La vivienda   Vestido en Edad Media

E l hogar Vestido siglo XVII
El adobe y el tapial Vestido época actual
1.-Tabla de lavar.  2 barrila o botijo       Lechera y cazuelo
         
 

 

 

 

Podemos observar que, las viviendas  de cada uno de nuestros pueblos, se han  construido  siempre, con los materiales que  la gente tenía a mamo, en mayor abundancia y que le resultaban por tanto más baratos . Los usados en la construcción de las casas antiguas  de nuestra zona eran, sobre todo, el barro o tierra humedecida y pisada, los cantos rodados, la paja y la madera de chopo y de negrillo. Todos estos elementos abundaban  en nuestros pueblos .Por este motivo desde la más remota  antigüedad  nuestras  viviendas  utilizaron el canto rodado y cal para sus cimientos, para sus muros el barro y el  adobe, usando la madera para sustentar el tejado y finalmente la cubierta de teja.

 
A. La Vivienda      
1.El Hogar      

 

Una casa era, en aquella época , tan sólo un " hogar" , es decir, el lugar en el que se hacía fuego. En el interior los humos eran constantes sobre todo en invierno. Las viviendas más humildes y antiguas constaban de una única estancia, que servía para todo;  La casa  se dividía en dos partes; una para las personas y otra para los animales, pero sin separación física, o como mucho unas tablas o maderos. Estamos hablando de unos cuantos siglos atrás, pero no demasiados

 Poco a poco la vivienda, a medida que las posibilidades económicas fueron mejorando, fue ganando terreno. Surgieron   las habitaciones y con ello una separación elemental entre la estancia del matrimonio y  la del resto de la familia y progresivamente se fue  distanciando  cada vez más la vivienda de la parte destinada a los animales y a la labranza, pero siempre en una estrecha relación .

En las paredes había rudimentarios estantes de madera , en los que se colocaban los escasos objetos que componían el ajuar  doméstico y ganchos de madera así como clavos  en las paredes  de los que  colgaban los vestidos de toda la familia.

Para dormir lo normal era la utilización de jergones rellenos de  paja o maíz , cuando no sencillamente montones de paja extendida en rincones en el suelo.
En cuanto a la cocina, se dice que las más típicas y antiguas, no tenían ni siquiera chimenea, por lo que el humo salía directamente por entre las tejas. A este respecto S. Albornoz cita como ejemplo de esto,  unas casas muy antiguas, del cercano pueblo de Ardoncino.
Las pertenecientes a personas menos humildes, eran un poco más confortables, y éstas  han llegado  hasta nuestros días. Tenían el hogar, sobre una plataforma de barro; a su lado colgaban las tenazas para remover las brasas. En  el fuego, las trébedes sobre las que se colocaban las ollas. Y pendientes del techo  las "pregancias" o cadenas ennegrecidas y brillantes a causa del humo,  de las que colgaban las ganzas ( calderas de cobre) . El techo tenía forma de campana generalmente en forma de tronco de pirámide  de base cuadrangular, que terminaba en una chimenea. 


Ganza o caldera de cobre

Tenían el hogar, sobre una plataforma de barro; a su lado colgaban las tenazas para remover las brasas.En  el fuego, las trébedes sobre las que se colocaban las ollas. Y pendientes del techo  las "pregancias" o cadenas ennegrecidas y brillantes a causa del humo,  de las que colgaban las ganzas ( calderas de cobre)El techo tenía forma de campana generalmente en forma de tronco de pirámide  de base cuadrangular, que terminaba en una chimenea. 

Plancha

Las dimensiones de la vivienda primitiva podrían ser en torno a los  5 metros por un fondo de unos 8  aproximadamente. Esta vivienda en  un principio   tenía una sola planta y un pequeño patio trasero, en el que se guardaban  las propiedades de la familia y tal vez el ganado, un cerdo o unas gallinas o conejos. Estos básicos elementos constituía el autoabastecimiento  de la unidad familiar de los primitivos pueblos. Más tarde se construyó una segunda planta. Al ganar en seguridad el territorio, tras la amenaza árabe, aumentaron los terrenos  roturados y se hicieron más grandes y más productivas las explotaciones agrarias. La mejora de los elementos de trabajo, sobre todo el arado de vertedera y la incorporación de los animales de labor hicieron  más eficaz el trabajo y como consecuencia surgió la necesidad de una casa de mayores dimensiones. 

 2 Adobe y tapial            
         

Los principales materiales utilizados en la construcción de las casas en nuestro pueblo eran: el barro en forma de adobe , sobre todo en épocas pasadas y el tapial, la madera, la paja y los cantos rodados. El barro poco silíceo se utilizaba de dos formas: para los  tapiales y para la elaboración de adobes.

En los pueblos de una gran parte de la provincia de León, y  desde luego en nuestro municipio , la  forma más extendida de construcción   de la vivienda familiar era la llamada de "tapial", hasta hace unos 40  años, en que se comenzó a imponer el ladrillo.

Entre las características físicas del  tapial cabe destacar una baja dilatación térmica,  así como su buen comportamiento como aislante acústico, debido a sus grandes espesores, con una reducción de 56 decibelios  en un muro de 40 cm., para una frecuencia de 500 Hz. Cuando el material está endurecido, presenta buen comportamiento frente al desgaste y al punzonamiento. A  menudo podemos comprobar   la dificultad  que supone picar  en las paredes de las casas de nuestros pueblos, a pesar de la aparente fragilidad que  a simple vista  puede representar.

Antiguamente la solidaridad entre los vecinos del pueblo para determinadas tareas, era envidiable. Hoy , a consecuencia del aumento del nivel de vida, que ha favorecido el individualismo, se va perdiendo aquella manera  tan espontánea de trabajar  en común. 

 

Este sistema comunitario -"hacendera"-  se ponía en funcionamiento  no sólo por  el llamamiento para realizar tareas públicas como  arreglo de caminos, corta de setos , acondicionamiento de regueros y presas, sino también  a   requerimiento de cualquier particular que  precisara  de esta ayuda. El viejo dicho de " hoy por ti , mañana por mi", funcionaba  de maravilla.Cuando un vecino afrontaba la difícil tarea de construir su casa, dado que por lo general el acarreo de materiales era muy importante, llamaba a "hacendera" y una buena parte del pueblo acudía a dicha llamada. Se procuraba escoger el momento más oportuno en que las tareas del campo fueran escasas. Por lo general, después de las vendimias era buen momento, ya que por una parte escaseaban las labores del campo y por otra parte las tierras estaban aún practicables para entrar en ella con los carros, sin que sus ruedas se "atollaran". Unos aportaban el carro y las vacas y otros llevaban sus picos y palas y ponían su trabajo. De esta manera en un solo día se realizaba la tarea que a uno sólo le llevaría más de veinte  o  treinta jornadas de trabajo

 

Adobera

         

a.  Acarreo y preparación

 
 

Lo primero era acarrear la grava y arena para construir los cimientos. Esta se sacaba del río. El lugar más cercano era Villadesoto. (Antiguamente los cimientos estaban hechos sencillamente de cantos rodados bien colocados unos sobre otros y unidos con cal ). Más tarde una vez construidos éstos se procedía a acarrear la tierra para los tapiales.

Las tierras, que debían de ser centenales,  poco silíceas .Se amontonaban en una especie de "parvones" o montones alargados en paralelo a los cimientos ,de modo que no resultase mucha la masa amontonada para que llegase bien adentro el tempero  y  para que la tierra cociera tras haber estado un buen tiempo amontonada. Según Fernández Balbuena , para realizar un buen trabajo en los tapiales, la tierra debería estar un año en reposo antes de meterla entre "puertas de tapias".Esta condición difícilmente se cumplía, ya que por lo general cuando alguien se decidía a construir su casa no se podía permitir el lujo de  esperar tanto  tiempo, pues la necesidad , en muchos casos, era acuciante.
Por lo general , tras un tiempo de reposo,  en la parte alta de este parvón se practicaba una hendidura y se regaba , esperando unos días hasta que la  tierra aún húmeda  no se pegara a la pala.

Puertas de tapiar

b . Tapiado

 
 

Era el momento de proceder a paleado. Comenzando por un extremo  del  montón, se iba removiendo toda la tierra, procurando echar la palada de tal manera que la tierra rodase sobre la anterior y  quedara bien suelta . De esta manera estaba ya lista para echarla en los cajones de tapiar dispuestos sobre  los cimientos, y pisándola para darle consistencia , golpeando reciamente con unos mazos llamados " pisones" manejados por brazos expertos que descargan  duros  golpes sobre tierra del interior. Así se iba haciendo hasta completar toda una fila o "cincho" y una vez terminado éste,  los siguientes hasta un total de  cinco por lo general, haciendo una pared compacta de unos 50 a 60 cm. de grosor, que venían a suponer una altura de 5 a 6 metros. Cuando estos tapiales se secaban totalmente, la pared resultaba de gran consistencia .Debido al grosor de estos muros, proporciona al interior de las viviendas, un formidable aislante tanto contra el frío en invierno como  del calor en verano. 

 

c . El tejado

   
 

Una vez terminados los tapiales, se planteaba el tejado. Como cargaderos se utilizan las vigas de madera. En lo alto del último "cincho", se colocaban unos " cuartones" tanto por la cara interior como por la exterior que actuaban como soportes de los "tirantes", o grandes vigas colocadas horizontalmente que de una pared a la opuesta soportaban el peso del armazón del tejado. Sobre los extremos de éstos se colocaban las "tijeras", que en forma de V invertida, formaban las dos vertientes del tejado, juntándose en el centro sobre un madero vertical llamado "pendolón" en el centro justo de cada tirante. Además en ocasiones, con la intención de que las tijeras no cedieran, en los puntos sin  apoyo, se procedía a "enjabalconar" colocando otros dos maderos desde las tijeras a la base del pendolón, si bien esta tarea por lo general se solía realizar años después de construida la vivienda.Algunas casas, sobre todo las más antiguas, como ya hemos adelantado, eran de adobes unidos con barro. 

Estos se fabricaban en un hoyo hecho en las eras mezclando el barro arcilloso con paja pisándolo con los pies, y tras echarlos en un molde de madera, se secaban luego al sol sobre el césped. En las casas cuyas paredes eran de adobe, era corriente usar un enlucido  final para tapar las juntas con una masa hecha de barro y paja.

Antes de las tejas, se colocaba un entarimado de  cuartones de madera y luego tablas. En las más antiguas esto se sustituía por costanas. Sobre este armazón, se echaba el barro, y a continuación la teja comenzando primeramente por las hileras de "camas", o tejas que recogen el agua y cubriendo ambos bordes de estas con las llamadas " cubijas", y rematando el final de cada hilera con masa de cemento y arena ( antiguamente cal y arena).

1.Tirante;  2. Tijera;  3. Pendolón; 4.cuartones;  5.Tablas o Costeros

     
   
 d.  Elaboración y constucción con adobe
 
La tierra  que podía traerse de cualquier finca secana con un componente de arcilla, se echaba en un hueco  que solía haber en las eras para esta tarea   o en un montón en el suelo cerca de donde se iba a realizar la obra. Se añadía una proporción de paja molida en una proporción que podía llegar casi al 20 % de la tierra.  En la parte superior del montón de tierra se hace un agujero en con la azada, en el que se echaba el agua y se amasaba y se pisaba con los pies hasta obtener una pasta uniforme y pegajosa.
Luego se iba echando en un molde llamado adobera, colocado en el suelo, del tamaño aproximado de un ladrillo tabiquero de los actuales. Se  rellenaba el molde con barro, y se pasaba una tabla para enrasarlo por encima, o también con la misma mano. a continuación se desmoldaba  tirando de la adobera hacia arriba. Una vez realizados los adobes se dejan secar al sol unos tres  días, tras lo cual debían ponerse de canto y al cabo de una semana se apilaban una vez secos.
.

La construcción con adobe no  fue una cosa de  la época de los abuelos. Hoy aún se construye en adobe en muchos lugares de Perú, preferentemente en viviendas de una sola planta. Está probado que el adobe  tiene un buen  comportamiento en caso de movimientos sísmico  si bien para ello se colocan en sentido vertical y horizontal cañas de bambú que ayudan a mantener la resistencia en estos casos .
En España, país mayoritariamente seco, en la mayoría de los pueblos las viviendas estaban construidas de adobe, por eso asociamos el adobe a la construcción de baja calidad, digna de país subdesarrollado. Sin embargo actualmente se vuelve a considerar el adobe como una material más a tener en cuenta, a la hora de elegir la forma de construir un chalet

Consturcción mixta de adobes (parte alta)  y  tapial

El adobe es la mezcla en húmedo de arcilla, arena y paja, materiales abundantes y de bajo precio en cualquier lugar. Pero las razón para su elección como material de construcción, no solo es de precio, sino porque reúne ventajas que van desde consideraciones estéticas, el adobe permite realizar formas suaves y redondeadas de agradable aspecto, a ecológicas por el bajo consumo de energía que exige este tipo de edificaciones, y de confort, pues las casa de adobe son mucho mas frescas en verano y cálidas en invierno que las de ladrillo, por lo que casi no precisan de utilización de energía en su climatización.

 

 e.  Progreso en las construcciones

Adobes secando al sol

 

Poco a poco se han cambiado todos los elementos que formaban parte de la casa, las antiguas ventanas muy pequeñas,  contrastan con las dimensiones de los edificios de principios de siglo XX, que presentan tamaños que rondan el metro de anchura por 1,20 metros de altura. Comienzan a incorporar elementos como el ladrillo, que poco a poco ha ido haciendo acto de presencia en todas las casas de nuestros pueblos, ganando terreno al adobe y al barro.

Una buena parte de las tareas productivas caseras, se organizaba en torno a los llamados corrales. La vivienda principal organiza a su alrededor una serie de edificaciones y de espacios que tienen un sentido gracias a las labores agrícolas y a las dependencias en las que está dividida.
Para guardar el grano y de paja se construyeron  graneros , paneras y  pajares , pero la casa rural sigue necesitando cada vez más espacio como consecuencia del aumento de los útiles  de labranza y maquinarias cada vez más grandes,  necesarias para la realización de las nuevas  tareas agrícolas.

Las actualess construcciones dedicadas exclusivamente a vivienda, abandonan el estilo tradicional de la casa de labranza y se inclinan por la construcción moderna el chalet.

Nuevas construcciones ( chalet )

 

B. El Vestido

   

Volver al comienzo de la pág.

       

 

Es tarea difícil aventurarse en la investigación del vestido en épocas remotas. En el mejor de los casos quedan  tan solo algunos dibujos. Vamos  a dividir este esbozo de estudio  en dos períodos: 

    a) Edad Media ( una pequeña introducción) y  

    b ) a partir del siglo XVII, por evocar  tan sólo dos momentos sin pretender agotar el tema.

 

 

 1. Edad Media      

  Durante una buena parte de la  Edad Media los sectores más modestos de la sociedad utilizaban colores oscuros, generalmente negro. El vestido campesino solía ser gris o negro. Los tejidos eran bastos y solían confeccionarse en las propias casas.

El vestido del hombre medieval era el siguiente: Una túnica de lana o lino con mangas, un par de calzones con cinto. La cabeza en los días fríos o de lluvia se protegía con un sombrero o capucha.

Las mujeres usaban una túnica larga que les llegaba hasta los tobillos sujeta generalmente con un cinturón decorado. El paso del invierno al verano iba acompañado por el cambio de la manga larga a la corta predominando entonces los tejidos más suaves como el lino, mientras que en invierno eran más fuertes y pesados de estameña.

Ropa interior.-En general se vestía con muchas prendas superpuestas. La ropa interior consistía sobre todo en una camisa que se mantuvo más bien larga. Respecto al resto de la ropa interior ,los hombres llevaban calzones (parecidos a los antiguos calzoncillos largos y calzas (medias de tela cortada al bies ) que se ataban a los calzones.

El caso de las mujeres se sabe que llevaban calzas, aunque quizás no siempre y probablemente llegasen sólo hasta las rodillas. Es posible que llevasen también calzones . No se sabe si llevaban algún tipo de sujetador, aunque hay que decir que los trajes ajustados no suelen precisarlo.

Hacia el final de la Edad Media las calzas se vuelven más sofisticadas, permitiendo lucir más pierna masculina, hasta llegar a las calzas enteras, que serían como pantalones ajustados con un parche delantero para cubrir el hueco de la bragueta. Al llegar a ese punto los hombres llevaban ya un jubón (especie de chaqueta ajustada al cuerpo) y sobre éste un sayo (traje más parecido al medieval clásico).

Otra característica de la ropa medieval es la de cubrir gran parte del cuerpo. Normalmente tanto hombres como mujeres iban cubiertos desde el cuello hasta la muñeca y hasta los tobillos. Excepto para las labores del campo o en las de gente relajándose en casa, se ven piernas o brazos descubiertos ( normalmente porque las calzas y mangas están arremangadas).

Por supuesto no existían cremalleras y los botones solían ser pocos y más bien decorativos. Para cierres pequeños (como el del escote) se usaban broches, o botones, según la época. Para los trajes ajustados solían usarse los cordones atados siempre en zig-zag.

       
 2 .  A partir del Siglo XVII

     La vestimenta del campesino leonés no evolucionó demasiado desde la Edad Media al siglo XVII. A pesar de existir en la época una incipiente industria textil

 en la zona, las mujeres del campo siguen fabricando por sí mismas sus propias telas con las que fabricaban las prendas de vestir.

A finales del s. XVII Alfred Jouin habla del mercado de León, haciendo una detallada descripción del vestuario y en general del campesino leonés:

 

 

" ... Los leoneses son altos, principalmente a causa de sus largas piernas de pantorrilla delgada, arropadas en calzones ajustados que terminan en la rodilla, donde están abiertos para mostrar algo de ropa interior blanca, o bien están estrechamente abotonados. Polainas de tela castaño oscuro, medias blancas y zapatos de cuero completan el vestido de su parte inferior. La chaqueta está hecha de paño también castaño oscuro, con un cuello alto y dos hileras de botones delante, preferentemente de plata, y otros adornos; como la chaqueta la llevan suelta sobre los hombros o con frecuencia la dejan en casa, es natural que se ponga especial cuidado en el chaleco. Tiene éste también dos hileras de botones y un cuello corto, pero la parte más interesante es su espalda, que se hace de la misma tela que la parte delantera; luego se corta una ancha pieza de diseño variable, rombo, cuadrado, redondel o escudo, a través de los hombros o entre ellos y se sustituye con tela blanca. Un sombrero de fieltro completa este atuendo de aspecto elegante, que por supuesto de forma accidental recuerda en corte y composición, aunque no en la ausencia de colores alegres, el traje popular del sur de Suecia (los más puros godos) y el del joven campesinado de Suecia.

Las mujeres usan zapatos bajos y medias blancas, faldas y corpiños de colores vivos, con amplias y blancas mangas de la camisa, y con un gran pañuelo cruzado sobre los hombros y pecho, y otro pañuelo atado sobre la cabeza, cuyos colores predominantes son el rojo y el amarillo.

Hay una buena salpicadura de ojos azules combinados con cabellos muy rubios, sobre todo entre los niños de León, pero se oscurecen con la edad, y el tipo más frecuente se inclina hacia ojos castaños y cabellos también castaños, no rubios pero tampoco negros. Finalmente, si hay algún rasgo merecedor de mención, sin que sea posible someterlo a un test exacto, es el pequeño tamaño de las cabezas de los campesinos, estando completamente ausentes los tipos de cabeza grande.


1 Casado Lobato . Viajeros por León, p 149


En el siglo XIX, Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico Estadístico, se refiere a las gentes de estos pueblos cuando escribe:

... Los vestidos de estas gentes son bastante humildes, generalmente de estameñas, que fabrican ellos mismos en sus casas "

Y en otra ocasión comentando los artículos que se vendían en las ferias de León, concretamente en la feria de San Juan:

" ...Se ve mucho hilo , e hilatura, lienzos y manteles de los pueblos inmediatos, sobre todo de los valles del Bernesga y el Torío, de que se nutren los manchegos, para conducirlo a otros puntos."(1)

No existe una auténtica industria, sino que en cada pueblo, las gentes trabajan en sus propias casas las telas de lino y lana en sus propios telares.


1. -MADOZ  T. X pág. 172

 
 

Por otra parte, es sumamente interesante la visión de los extranjeros que hacían turismo España pues describen detalladamente la vestimenta de estas gentes

En la primera mitad del siglo XIX , concretamente en 1851 Lady Louisa Tenison , una escritora de turismo por León. hace una descripción del vestido en estos términos:

"Los hombres llevaban   todas  las variedades de sombreros. Estaban cubiertos con capas marrón oscuro aparentemente el color natural     de la  lana ; las mujeres vestían  faldas  de alegres   colores    y calzado de madera, algo como el francés llamado aquí  madreñas, universalmente usadas en León. "


Traje típico de Grulleros:

Del  traje típico de nuestra zona , por lo que re refiere a la mujer consta de camisa o blusa generalmente blanca, sayas igualmente blancas sobre las que se coloca un manteo hecho de estameña , de colores vivos, generalmente en colores rojo, verde o amarillo. Sobre la blusa , un amplio mantón de Manila cruzado por el pecho y encima del manteo un delantal o mandil con bordados diversos. Las medias  negras, así como los zapatos, completan este típico atuendo.

 

 

 

3. Época actual

De manera paralela a lo que ocurre con la alimentación el vestido no se diferencia mucho en el campo y la ciudad. La influencia de la televisión es ente como en tantos otro campos, ha hecho más uniforme la manera de vestir y la moda ha llegado a los rincones más lejanos. En el campo quizás se mantenga más el reservar las mejores y más nuevas prendas para domingos y fiestas, cosa que no ocurre tanto en la ciudad.
 

Ir a la pág. Principal  Grulleros

 

Ir a Grullarios

Bibliografía

* Bernis Madrazo, Carmen. (1955). Indumentaria Medieval Española. Madrid: Instituto Diego Velasquez.

* Boucher, Francois. (1987). 20,000 Years of Fashion (expanded edition). New York: Harry M. Abrams, Inc.

* Williams, John. (1977). Early Spanish Book Illumination. New York: George Brazillier

Svetlana Brzev..British Columbia  Institut of Tecnology :Construcciones de adobe resistentes a los terremotos. Universidad Pontificia Católica de Perú.