TARDE DE JUEVES SANTO, TARDE DE “AUROROS”

 

 

El Jueves Santo en Murcia es un día consagrado a la contemplación del Misterio del Amor. La tarde murciana discurre entre liturgias solemnes, emocionadas prédicas, y el andariviene piadoso de iglesia en iglesia, visitando los “monumentos”. Las calles reviven el tradicional azacaneo con claveles en el aire y alguna mantilla española rescatada del viejo arcón de las nostalgias.

 

Para conocer la Semana Santa de Murcia; para saborear sus añejas y venerables tradiciones religiosas, es preciso acudir a una cita vespertina en la que puntualmente se encuentran la huerta, la fe cristiana y la Pasión de Jesús.

 

Cada año, al iniciarse la tarde del Jueves, -dorada y bien oliente, como los panes eucarísticos-, se congregan en la Plaza de San Agustín, frente a la iglesia de Nuestro Padre Jesús, -donde se ofrecen a la contemplación las imágenes de Salzillo-, los “Auroros” de la huerta.

           

Si eres forastero, si no conoces a fondo nuestra tierra, si por vez primera te asomas a nuestro cielo en Semana Santa, descubrirás, con sorpresa, a estos puñados de hombres huertanos que componen la “Aurora”. Antiguas y tradicionales Hermandades del Rosario, que cada sábado madrugan con el alba, para cantar el Rosario de María, tras haber “despertado” a los hermanos entre religiosas coplas y acompasados golpes de campana.

 

          

Los Auroros interpretan añejas canciones transmitidas de oído, formando un conjunto coral de solemnes armonías y resonancias. Música de trovadores, recuerdos de melodías árabes, arpegios y melismas gregorianos, la Aurora es algo insólito y admirable, como una bien concertada sinfonía en las prodigiosas gargantas de los hombres de la huerta.

           

En la tarde del Jueves Santo es tradición que se reunan a las puertas de la iglesia de Jesús para cantar las “Salves de Pasión”, y las “Correlativas”, poema músical que solamente se canta el Jueves y el Viernes Santo. La Correlativa es una “Pasión”, popular y sencilla, que abarca desde la institución de la Eucaristía a la Soledad de María.

           

Vienen los hombres de la huerta, endomingados y serios, como corresponde a la santidad del día, se agrupan en silencio, y en la tarde se oye cantar

 

                        “Jueves, en la noche fue,

          cuando Cristo enamorado,

          de Amor su pecho abrasado,

          quiso darnos a comer

          su cuerpo sacramentado...”

 

          Entre los versos que relatan la dramática historia, aparecen las expresiones conmovidas que reflejan el estado de ánimo de cantores y oyentes:

 

                        “Ya va con la cruz a cuestas

         Cristo nuestro Redentor,

         para llevar, ¡ oh, dolor !

         sobre sus espaldas puestas

         las culpas del pecador...

 

                        En tan triste desventura

         no va a encontrar más consuelo,

         que hallar llena de tristura

         a su Madre, ¡ luz del cielo ¡

         en la calle de la Amargura..

 

         ¡ Oh, dolorosa María,

         madre triste, en tu aflicción,

         dame luz para que diga

         la pena que padecía

         tu afligido corazón...”

 

            El repertorio vespertino de Pasión es abundante. Cuando una “Campana” termina, otra inicia su turno. Junto a las “Correlativas”, las “Salves de Pasión”...

 

                        “Jueves Santo de mañana,

         con perfectísimo amor,

         llamó el divino Señor

         a su Madre soberana,

         declarando su dolor...”

 

            Cae la tarde definitivamente, arrancando arreboladas nubes. Todo parece a punto para contemplar, -sumidos en religioso silencio-, la Procesión del Santísimo Cristo del Refugio, la consagración mística de la noche del Jueves, fresquita y perfumada noche del abril Pasionario.

 

Stmo. Cristo del  Refugio.  Haga "click" para ampliar la imagen Stmo. Cristo del  Refugio.  Haga "click" para ampliar la imagen

 

Bajar

Pulse sobre PLAY en el control de la izquierda para oir (puede tardar 1-3 min en comenzar)

Estando en el Huerto Orando: Campana de Auroros del Carmen (Rincón de Seca)

 

 

 

 

Texto de Juan Hernández Fernández (SEMANA SANTA 1981)

enviado por Estantecorinto  

               

Para volver pulsar sobre el cartel