SEMANA SANTA MURCIANA

    La Semana Santa Murciana es una bella manifestación exterior de lo que todos los cristianos celebramos y llevamos en el corazón que es la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, que siendo Dios quiso nacer y morir por AMOR a todos los hombres.

   

Los murcianos queremos con nuestros magníficos desfiles procesionales mostrar a todos los que nos contemplan, que es cierto el dicho que una imagen vale más que mil palabras y de ahí que nuestras imágenes nos ayudan de una manera plástica a rememorar éstos acontecimientos y sólo con salir a nuestras calles y plazas podemos contemplar de una manera plástica todas y cada una de las escenas narradas en los Evangelios.



    Al mismo tiempo manifestamos con el reparto de ésos típicos caramelos, habas, huevos etc. que acogemos con cariño a todos y cada uno de los que nos visitan, ofreciéndoles nuestra hospitalidad, y que el Arte que atesoran nuestras escenas, se nos ha ido trasmitiendo de generación en generación y que nosotros hemos acogido y mejorado en la medida de lo posible trasmitiendo de padres a hijos toda ésa hermosa tradición que hemos recibido de nuestros mayores.

    Todo lo expuesto anteriormente siendo formidable, no es la idea central de lo que yo quiero exponer hoy en éstas breves líneas, sino que quisiera hacer llegar a todos los nazarenos que debemos de ser coherentes con lo que llevamos bajo nuestros hombros o que acompañamos en filas con ricos y bonitos faroles pudiendo ver y palpar que entre todas nuestras procesiones están representadas todas y cada una de las escenas de la Pasión del Señor en bonitas maderas y ropajes multicolores y que ésa coherencia pasa por buscar entre todos los hombres ésa mismas escenas de la Pasión y Muerte, pero de carne y hueso y cuando los encontremos ayudar a cada uno de ésos Cristos vivos acompañándoles, en su particular pasión, sintiéndonos doblemente felices por el encuentro ya que hemos procesionado con imágenes de madera pero ésa procesión que hemos recogido al cabo de varias horas en iglesias o templos parroquiales, la seguiremos gozando y viviendo todos los días del año, con hombres y mujeres que sufren y padecen a nuestro alrededor, finalizando con ésa magnifica RESURRECCIÓN, que El nos ha prometido a todos y que yo deseo, la vivamos y participemos todos los nazarenos murcianos, así como todos los que en éstos días se acerquen a nosotros.

JUAN PEDRO HERNÁNDEZ GONZÁLEZ
Presidente del Cabildo Superior de Cofradías de Murcia