CRÍTICA CONSTRUCTIVA

Hacer una crítica es, con frecuencia, una experiencia difícil y peligrosa. Antes de hacer un mal comentario, ten en cuenta una serie de puntos para que no se convierta en una fuente de conflictos laborales.

Si crees que algo no funciona en tu puesto de trabajo o que con tu opinión podría mejorar, no olvides estas pautas.

1.      Busca mejorar las relaciones. La crítica constructiva es un método de comunicación, una vía de ayuda para mejorar las relaciones interpersonales y las condiciones laborales. Sé amable y ten mucho tacto.

2.      Aporta criterios para el cambio. Una crítica bien hecha debe transmitir información útil para la mejora del comportamiento de compañeros, jefes o subordinados y no debe basarse en “pillar” al otro.

3.      Nadie es perfecto. Es una idea que puede ayudarte a ajustar tus expectativas a la realidad y a mantener la calma cuando sea necesario.

4.      Es un derecho de todos. Criticar debe ser una práctica honesta de decir lo que se siente y piensa. Nunca puede ser ofensiva ni humillante.

5.      Busca el momento adecuado. La efectividad de la crítica depende de cómo se hace y en qué momento.

6.      Céntrate en lo que debería mejorar. No subrayes ni insistas en lo mal que está tal situación o comportamiento. Aporta ideas para el cambio, sé específico y evita las generalizaciones y vaguedades.

7.      Fundamenta la crítica en hechos ciertos y contrastados. Básate en hechos objetivos y no en tu juicio de valor.

8.      Prepara la situación. Diseña la situación y las palabras que vas a decir, de modo que digas, de forma tranquila, lo que te preocupa.

9.      Sé respetuoso y benévolo. Procura ser sensible al impacto emocional que una crítica produce y pregúntate cómo te sentirías tú si fuera objeto de esos comentarios.

10. No mires por encima del hombro. No hagas la crítica desde la suficiencia, como si tu fueras más listo que nadie.

11. Ofrece tu ayuda. Como incentivo para el cambio, comprométete a colaborar para resolver la situación.

12. Anticípate a sus respuestas defensivas. Sé directo, utiliza un estilo asertivo y asume la crítica que realices.

13. Valora la importancia de su trabajo. Una persona que no tiene estima a la tarea que realiza, es más difícil que se empeñe en realizarla mejor.

14. Pide su opinión. Escucha su opinión acerca de tu crítica y observa su impacto en tu interlocutor.

15. Olvida las causas perdidas. Si sabes que no vas a conseguir resultados positivos y que lo que vas a criticar es imposible que cambie, sólo generarás frustración.

© VALZAM
Última actualización Nov/2003