Procesión de Semana Santa en Murcia

 Acaricia el aire su estandarte,

abriendo camino al paso,

del trono majestuoso

entre el gentío expectante.

Que a su paso, va creando

una emoción envolvente,

a los fieles y curiosos

que de todos lados vienen.

Trae la brisa melodiosa

que difunde por el aire,

calor de cera fundida

color y brillo radiantes.

Cofrades devotos todos,

capirotes que recortan

el perfil del horizonte.

Dádivas de caramelo

que acogen con entusiasmo

esas manos que se abren

y elevan sus oraciones

y su penitencia al cielo

con gran fervor y donaire.

Va caminando el cortejo,

bello soporte dorado

que argumenta la Pasión,

que desliza y balancea,

soportando con esfuerzo,

el nazareno portador.

Y en sus corazones cuaja

un cierto lazo anudado

como  fusión blasonado

de lo divino y humano,

en la imagen del Señor.        

 

poliescultura · 

 

  Para volver puede pulsar sobre el cartel