EQUINODERMOS PALEOZOICOS

INTERPRETACIÓN Y DESCRIPCIÓN
DE LOS FÓSILES ORIGINALES
DE LOS CISTIDEOS
Habiendo aparecido algunos de los trabajos originales de descripción visual y dibujo de los fósiles que están en mí custodia y han servido para el trabajo de, “Aportación a la comprensión de los equinodermos”, no me queda más remedio que publicarlos en esta Web, respetando los textos y dibujos de estos manuscritos.

 

CISTIDEO Nº 51 DE UN PENTACALIX

Localizado en el Llanvirn superior de Navas de Estena, Montes de Toledo.
Presenta el área ambulacral completa, según se interpreta en el dibujo.
Corresponde a un Pentacalix, el pentarradio y la sutura central se halla en relieve, cayendo suavemente hacia los interradios dentro de la figura pentámera externa (que aparenta un rectángulo).
Cada radio se divide en tres ramas que con una inclinación de 45º, en tres poros, que se distinguen de los ordinarios por la inclinación de 45º y la convergencia en un punto.
Las facetas que son cinco están divididas en forma lobulada por tres subfacetas.

El hidroporo se encuentra en el interior de un resalte trianguloide. La red de canales es perfectamente visible en el molde interno.
El polo aboral no se ha conservado. A través de las pocas placas que se conservan podemos decir que eran abundantes y convexas con numerosos diploporos dentro de un seno elíptico orientados radialmente en cada placa.

 

CISTIDEO Nº 8

Corresponde al Llanvirn superior de Navas de Estena, Montes de Toledo.
Es un molde interno de la estructura interna de dos polos orales de dos cistideos, pertenecientes al mal llamado genero Calix, están superpuestos y por esta circunstancia el inferior conserva los canales radiales, analizando este último observamos perfectamente los conductos radiales del sistema hemal y vascular-acuífero, que sustentando el sistema alimenticio parten en bloque, los primeros del anillo periesofágico y los segundos de la faringe, para, ramificándose en tres, introducirse en las facetas.
En este mismo fósil podemos apreciar la impresión deltoide, que en todas estas especies existe sobre el anillo periesofágico en el inicio del canal pétreo, también se distingue nítidamente la huella del inicio del canal pétreo, centrado en el lado mayor de un pentágono deformado, en los vértices de este pentágono se encuentran las pistas que nos confirman la existencia de los cinco canales radiales. En el mismo fósil se aprecia la impresión de la glándula y seno axial. Alrededor del contrafuerte se destacan en forma radial las suturas de las placas, correspondientes a las facetas y placas interraciales.
En los dos fósiles los diploporitos son numerosos, con simetría indefinida.
Al lado del cistideo superior se observa lo que parece ser la parasitación del gasterópodo Lophospira

CISTIDEOS Nros. 6 (2) y 6A (2)

 

MOLDE 6 (2)

Pertenecen al Llanvirn superior de Navas de Estena.
El primero es un molde interno de la parte externa y el segundo un molde interno de la parte interna. El primero un Calix que contiene la zona oral y aboral incompletas. El polo oral nos muestra el gonoporo, hidroporo, periprocto y parte del casquete actianal. La sutura central (mal llamada boca) sobre la forma externa es recta, lo cual condiciona cuatro facetas en este tipo de Aristocistitidos (aquellos que se han encuadrado por su morfología en el genero Calix), no es aquí el punto de extendernos en esta cuestión, que entenderemos en la discusión del genero Calix, nos atendremos a la descripción de los fósiles.

Continuando con las facetas, se han conservado dos enteras, parte de otra y el radio de la cuarta; por tanto el cistideo es tetrarradiado con una faceta al final de cada radio, las facetas están divididas en subfacetas, confrontando lo expuesto con el molde “6A(2)” con el cual se complementa, se deduce la existencia de cuatro canales radiales, que saliendo del canal anular periesofágico encajaban en tres impresiones que tiene cada faceta donde se asentaban las braquiolas. Las impresiones de las facetas son hemi-periformes y dentro de su seno se advierten tres conductos capilares que pertenecerían a los sistemas, alimenticio, hemal y vascular-acuífero. Unas líneas perpendiculares a la sutura central de la forma externa, forman una ornamentación denticular. El genoporo ocupa una placa, su orificio se encuentra en el centro de una prominencia crateriforme. Se han conservado moldes de la pirámide anal que nos indican su constitución en dos capas y la base hexagonal por ser los ángulos de de la pirámide de 120º, podemos intuir la movilidad de los lados de la pirámide por la cimentación existente en las aristas. Aunque en la constitución de la teca intervienen numerosos diploporitos no se manifiestan en la epidermis.

 

MOLDE 6A (2)

Muestra este molde una faringe elíptica, con una línea central, alrededor de la cual se intuyen el plexo hemal y cuatro conductos del canal radial, en este conjunto se aprecia la base del canal pétreo y el canal anular periesofágico, la continuidad de este con la glándula es evidente. En la pirámide anal, de seis lados, se conserva nítido el orificio central y se aprecia la impresión de la estrella de seis radios. El gonoporo se encuentra a un lado de la pirámide cerca de la sutura central y sobre este, entre dos facetas en un interradio se halla el hidroporo.

Todos estos orificios vitales se encuentran en una cara del cistideo que adquiere con ello una simetría bilateral. Se aprecia también en este molde el contrafuerte anular y una placa principal de siete lados, rodeada de siete secundarias (intercalar 1) y algunas suplementarias (intercalar 2) [el mismo sistema de placas se puede apreciar aunque atenuado en el molde 6 (2)].
Partiendo de la anatomía de la teca, que encuadra en el genero Calix, y la definición del casquete que dice: “boca recta con cuatro facetas”, este fósil se puede incluir en dicho genero.

NOTA: Sería bueno dividir el genero Calix en dos grupos, Calix para los Tetracalix y Pentacalix para los que la forma sobre la boca interna es un pentágono.

 
ANTERIOR
SIGUIENTE