JOSEFINA ALVAREZ SORIANO
PINTORA EXPRESIONISTA

LA CROMATICA EXALTADA DE JOSEFINA ALVAREZ

Josefina Alvarez Soriano podría ponerse como ejemplo de pintor-pintora de ciudad metida en tradición plástica en la que los niños que apuntan dotes para la pintura pasan por las escuelas de artes y oficios hasta que, llegada la edad, ingresan en la facultad (antes escuela superior) de Bellas Artes. Los caminos posteriores suelen reducirse a dos: exclusivizarse de modo más o menos absoluto por una galería, o la enseñanza.
Josefina Alvarez escogió el segundo pese a lo que su actividad expositora ha sido Notable desde el 62 hasta la que estos días ha presentado en la sala de exposiciones de la CAZAR. En un intento de aproximación a Huesca, su tierra de adopción por matrimonio, recaló de catedrática en el Instituto Ximénez de Rada de la capital navarra. Sus exposiciones en Huesca se han montado con regularidad desde el 68, lo que ha permitido al aficionado seguir una trayectoria evidentemente ascendente, presidida por un denominador común: el especial tratamiento del color.
"La crítica suele etiquetarme como pintora levantina, pese a ser, por educación, de la escuela de Madrid, en la que tampoco faltan ejemplos de pintores coloristas: lo es Palencia y es colorista San José. Pese a que en la escuela se seguía mucho a Vázquez Díaz yo no veía mi camino por ahí. Seguramente me habría encontrado más a gusto en la escuela de Barcelona. Me encanta Mir y me gusta Anglada Camarasa. Desde niña me ha gustado de la pintura, fundamentalmente, el color. Mis orígenes son mediterráneos y eso, desde el subconsciente pesa lo suyo".

Un especial tratamiento del color, consciente o inconscientemente mediterráneo, que en la actual exposición se ve complementado por un no menos especial tratamiento de la materia. "Ultimamente cuido mucho más la materia porque me he dado cuenta del grado de expresividad que tiene. Tal vez se trate de una cierta forma de contestación de un grito contra la parte de la sociedad que me rodea con la que no estoy de acuerdo. Existe cierta sensación de marginación que te hace sentir errante, en busca de una tierra prometida que no acaba de hacerse realidad por las circunstancias. Tierra prometida que, geográficamente, se podría situar en Berdún, por ejemplo".

Josefina Alvarez, oscense por vocación, toca fundamentalmente temas altoaragoneses. Que se cierran invariablemente con un cielo dotado de un claro movimiento, a base de curvas rítmicas. "Una de mis frustaciones es no haber estudiado música. Los cielos pueden ser la proyección de ese deseo; pinto escuchando música y para mí el cielo tiene movimiento; es dinámico, expresivo... De ahí sus ritmos".

Hasta el 15 de marzo una visión diferente de la provincia altoaragonesa cuelga de las paredes de la sala del Centro Cultural de la CAZAR. La de una pintora madrileña con sentimiento oscense. Josefina Alvarez.

Diario del Altoaragón. 12 de marzo de 1986

E-mail: josefina@basico.retena.es
Dirección: Plaza de los Fueros 5 1ºB, Barañáin (Navarra), España