©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Monumento al Cor de Jesús

 Ermita de Maristella y es Castellet

 (Esporles)

16 de junio del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: En Esporles en la c/ Corter paralela a la carretera principal, da igual a la altura de la calle que aparqueis pues de una forma u otra tendreis que recorrerla entera.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

Mapa: Alpina Tramuntana  Sur E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 7,91 Km. Subiendo: 3,84 Km.  Bajando: 3,65 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 1,32 h. Bajando: 1,24 h. Parado: 0,59 h.
Total acumulado: 3,54 h.

Altura máxima: 572,7 m.
Altura mínima:  80,41 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 454,70 m Bajando:  413,85 m.  Media en %: 11,84

Velocidad media: 2,44 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en tomar los desvíos correspondientes.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo

La ermita de Maristel · la. Maristella es probablemente la ermita más moderna y de historia más azarosa de Mallorca. Construida por los Terciarios Carmelitas a na Ferrana, en la vertiente de tramontana de sa Mola del Ram, en un llamo a 570 m. de altitud, su origen está ligado a la familia Ferrà y la posesión homónima. Na Margalida Rosselló i Ferrà como heredera universal de la mencionada finca, y en su última voluntad expresada dio la finca. Se instalaron alrededor del 1890 provisionalmente en una chabola existente en el pequeño llano que hoy conocemos como s'Ermita Vella y comenzaron los trabajos preparatorios para la construcción del santuario. Desde un principio las obras se hicieron con lentitud a pesar de la modestia de la construcción. El 11 de marzo de 1908 mosén Josep Pons bendijo y erigió las estaciones del Vía Crucis. Pero si el oratorio se encontraba listo, el resto de dependencias se retrasa, hasta el punto que en 1923 las obras se encontraban paralizadas. A todo esto, se sumó la trágica muerte de los ermitaños, provocando el desánimo entre los carmelitas abandonando definitivamente la ermita el 26 de septiembre de 1926.

Desde el momento en que la administración de la ermita del Carmen ya dependió de la parroquia de Esporles, el rector Mateo Togores pudo ponerse de repente a la tarea de continuar las obras, no se detuvo de hacer proyectos: instituyó la fiesta anual, cambió el nombre por el que ahora tiene: Maristella, es decir, Estrella de la Mar como nombran a los marineros a su patrona la Virgen del Carmen.

El mirador del Cor de Jesús. Conocida la devoción de la gente de Esporles por el Sagrado Corazón de Jesús, el rector Mateo Togores quiso dejar constancia levantando un monumento al mirador. La idea fue bien acogida por el pueblo y, con esta reacción favorable, se encargó al escultor don Bartolomé Amorós la monumental figura. A pesar de las dificultades que ofrecía el terreno, el proyecto se realizó y el 21 de julio de 1940 el Rector bendijo el monumento, que fue apadrinado por Bartomeu Bosch y Margalida Bujosa.

Descripción de la excursión:

Es evidente que ante las elevadas temperaturas tenemos que tomar una serie de medidas para caminar por la montaña. una de ellas, y que hoy aquí proponemos, es la de hacer una excursión breve, a primera o última hora del día y por dentro encinar. Con estas variables claras podremos seguir caminando por  la montaña durante los meses de verano sin ningún problema: y es más, disfrutaremos de unas sensaciones ambientales y paisajísticas poco comunes y bien cargadas de matices.

La ruta de hoy es circular, así que podremos dejar el vehículo en el centro de Esporles o bien subir en transporte público. Tardaremos aproximadamente unas 2,30 horas de caminar efectivo en completar la ruta. La ruta empieza en la calle del Cuartel, de trazado paralelo a la carretera de Palma a Banyalbufar. Cerca del principio, comienza la calle del Rafal, por donde hay que seguir.

Sube en lento declive hasta alcanzar el inicio del camino viejo del Rafal, empedrado y bien delimitado por paredes secas; un reducto de antigüedad entre el todo poderoso estallido inmobiliario. El sendero penetra en el barrio del Rafal, con la vieja posesión que le da nombre a la izquierda. Vale la pena observar la estructura del gran aljibe, situado a la derecha, tras una barrera. Pocos metros más abajo, a la derecha, aparece un camino de carro limitado por una barrera. Sube con tendencia hacia la derecha hasta salir al camino asfaltado de El Verger. Enfrente parte un tramo del camino viejo, con restos de empedrado prácticamente desvanecido por la gran cantidad de matorral. Si hemos seguido estas indicaciones, saldremos justo al collado donde nace el camino de la Ermita, por debajo de las casas de Son Ferrà. La estrecha barrera de acceso se convierte en un excelente medidor de la masa corporal.

Las casas de Son Ferrà se ubican en un rellano altivo junto al collado del mismo nombre. La estructura del edificio se basa en dos volúmenes, uno primero a levante y otro a poniente. Ante las casas se extiende un soleado patio, con terraza, balaustrada y zona ajardinada con pérgola. La posesión de Son Ferrà a menudo aparece documentada con el nombre de Son Ferrà de la Mola en referencia a la montaña que a continuación subiremos, buena parte de la cual se encontraba dentro de los dominios de la posesión. Con motivo de ello, la denominación feminizada de na Ferrana  se aplicaba generalmente a toda la mola.

Junto a las casas de este viejo latifundio, nace el camino de carro que nos llevará hasta la ermita de Maristella. Tras dejar los bancales de siembra, el camino sube fuerte a través de un bosque bien apretado, con viejas encinas y robustos madroños. Los iniciales esfuerzos a poco a poco vuelven más asumibles. El camino de carro, especialmente en las curvas, muestra su maestría constructiva. Casi arriba en una curva cerrada, se inicia el sendero que lleva hasta el monumento al Cor de Jesús, bien clavado a modo de timba. Representa la figura de Cristo, con los brazos extendidos sobre el pueblo de Esporles, en actitud de amparo. El monumento, obra de Bartolomé Amorós, fue inaugurado en 1940 gracias a la iniciativa del rector mosén Mateo Togores y Maimó. Para bajar tomaremos un ramal que parte a la izquierda del camino del monumento (esto es. Desde el camino de la Ermita hasta el Cor de Jesús), junto a “rotle de Sitja”.

Pero si llegais bien de tiempo merece la pena retornar al cruce del camino y subir por el (encontrareis un atajo bien visible) que lo podeis tomar y en muy poco tiempo estareis delante de la ermita de Maristela, que merece la pena ver, se ubica en una explanada algo elevada rodeada de espeso encinar, en ella vereis un aljibe donde podeis saciar la sed utilizando una antigua bomba de rueda. La barrera de la Ermita suele estar cerrada, yo solo la he encontrado abierta en una ocasión de las varias que he subido, así que es fácil que de no encontrar al posadero no podais visitar su interior.

Visitado los alrededores de la ermita retrocederemos hasta el monumento del Cor de Jesús y poco antes de llegar a el localizareis la bifurcación que por la izquierda cercana a el rotlo de Sitja.

Este camino nos bajará con rapidez hasta un viejo portillo. Se trata de un camino de herradura, con escalones, muy perfilado. Una vez en el portillo sin barrera, giramos a la derecha y descendemos por un camino de carro hasta un llano en el bosque lleno de los restos de la actividad carbonera, donde destacan las barracas, las carboneras, una “bassa“ destapada y especialmente una caseta en avanzado estado de ruina. Al final del llano, encontraremos el cruce donde hay que continuar hacia la derecha, en sentido descendente. En unos pocos metros, a la izquierda, junto a una zona de colls de Tords, nos quedará la roca del Castellet, una verdadera mole rocosa que emerge entre las encinas de na Ferrana. Se puede acceder a la cima por una interesante escalera de piedra. Desde aquí, disfrutaremos de unas maravillosas vistas sobre Esporles, La Granja, la mágica mola de Planícia, la mola de Son Pacs, el Puig del Teix, los Penyals de Honor, etc.

Continuamos descendiendo por el camino de carro, que serpentea a través de los peñascos y muere en un maltrecho conjunto de márgenes abandonado. A partir de aquí hay que seguir el sendero que baja paralelo a una pared seca a mano derecha.

El sendero finalmente sale al camí des Correu, cerca del lugar conocido como el pla de Can Dardal. Hacia la derecha descendemos a Esporles, al punto que hayamos dejado el vehículo.

Información de Tomàs Vibot (Agosto 2008)

 El Grupo lo formaron:

Pedro y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones