LA VIRGEN FRIOLERA

Hacía fresquito añoche. Después de sudar la gota gorda a lo largo y ancho de la mañana, nos encontramos, casi por sorpresa, cuando íbamos en busca de la Patrona, con un vientecillo helado que se nos metió dentro y ya no nos abandonó hasta llegar a casa. Pero a la Virgen no le afectó gracias a que la prensa nuestra de cada día se ha empeñado, cada vez que sube o baja del monte, en afirmar que la Fuensantica estuvo "arropada" por nosecuantos miles de fieles. y tanto arropamiento, sea septiembre o marzo, nos conduce a pensar que nuestra querida Morenica es un tanto friolera. ¡Pero qué gozo da verla!

      

GABARDO

 

Para volver puede pulsar sobre el cartel