JOSEFINA ALVAREZ SORIANO
PINTORA EXPRESIONISTA

8 de junio de 1990. DIARIO DE NAVARRA

EL AUTOR ANTE SUS OBRAS

JOSEFINA ALVAREZ Y SUS PAISAJES

Hasta el 16 de junio la pintora Josefina Alvarez Soriano, madrileña aunque afincada desde hace más de veinte años en Pamplona, expone en el hotel Iruña Park una colección de paisajes de Navarra y del Alto Aragón, y varios jarrones con flores.
En Madrid estudió en la Escuela de Artes y Oficios, en la Agrupación de Acuarelistas, y en el Casón del Buen Retiro "donde coincidíamos con los estudiantes de arquitectura porque nuestros profesores daban mucha importancia al dibujo", comenta la pintora. Obtuvo el título de profesora de Dibujo en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y posteriormente se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente vive a caballo entre la pintura y las clases que imparte, como catedrática, en el instituto Ximénez de Rada de Pamplona "y aunque me quita bastante tiempo para dedicarlo a la pintura, me enriquece mucho estar con mis alumnos porque son muy optimistas y me dan mucha vida".

Luminosidad

Los críticos coinciden en apuntar que su pintura es luminosa, no sólo porque refleja la luz que recibe del paisaje sino porque recoge también la que emite el propio cuadro. En los lienzos de Josefina Alvarez hay algo del sol de los pintores levantinos, como Sorolla o Lozano, y mucho de la luz de Van Gogh "Los críticos siempre me asocian con ellos, aunque también creo que tengo algo que ver con la escuela colorista de Vallecas, donde se encuentran pintores como Benjamín Palencia, San José o Delgado. Es curioso, pero ya desde pequeña, cuando todavía no tenía un estilo definido, ya me atraía toda esta corriente".
-En su caso, el color es la clave de su estilo.
-En general, creo que el color es el medio para ejercer una influencia directa sobre el espectador. En la naturaleza encuentro los colores que necesito. Mi estación del año favorita es la primavera porque es el momento en el que brota la vida, con todo el simbolismo que esto conlleva, me atrae especialmente su colorido, las formas y la vegetación exuberante de estos meses. Me encanta la luz de estas mañanas, ver las amapolas y los trigales mecidos por el viento...
-Usted quiere ir más allá.
-Quiero reflejar en mis cuadros cómo debería estar la sociedad interiormente, es decir, alegres, llenos de ilusión y optimistas, me gustaría que viviésemos una eterna primavera, con ganas de luchar, con vida.
-¿Por eso no pinta paisajes de frío y nieve?
-Para mí la nieve simboliza el frío y eso me llevaría a utilizar los tonos grises, violetas o azules. Como no me encuentro a gusto con ellos me decanto por los colores cálidos porque, como explico a mis alumnos, quiero expresar en mis pinturas que la vida tiene que ser amable y que no debemos ser agresivos.

Investigar en pintura

-¿Cuál es su secreto para que el pintor no se estanque en un estilo?
-Lo fundamental es que el pintor se sienta libre, que no piense en ningún momento si su obra es comercial o no. Quien depende de lo que pinta para vivir no está investigando en la pintura porque no es libre para cambiar de estilo, para que evolucione su pintura.
-Su pintura está evolucionando.
-Estoy en una etapa en la que me querría liberar un poco. Me gustaría comunicar unas sensaciones de tipo espiritual porque cada vez me están interesando otros mundos. Ahora, por ejemplo, me está atrayendo todo lo oriental porque veo en ello algo mágico, soñador, fantástico y lleno de color. Me gustaría ir acercándome hacia lo abstracto porque cada vez me atraen más pintores como Kandinsky.
-Esto ¿cómo lo va a reflejar?
-intentaré acercarme a este mundo con una serie de signos, de arabescos o de símbolos. Además tendré que valerme de la forma, de los colores y de las texturas. Todo esto lo hago porque creo que elevar la pintura a nuevas posiciones es un tema apasionante. Quizás lo que busco ahora es hacer poesía, manejando colores sensibles, formas, signos mágicos, líneas y grafismos. Intento crear conexiones con la música, los colores aplicados como notas para crear vibraciones, o sea musicalidad, armonía y ritmo.
-¿Y cree que esto lo entiende el público?
-Las formas y los colores están ahí, ante todo para seducir, exactamente igual que una obra musical. Mire, de la misma manera que no hace falta saber solfeo para apreciar afectivamente una partitura, para aproximarse a la pintura no se requiere un conocimiento teórico, no se trata de comprender, al menos en un primer momento, sino de sentir.
-¿Cuál es el problema?
-Posiblemente que el espectador esté demasiado acostumbrado a buscar la coherencia externa de las diversas partes del cuadro, todo menos la vida interior del lienzo y su efecto sobre la sensibilidad.
-Defina su pintura
-Creo que mi obra refleja el gran amor que siento por la naturaleza, llena de belleza creada por Dios, belleza que trato de interpretar, dentro de nuestros limitados medios. Quisiera transmitir un mensaje de alegría, de esperanza, de ilusión de vivir. Si consigo en mis cuadros acercar más a las personas a la naturaleza y traspasarles algo de la emoción que yo siento al contemplarla, me sentiré satisfecha.

Paloma de Alava

E-mail: josefina@basico.retena.es
Dirección: Plaza de los Fueros 5 1ºB, Barañáin (Navarra), España