LAS VIRTUDES DEL AUTÉNTICO LÍDER   

q       Paciencia. Mostrar el dominio de uno mismo. El líder deber dar ejemplo de comportamiento. Si se pone a gritar o muestra cualquier otra falta de autocontrol, no puede esperar que el equipo se controle o se comporte con responsabilidad. El líder debe señalar cualquier desajuste entre el estándar establecido y el trabajo realizado, pero sin darle un cariz emocional. 

q       Afabilidad. Prestar atención y apreciar. Mucha gente cree, equivocadamente, que escuchar es un proceso pasivo: estar silenciosos mientras otro habla. La escucha activa requiere un disciplinado esfuerzo para silenciar toda conversación interna –juicios sobre lo que escuchamos, cómo cambiar de tema, cómo terminar…- mientras tratamos de escuchar. Es tratar de ver las cosas como el que habla, lo que se relaciona con la empatía y supone un esfuerzo considerable. 

q       Humildad. Ser auténtico sin pretensiones ni arrogancia. Pedimos al líder autenticidad, capacidad de ser él mismo con la gente. Los sabelotodo y los arrogantes consiguen aburrir, y son poco honestos: no hay nadie que lo controle todo. Humildad no es hacerse de menos, sino pensar menos en uno mismo. 

q       Respeto. Tratar a los demás como gente importante. El líder tiene un interés personal en el éxito de los que dirige. De hecho, su papel incluye ayudarles a conseguirlo. 

q       Generosidad. Satisfacer las necesidades de los demás antes que las propias. Ésta podría ser una excelente definición de liderazgo. 

q       Indulgencia. No guardar rencor al que nos perjudica. No significa aparentar que lo que no está bien no ha sucedido, o no enfrentarnos a ello cuando sucede. El líder rencoroso acaba consumiéndose y perdiendo eficacia. 

q       Honradez. No a los engaños. Es la cualidad más valorada en un líder y genera confianza. Implica ayudar a la gente a tener perspectivas claras, hacerles responsables, darles las buenas y las malas noticias. El comportamiento del líder debe estar libre de engaños y consagrado a la verdad a toda costa. 

q       Compromiso. Atenerse a las propias elecciones. El líder verdaderamente comprometido quiere llegar a ser el mejor líder. También manifiesta una pasión por la gente y por el equipo, por presionarles para que lleguen a ser tan buenos como sea posible. 

© VALZAM

VOLVER