NACE UN ESTANTE

 

Madrugada del sábado santo del año 2000. Silencio en el interior de la Iglesia del Carmen. Faltan diez minutos para que den las doce en el reloj de las Torres Gemelas. Estas, de paisano, atando la almohadilla en la punta de vara, trasera, de la Señora de la Soledad.

Virgen de la Soledad. Haga "click" para ampliar la imagen Miras, por última vez, la caída de su manto que, apenas, queda a la altura de tus ojos............... Desde el primer año que salió en procesión has estado atando la almohadilla en esa punta de vara.

 Has venido sabiendo que será la ultima vez. No puedes atar bien, como otros años, porque los ojos se van llenando de lágrimas........ A tu lado, casi un niño todavía, un joven espera impaciente "cargar" por primera vez el peso divino de la Señora.

Haga "click" para ampliar la imagen Todo es silencio. A veces se rompe con las indicaciones del buen cabo de andas y mejor persona, Antonio Sánchez Carrillo. Las puertas del Carmen se abren y tras el sonido de las campanillas que rompen el silencio de la noche, se pone en marcha la procesión.

 Aquel año, todavía, tras pesada maniobra en los brazos, los pasos salian por la puerta principal de la Iglesia.......
A tu mente acuden momentos y sensaciones vividas tantos años. Ves, incluso, a aquellos estantes que se fueron para siempre de este mundo. Te ves, a ti mismo, joven y vigoroso con todas las ilusiones puestas en aquella "nueva" procesión que impulsó ese hombre extraordinario que es don Carlos Valcárcel......... siguen viniendo a tu mente las sensaciones y los recuerdos.... Pero tu, ya no puedes.

Tu, sales por la mañana cargando los Azotes y para la noche estás para que te recojan a ti en una camilla. Los años no pasan en balde. Son más de cuarenta (en aquel año 2000) Haga "click" para ampliar la imagen

 

  Tienes además a alguien, a quien quieres mas que a ti mismo, que es de los "coloraos" por todos los poros de su cuerpo. Que es penitente del Cristo de las Penas y que día si y día también te dice siempre los mismo: Papá que no puedes con la "Sole". Dejame el paso a mi. Descansa tu que por la mañana te has "pegao" la paliza. Ya es hora que te retires............ Y lo ves con ilusión, con nazarenía, con amor a los coloraos, con fuerzas, con altura.............. Piensas y crees que con dieciocho años ya puede ser estante.

Lo consultas con tu cabo de andas y te dice que adelante. Que muy bien. Que es importantísimo que la juventud tome el relevo......... y más en una procesión como esta donde no hay caramelos, donde no hay público, donde no hay "lucimiento". Haga "click"  para ampliar la imagen

 Donde solo existe el dolor y el amor......... Entonces, piensas, recapacitas, y dejas tu puesto en el paso................ Pasan escasos minutos de las doce. Sales a la calle, en tu vara de tantos años, vas vestido de paisano. Escuchas el golpe seco del estante que para el paso en la esquina de Floridablanca. Notas el vientecillo jugueton de la noche en tu cara surcada por las lágrimas...... Hueles a primavera y cera. Se acerca el que, desde hoy, lleva tu túnica (esa túnica que has sudado en tantas otras madrugadas) Está delante tu cabo de andas que risueño te dice: Dáselo ya al crio........ Y sales de la vara. Te abrazas a tu hijo y lloras. Juro que lloras como pocas veces me ha pasado....... pero a la misma vez te sientes un hombre completo. Un hombre realizado. Un nazareno que da su bautismo de amor a otro nazareno.............. Es alta madrugada y vas siguiendo a la Señora por todas las esquinas. Y con ella, lo que mas quieres, tu propio hijo que suda sus primeras gotas de trabajo nazareno. De vez en cuando, para no romper el silencio, te acercas sigilosamente y preguntas ¿Como vas? y tu compañero de vara, ese que ha estado tantos años cargando junto a ti te dice: Tranquilo que el "zagal" sabe lo que lleva encima. Está hecho un tio............ y asi hasta el encierro.

Haga "click" para ampliar la imagen No, tu no coges las flores del paso. Las coge el nuevo estante que, nada mas salir a la puerta, las pone en las manos de su madre........ Y tu piensas, ¡Como yo el año pasado! Lo único que, me da la impresión, le gustan mas a la madre que sea su hijo quien se las entregue que yo mismo.......


Pasan los años. Todas las madrugadas, ato la almohadilla a la vara de la Soledad. Todas las madrugadas saco el paso a la calle. Ahora por la puerta de "los pasos" de la iglesia del Carmen. Todos los años igual. Golpe seco del estante. Parada del paso y un joven nazareno que me da un abrazo. Coge el estante y mete su hombro bajo el manto de la Señora de la Soledad......... La noche sigue estando, como siempre, perfumada de olores en sazón de primavera y como siempre, también, el vientecillo juguetón de la madrugada seca las lágrimas que surcan un rostro nazareno cuyo corazón, lleno de amor, esta encendido al ver como su propio hijo mete el hombro con pasión en la misma vara de siempre.

 

Alberto Castillo Baños

 

(Escrito en el foro de Murcia Nazarena en el tema Sensaciones Nazarenas)

    Para volver puede pulsar sobre el cartel