"La buena nueva"

Me salió al paso por sorpresa. El invierno parecía instalado entre nosotros y había venido mostrando una crudeza inusual por estos pagos. Pero llegó marzo y cambió el panorama. Se alejaron las nubes que nos habían sumido en la tristeza, ofreciendo de la ciudad un aspecto sombrío. Regresó el sol nuestro de cada día, apretó el calor con la desmesura propia de nuestra tierra, y el martes, cuando caminaba por la Cuesta de la Magdalena, muy próximo al Templo del que saldrá la primera procesión, me salió al paso por sorpresa. Me envolvió y me obligó a aspirar fuerte y profundo. Una fragancia a azahar me inundó y me puso de inmediato en situación: Mañana es Miércoles de Ceniza. Y ya está aquí la primavera.

GABARDO