MILITARISMO, PACIFISMO Y LAS BARDENAS

Mikel Armendáriz, Víctor Ayerdi, Iñaki Cabasés, José Luis Campo, Ginés Cervantes, Fermín Ciáurriz, Reyes Cortaire, Miguel Izu, Manuel Ledesma, Iosu Ostériz, Ramón Peñagaricano, José Ángel Pérez-Nievas, Víctor Rodríguez, Pedro Romeo, Javier Sánchez Turrillas, Andoni Santamaría, José Luis Úriz, Patxi Zabaleta

Del militarismo…

El militarismo no es sólo el predominio del elemento militar en el gobierno de los Estados, sino que atañe también a la producción de armamento y la experimentación de nuevas armas y productos químicos en muchas zonas del Tercer Mundo que son un permanente banco de pruebas de estrategias militarizantes de graves consecuencias. Según el Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo la intervención de la OTAN en Yugoslavia demuestra que las guerras del futuro no se parecerán a las del pasado y los nuevos conflictos resultarán de la "violación masiva de los derechos humanos y de las minorías, y de la depuración étnica cometida por políticas nacionalistas agresivas". Sólo en 1998 se registraron 27 conflictos armados en 26 países: 11 en África, 9 en Asia, 4 en Oriente Próximo, 2 en América Latina y uno en Europa (Kosovo), algunos de ellos televisados en riguroso directo.

Los gastos militares durante 1998 se estiman en 105 billones de pesetas, a pesar de que Rusia ha disminuido en un 55 % sus gastos militares. La producción de armas se concentra en unos pocos países industrializados, casi la mitad corresponde a los Estados Unidos. La industria del armamento, que emplea a 30 millones de personas, es uno de los factores políticos y económicos de mayor incidencia en el mundo. Si no somos capaces de convertir la industria del armamento en industria civil, cuando no haya guerras habrá que crearlas para dar salida a la producción, en caso contrario se produciría paro y excedentes de personal. Guerras civiles o territoriales, conflictos étnicos o religiosos, represión política o golpes de Estado representan un mercado nada desdeñable. Durante la guerra de los Balcanes la industria de armamentos "hizo su agosto"; los fabricantes de armas desplegaron grandes medios en torno a las delegaciones oficiales asistentes a las cumbres de la OTAN para vender sus productos.

Todas las guerras producen muertes, heridas físicas, psíquicas y sociales. Sin embargo para el binomio militar-industrial, pensamos en los fabricantes de armas y los militares junto a algunos políticos, la guerra es un negocio. Es injusto y éticamente lamentable que los mismos países que invierten tanto dinero en gastos militares pongan tantas excusas para condonar o cancelar la deuda externa de los "Países Pobres Altamente Endeudados" a pesar que su extrema pobreza les impide cubrir sus necesidades más básicas. Según datos de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 4.100 millones de personas viven con menos de dos dólares al día, 699 millones de niños y niñas viven en la pobreza y 790 millones de personas pasan hambre. Mientras se mantenga esta situación es indigno y perverso que se esté dedicando tanto dinero a armamento.

…al pacifismo

Es el pacifismo, sobre todo y ante todo, una ideología, una ética en el marco de los valores democráticos, y, por tanto, de los valores de los Derechos Humanos. Pacifismo representa el real compromiso de defensa del primer y más fundamental derecho humano; el de la vida y la integridad de las personas.

Si las ideologías y los valores éticos son, por su propia naturaleza, utopías, la paz, ciertamente, lo es. Ante cuya utopía -ante cualquiera- se puede correr el riesgo de pretender exigir con radicalidad su cumplimiento total e inmediato, lo cual condena a hacer imposible lo posible, convirtiendo la utopía en simple fantasía, e, incluso, en simple delirio de carácter totalitario. Pero las utopías -entre ellas la de la paz- no empiezan y acaban en el ámbito de lo ideal, de las ideas, sino que tienen su praxis, su aplicación dinámica en la realidad, y hacer un pacifismo posible es tanto como hacer posible la paz.

Así, por ejemplo, éstas son algunas propuestas de acción de índole pacifista:

El pacifismo es, en consecuencia, el movimiento político y social que preconiza la abolición de los armamentos y la eliminación de la violencia como medio para resolver los conflictos, y que considera una amenaza para la paz mundial y la supervivencia de la humanidad la carrera de armamentos entre los grandes bloques y la utilización de las armas de exterminio masivo. Mientras la cultura de la paz no sea capaz de ir avanzando frente al militarismo, éste seguirá necesitando más terrenos y espacios para entrenar sus aparatos y probar sus armamentos.

El campo de tiro de las Bardenas

Entre esos espacios se halla el campo de tiro y bombardeo de las Bardenas Reales de Navarra que fue creado en 1951, con un contrato de arrendamiento entre el Estado y la Comunidad de las Bardenas Reales por 25 años que fue prorrogado en 1976 hasta junio del presente año. Después del cierre del polígono de Caudé (Teruel) y de renunciar el Gobierno central a construir el polígono de tiro en Anchuras (Ciudad Real) ha quedado como el único polígono de tiro del Ejército del Aire.

La Ley Foral 10/1999 declaró Parque Natural a las Bardenas Reales, excluyendo la zona del polígono de tiro. Posteriormente la Ley Foral 16/2000 la ha modificado de modo que la superficie destinada para actividad militar quedará incluida en el Parque Natural a partir de junio de 2001, logrando la plenitud de protección ambiental de las Bardenas Reales de Navarra. La UNESCO, a propuesta del Comité Internacional del Programa "Hombre y Biosfera", ha aprobado en noviembre del 2000 la solicitud de la Comunidad Foral de Navarra para declarar el Parque Natural de las Bardenas como Reserva de la Biosfera. Por otro lado, las Bardenas forman parte de la propuesta de "Lugares de Importancia Comunitaria" que Navarra ha elevado a la Unión Europea para su inclusión en la Red Natura 2000.

En contra de los acuerdos del Parlamento de Navarra el pasado 1 de diciembre de 2000 el Consejo de Ministros declaró Zona de Interés para la Defensa Nacional el campo de entrenamiento de las Bardenas Reales. Esto supone que en las 2.244 hectáreas del polígono de tiro no cabe ninguna actividad distinta a las de defensa, con lo que el Estado blinda éste espacio sólo para actividades militares. También sin contar con Navarra el 11 de enero se firmaba una declaración conjunta para potenciar las relaciones entre España y Estados Unidos en materia de defensa que incluye el uso de determinadas instalaciones militares, entre ellas el polígono de tiro de las Bardenas por los pilotos estadounidenses.

¿Son compatibles el Parque Natural y el polígono de tiro? Son términos completamente contradictorios. En el polígono de tiro se llevan a cabo prácticas de bombardeo con armamento sin carga, incluido el nuclear, y con armamento real, así como entrenamientos de combate y pruebas de material militar en fase de fabricación y experimentación. Además de los aviones españoles y americanos, en ocasiones vienen también aviones de otros países como Bélgica y Alemania para realizar maniobras conjuntas. Las consecuencias más importantes son numerosos accidentes con el consiguiente peligro para los pueblos vecinos o situados en las rutas de aproximación, molestias constantes por el ruido y los vuelos rasantes y la imposibilidad de declarar Parque Natural la zona afectada. Desde 1968 hasta marzo del 2000 se han registrado en el polígono de tiro o en sus cercanías una treintena de accidentes que han costado la vida a 21 personas. Por otro lado, está pendiente de estudio la posible incidencia de casos de cáncer relacionados con el uso de uranio empobrecido, bombas de grafito u otra munición que pudiera contener elementos cancerígenos o nocivos para la salud.

La firma de un nuevo acuerdo entre el Presidente de la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa para prorrogar por otros 7 años la utilización del campo de tiro se pretende justificar en que existen alternativas de ubicación en un hipotético polígono al sur de Portugal de utilización conjunta. Sin embargo desde el Ministerio de Defensa luso se manifiesta que ni tan siquiera se ha iniciado un contacto formal, ni una negociación al respecto. Todo indica que la prórroga tiene como exclusivo fin incrementar el canon de alquiler y contentar al Gobierno central, pero no el objetivo tan deseado del desmantelamiento del polígono de tiro.

Pocas veces en Navarra ha existido un tema tan unánimemente rechazado como la existencia del polígono de tiro en las Bardenas. Desde los pueblos de la Ribera, tan directamente afectados, hasta el conjunto de la población de la Comunidad Foral y todas sus instituciones, partidos políticos y movimientos sociales. Incluso el actual Presidente del Gobierno de Navarra se comprometió, aunque lo haya incumplido, a liderar la oposición al mantenimiento del actual polígono de tiro de las Bardenas de Navarra.

Navarra ya ha soportado durante 50 años las molestias y riesgos del polígono de tiro. La no renovación del convenio actual que finaliza el próximo día 9 de junio es un acto ético, solidario y responsable. No queremos campos de tiro. Queremos una sociedad más justa, solidaria, desmilitarizada y en paz.

 

 

* VOLVER A LA PÁGINA INICIAL DE MIGUEL IZU