-La Verdad. Murcia, Martes 26 de Abril de 1.927.

 

EL DÍA CULMINANTE.

HA SIDO CORONADA LA VIRGEN DE LA FUENSANTA.

            El Infante D. Fernando de Baviera, huésped de Murcia.- Sobre las sienes de nuestra Madre coloca el Nuncio Apostólico la ofrenda de sus hijos.- Cruza las calles de la Ciudad una triunfal Procesión de Homenaje.

En la Catedral.

            EI Serenísimo Señor Infante entró en la Catedral bajo palio, siendo recibido por el Excmo. Prelado de la Diócesis.

            En el imafronte de la Catedral figuraban un cuadro al óleo representando a la Stma. Virgen de la Fuensanta y a los lados de este los escudos de S. S. el Papa Pío XI, del Eminentísimo Cardenal Merry del Val, Arcipreste de la Basílica de San Pedro, el del Cabildo de dicha Basílica y el del Prelado de esta Diócesis, como delegado expresamente para la ceremonia de la Coronación.

Solemnísimo Pontifical.

Actuó de Presbítero asistente el M. I. Señor Deán.

Fueron diáconos de honor los M. I. Señores Arcipreste D. José Cerda Escandell y Arcediano D. Pedro Gil García; diáconos de oficio, los M. I. Señores Canónigos D. Jesús Lucca y D. Pedro Cantero.

Bendición Papal.

Terminada la Misa, volvió a subir al Púlpito del Evangelio el Señor Secretario de Cámara, que dio lectura a la concesión pontificia de la Bendición Apostólica y a la delegación para darla, otorgada por el Excmo. Prelado de la Diócesis, al Excmo. Señor Nuncio oficiante.

Este la dio al pueblo solemnemente.

Estuvieron admirables la Orquesta y la Capilla.

De la Catedral al Puente Viejo.

Las tropas cubrían la carrera que había de recorrer la Virgen de la Fuensanta desde la Puerta del Perdón, por frente al Palacio Episcopal, Calle del Conde de Romanones, Glorieta y Arenal.

Un largo cortejo precedía y seguía a la Sagrada Imagen de nuestros amores. Delante iba el acompañamiento eclesiástico. Detrás el militar y civil.

El Alcalde era portador de la Corona. A su lado conducía la del Niño una nieta de la distinguida Sra. Camarera de la Virgen.

Las campanas de la Catedral repicaban sonoramente.

            Un inmenso gentío se apretaba a todo lo largo del Paseo de Garay, en la Glorieta, en el Arenal, en el Plano de San Francisco, en el Malecón, en el Parque. en el Soto. en halcones, terrados, azoteas y en cualquier sitio, en fin, desde donde pudiese alcanzarse la contemplación del acto solemnísimo y jubiloso que iba a efectuarse. 

Los gritos y las manifestaciones de alegría ensordecían y elevaban el ánimo.

            Las aceras del Puente estaban distribuidas en tribunas y una de ellas, adornada artísticamente con respaldo y dosel de flor natural, dispuesta para S. A. el Infante D. Fernando de Baviera.

LA CORONACIÓN.

            En el centro del Puente, del lado del Banjo del Carmen. estaba el Altar donde tuvo lugar la Coronación.

            La Santa Virgen, sin corona, fue colocada sobre él. Detrás había unas escaleras por las que ascendió el Excmo. Señor Nuncio, colocándose detrás de la imagen y en lugar más elevado que ella.

            Por delegación del Excmo. Señor Obispo de Cartagena, que al otorgarla usaba de una facultad que le concede el Decreto de la Coronación, cantó las preces litúrgicas y realizó la ceremonia del acto.

El Alcalde llevando en una bandeja las coronas, las ofreció al Nuncio.

Este colocó primero la del Niño Jesús. DESPUÉS LEVANTÓ LA DE LA VIRGEN SOBRE SU CABEZA Y CON ELLA TRAZÓ EL SIGNO DE LA CRUZ HACIA EL MEDIO DÍA, DESPUÉS HACIA EL ARENAL, POR TERCERA VEZ HACIA EL PARQUE Y POR ÚLTIMO VOLVIÉNDOSE HACIA EL BARRIO DEL CARMEN.

A CONTINUACIÓN CIÑÓ CON LA PRECIOSA JOYA LAS SIENES DE LA MADRE AMOROSÍSIMA DE MURCIA.

            Todos los campanarios de la Ciudad sonaron clamorosamente. Las músicas daban al aire los acordes de la Marcha Real. Las tropas rendían honores y el pueblo aclamaba a su Virgen, lanzando vivas repetidos. Una nube de palomas subió a la altura: varias de ellas comenzaron a girar en tomo ala Virgen. ¡Feliz la que se detuvo un instante sobre el manto real!

El regreso.

            Inmediatamente después de terminada la ceremonia de la Coronación, se organizó el regreso que se efectuó en el mismo orden que la anterior conducción por la Plaza de Martínez Tornel, Calle y Plza de Zorrilla, Frenería y Plaza de Belluga.

Las tropas rindieron honores de Capitán General a la Virgen de la Fuensanta.

El trayecto materialmente invadido por la multitud interrumpía el paso de la Virgen, y los vivas y aclamaciones de entusiasmo formaban un ininterrumpido coro de epifanía.

            Los balcones, las terrazas y terrados de las casas del trayecto se hallaban materialmente abarrotados de un gentío inmenso que unía sus aclamaciones a las de los acompañantes de la imagen, y arrojaba a su paso copiosa lluvia de flores naturales.

            Ya restituida la santa imagen a la Catedral, cantase un solemne Te Deum que ofició el Señor Nuncio de Su Santidad.

            Al entrar la imagen en el Templo la Banda de Sevilla entonó la Marcha Real, desfilando seguidamente y con gran brillantez las tropas.

Triunfal Procesión de Homenaje.

            Desde las cuatro de la tarde las calles por donde tenia que pasar la Procesión de la Patrona Coronada de Murcia, ofrecían cl aspecto de las grandes solemnidades. En la Plaza del Cardenal Belluga esperaban la llegada de los pasos de las parroquias, centenares de personas que hacían imposible el tránsito.

          La llegada de cada paso era saludada con vivas y aplausos. Todos venían precedidos de fieles de los distintos pueblos y de las parroquias. los de la Capital.

            El orden era completo y poco después de las seis un repique general de campanas anunció que salía a la calle la Procesión, en la que la Patrona iba a recorrer triunfalmente Murcia y recibir el homenaje de sus hijos.

            Merecen aplauso unánime y ello demuestra la fe de algunos poblados por la Fuensanta, las comisiones que como de Zeneta, Monteagudo, La Raya y otros sitios distantes de la Capital bastantes kilómetros quisieron venir y tomar parte en el homenaje, jamás igualado en Murcia.

            Abría marcha una sección de la Guardia Civil de caballería y el estandarte de las Hijas de Maria de Monteagudo. precedido de la Banda de Música de la Misericordia. Seguían Hijas de María, Apostolado de la Oración y Terciarios de Monteagudo y la devota imagen de San Cayetano, en la que los huertanos tienen puestos todos sus afectos y cariños.

            Nutrida representación de la feligresía de Zeneta con los bonitos estandartes de las Hijas de Maria y de Nuestra Señora del Rosario, con su correspondiente acompañamiento de Hijas de María y devotos del Sagrado Corazón.

            Partido de Zarandona con el estandarte de San Félix de Cantalicio. Patrón de la seda y el artístico trono del Ángel de la Guarda escultura de Araciel y que fue premiada en la exposición murciana organizada por el Alcalde Señor Hernández Illán.

            Partido de Aljucer con buen número de fieles de ambos sexos, el estandarte del Corazón de Jesús y el artístico paso de Nuestra Señora de los Dolores Patrona de aquel término.

            Partido de Beniaján con el estandarte de Nuestra Señora del Carmen y el rico paso de la misma Virgen del Carmen. notable escultura de Salzillo que llamó mucho la atención.

            Partido de Baena con los estandartes de las Elijas de Maria y de los Luises y asociados alumbrando.

            Partido de Puente Tocinos y Espín, con el estandarte de los Luises, de las Hijas de Maria y la Titular del poblado, Nuestra Señora del Rosario adornado con mucho gusto.

            Partido de Nonduermas con el estandarte de la Inmaculada y de Nuestra Señora de la Soledad y el paso de la Virgen del Amor Hermoso.

            Partido de la Era Alta con su estandarte de la Virgen del Rosario, otro del Corazón de Jesús y la escultura de San Antonio, adornada con flores naturales.

            Partido de la Puebla de Soto con los bonitos estandartes del Corazón de Jesús, de la Virgen del Rosario, Hijas de María, Sindicato Católico Agrario y paso de Nuestra Señora de las Mercedes, la Patrona, que lucía un hermoso manto bordado en oro.

            Partido de Rincón de Seca, con su estandarte de la Virgen del Carmen y Titular Nuestra Señora de los Dolores, bonitamente adornado.

          Partido de La Raya, con el estandarte de las Hijas de Maria, por cierto rico y artístico, y el paso de la Encarnación, Patrona del Pueblo, y por la que se tiene devoción grandísima.

            Partido de Guadalupe, con su estandarte de las Hijas de Maria y paso de Nuestra Señora de Guadalupe, escultura de bastante antigüedad y bonita talla, de valor artístico.

Partido de Espinardo, con los estandartes del Apostolado de la Oración y de la Inmaculada.

            Seguía el estandarte del Asilo de la Purísima y larga fila de asilados que cantaban en compañia de las religiosas el Himno de la Coronación.

            Parroquia de San Andrés, con los estandartes de las Hijas de Maria y de la Hermandad del Sacramento y Animas, y el paso de Nuestra Señora del Amor Hermoso. escultura de la que es Camarera la Ilustrísima Señora Condesa de Falcón y que llevaba profusión de flores naturales.

           Parroquia de San Antolín, con el estandarte del Titular y del Santísimo Sacramento. Paso de la Inmaculada, artística escultura, estandarte de los Luises del Sindicato de La Arboleja y la efigie de San Antolin.

Seguía a este paso la Banda  de Música de Villena, que ejecutaba bellas composiciones musicales.

 

            Parroquia de San Bartolomé, con los estandartes de la Adoración Nocturna de las parroquias de Hellín. de Monteagudo y Murcia y el paso de Santa Lucía.

            Parroquia de Santa Catalina, con el estandarte parroquial y la imagen de la Santa y Mártir Titular en lindo paso.

          Iglesia de Santo Domingo con el paso de la Virgen del Pilar, Comisión de Estanislaos, estandarte de la Congregación de María, Luises y paso grandioso del Sagrado Corazón de María, al que precedía larga fila de señoras y señoritas que lucían el distintivo real.

A continuación iba la Banda de Música de Guadalupe.

 

            Parroquia de Nuestra Señora del Carmen con el estandarte de las Carmelitas, Hijas de Maria, Luises, Estanislaos, y el hermoso paso de Nuestra Señora del Carmen en el Monte Carmelo. y al frente del paso su Camarero Don Jose Hernández Mora Marín.

            Parroquia de San Juan Bautista con el estandarte de la Sacramental  Hijas de Maria y el Titular San Juan Bautista, bella escultura italiana.

            Parroquia de Santa Eulalia con los estandartes del Corazón de Jesús, del Santísimo Sacramento, Hijas de Maria y paso artístico de la Virgen Mártir que gustó mucho.

            Parroquia de la Merced con los estandartes de las Hijas de Maria, de Nuestra Señora de las Mercedes. y devoto paso de la Virgen de las Mercedes sentada. figurando el sillón de ílores naturales. Esta sagrada imagen muy venerada ha salido muy pocas veces a lo calle.

            Parroquia de San Lorenzo eon el rico estandarte de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, niñas del Asilo de San Carlos Borromeo cantando el Himno y el paso del Titular que llevaban los bomberos, de los cuales es Patrono.

Partido de Zaraíche con las Hijas de María y el paso de la Purísima Concepción.                       Parroquia de San Miguel con estandarte de la Cofradía del Carmen y la bonita imagen del Arcángel bastante original y artístico.

            Iglesia de la Purísima con el estandarte de la Juventud Antoniana. Congregación Sabatina y bandera de los Antonianos.

            Parroquia de San Pedro con el Patriarca San Joaquín, escultura de Salzillo y una representación de la Cofradía que presidían el anciano y popular Maestro Joaquín, anciano de 94 años y los señores Macía y Bosque.

            Parroquia de San Nicolás con el estandarte de las Hijas de María. el Sindicato Obrero Femenino, Hijas de María de la Inclusa y el paso del Angel de la Guarda.

Seguía la rica bandera de la Corte de Nuestra Señora de la Fuensanta y mis de tres mil señoras y señoritas alumbrando tocadas con la mantilla española en su mayoría.

            Lucida representación de Caballeros de la Fuensanta luciendo el emblema de la Asociación.

Cruz catedralicia, alumnos del Colegio de San José, seminaristas de San Fulgencio con sus respectivos profesores que cantaban el Himno.

            Hermanos Maristas, congregaciones religiosas entre ellas Hermanos Maristas Franciscanos de la Purísima y de Santa Catalina del Monte, clero parroquial y el Ilustrísimo Cabildo Catedral. Órdenes militares, nobleza murciana, Maestrante de Valencia y los señores prebendados de la Catedral con traje coral, Maestrante de Zaragoza Señor Conde del Villar de Felices, maestrantes de Valencia Don Francisco Lozano y Don Jesús del Portillo, 'teniente Vicario General Castrense Don Pedro González, Mayordomo de semana de Su Majestad Marqués de Villamantilla de Perales, Caballeros de Calatrava, Conde de la Licea de Alcántara Don José María Corbi de Santiago, Don José María Barnuevo Conde de la Real Piedad, Don Diego Chico de Guzmán, Don Juan de Aguilar Amat y Barnuevo y de Calatrava Don Luis Ibáñez y Conde de Falcón caballero profeso.

        Seguía la Excma. Diputación Provincial presidida por Don José Ibáñez Martín su Presidente.

        Nuestra venerada Patrona con rico traje blanco bordado en perlas y rica pedrería lucía sobre su trono de plata valiosas joyas en el pecho sobresaliendo rico collar de brillantes, pectoral de esmeraldas de incalculable valor y sortija de brillantes, algunos de gran tamaño. Junto al trono iba su Camarera la Excma. Señora Doña María Codorníu de la Cierva.

        El paso de la venerada imagen cuya Corona como igualmente la del Niño. resplandecía a los rayos de la luz eléctrica, recibió el homenaje del pueblo, siendo continuamente aplaudida y vitoreada con entusiasmo y lloviendo sobre ella rosas, claveles y olorosas flores naturales.

        Marchaba a continuación de la Patrona, de capa pluvial, el Excmo. Señor Obispo de Orihuela Dr. Iratorza. llevando de Diácono al M. I. Señor Arcipreste y de Subdiácono al M. I. Señor Arcediano, ambos canónigos de esta S. I. C. Como diáconos y subdiáconos del Pontifical figuraban los beneficiados Don Carlos Alberto Mediavilla y Don Manuel Navarro.

Monseñor Tedeschini, Nuncio Apostólico de Su Santidad el Papa, iba de capa magna, acompañado de los excelentísimos señores obispos de Oviedo Don Juan Bautista Luis Pérez y de Salamanca Don Francisco Frutos Valiente,

Cerraba la Procesión el Excmo. Ayuntamiento de la Capital bajo mazas y presidiéndolo el Alcalde Don Francisco Martinez García.

En la Catedral.

Después de pasear la Fuensanta en carrera triunfal las calles señaladas en el itinerario, entró en la Catedral entre las ovaciones del pueblo y los acordes de la Marcha Real que tocaban las bandas de música y nuestro hermoso Órgano cantándose una solemne Salve con acompañamiento de orquesta.

Todos los coros allí apercibidos entonaron el Himno oficial y lo siguieron cantando mientras la procesión de regreso siguió su carrera.

 

 

 

Escrito en el foro de Murcia Nazarena por Eulalio

  Para volver puede pulsar sobre el cartel