Al microcuento o minicuento podríamos llamarlo también cuento ultracorto. Sus dos condiciones indispensables son que sea muy breve -quinientas palabras ya son demasiadas- y que turbe al lector. Alguien dijo que es un cuento que no queda más remedio que leer deprisa y luego volverlo a leer, y siempre nos parece que no ha terminado. Escribirlo constituye un reto y es un modo de ponernos a prueba. Por lo que supone de condensación de las ideas, así como porque nos obliga a elegir muy bien los términos que vamos a emplear, es conveniente su práctica para el que se inicia en la técnica literaria.

Por otra parte, el minicuento constituye un verdadero tratado sobre el valor de lo implícito. Y ya se sabe que el lector aprecia al escritor que dice mucho con poco. A veces hay semejanzas entre la narración ultracorta y la poesía, pero son más las diferencias entre ambas. Es importante no confundir el minicuento con otros géneros breves, como la anécdota, la parábola, la prosa poética o el aforismo.

El microclima

Por breve que sea un relato, su clima siempre es narrativo: nos

cuenta algo y a menudo nos deja suspendidos en un hilo. Así lo demuestra el cuento más corto del mundo, de Augusto Monterroso:

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".

Este minicuento encierra la clave de la narratividad al responder a la pregunta tan significativa en el cuento: "¿Saben lo que pasó?".

Por lo tanto, un primer paso para producir minicuentos es hacerse y responder dicha pregunta. Alguien dijo que el minicuento es un telegrama enviado por un charlatán con imaginación.

La estructura

El aforismo es una idea; el minicuento es una historia. La condición imprescindible para construir un microcuento es la siguiente: empezarlo y terminarlo con el mismo sujeto o situación.

Para ejercitarse

Propuesta 1: continuar el siguiente texto pensando previamente quién lo protagonizará: "Estábamos sentadas en el medio del salón cuando Teresa habló..."

Propuesta 2: contar la misma historia pero desde el punto de vista de una persona que estaba en el lugar y le cuenta a otro lo que escuchó.


Volver a la página anterior.