La Ingeniería Industrial

Resumen: (sin interés para la dirección :-)

Vivimos la 3a y última era industrial.

Es la última porque sólo hay materia, información y energía. Véase: el análisis de esta síntesis.

Porque es completa, es poderosísima, hasta para hacer hablar a una imagen de una bestia.


Visto el progreso acumulativo de las tecnologías, quiero poner esta advertencia contra el progresismo iluso: el Papa Benedicto XVI, en el n.24 de su encíclica "Spe Salvi", dice: "El tesoro moral de la humanidad no está disponible como lo están en cambio los instrumentos que se usan". Y "La libertad presupone que en las decisiones fundamentales, cada hombre, cada generación, tenga un nuevo inicio".


La Ingeniería Industrial

Los filósofos definirán al hombre como "animal racional", los sociólogos como "animal político", los linguistas como "animal parlante", pero como Ingeniero Industrial, lo definiré como "animal que usa instrumentos".

La Industria es el arte de diseñar y preparar los instrumentos que el hombre ha de utilizar. Al principio, esos instrumentos eran materiales. Ahora llamamos "edad de piedra", "edad de los metales", a quellas épocas en que sólo se usaban instrumentos materiales.

Cuando empezó a intervenir la energía, se empezó lo que se ha llamado "era industrial".

Ya he explicado que los ingredientes de la realidad son materia, información y energía en "Tecnología trinitaria". Ahora quiero destacar que estamos comenzando una nueva era: "la era de la información".

Doy gracias a Dios por haberme puesto a vivir en este momento histórico. Lo que ahora podemos hacer desde casa con un ordenador personal es maravilloso.

A mediados de los noventa, con ocasión de que el producto LANDP, de IBM, que habíamos inventado y desarrollábamos en Barcelona, ganó en Charlotte una votación entre los directores comerciales de IBM de todo el mundo, como "mejor producto para las oficinas bancarias", escribí entusiasmado, al llegar al hotel, un artículo sobre las esperanzas de expansión que la tecnología "cliente/servidor" representaría en los próximos años.

El artículo se titulaba "A hope for the future: A big bang of creativity", que presento aquí con la técnica del "hypertext". ver "A hope for the future:A big bang of creativity"

El cumplimiento de todo aquello con lo que ahora se llaman "Nuevas Tecnologías" ha sido para mí una satisfacción profesional muy gozosa. Para los que profesamos la "Ingeniería Industrial" con vocación, es muy placentero constatar que una vez involucradas en nuestros instrumentos materia, información y energía, podemos hacer con ellos casi todo lo que se nos ocurra.

Para los católicos que creemos que las cosas son así porque en todas las cosas hay vestigios de semejanza con la Santísima Trinidad, constatar que, precisamente cuando hemos hecho que en nuestros instrumentos se integren los tres aspectos citados, es cuando más partido podemos sacar de nuestro trabajo, es también muy consolador.


Otra ventaja de haber dedicado mi vida profesional a la informática es que me ha ayudado a contrastar mis concepciones con la realidad. Un programador suele pensar que su programa está perfecto una vez escrito. El compromiso y la necesidad de que "funcione" le hace, muchas veces, tener que reconocer que la "realidad" no era como pensaba.

Esto es importante porque como dice el P. Leonardo Castellani en un capítulo de "San Agustín y nosotros": VI - La Verdad que está en la red: "La razón depende de la verdad, es decir, de la realidad: busca la realidad, a ella se amolda, se modela, se somete: la verdad "la juzga", como dice San Agustín".

Así se guarda uno del racionalismo sin caer en el materialismo.

Manuel M. Domenech I.


Página de enlaces de ingeniería y electrónica


Camino(s) ascendente(s):