©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Sa Pera de S’Ase o Pedra de s'Ase

(Banyalbufar)

19 de noviembre del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Entre Banyalbufar y Estallens aproximadamente en el Km. 88.600 se encuentra la torre de ses Animes también llamada des Verger, aparcaremos en los aparcamientos de las inmediaciones que caben un par de coches, justo pasada la torre en dirección a Estallens veremos una pista que desciende, este es el punto de inicio.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña Aunque es posible afrontarlo con  unas deportivas.

Mapa: Alpina Tramuntana  Sur E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, si es tiempo de ello podremos disfrutar de un refrescante baño, siempre que las medusas lo permitan..

Distancia: 3,26 Km.  Subiendo: 1,47 Km.  Bajando: 1,54  Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 0,38  h. Bajando: 0,34  h. Parado: 0,53 h.
Total acumulado: 2,05  h.

Altura máxima: 175 m.
Altura mínima: 0 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 187 m.  Bajando: 177 m.  Media en %: 11,36

Velocidad media: 1,57 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en el recorrido por las casas del pueblecito pesquero debido a los desprendimientos.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

El pueblo de Banyalbufar durante la dominación musulmana fue una alquería que formó parte del distrito de "Bunyola".

Respecto etimología, la última parte de la palabra es árabe: "Albahr, Albahia" que significa el mar. En cuanto a la primera sílaba, existen diversas interpretaciones. Una primera opinión la haría derivar del árabe "Bajtín", "Casa". Así sería "Bajtín Albahr", "Casa del mar". Otra opinión sería del árabe "Baño", forma del verbo "construir", probablemente para referirse a un paraje abundante en lavaderos.

También se debe considerar la adaptación islámica de la voz latina "vincola" y significaría "viña del mar".
El "Llibre del Repartiment" cita repetidas veces la vía pública de Baño-Albahia, y con esta, relaciona los molinos de Canet y Esporles. La toponimia y la arqueología ponen de relieve la existencia de sofisticados complejos hidráulicos, como el "Ma'jil" de origen yemení, sistema de bancales irrigadas, que existe en algunos lugares de la Sierra y, muy concretamente, en Banyalbufar.

El término "Ma'jil", que proviene de la raíz "Ajala", significa un período de tiempo determinado, pero por extensión, se ha aplicado al conjunto físico de bancales, acequias y albercas.

El origen del sistema hidráulico de Banyalbufar fecha de la primera época de "Mayurka", después de la conquista realizada por Isam al-Khawlani, el 903. Este sistema se compara con el empleado por la tribu sur-arábiga Hawlan, en Yemen, a la que pertenecía el conquistador de Mallorca.

El sistema hidráulico o "Ma'jil" de Banyalbufar presenta una serie de elementos ordenados de forma sistemática e íntimamente ligados entre sí. Está formado por diferentes construcciones que tienen como objetivo la captación y la redistribución del agua. Qanats, acequias, lavaderos, márgenes y bancales forman parte de un mismo conjunto.

Todo el sistema se basa en la captación y la posterior distribución del agua, a través de acequias hasta que es almacenada en albercas, y que se vuelve conducir, a través de otra red de acequias, en los bancales, donde es utilizada para el riego.

La técnica que se utiliza para la captación del agua es el qanat o mina. Consiste en hacer un pozo hasta llegar a un acuífero. Se abre una galería a partir del lugar donde el agua ha de salir a la superficie hasta llegar al pozo madre, ayudándose de otros agujeros intermedios por los que se saca la tierra, se introducen los materiales de construcción y , a la vez, sirven como pozos de aireación. Este sistema se basa en el aprovechamiento de la pendiente para que el agua corra desde el pozo madre hasta la salida de la galería.

La acequia es el elemento constructivo a través del cual el agua es conduce desde la salida de la fuente hasta los lavaderos y, de éstos, hasta cada una de las terrazas para poder ser utilizada para el riego.

Las acequias se construían con tejas encajadas con argamasa. Las principales eran de mampostería y base cuadrada.

La acequia deberá presentar una pendiente suficiente para que el agua corra sin que se depositen materiales, pero no debe ser muy acusado para evitar que la violencia del agua del hunda. Para evitar este hecho se levanta un margen, por sobre el que se construye la acequia con la pendiente adecuada.

El agua se conduce desde la captación hacia la red de riego por diversas acequias generales. Se desvía hacia las privadas a través de los ramales para una punza mediante desviaciones, donde se ubican maderas que encajen dentro regatas previamente picadas para conducir el agua a uno u otro lavadero. Desde el lavadero se distribuye el agua de bancal en bancal a través de otra red de acequias, para ser utilizada para el riego.

El lavadero es un depósito descubierto que sirve para el almacenamiento del agua previamente captada.
Los lavaderos presentan formas variables según las condiciones del terreno. Normalmente están adosados a un margen. Se construían con piedras vivas, con una técnica similar a la utilizada para construir márgenes pero, a diferencia de estos, debía ser impermeable. Por ello, se hacía una mezcla de polvo y tejas viejas, llamada xullaca.

Para evitar que la presión del agua supusiera un peligro, era importante mantener un equilibrio entre la capacidad del lavadero ancho y altura de las paredes. Las paredes eran más anchas en la base y más delgadas en la parte superior, de forma que presentaran una cierta inclinación.

La salida de agua del lavadero se hacía a través de un agujero abierto en el fondo del depósito, que se tapaba con una barra de madera. La forma exterior se caracteriza por una pequeña entrada, terminada en una bóveda de piedra y mortero, donde se sitúa la paleta, elemento que actúa como grifo del lavadero.

El suelo se hacía con un ligero declive, para facilitar la eliminación de agua para la limpieza. Para realizar la limpieza o reparaciones necesarias, se construía una escalera de bajada al fondo. Los más antiguos tenían escala de gato. Algunos tienen la pared interior haciendo escalones, lo que sustituye la escala.

El bancal o terraza de cultivo es toda superficie alisada artificialmente, con un plan más horizontal que su original, dedicada al cultivo.

Las pronunciadas laderas de la zona de Banyalbufar hacían necesario el alisamiento para hacer posible el cultivo.

La construcción de un bancal empieza por el levantamiento de un muro que la sustente, conocido como “marge”.

El proceso de construcción del “marge” empezaba buscando las piedras adecuadas que, normalmente, se recogían por los alrededores. Si eran demasiado grandes se agujereaban con una mancuernas, y dentro de esta perforación se introducían cuñas, primero de madera y después de hierro. Con un mazo se picaban las cuñas, hasta conseguir romper la piedra

Una vez preparadas las piedras, comenzaba la construcción del “marge” por eso, se abría una brecha perpendicular a la pendiente del terreno, y se preparaban los cimientos. A cada uno de los extremos de lo que debía ser el “marge” se colocaba un palo, y entre ellos un hilo, o ginyola. Este hilo era lo que marcaba la línea que debía seguir en la construcción del margen.

En la parte inferior, que se construía con una inclinación opuesta a la de la pendiente, se colocaban las piedras más grandes, que hacían de base, conocidos como pie de “marge”. En la parte superior, donde se empleaban las piedras más pequeñas, desaparecía esa inclinación. Esto se conoce como romper el “marge”, y tiene por objetivo crear un ángulo para impedir que la presión que la tierra del bancal ejerce sobre el “marge” pueda provocar el derrumbe de este. La última hilada era hecha de piedras más pequeñas, que forman la rasante o corona.

El segundo elemento del “marge” es un espacio intermedio de relleno. A medida que se levantaba el “marge”, se llenaba un espacio, de medio metro aproximadamente, de relleno (piedras y materia vegetal). Finalmente se levantaba el Bravo, una pared más delgada que el “marge”., con una inclinación contraria a la de este, que soportaba la tierra del bancal y prolongaba el “marge” en el tiempo.

La construcción del bancal era paralela en el tiempo a la del “marge”.. A medida que se levantaba el margen, se llenaba el espacio posterior con la tierra que se había desalojado por construirlo. En la parte inferior, se colocaba la tierra con más piedras, de modo que formase un fuerte que asegurase el “marge” ante las lluvias. En la parte superior se depositaba la más fina, para permitir el arraigo del sembrado.

El bancal presenta una ligera inclinación en la dirección que debe seguir el agua para que pueda correr por la acequia, pero también una inclinación transversal suficiente para que el agua circule por los surcos en el momento del riego, y asegurar que el agua no pase al bancal inferior, sino que vuelva atrás al llegar a su extremo.

El acceso a los bancales se podía hacer por “pujador” subidor es en uno de los extremos, o escaleras de piedras adosadas en los “márges”. También son frecuentes las escaleras de gato, simples piedras encabezadas dentro del “marge”.

Los últimos elementos de toda la red hidráulica son los molinos movidos por agua. Actualmente sólo se conservan dos molinos, situados en los acantilados sobre el mar, a diferentes alturas, aunque hay constancia de que había otros.

 

Descripción de la excursión:

Port de sa Pedra de s’Ase está a tres km. de Banyalbufar, localizado entre s’Escull d’en Romaní y Cova des Carbó, así como bajo la mirada de Talaia des Verger o Torre de ses Ànimes. Puerto y atalaya están unidos por un camino, usado actualmente por los excursionistas

Iremos en coche hasta la Torre des Verger o de ses Animes, allí hay aparcamiento para un par de coches, cruzaremos la carretera y continuaremos en descenso el camino de bajada la puerto de sa Pera de s’Ase también llamado Pedra de s’Ase.

Es un rincón precioso que si hace calor y no hay medusas podremos tomar un refrescante baño, podremos aprovechar el lugar también para merendar  comer, según la hora  que sea, o incluso ver una bonita puesta de Sol si se hace la excursión por la tarde.

Ya solo nos queda rehacer el camino en este caso en ascenso y si se nos ha hecho de noche, hacer uso de luz artificial, lo más practico son los frontales o linternas de let.

 

 El Grupo lo formaron:

Maria, Juan, Paco, y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones