©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

0701-Cova de Son Vila,

Puig de Son Vila i S'Era des Moro

(Pollença)

23 de diciembre del 2016

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Tomamos la carretera de Sa Pobla en Pollença (Ma-2200), pasado la iglesia de Crestatx, el C oll de Son Vila y la cruz de Término, cerca del punto Km. 46,00 encontraremos un vial de la urbanización , al final del miso  hay espacio para uno o dos coches junto a una caseta si son mas conviene dejarlos antes de llegar .

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre y una cuerda para ayuda en los pasos.

Mapa: Editorial Alpina Tramuntana Norte edición 2016

Mejor época: cualquiera

Distancia: 7,58 Km. - Subiendo 3,38 Km. - Bajando 3,77 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 1,45 h. - Bajando: 1,44 h. - Parado: 1,35 h. - En movimiento: 3,29 h.

Total acumulado: 5,04 h.

Altura máxima: 336 m.
Altura mínima: 63 m.

Desnivel Acumulado: 384 m.   Media en %: 11,20

Velocidad media: 1,50 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia y algo de bebida isotónica.

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Recordar dejar todas las barreras que encontreis tal cual estén.

  • Respetar siempre la propiedad privada, en caso de encontrar algún propietario de las fincas que transitamos, seguir sus indicaciones.

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas, tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

  • La mayor dificultad la encontraremos en encontrar y superar losr pasos.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo.

  • Nunca ir solo.

Prólogo

El itinerario los seguimos siguiendo los pasos del amigo Joan riera de "Aires de la Serra Mallorquina", con ligeras variaciones, primeo nos lleva a la la Cova de Son Vila, una cavidad que estuvo habitada en tiempos remotos, posteriormente ascenderemos al Puig de Son Vila, una humilde cima de 336 m. de altura, donde nos sorprenderán las vistas a la Serra de Tramuntana y a las bahías de Pollença y Alcúdia, como también sobre la albufera, lo ascenderemos por un deportivo paso, situado en la cara más abrupta pero no es el mismo por el que subió el grupo de Joan, al menos en la primera parte, nosotros subimos por una canal difícil pero menos vertical que la trepada que ellos hicieron, bajamos posteriormente por la vertiente suroeste, por el Pas del Garrover, donde también al final nos desviamos algo a la derecha por un destrepe mojado donde colocamos un cuerda de ayuda en un puente natural.

Descripción del itinerario

Situados al final del camino (Wp.00), veremos a la derecha una caseta y a la izquierda una barrera de un chalet, frente a nosotros un tenue senderillo que se pierde o confunde de inmediato nos adentramos en el bosque en busca (SE), a unos 100 metros de distancia hemos de localizar una piedra trabajada seguramente para una almazara que allí se dejo abandonada (Wp.01),  rodeamos ahora a una altura de 120 metros al (SW) avanzando si senda definida pero sin ganar ni perder altura manteniéndonos en la cota entre los 120/124, hasta que avanzados unos  144 metros contados desde la piedra, desembocamos en un camino de carro (Wp.02), donde tomamos a mano izquierda (S), hasta que de repente finaliza, allí veremos la entrada a la Cova de Son Vila (Wp.03). Se puede llegar a ella por caminos desde la carretera, lo veremos si nos fijamos en el mapa, pero nos saltaríamos la piedra y la aventurilla de cruzar el bosque. Lo que primero nos llama la atención al entrar en la cueva es una escalera hecha con un gran margen de sostenimiento, Encinas dice: «[...] conserva restos de escalinata prehistórica aún permitiendo bajar con relativa Comodidad hasta el fondo. Donde una laguna o encharque representa el principal atractivo del Lugar, Mientras sirvió de eficaz aguadero. La obra ciclópea artificial reestructura el interior aprovechando el cúmulo natural de clastros, potenciando el tránsito entre la entrada y la sala de abajo. Ésta mide en total 56,5 metros de un extremo al Opuesto (SW a NE), la Anchura máxima es de 15 y el desnivel de una veintena ». Hemos bajado una primera rampa o escalera, caminamos por un rellano que gira a la izquierda y nos lleva a una segunda escalera muy deshecha. Gruesas formaciones estalagmíticas, columnas, coladas, algunas banderolas y finas estalactitas, podremos contemplar en esta cueva en la que vive una pequeña colonia de quirópteros (Chiroptera). Alcanzamos el suelo y podemos ver el último margen de sostenimiento que facilita la bajada al fondo, el motivo de esta obra era el aprovechamiento del agua que se acumulaba en el fondo. 

Realizada la visita retrocedemos por el mismo camino pasando  el (Wp.02) donde continuamos ahora por la izquierda (SW), hasta alcanzar un vial trasversal asfaltado (Wp.04), por el que continuamos en ascenso (S), hasta que finaliza, allí veremos un sendero que asciende (Wp.05) (150 m). El sendero a medida que asciende está hitado con unas marcas de pintura roja que asemejan un excursionista cargado con una gran mochila, vamos al (SE) pero cuando el sendero deja esa dirección lo abandonamos para ascender por un terreno rocoso siguiendo (SE), hasta llegar a la base del acantilado donde buscaremos el paso. Desde nuestra posición parecerá que no hay subida posible, pero si buscamos localizaremos dos canales muy juntas, la de la derecha sucia de vegetación la de la izquierda (Wp.06) es la que nosotros tomamos, tiene presas no demasiado buenas y escasas, pero suficientes para ascender, pasaremos por un punto de la canal muy angosto pero que a su vez la misma estrechez nos permite hacer presión y ganar altura, es el punto mas complicado.

Después recorremos una cornisa entre acebuches y carrizos, y al final tendremos que pasar por dentro de una gran mata. En la segunda parte del paso, si subes por la roca inclinada que veremos es más expuesto, ya que en la trepada tienes un buen patio en la espalda, nosotros nos desplazamos algo a la derecha y subimos por unas rocas menos expuestas. (En la misma pared, pero más hacia el norte, en el Cortado de Can Gall, se sitúa el pas de s’Esquena). Acabamos de subir la ladera hasta que llegamos a una rejilla, la pasamos por una apertura y seguimos paralelos a ella llevándola a nuestra derecha, buscando un buen lugar por donde saltar. El cercado se acerca mucho al risco y caminar por el otro lado se convierte en peligroso, cuando esto ocurre nos fijamos en un acebuche algo inclinado muy cercano a la rejilla, y una decena de metros antes de llegar a el si tanteamos la rejilla veremos que entre los alambres de espinos y la rejilla es fácil pasar si nos quitamos la mochila, si siguiéremos paralelos a la misma llegaríamos al lado opuesto de la cima donde por un portillo metálico podríamos acceder sin necesidad de saltar la alambrada, pero se nos antoja demasiado expuesto.

Superada la alambrada en el punto mencionado, avanzamos en ascenso entre rocas casi al este, hasta que alcanzamos la cresta de la cima del Puig de Son Vila, donde veremos un colosal camino (Wp.07) (336 m). A pocos metros de este punto pasa la línea divisoria de tres términos municipales, Pollença, Campanet y Alcúdia. Tomamos a la izquierda hacia el punto más elevado del Puig, donde vemos una pequeña cruz de pintura roja medio borrada y un pequeño hito de piedras (Wp.08-336m).

Retomamos el camino y continuamos en la misma dirección hasta que este hace un giro de 90º a la derecha, allí veremos el portillo metálico en la alambrada (Wp.09) que anteriormente mencione, lo cruzamos y avanzamos sin senda n marcas de ningún tipo hasta llegar a S'Era des Moro (Wp,10), donde entre la vegetación y sobre una roca colocamos un pequeño hito de piedras.

Regresamos por el mismo camino, pasamos de nuevo el portillo, regresamos hasta el (Wp.07), lo dejamos atrás y seguimos el colosal camino empedrado, mas abajo finaliza el empedrado y pasa a ser de tierra, continuamos y mas abajo gira 90ª a la izquierda y va hasta el Coll  de l’Atalaya, un magnífico mirador natural de las bahías y la albufera (Wp.11) (281 m). Desde aquí regresamos por los mismos pasos hasta el (Wp.12), donde por un agujero pasamos al otro lado de la rejilla y empezamos a bajar al (SW) en busca del Pas des Garrovers. Para encontrarlo hay que dirigirse hacia los costeros de sa Talaia. Debemos dejar a la derecha los acantilados. Mientras bajamos veremos algunos pequeños algarrobos que se supone dan el nombre al paso. Superado el paso (Wp.13) (131 m) alcanzamos un camino (Wp.14) algo invadido de vegetación pero que a medida que perdemos altura se va consolidando, pensamos que era un vial de una urbanización inacabada. El camino nos lleva al vial asfaltado por donde además de vertederos incontrolados veremos los torrentes des Pregons, junto uno de estos vertederos ilegales e incontrolados, se sitúa un pozo con capillita (Wp.15) (79 m).

Continuamos por el vial asfaltado hasta que este hace un giro evidente a la izquierda punto que que lo abandonamos (Wp.16) siguiendo en la misma dirección en la que hemos llegado y adendrandonos en el bosque sin marcas, ni senda, avanzaremos siempre en dirección (NE), pasando pur una tupida vegetación, cruzaremos una pared seca no muy alta por un derrumbe hasta llegar donde una alambrada nos cierra el paso, sólo debemos girara a la izquierda y enseguida por una escalerita (Wp.17) daremos al camino junto a la barrera de un chalet, de espaldas a la barrera ya veremos el punto donde hemos iniciado y donde ahora finalizamos la ruta.

 El Grupo lo formaron:

 Jesús y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones