©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Els molins de Llinars

i Penyes Vermelles

(Pollença)

08 de noviembre del 2008

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: En la carretera Pollença-Lluc (Ma-10), a la altura del km 3,600

Material: La ropa que el día aconseje, botas de montaña.

Mapa: Alpina Tramuntana Norte E-25

Mejor época: cualquiera siempre que no haga calor

Recomendaciones: Llevar agua suficiente,  no debemos confiar en las fuentes, siempre es mejor llevar la propia.

Guía: Antonio Sureda
Distancia:
7,5 Km.

Hora de Inicio: 10,04 h.

Hora Final: 16,40
Tiempo de marcha Subiendo: 3,18 h.

Tiempo de marcha bajando: 2,6 h.

Tiempo parados: 1,9 h.

Total acumulado: 6,37 h.

Velocidad media: 1,17 Km. h.

Altura máxima: 510 m.
Altura mínima: 76,6 m.

Desnivel Acumulado: 454 m.

Nota preliminar: A partir de  Sa Font den Llinars no tenemos ni hitos ni sendero, la subida la hacemos por un terreno complicado, hay que tener conocimientos de los accidentes geográficos para realizar esta excursión que puede resultar dura para gente poco experimentada

 Google Maps

 

Itinerario:

Empezamos a caminar al inicio del camino de Llinars, pasamos uno barrera de metal, abierta, con un cartel que dice 'Casa Tixado', con cipreses a la derecha. A la izquierda, cerca de otra barrera, la vista llega hasta el monte Tomir. Mientras, a la derecha, en las paredes cortadas, está el denominado Salt de Llinars.

El camino es de carro, asfaltado. A la derecha observamos un ruedo de encinas, mientras que a la izquierda tenemos una pared de tochos. Pasamos una rejilla para las ovejas y dejamos un camino a la derecha, cerca de un bloque eléctrico. El camino gira hacia la derecha y dejamos a la derecha las casas de Can Tixador, donde se encuentra el primer molino, modificado. Uno poco después, encontramos a la derecha el segundo molino de agua, con canal y lagar, con las casas a la derecha; tienen tres plantas de alzado, con hiedras, y portal redondo. Algunos metros más arriba, vamos momentáneamente por la derecha para observar el molino desde la parte alta. Volvemos al camino principal, el camino gira a la derecha. Poco después, observamos el tercer molino, con su lagar y la caseta reformada. También podemos ver, más arriba, el cuarto molino, este es el que se encuentra más genuinamente conservado. Tiene la casa-obrador, con patio empedrado, banco, horno y pocilgas; en el interior, se puede ver el arco donde se situaban las muelas. El agua era conducida por un canal hasta el lagar, una torre tronco-piramidal de unos 8 m. de altura, por donde se precipitaba. Con la fuerza del agua, se movía la rueda mecánica, una especie de cuchara que hacía girar el eje que hacía girar las muelas. El agua salía por una mina y era conducida al molino de más abajo. El grano era vertido dentro de la boca “tremutja”, que lo distribuía entre las muelas, que lo transformaban en harina. Los molinos de Llinars es un conjunto de seis molinos de agua harineros que ya existían antes de la conquista de Jaime I. Los nombres de los seis molinos son: de Baix d'en Tixador, de Solivelles, de Jaume Tixador, de Madò Teresa Roqueta, de Ventet y de Llinars. El de Jaume fue el último que funcionó; dejó de moler a la década de 1950 (Vilanova, B.; Cerdà, M.: "La Vall d'en March y el molinos de Llinars. Itinerarios de Pollença, 4", p. 21).

El camino gira a la izquierda y a la derecha, desde donde  podemos ver el cuarto y el quinto molino; más adelante, están los restos del sexto molino. Inmediatamente, llegamos a la barrera del "Predi Llinars". Algunos metros antes de la barrera, delante del lagar del quinto molino, parte por la izquierda el camino, escalonado. A la derecha, discurre una pared seca que acaba en otra pared transversal, que tenemos que pasar por una barrerita. Después de la barrera, enlazamos con un camino de carro, que cogemos por la izquierda, dejando de lado el de la derecha, que desciende a las casas de Llinars. El camino pasa un torrente, con encinas y palmitos y vamos por la derecha, con una pared a la derecha. Bien cerca, se encuentra la fuente de Llinars; tiene una mina alta, de arco redondo y un canal en el centro.A la derecha, se extienden los huertos de las casas de Llinars, con vista sobre las casas. Desde la fuente de Llinars, continuamos por un sendero a la izquierda, en subida por la vaguada que sufrió un incendio hace más de 13 años. Más a la derecha queda el camino “del coll dels tords”  y de las rotes de Can Sales. Nos rodean carrizos, rapa y cebollas marinas. La vista atrás nos permite ver las casas de Llinars. La vaguada sube hacia las “Penyes Vermelles” (527 m). En poco más de un cuarto de hora de la  fuente, llegamos a un colladito, con carrizo y rocas y algunos ejemplares de palmito. En tendencia a la izquierda, en un cuarto de hora del colladito alcanzamos la pared que servía de partición entre Llinars y Son Grua. Pared arriba, pasamos cerca de un gran pino entre el carrizo y, poco después, llegamos a uno colladito y alcanzamos la carena que nos permite ver la panorámica hacia el puerto de Pollença. A la izquierda quedan las “Penyes Vermelles” y a la derecha, la honda vaguada  surcada por el torrente de Llinars. (Opcional: Vamos hacia la parte alta de la vaguada y llegamos a un espolón cortado encima del collado de “Tirapau”. Desde aquí podemos ver el castillo del Rey y “el Paraigo”. Descendemos hacia el collado y llegamos en seis o siete minutos. En el collado de “Tirapau” (485 m), dejamos a la derecha un camino que desciende hacia las casas de Ternelles, por el “pla del Bou”.

Desde el collado, una corta subida de cinco o seis minutos nos deja a la roca conocida con el nombre del “Paraigo” (522 m); el nombre debe venir de la forma de cueva o fungiforme de la roca, buen abrigo en caso de lluvia. Por los alrededores, encontramos ejemplares de acebo. Es impresionante el desierto calcáreo del costal sur del “Puig Gros de Ternelles” y las vistas panorámicas que se contemplan. En unos doce o trece minutos arriba, se encuentra la recóndita “font de les Creus”. Desde el “Paraigo”,) volvemos atrás por la misma ruta y llegamos nuevamente a la fuente de Llinars. Descendemos por el camino de los molinos y, una vez en la carretera, podemos llegar a Pollença por el GR-221, que cogemos cerca de casa Pontico.

 

 El Grupo lo formaron:

Maria, Susana, El Bolli, Javier, Gabi y Toni

 

A. Sureda

 

Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones