JOSEFINA ALVAREZ SORIANO
PINTORA EXPRESIONISTA

JOSEFINA ALVAREZ O LA PASION DEL COLOR

Conviene registrar los movimientos, las reacciones, que las pinturas de Josefina Alvarez Soriano producen en el contemplador, en ese primer instante de los acomodamientos y de los que desde la penumbra de la calle penetran en la iluminada sala se produce un movimiento de estupor: la coloración se extiende en un frenesí, por todo el ámbito y la mirada pierde su equilibrio.

Necesita un tiempo para reponerse y para sustentarse sobre sus fundamentos cromáticos tradicionales. Lo que Josefina Alvarez Soriano, le ofrece, con insistencia, con pasión es como el juego sensual del color.

Los paisajes de Josefina Alvarez se annegan de color, o mejor de coloraciones. A veces hay una predominancia de rojos, como en el campo de amapolas, o de amarillos como en la chopera, casi de cristal, a fuerza de fulgencias coloristas.

Pero una vez que nos aproximamos al cuadro, podemos darnos cuenta de que, aunque se apunte, o se adelante, o se imponga un acento predominante, allí están siempre, todos los colores de la rica paleta de la autora.

Hay en Josefina Alvarez una como entrega jubilosa al color; parece pintar en pleno transporte pánico, como si los colores, en lugar de fraguarse en la paleta, mediante la consciente selección del pintor, éstos surgieran en irreprimible fuente y se estamparan sobre el lienzo, en una jugosa, apasionante, brillante, exuberante colaboración espontánea.

Hay muchas más resonancias catalanas, ( del colorismo rusiñolesco con luz entre mediterránea y manchega), que madrileñas en la pintura de Josefina Alvarez. Hay mucha más pasión que reflexión en esta pintura generosa, deslumbrante. Hay más entrega amorosa sin medida, que penetración consciente. Hay, en suma, un fabuloso caudal de posibilidades que necesitan ser adecuadamente disciplinadas para que rindan los resultados que la espléndida disposición colorista y el buen acento compositivo de Josefina Alvarez se desarrollen con mayor fecundidad.

La pintura de Josefina Alvarez, es como el despliegue ardoroso, amoroso, de un alma apasionada, que quisiera cubrir la tierra entera de amarillo como oros celestiales, de rojos apasionantes como sangre de amapolas, de verdes henchidos, de naranjas como ocasos, de violetas como primaveras. Es una pintura rebosante que se entiende por cuanto lo rodea, que lo ilumina, que lo incendia. Pintura con materia y con pasión. Pintura para un mundo deseado.

Victoriano Cremer

E-mail: josefina@basico.retena.es
Dirección: Plaza de los Fueros 5 1ºB, Barañáin (Navarra), España