Las notas de Santa Bernadette

Cartas a mis ahijados

Las notas de Santa Bernadette

Barcelona, noviembre 1989

Querido César:

He pensado que tú, como mis demás ahijados, vais creciendo, y ya va siendo hora de que hablemos más en serio. Como, por las circunstancias de la vida, no es posible que nos veamos tanto como desearíamos, puede ser una buena solución hacerlo por carta.

Quiero enviaros una serie de cartas a todos, y publicarlas en Meridiano Católico. No importa que ahora no las entendáis muy bien. Yo os las iré guardando y, Dios mediante, cuando seáis mayores, os las daré todas juntas, y entonces ya lo entenderéis.

La semana pasada estuve en Holanda. Siempre me llevo algo para leer cuando me voy de viaje. Así no pierdo los nervios por los aeropuertos. Esta vez me llevé el librito "Personal Notes" de Santa Bernadette de Lourdes. Lo había comprado en Lourdes, en una tienda que hay en la calle de la Gruta, subiendo a mano izquierda, después de cruzar el río. Tienen toda clase de publicaciones religiosas en inglés: catecismos, Biblias y sobre todo, claro está, cosas sobre la santita de Lourdes.

Por cierto que no hay cosa mejor para aprender una lengua que practicar la religión con ella. Si te compras una Biblia en inglés, como ya sabes lo que dice, aprendes mucho vocabulario y sintaxis sin darte cuenta. Además, desde que lo hago, me he dado cuenta de que los ingleses también tienen su corazoncito. Al leer, durante años, exclusivamente cosas relacionadas con la informática, tenía asimilado el inglés como un lenguaje simbólico matemático.

Dejémonos de rodeos y vayamos a lo que quería decirte: Este libro contiene las notas personales tomadas por la santa. Las ha recopilado el padre jesuita André Ravier. ¡Cuánto bien se puede hacer y han hecho tantas buenas personas como corren por el mundo!. Ahora estoy pensando en las monjitas que fundaron y llevan la tienda y en el padre Ravier.

Lo más importante es caer en la cuenta de la admirable humildad de Santa Bernadette. Solamente escribió esas notas personales. Se limitó a copiar de otros libros algunas frases que más le convenían, y a tomar algún apunte de los retiros que se daban en su comunidad. Y es importante porque esto está al alcance de todos nosotros. ¡Si tuviéramos una libreta en donde apuntáramos aquello que nos hace mella espiritual, para recordarlo y practicarlo!.

Otra cosa admirable es la insistencia sobre el sufrimiento. Como ya sabía que Bernadette había muerto de tuberculosis ósea sin que se enteraran, hasta ya muy al final de su enfermedad, sus hermanas de la comunidad, me impresionó mucho la gran cantidad de notas referentes al sufrimiento.

Claro está que no quiero despedirme de ti sin copiarte algunas de ellas:

María lo sacrificó todo, y Dios sólo ocupó el lugar de todo.
¡Oh Madre, ofréceme a Jesús!
¡Oh mi Jesús, haz que te ame. Amame, y entonces crucifícame tanto como tú quieras!
Jesús lo da todo a los que lo han dejado todo.
Guárdame, Oh Jesús, yo te pertenezco, soy propiedad tuya.
Siguiendo el ejemplo de María, tengo que llevar la cruz escondida en mi corazón.
La principal gracia a pedir en este retiro es vivir más y más escondida en la imitación de Jesús y María.
Obedecer es amar. Obedecer para agradar a Jesús es amar.
Sufrir todo en silencio para agradar a Jesús es amar.

En fin, tendría que copiarte el libro entero... Recibe un fuerte abrazo de tu padrino que no te olvida:

Manuel Ma Domenech I.


Camino(s) ascendente(s):