Entrevista a RAFA Fernández, jugador del Valencia Vijusa Fútbol Sala

Por Javier Lázaro - Juan Jesús Monreal / NOSTRESPORT.COM

En medio del poco habitual silencio del Pabellón de La Fonteta, la voz firme del guardameta resuena alta y clara. Rafa ofrece una sonrisa amigable y una actitud muy abierta, pese a las molestias que sufre en la pierna, y se muestra dispuesto a dar un repaso al deporte en general y a su carrera en particular, la situación liguera del equipo y la inminente Copa de España en Córdoba, las sensaciones que ha experimentado en el mundo del fútbol sala desde que empezó a jugar en el patio de su colegio hasta su reciente convocatoria para el europeo de Italia con la Selección. "A ver si apruebo el examen", bromea. La prueba no fue sino una distendida y grata conversación.

-¿Se podría valorar la situación en la Liga como complicada?
A falta de cuatro jornadas, estar luchando por el sexto, séptimo u octavo puesto es una situación un tanto apurada, pero este equipo tampoco está hecho para estar entre los cuatro primeros. El objetivo es estar entre los ocho mejores y luego ver qué pasa en los play-off.

-Tras los éxitos que ha logrado el Valencia Vijusa, ¿es posible que se haya "malacostumbrado" a la afición a obtener buenos resultados? Dicho de otro modo, ¿sería una decepción no entrar en los play-off?
Yo soy el primero que dice que no entrar en el play-off sería una decepción. Pese a que sólo hace cuatro años estábamos en División de Plata, cuando llegas arriba te acostumbras y quieres lo máximo. Hemos conseguido una Copa y un subcampeonato de Liga y aspiramos a estar arriba.

-¿Qué culpa tiene Rafa de que el Vijusa sea el segundo equipo menos goleado?
Hombre, culpa... (ríe). El portero tiene mucho que ver. Hacemos un juego en el que defensivamente lo damos todo. Yo personalmente llevo tres o cuatro temporadas haciendo muy buenas campañas y el sistema del equipo es muy bueno para que el portero encaje pocos goles.

-Y, curiosamente, marcaste el primer gol de la Liga para el equipo.
Fue algo anecdótico. Fui el primer jugador en meter un gol y además fue el primer gol de la temporada, pues todos los partidos empezaban a las seis y media y el nuestro a las seis. Queda para la estadística, pero también hace ilusión. En fútbol sala los porteros tienen que jugar adelantados y, siempre que se puede y como tengo la confianza de Miki para esas cosas, cuando veo al portero adelantado lo intento, a ver si sale.

-¿Se puede repetir en Córdoba lo logrado en esta pista hace un año?
Es muy diferente. El año pasado nos clasificamos como equipo anfitrión y nadie apostaba por nosotros. En cuartos ganamos con gol de oro, en semifinales con un gol a falta de 20 segundos, y en la final con otro a falta de 12. Ahora en Córdoba jugamos unos cuartos contra el mejor equipo del mundo, aunque a un partido puede pasar cualquier cosa. Con Interviú puedes hacer un partido bueno, pero aun así puedes perder. Interviú es el favorito prioritario. También está El Pozo de Murcia, que va líder, Playas de Castellón, que está obligado a ganar un título...

-Tres partidos contra Boomerang este año y tres derrotas. ¿Ganas de revancha?
Pocos equipos tienen suerte contra Interviú. Casi todos hemos perdido con resultados abultados. No obstante, si hacemos las cosas bien y aprovechamos las oportunidades, podemos ganar.

-En semifinales podríais volver a encontraros al Playas.
Ojalá, sería buena señal. Habríamos ganados nosotros y ellos, que en su caso es una opción bastante normal, ya que Carnicer está muy mal. Hemos jugado partidos contra ellos que se han decidido en el último segundo. Sería muy bonito otra vez un duelo de la Comunidad Valenciana en la Copa para ver quién se planta en la final.

-Rafa también sabe lo que es vivir un Europeo. ¿Cómo es una concentración con la Selección?
Es algo diferente a todo lo demás. Dos semanas concentrado, en cada encuentro se vive el ambiente de partido único... Es impresionante para un jugador. La pena fue que no se pudo ganar.

-¿Cómo es la experiencia personal para un "novato"?
Creía que iba a ser un poquito más complicado. Siempre están los cuatro o cinco más veteranos, las vacas sagradas que van a su rollo... Pero tuve suerte, porque coincidimos otros cuatro o cinco que no habíamos ido nunca a la Selección.

-¿Qué expectativas de futuro tienes en el combinado nacional?
Seguir luchando en el club, para así tener más posibilidades de ser convocado. Javier Lozano (el seleccionador) me dijo que si seguía en mi línea iba a contar conmigo, porque dice que soy un portero de garantías para el futuro.

-¿Qué le pasa al fútbol sala en Valencia, que no termina de despegar en cuanto a número de aficionados?
Es una cosa que los jugadores siempre hemos reprochado, y nos hemos sentido apartados y discriminados. En Valencia hay cuatro o cinco deportes de elite y está el Valencia. Que la gente vaya a ver a todos es imposible. Lo que hay que conseguir es una gente fiel a este equipo. Es imposible que vengan todos los sábados 7.000 personas al pabellón. Nosotros hemos hecho lo máximo para que la gente venga y disfrute. No viene la gente que nosotros queremos pero más no podemos hacer. En Castellón y Murcia, por ejemplo, son menos habitantes, pero sólo hay deporte de elite en fútbol sala. No hay que olvidar que el fútbol sala es el deporte más practicado en España. Y es cierto que hace cinco o seis años venía menos gente, tenía menos repercusión, se televisaba un partido cada seis semanas. Ahora se televisa uno cada semana, va más gente a los pabellones. La buena marcha de la Selección también influye, porque tiene unas audiencias muy grandes.

-¿Qué parte de culpa tienen los medios de comunicación valencianos en que el fútbol sala no arrastre a miles de personas?
Por ejemplo, un programa de 30 minutos, 25 los dedica al Valencia Club de Fútbol, y luego hay que repartir entre los demás deportes. Por eso, a cada medio de comunicación que nos hace una mención especial o nos dedica unos minutillos nosotros siempre se lo agradecemos.

-Las instalaciones y los horarios de entrenamiento tampoco son para un equipo de elite.
Es una cosa de la que siempre nos hemos quejado los jugadores. Estamos en un pabellón en el que entrena el Pamesa Valencia, el Ros Casares y nosotros. Seis horas para repartir al día. Quizás nosotros seamos los "pringaíllos", ya que entrenamos a las diez de la noche. Hay jugadores que son de fuera, se van a las 12, han de hacerse la cena, se acuestan a la una y eso no es vida para un deportista de elite.

-No estaría mal un pabellón nuevo, para cubrir las muchas necesidades.
El club lo ha pedido. Nos dieron la opción de jugar en San Isidro, pero no estaban las circunstancias del pabellón como para jugar ahí. Hemos pedido un pabellón nuevo pero dicen que no hay terrenos para hacerlo. Es algo que extraña mucho cuando están montando muchas cosas nuevas en Valencia. Todos preferimos jugar en un pabellón de 2.000 o 3.000 personas máximo. Cuando juegas en uno de 9.000 y ves que hay 1.500 o 2.000 personas como mucho, parece que no hay ambiente. En un pabellón más pequeño se crea un ambiente muy bueno y la gente vibra con el equipo. Es más fácil para que la afición se enganche.

-¿Cómo empieza Rafa en esto del fútbol sala?
Yo qué sé (bromea). Lo típico, en el colegio, con los amigos. Pero lo que no sé es cómo empecé como portero, a mí me gustaba jugar de jugador. Pero un día te pones en la portería, empiezas a hacerlo bien y pasa esto. Luego, a los 11 años vine a probar al Vijusa alevín y fui subiendo categorías. Yo cuando realmente me divierto es cuando juego de jugador con mis amigos. en algún torneo en verano, los domingos... Sin embargo, una vez que ya estás en la portería y ya te va todo bien, tampoco hay por qué cambiar.

-¿Cómo viviste tu llegada al primer equipo?
Es algo muy bonito. Yo era juvenil, venía de un campeonato con la selección valenciana en Benicàssim y quedamos subcampeones, hice un torneo muy bueno, y a las dos semanas fui convocado por la sub ´18. El equipo en eso se fija y en esa temporada ya jugué unos cuantos partidos.

-Tú has sido partícipe del crecimiento de Valencia Vijusa. Cuéntalo.
Coincidió con la llegada de Miki, que es algo muy importante para este club. Ha sido un ciclo inolvidable. Coincidió con mi explosión como jugador. Se han logrado cosas que nunca se iban a pensar: un ascenso, subcampeones de Liga, la Copa. Ser valenciano y en el club de tu ciudad es algo que no se puede explicar.

-¿Qué significa Miki para ti?
Si no es todo, es un alto porcentaje de lo que soy ahora. Llegó como entrenador en División de Plata, me hizo jugar unos cuantos partidos y al año siguiente en División de Honor me dio toda la confianza. Si te da la confianza y vas respondiendo quiere decir que hay buena sintonía entre entrenador y jugador, y es porque se compenetran bien en la cancha y porque hay buen ambiente.

-Entonces, ¿qué opinión te merece el anuncio de su marcha?
Es un hombre que se basa mucho en los ciclos de estancia en un equipo. Aquí en Valencia acaba un ciclo para él, lo ha hecho todo bien, ha salido fenomenal y ha ganado títulos, y ha tomado esa decisión. A Vijusa Valencia no le habrá gustado porque aquí estaba muy bien, pero ha decidido tomar su camino y espero que a ambos les vayan bien las cosas.

-¿Y el futuro de Rafa? ¿Está cerca o lejos de Valencia Vijusa?
Nunca hay que cerrarse puertas. Tengo un año más de contrato. Si me fuera es porque las tres partes están de acuerdo y es beneficioso para todos. Eso nunca se sabe. Nunca se puede decir: "Yo soy jugador valenciano y me voy a quedar aquí de por vida", sabiendo que hay equipos más grandes y que siempre está esa oportunidad. Pero si en Valencia se hacen bien las cosas, ¿por qué no se puede estar aquí mucho tiempo?

-En el caso de que te marcharas, ¿crees que se reproduciría contigo lo que pasó con Kike?
No creo. Si por algo he destacado es por haber ido de cara y decir siempre la verdad. Nunca he tapado ninguna cosa. Si me tuviera que ir sería el primero que hablaría con el presidente y le diría: "Este tema está así". Si llega el momento de irme llegaría a un acuerdo y me iría. Ahora mismo en el club la gente no me reprocharía nada y estaría agradecida.

-¿Es Rafa un poco el estandarte del Valencia Vijusa?
En este equipo no hay ningún estandarte. Pero sí puede que haya jugadores más importantes que otros. Si por algo se ha caracterizado este equipo es porque no ha habido ninguna pieza clave. Se decía que Kike era el estandarte y al año de irse se ganó un título. Sí es cierto que me siento muy identificado y valorado tanto por la junta directiva como por la afición.

-Con 22 años y mucho mundo conocido, ¿cuál es el momento más especial que has vivido en el fútbol sala?
Yo destacaría dos momentos. Sin duda alguna, la Copa que ganamos aquí en Valencia. Fue algo histórico: un equipo humilde, ante 9000 personas, en tu ciudad, lo mejor que puede pasar. Y después el momento de conocer la convocatoria en la que me dicen que voy al Europeo, porque estaba la duda de si iba o no, no las tenía todas conmigo. Es algo muy importante, sabiendo además que soy joven y tengo muchas cosas por hacer, y puedo ganar más títulos.

www.notresport.com