Cultivo del endrino (Prunus spinosa, L.) en Navarra

Publicado en la revista Navarra Agraria 44:5-8 (1989) ISSN 0214-6401

Jacobo Ruiz - Ingeniero de Montes.


Introducción

El creciente interés que está teniendo el consumo del licor de pacharán ha dado lugar a un Programa de Investigación sobre las técnicas de cultivo de este arbusto silvestre. Financiado por el Consejo de la Denominación Específica "Pacharán Navarro", se ha realizado en concreto un estudio interesado en conocer las técnicas de multiplicación del endrino con el objeto de crear plantaciones organizadas de este fruto. El trabajo lo ha llevado a cabo el becario que firma este artículo, en cuyas experiencias ha colaborado el Instituto técnico y de Gestión del Cereal.

plantas de endrino
Detalle de rama de endrino con flores y frutos maduros, éstos con su típica coloración negro-azulada.
El género Prunus, también llamado frutales de hueso, incluye cerca de 200 especies de muy diversa talla y porte: desde matas bajas y postradas hasta árboles de gran altura. Alrededor de 100 de estas especies han sido cultivadas desde tiempos remotos para aprovechar la carne o el hueso de sus frutos. Estos cultivos comenzaron a partir de selecciones de individuos silvestres que se propagaron para obtener grandes producciones.

Hoy en día, un grupo de estos Prunus constituyen la base del importante sector agrícola de los frutales de hueso. Entre los más importantes están el almendro (Prunus amygdalus Batsch.), albaricoquero (Prunus armeniaca L.), cerezo (Prunus avium L.), guindo (Prunus cerasus L.), ciruelo (Prunus domestica L.) y melocotonero (Prunus persica Batsch.) A partir de estas especies, las técnicas de fruticultura han dado lugar con el paso del tiempo a gran número de variedades que componen una amplísima gama de frutales cultivados. La clasificación botánica de estas variedades y cultívares se hace difícil. Sirve de ejemplo el ciruelo Mirabolan, patrón muy empleado en fruticultura y que la Botánica clasifica indistintamente como: ciruelo Mirabolan = Prunus cerasifera Ehrh. = Prunus domestica var. myrobolan L. = Prunus myrabolana Loisel. = Prunus korolkovi Vilm.

Características del fruto

Uno más de estos frutales de hueso es el endrino, arañón o pacharán (Prunus spinosa , L.) La terminología linneana alude a la espinosidad característica de este arbusto. Hay una diferencia fundamental que separa a esta especie de sus "hermanas" en el género Prunus antes mencionadas y es que el endrino es una planta silvestre que crece de forma espontánea en el monte. Las otras especies han sido domesticadas por el hombre de forma que empleando técnicas de fruticultura (injertos, podas, etc.) se consiga una buena producción de fruta, en calidad y cantidad.

En el momento de fijar objetivos en la investigación, observando qué características de cada fruta son las que demanda el mercado, es importante recordar los estudios de Hedrick sobre el género Prunus. Hedrick afirmaba que aquellos Prunus que crecían sobre suelos pobres o climas desfavorables tendían a dar frutos con poca pulpa y hueso relativamente grande, mientras que aquellas especies de Prunus que crecían en las condiciones opuestas daban frutos con mucha más carne y huesos de menor tamaño.

En el caso de frutos como los melocotones, ciruelas, albaricoques y cerezas, su consumo directo para alimentación hace que se busquen en ellas características tales como pulgas gruesas, dulces y jugosas. Sin embargo, el destino de las endrinas es la elaboración del pacharán y para la buena calidad de este licor priman otras características de la fruta, tales como la astringencia y la acidez. Estas propiedades típicas de la endrina son resultado de las condiciones rústicas de los lugares que habita su planta madre, el endrino.

Por este motivo, no sería adecuado plantear el cultivo del endrino en los mismos términos que los de las plantaciones de melocotoneros, almendros o ciruelos. Si bien habría comunes (todos pertenecen al género Prunus), lo más importante en el caso de los endrinos será buscar la rusticidad de las condiciones de cultivo. En caso contrario podrían obtenerse endrinas de tamaño mayor al normal y seguramente se alterarían las propiedades de acidez, astringencia, pigmentos colorantes, azúcares, etc. que son precisamente las que caracterizan a este fruto.

comic
Intereses del estudio

La importancia que para los fabricantes navarros de pacharán tiene el conocimiento del endrino así como las técnicas de su cultivo han dado lugar a un Programa de Investigación que sostiene el Consejo de la Denominación Específica Pacharán Navarro. Parte de los trabajos de esta investigación se desarrollan en la Finca Experimental de Sartaguda, que gestiona el ITG del Cereal.

Estos estudios tienen por objeto conocer las técnicas de multiplicación del arbusto para crear plantaciones que rindan cosechas de endrina en Navarra, capaces de cubrir la demanda de las fábricas elaboradoras de pacharán. Así se están probando formas de reproducción sexual y vegetativa. A la vez se estudia el comportamiento de los individuos silvestres en el monte para conocer su ciclo anual, no descartándose la posibilidad de practicar cultivos extensivos. Pueden distinguirse dos formas de cultivo para el endrino:

Cultivo intensivo

Supone la creación de plantaciones de alta densidad y gran rendimiento. La planta necesaria para estos cultivos se obtendría en viveros en los que se aplicarían los resultados de las actuales investigaciones. En esta línea se están ensayando los siguientes parámetros:

La endrina es una drupa globosa de color azul oscuro-negro al madurar, y cubierta de una fina película que se desprende al frotar y se denomina "pruina".

Sin duda, la principal dificultad en el estudio de estos parámetros es la gran variabilidad que presenta el material silvestre en su comportamiento frente a las técnicas y tratamientos de propagación. Al tratarse de una especie totalmente silvestre y además con un marcado carácter rústico, los resultados conseguidos con un determinado material silvestre sólo con bastantes dificultades pueden ser aplicables a otro material silvestre de distinta procedencia. Es decir, los ecotipos naturales son muy marcados.

Cultivo extensivo

Esta segunda opción supone asegurar y aumentar la producción silvestre en Navarra. La explotación de las matas podría articularse a nivel de término municipal, por ejemplo, subastando el aprovechamiento de todos los endrinos que hay dentro de un término municipal para la venta a los fabricantes elaboradores de pacharán. Esta forma de aprovechamiento ya se da con otras producciones silvestres, como las setas. En las zonas productoras la recolección de endrina podría constituir una fuente de ingresos para los ayuntamientos, con el único coste de evitar el deterioro de las matas.
plantas de endrino
Plantas de endrino de un año de edad obtenidas a partir de semilla estratificada en frío.

Con el tiempo, los beneficios podrían incentivar a los ayuntamientos a realizar algunos cuidados culturales que aseguren la regularidad en las cosechas de endrina y, por tanto, la regularidad de sus ingresos. En principio habría que tratar de evitar o disminuir la quema de matas productoras en invierno. La práctica de quemar rastrojos y bordes de parcelas es, desgraciadamente muy habitual en Navarra. Simplemente con esta medida ya se aseguraría la regeneración y el crecimiento natural de las matas, debido a la gran facilidad del endrino para emitir brotes de raíz.

Además de la conservación de las matas, otros tratamientos complementarios consistirían en realizar podas invernales, selección de brotes de raíz y empleo de fungicidas. Los efectos de estas prácticas se hallan todavía en fase de estudio y expérimentación.

Zonas productoras en Navarra

Para complementar los estudios sobre el cultivo (intensivo/extensivo) y saber sus posibilidades en las diferentes zonas de Navarra se están midiendo parámetros tales como, épocas de floración, comportamiento sexual autoincompatible de la especie, polinización, evolución y efecto de la poda en la fructificación, ataques de hongos o insectos, anomalías, etc.

Finalmente se está elaborando una cartografía a escala 1:200.000 del endrino en Navarra, en la que se detallan las zonas donde crecen endrinos, clasificadas según sea mayor o menor la abundancia de este arbusto (Ver Distribución del endrino en Navarra)


Volver