escuché, por primera vez, en la primera mitad de los ’90, en una conversación en la Universidad de La Habana, con la Dra. Niurka Pérez. Le pregunté, si era posible. Tal vez, a ella le pareció raro, que yo no lo supiese. Nos han acostumbrado a la idea, que sólo los hombres eyaculan y que su semen es útil.

En España, tuve la oportunidad de leer un magnífico material histórico sobre la evolución del pensamiento profesional sobre el semen femenino, en la Revista de la Asociación de Escritores Cinético-Técnicos y Académicos (ACTA), de la que soy asociada desde 2001. Según esta fuente, fue en el siglo XXI, que los investigadores desecharon el semen femenino, como inservible, pero no hace referencia a cuál de las secreciones se refiere, por lo que supongo sea a la de la vagina. En Internet, he leído, que hay mujeres, que eyaculan en gran abundancia y algunos creen, que orinan al mismo tiempo. De hecho, puede estar presente en la abundancia del semen masculino un emisión de orina importante, así como la unión de todas las secreciones, observadas por mí, en una sola observación. No soy médico, pero me llama poderosamente la atención la ubicación de la vesícula seminal

 Le digo más, muchos profesionales, de diversas especialidades, se quedan en los manuales de la carrera, los que muchas veces están atrasados. No quiero entrar en el tema de la Educación Superior y en el trabajo profesional, porque yo sólo estoy preocupada en este aspecto, en que a las mujeres se les obliga al matrimonio, a los hombres de cierto modo también. No obstante, el hombre busca satisfacer dos necesidades básicas: la atención a su persona, como madre sustituta, y la satisfacción de sus apetencias sexuales, que son más frecuentes, pero de fácil satisfacción; los hijos son la añadidura y no siempre son planificados ni deseados, ni nacen en la pareja adecuada.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo pasó las Navidades? ¿Que tal se comportaron los Reyes este años con Usted?

A.T.: Desde antiguo se conoce, que en la Navidad los malos espíritus se sueltan para perturbarnos la vida a los humanos. Como norma, los malos espíritus atacan con más fuerza e insistencia a las mejores personas. Desde Agosto de 2008, he sufrido mucho las mordidas de las serpientes cascabeles virtuales, que son las que nos provocan la mayor parte de las enfermedades y nos bajan el estado de ánimo; nos inoculan veneno, que entristece nuestra alma. Muy a pesar de los Ejercicios Pleyadianos, los que llegaron a mí de una forma muy especial, como la mayoría de la información, que conozco gracias a haber salido de Cuba y estar en España, pues, muy a pesar y de la presencia protectoras de ellos y de los Míos, he sufrido mucho por los ataques virtuales. Cuando no alcanzan los Ejercicios Pleyedianos, los desintegro con el Rayo Violeta Divino, usado de un modo especial en este período.

Pues, no puse el Árbol de Navidad, el cual protege contra los malos espíritus, según el Diccionario de Símbolos, aunque sí tuve muchas ramas de abeto o pino, no distingo, para mí todo es lo mismo con diferentes formaciones de hojas y pequeñas diferencias en el follaje. En el estudio, no sé por qué siempre me es difícil celebrar la Navidad; aparece algo o alguien que la perturba y tengo, que esforzarme para pasarla bien. Se me indicó poner el Árbol de Navidad, pero no encontré el del años anterior y al salir a comprar uno, no pude encontrara las bolas, que necesitaba. Se ha vuelto un desastre el mercado, en general, no respetan los gustos de los consumidores; es difícil volverse a comprar algo parecido o igual, si te gusta. Hay que respetar ciertos parámetros. Sólo hay mucho en apariencia y demasiado materiales echados a perder por producciones de baja calidad., en muchos casos. Bueno, no pues el Árbol, pero sí adornos navideños.

Desde 2003, siempre hay alguien que se encarga de fastidiarme mi Navidad. Es la Festividad, que más me gusta y espero con más entusiasmo. He tenido, que ser muy fuerte para tener una pacífica y amable Navidad. De hecho, ha sido muy bonito, desde Octubre, mi Papá, Mi Mamá y mi Hermanito, comenzaron a agasajarme, indicándome cuáles eran sus regalos, aunque, a veces, me tocaba a mí tomar la decisión y hacer la gestión. Me han llegado muchas cosas, que deseaba, pero no las más deseadas. No han cumplido conmigo. He recriminado a mi Padre, cual carretero Juan Bravo, que él tanto recitaba. A veces me harto de Dios, porque me ha exigido mucho y dado a cuenta gotas. Antes, cuando era atea, me quería más; me daba más y de mejor calidad. Tal vez, menor abundancia material, pero con calidad; sin sacrificios, sin sufrimientos. Me regala dones, en calidad de sustitutos y a mí los sustitutos no me gustan; los dones sí, pero no pueden sustituir al AMOR.

 

Bien, me han regalado alguna ropa, zapatos, el sillón de masajes, vajilla y otras cosa, pero para mí lo más importante fue, que tres personas queridas han estado conmigo celebrado de algún modo la Navidad amplia, la que se extiende hasta el 2 de Febrero, Día de las Candelas o Candelarias. Tuve cena con un amigo el 31 de Diciembre; como me tocó prepararla, el día 1ro. Me lo pasé durmiendo y comí en la cama. Me encanta comer en la cama.

P.: ¿Un amigo? ¿Se anuncia bodas? (sonrisas)

A.T.: Un amigo muy querido, muy especial. No es mi pareja. En cuanto a bodas, no crea, que no me he planteado la posibilidad. De hecho, han estado conmigo dos amigas a merendar en el Estudio. Son mis hadas, bueno, parte de ellas. Siempre digo, que en Cantabria hay muchas hadas, aún antes de saber que había una tradición popular en la zona al respecto. Recuerdo una merienda de amigas en Ciudad Jardín, en una casa muy agradable, rodeada de libros en edición de lujo, las colecciones de Premios Novel en Literatura y Premios Planeta, y yo veía, un bellísimo Árbol de Navidad adornado bellísimamente, con exquisitez. ¡Cual si las cosas hablaran! Le dije a la anfitriona: “¡Eres un Hada!”. Nunca lo ha olvidado.

Pues, una de mis hadas, que me agasaja y me mima cada año con un regalo en Día de Reyes, así como con una o más comidas en esas festividades, me trajo para el baño, esencias secretas con aroma de melocotón, en una cesta (aparece en la foto). En tanto, la otra, todo el tiempo, me anunciaba matrimonio y me preguntaba al respecto. Le dije al final de la tarde al abrir el regalo, que no había visto hasta entonces: “Ustedes son hadas, porque una ha estado preguntando y anunciando matrimonio, y la otra lo ha anunciado con el aroma del baño, que significa matrimonio.

P.: En fin, ¿se casa o no?

A.T.: Me gustaría poder responderle, pero lo único que le puedo decir es que existe la probabilidad.

P.: ¿Mujer u hombre?

A.T.: Con mujer siempre sería mejor. (Risas).

Le diré, que Alfonsito, el Lic. Alfonso Casanova, que trabajó en el CIEI, me tenía enfilado los cañones. A veces creo, que no soportaba, que me era indiferente y él se creía el gallo del patio. Además, hablaba mal de todo el mundo y decía todo lo que había hecho con todas las mujeres, que si había visto a este o a la otra y le parecía. Un caso típico fue el Lic. Mauricio Miranda del CIEM, con el que se encontró en Varadero. Pues, a decirle a la seguridad del estado, ahora no recuerdo cómo se llama el oficial, que nos controlaba en el CIEI, uno que guiñaba mucho y andaba siempre con Alfonsito, que yo estaba enamorada de la Dra. Elena Díaz. Elena me dijo, porque se lo fueron a hablar con ella. Yo me reí, porque ese es el absurdo más grande, que he oído. A mí no me gustan las personas trigueñas para pareja. Yo tengo gustos muy definidos. Por eso, cuando en 1994, la Dra. Marion Welzel cruzó el Océano Atlántico para regalarme 15 días de vacaciones por mi 40 cumpleaños; bellísimas vacaciones, llenas de complicidad y sonrisas, bueno, algunos abrazos, pues, una de las cosas, que hice fue llevar a la Dra. Marion Welzel y presentársela a la Dra. Elena Díaz. Creo, que después de ver a Marion, nunca más se le ocurría a Elena, que yo pudiese estar enamorada de ella. Además, nunca hubo motivos, muy a pesar que yo soy muy exigente con mis amistades y relaciones. Porque desm mismo modo, que yo doy preferencias, exijo que yo ser la preferida; cuando alguien de mi preferencia se equivoca, lo aplasto. Puede pasar mucho tiempo, pero seré implacable de no autocorregirse.

A veces paso mi cuenta y la de otros, pero paso cuenta. Sin embargo, suelo ser muy dulce con los que quiero, muy complaciente, sin llegar a la complacencia sexual.

Para mí el sexo es lo más serio y decente, que existe, siempre que sea por amor. Un acto sexual por amor es bellísimo; un pene erecto es lo más feo y desagradable, que hay. Una mujer abierta de piernas no es bella, es prosaica, si no media un acto de amor.

P.: Eso es muy fuerte. Habla Usted muy fuerte y suave a la vez.

Me ha hablado, Usted, de hadas. En Cuba, se trabajan mucho los asuntos espirituales. ¿Practica Usted alguno de los ritos?

A.T.: Sí, el católico. Todas las religiones y confesiones tienen sus propios ritos, ninguno es superior a otro. Muchas veces son similares o tienen alguna similitud; otras veces, dan rechazo ritos de otras religiones o religiosidades. Precisamente, el amigo, que le mencioné, me dijo, que yo era santera. Me sonreí, porque tengo menos santos que él, en imagines, y no me gusta tenerlos en estampillas. En realidad, no me gustan las paredes cargadas, ni los abarrotamientos. Eso a veces me pone de muy mal genio. Sólo uso las imagines y otras cosas, como los libros o los videos de los santos, cuando, por razones de salud, los necesito. Me fortalecen. Me ayudan a no sentir dolores.

P.: ¿Sirven para superar enfermedades, para evitar dolores?

A.T.: Sí, en especial los libros y películas románticos, así como las películas de santos no caídos. Tuve, que someterme a una intervención quirúrgica leve, con 5 puntos, y el Cirujano se disgustó, porque le exigí hacérmela sin anestesia, por el corazón.

P.: ¿Sin Anestesia?

A.T.: Sí, pero me preparé. No sabía, que lo estaba haciendo: estuve leyendo mis poemas hasta las 3 de la mañana y fragmentos de mi novela VALS…, luego, en la mañana, hice unos ejercicios espirituales de Saint Germain y llevé conmigo los dos libros: VALS…y Mi Mágica Presencia, que por cierto necesita de mi edición. Antes de la operación, me hice unos pases en la pierna con el libro de Saint Germain, donde tenía el quiste, y lo coloqué en una silla en la habitación contigua, pero con la puerta abierta. No me dolió en lo absoluto, sólo un pequeño ardor, cuando me cosían, que superé inmediatamente de forma mental. ¡Casi no eché sangre! Una manchita.

Se dice, que en Cuba se sabe mucho de trabajos y cuestiones espirituales. No es cierto o sólo en cierta medida. Usted no se puede imaginar algunos trabajos, que se van a hacer los europeos a Haití y Dominicana, hasta a Cuba, mejor dicho, a Regla y Guanabacoa. Los he visto, Yo, arrastrándose, con las rodillas sanguinolentas por la carretera de Santiago de Las Vegas a Bejucal, los días de celebración de San Lázaro..

Fui una vez a la celebración de San Lázaro, en el 17 de Diciembre de 1992, para cumplir una promesa, que me dijeron había hecho mi SANTO HERMANO RAÚL TORRES, más bien fue el preludio,  en agradecimiento al yo recibir su casa, la que Él trabajó y yo pagué,  donde yo viví mis últimos 8 años en Cuba, la apartamento o piso de Altahabana en Boyeros. Fui andando desde la puerta de la casa, en un edificio de 9 plantas,  hasta pararme frente a San Lázaro Obispo en el Rincón. Allí, comenzó mi carrera artística y literaria. Mis primeros proyectos y mis primeros dibujos en Ball Pin Pin.

 Le digo, no había visto, en toda mi vida, nada semejante, hasta no ver cómo se golpean con cadenas en las procesiones en España. ¡Salvaje, Medioevo! En mi casa, nunca oímos hablar de nada relacionado con estas cuestiones. Mi Papá, por supuesto, siendo hijo de españoles y español él mismo, nacido en la provincia española de Cuba, era católico y, para más mojigatería, pasó, por amor, a ser bautista. Su primera novia y esposa era bautista y se convirtió a esa confesión cristiana para casarse. Más tarde, se hizo masón, luego, ateo. Mi Mamá era católica, muy a la usanza de los españoles del siglo XIX, con un Padre, que tenía seis curas en la familia y su vida se semejaba a la de San Vicente Paúl. Creo, que el Notario, al proponerle el nombre de “San Vila” para su finca, fue iluminado. No era practicante Mi Madre, porque vivían en la casa de la finca, una enorme casa de cedro. Eso sí, cada año, según tengo entendido, se iba toda la familia al Hotel Libertad de Santiago de Cuba a pasar la Semana Santa y participar de las actividades religiosas, visitar a los amigos, pasear y hacer compras. En las cercanías de la finca “San Vila”, los únicos que hacían cosas raras eran los haitianos; trabajaban en calidad de obreros agrícolas. Una hermana de mi Mamá parece, que en sus escapadas, los observaba, por ello, recibió una paliza monumental.

Por primera vez, veo a alguien vestido raro, completamente de blanco, y pregunto, en La Habana de 1969. Tenía, yo, 15 años y visitaba la Capital; mi primera visita. Ese mundo nos era ajeno. Eso sí, cuando muere mi Hermanito alguien se acercó a una hermana, por parte de padre, y le dijo, que su muerte no había sido natural… Ella me dijo: “Sólo tú puedes llegar a saber la verdad; investigar”. Ella lo intentó por la vía espiritual. A mí, DIOS, el propio JESUCRISTO, me lo reveló en el Año del Espíritu Santo. Pero, no es sobre eso, que quiero hablar, sino nos vamos de tema.

Recuerdo, que, siendo Coordinadora del Primer Estudios de Postgrado Internacional “Desarrollo y Relaciones Internacionales”, auspiciado por La Universidad de La Habana y FLACSO, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, con su Sede Principal en Costa Rica, llevé al grupo al Museo de Guanabacoa de la Cultura africana, que se sufrido un proceso de sincretismo, donde se han tomado figuras de la Religión Católica para rendir culto a deidades africanas. Me dio temor, mejor dicho, miedo, tanto ver algunas cosas como los bailes. La Dra. Evelyn Jacir, hoy en el equipo de la Presidencia de El Salvador, debe recordarlo; me metí detrás de ella, del mismo modo que lo hice en Asia Central detrás de Marion Welzel, cuando una vieja vestida de negro, dijo: “Mira qué linda! ¡Tiene ojos pérsicos!” Quería, que yo me quedara en el desierto. Supongo, que lo dijo jugando, pero yo me asuste tanto como en el Museo de Guanabacoa con todo ese asunto africano. Eso tiene su público y Cuba no es todo su escenario.

En realidad, ahora sé mucho más de espiritualidad que en Cuba, con independencia, que allá tuve excelentísimas maestras en las Religiosas de Jesús María Altahabana y, muy en primer lugar, Sor Patricia Tamayo, mi Madrina de Confirmación en Víspera de Pentecostés de 2000. Y, en Espiritismo, aprendí mucho, al llevar a cabo una observación minuciosa de las sesiones espirituales de la mejor Espiritista de Cuba, Amelia de Santiago de La Vegas. En España, hay muchos prejuicios con relación a la espiritualidad en las parroquias, pero se mueve mayor cantidad de conocimiento espiritual a nivel de público que en Cuba. A fin  de cuentas, el Espiritismo es europeo, y la espiritualidad no le es ajena a ningún ser humano y, mucho menos, a los creyentes. Sólo que no somos conscientes. Un creyente sin espiritualidad, no es un buen creyente, sino un practicador de una disciplina ritual. ¿Por qué temerle a la espiritualidad, si el hombre es cuerpo y Espíritu? Aunque yo considero, que alma también…

Bien, tuve muchos regalos, comenzando por un sillón de masaje y calora nivel lumbar, para aliviar mi espalda adolorida. Curioso, no me había dolido desde Cuba, sobre todo sufrí en Moscú. Desde que se inició 2008, me molesta la espalda a nivel lumbar y las piernas con frecuencia pisan en falso. Sólo que antes eran más fuertes y tenía a Marion Welzel para arreglarme en la cama, pues me tenía que dejar caer. Ella me tomaba por la cintura y me enderezaba. Casi no me podía levantar, pero tenía que arreglármelas sola, porque ella asistía a clases más temprano. Ahora, que hay una ola de frío de Siberia, la recuerdo, porque no quería de ningún modo que yo fuese a Siberia. No obstante, me tuvo que dar abrigo.

P.: ¿Se ha comprado algo con el color del año?

A.T.: Este año no. Ese no es el color verdadero. Desde 2003, verano de 2003, Sor Pi, Hija de la caridad, me regaló ese bellísimo vestido y otros, como el maravilloso azul. A mis lectores les encanta esa ropa. Por cierto, El Corte Inglés les envió muchísimas perchas de ropa, sin estrenar, que no tuvieron salida en el mercado y mis amigas las monjas, hadas madrinas, me llamaron, en la exclusividad del Ropero de Cáritas, mi Hermanito me decía Carita, sin moros en las costas, para que yo escogiera todo lo que quisiera. Bien, fui muy austera,, pero las monjas no lo permitieron y Sor Encarna misma comenzó a coger ropa y dármela; tanta, que puede mandar a Cuba y se beneficiaron Mi Mamá, Mis Madrinas, de Bautismo y Confirmación, las monjas de Jesús María Altahabana y otros.

Me río, porque no siempre se queman los excedentes, como se nos había enseñado en  Economía política para explicar el sostenimiento de los niveles de precio a toda costa. Hay alguno capitalistas, muchos, que son caritativos, que surten a las monjas e, incluso, a los pobres: Les dan comida a los comedores, por ejemplo, los productos, que no se pueden comercializar, pero que todavía conservan todas sus cualidades higiénicas y nutritivas. No son tan malos siempre, pero algunos de los que eran socialistas son peores que los que siempre han sido capitalistas.

Ese color que llevo, en el traje violeta claro, es el color del Rayo Violeta Divino; el otro violeta es oscuro, el violeta del bajo astral y tiene relación muy cercana con el color de las cintas que se le ponen en las coranas florales a los difuntos. Es color de muerte, no de vida.

El que llevo yo es de vida. Me parece, que se han equivocado los comerciante, la industria. Si hubiesen visto mis intervenciones y fotos, se hubiesen dado cuenta de la diferencia, entra la belleza, la elegancia de los colores, que uso y los oscuros, que cada vez abundan en el mercado. No digo nada de la confección, pero Dios mío. Suele haber un abarrotamiento oscuro en las tiendas. Muchas parecen tendederas de gitanos.

P.: ¿Regalos? Volvemos a los regalos, que a los lectores les suelen gustar esas cuestiones.

A.T.: Juegos de copa, vajilla, cubertería, mantel, vinos, turrones, mazapanes; un robot de cocina, aunque no cocino mucho; algo, que tuve en Rusia (en la foto), me lo compré en Ucrania, en Kiev, lo había visto en una película americana, de un hombre muy rico, un Conde, que amaba a la niñera de su hijo. Un amor muy dulce, bello en el plano humano, respetuoso; fue un tierno y lindo regalo. Me gustó mucho y yo misma me lo regalé en Kiev. Yo siempre me he querido mucho; me he amado. No fui consciente de amar a otra persona al igual que a mí misma o más hasta que cuidé de Mi Hermanito y lo hice mi hijo adoptivo, desde que yo tenía 9 años.

Luego, amé, pero creo, que nunca sobre mi misma persona, aunque adoro a mi Padre y, lo propio, pudiese decir de Bernardo Nieves y Marion Welzel. Pues, me compré, por indicación divina, una bola de cristal con un Saint Klaus o Papá Noel, lleno de regalos, nevando, con una cajita de música.

La bola de Kiev no tenía música; se la regalé a la Negra Elsa Agramonte, un día de su cumpleaños, porque no tenía qué regalarle. Es una muy buena amiga desde los días del MGIMO. Después de la húngara Ingrid, fue quién ocupó la cama de Marion Welzel, tras ella irse a Alemania sin concluir los estudios. Fue una gran pena y pérdida, que la mejor estudiante alemana no pudiese terminar el MGIMO. Pero, eso no viene al caso ahora, aunque fue el mayor regalo, que Dios le dio la oportunidad de alcanzar, junto conmigo,  y el diablo se la robó.

Los Reyes han sido un poco tacaños hasta el momento. No obstante, me reservaron una muy agradable tarde, aunque yo estaba enfadada, porque tenía que trabajar y no podía faltar a la comida con un matrimonio amigo. Esa fecha está reservada a ellos. Pues, en casa de mis amigos, los Reyes Magos, como siempre, le inspiraron para que me regalasen algo que yo había deseado, lo mismo pasó con el libro de la Vida de Santa Teresa de Jesús. Cuando voy en Día de Reyes a su casa, siempre llevo la curiosidad de ver, si su regalo coincide con algún deseo mío anterior, que ellos no conocen. Así es: este año me regalaron una bella edición de lujo de El Decameron de Boccaccio. Ya Sor Pilar o Sor Pi, monja Hija de la Caridad, me había regalado el mismo libro, también en edición de lujo. No quería coger los libros, pues ya yo los tenía, por lo que me regalaron otro más y me insistían, que fuese a sus libreros y escogiese los libros, que quisiese, los que más me gustasen. Al final, me quedé con El Decameron, porque tenían muy buenos deseos en las dedicatorias, cada uno dedicó un tomo.

Mis amigos, sin decirles, siempre me regalan libros, que necesito o necesitaré para el trabajo o para deleitarme el alma o para crecer en una nueva profesión. Por ejemplo, a principios de años, el año pasado, porque estoy terminando la entrevista el Día del Bautismo del Señor, muy a pesar que quería terminarla en la Natividad, otra amiga me regaló tres colecciones en edición de lujo y algún que otro libro sobre Historia del Arte, Museos, Geografía Económica Mundial y Costura, libros sobre Pintura.

Mi Padre me trajo a unos muchachos simpatiquísimos de Ediciones Rueda: Llegaron el 16 de Octubre, Cielo y Esther, una gallega argentina y otra española, con muchas sonrisas y dos Colecciones de libros, que me interesaban, las necesitaré, acompañadas de regalos. Pues, desembarcaron el 18 y 19, coincidiendo con los días, que me recuerdan, en ese orden, a mi Hermanito, Papá y Mamá. Forman parte de mis regalos para este fin de año.

Aquí, me parezco a la Dra. Elena Díaz

Cielo y Esther de izquierda a derecha

 

         

Botones de mis blusas en Cuba

           

 

Ismael y Oscar de Izq. a derecha

 

 

 

P. : Haremos un receso para entrar a la creación artística, entendida, como creación plástica. Lo que merece un continuará…

 

 



[1] No sabía, que existía. Me lo presentó, en Noviembre de 2005, Pilar del Álamo, al prestarme un libro de Metafísica y es cuando me sorprende la similitud, con mi Abuelo Tutor, por lo narrado por mi Padre. No es hasta el 2 de Agosto de 2007, que a mí misma me sale el Rayo Violeta por los ojos en el momento, que le estoy escribiendo el Prólogo-Homenaje a Inés del Alma Mía, para que le sirviera a la escritora de “Mañanitas del Rey David” y se le llevasen, junto a su desayuno, en su 65 cumpleaños.