LA CITA

 

    Sabía que era imposible, pero volvió a suceder como todos los años. Y volvió a sentir, como cada vez, el íntimo estremecimiento que acababa haciendo rodar dos gruesos lagrimones por sus mejillas.
    Estaba allí, en su balcón, en el balcón de siempre, en el que habían visto juntos la recogida de la procesión en los años lejanos de la niñez ida.

Estaba allí, distinguía su silueta inconfundible, pese a la oscuridad y a la distancia.
Era él, era su abuelo, su querido abuelo, que acudía puntual a la cita para ver entrar en el Carmen a su Cristo de la Sangre. Como hizo siempre. Como seguía haciendo cada año, 26 después de su muerte. 
Fotografía JesusFco  

                                                                                                                                                                                                                       GABARDO