EL DEDO EN LA LLAGA

Leí un libro sobre la Pasión de Cristo vista por un médico en el que se hacía un recorrido pormenorizado por el suplicio de Nuestra Señor y las llagas y heridas que resultaron del mismo. El doctor, cuyo nombre no recuerdo, de la mano de sus conocimientos médicos, pasaba revista al reflejo que esas huellas de la Pasión tenían en los cristos de las cofradías, justificando todas y cada una de las señales que los escultores habían plasmado en aquella anatomía de madera. Aprendí mucho de la lectura sosegada de la hermosa obra, profusamente ilustrada, pero no conseguí averiguar por qué el Cristo de la Fe estando vivo tiene claramente marcada la llaga del costado


                                                                                                                                                                                                                       GABARDO