©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Ermites Velles de Valldemossa
(Valldemossa)

14 de abril del 2008

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

Descargar track GPS

   
 

Guía de la ruta

Antes de nada decir que desgraciadamente la ruta aquí descrita ya es imposible hacerla pues la mitad de la ruta tuvimos que hacerla por la carretera ya que muchos de los caminos están o bien tapiados o bien cerrados con vallas y candados, incluso algunos vigilados por sudamericanos  guiados por walkys por el señor de la finca, como en el caso de Miramar, que lastima que los mallorquines ya ni de nuestra tierra podamos disfrutar. En otros casos vallas  con alambres de espinos que ponen en serio peligro a los senderistas que llegando a ellas  por caminos interiores sin prohibición alguna, a la hora de salir de la finca se encuentren con este tipo de cerrados. Imagino que tendrán permiso legal para el cierre, pero dudo muchísimo que la Ley permita este tipo de alambres de espinos.  Desde aquí me pregunto quien es el encargado de vigilar este tipo de "faltas, delitos o lo que se llame" porque digo yo que habrá alguien encargado...¿no?

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Guía: Antonio Sureda

Inicio: Salimos desde Palma en dirección a Valldemosa, al llegar a esta población  aparcaremos en las inmediaciones de la C\ Cilimingras. Otra opción si queremos acortar el recorrido es seguir en dirección a Deiá y aparcar en el restaurante Can Costa, que localizaremos poco después de la gasolinera.

Si optáis por la primera opción, tener en cuenta que la barrera de Son Moragues puede estar cerrada, y si esta abierta debereis salir por un camino que hay justo antes de las casas que identificareis por unas enormes encinas, este camino os llevará hasta la gasolinera, después hasta Can Costa debereis llegar por la carretera, esto s debido a que un señor alemán prohíbe el paso por su finca y el camino desde Son Moragues hasta enlazar con el que sube a la ermita está cerrado también.

Tiempo total acumulado: 6:07 h.

Tiempo parado: 1:15 h.

Tiempo subiendo: 2:54 h.

Tiempo bajando: 1:54 h.

Material:  Botas de montaña, la ropa que el día aconseje.

Mapa: Alpina E-25 Tramuntana central.

Mejor época: cualquiera, evitando días calurosos.

Recomendaciones:  Llevar el agua necesaria.

Distancia: 13,600 Km.

Altura inicio: 405 m.

Altura máxima: 520 m. (desvió del camino al coll de Son Gallart)

Altura mínima: 343 m. (Talaya de Son Galceran)

Desnivel acum. subiendo: 385 m. - Desnivel acum. bajando: 389 m.

(circular):  

 

Ruta satélite

 (si pulsas sobre "mapa" podrás navegar por el plano de acceso)

 

 
Ver mapa más grande

Descripción del Itinerario

Iniciaremos la ruta en la población de Valldemossa, en la Avenida Cilimingras, justo al final de la calle aparcaremos el vehículo y comenzaremos a andar por el camino en dirección NW hacia Son Moragues,  al llegar si nos dejan podremos visitar el patio interior que es muy bonito, después tomaremos un camino que se inicia en las grandes encinas que hay junto a la casa y este camino nos llevara en dirección a la gasolinera, desde esta y ahora por la carretera llegaremos a Can Costa, antiguas casas de posesión hoy convertidas en restaurante y sitas a poco más de dos kilómetros en la carretera de Valldemossa, a Deià. Debemos tomar el camino de la ermita de la Santísima Trinidad, conocida como de ermita de Valldemossa. Es un camino, ancho y asfaltado, que tomaremos justo antes de salir a la carretera,  en suave ascenso. No tardaremos en encontrar unas paredes bien altas, son las paredes de la ermita que nos acompañan a la explanada del portal principal de la ermita.

La ermita de la Santísima Trinidad: La antigua tradición religiosa y ermitaña de la costa de Miramar se remonta al siglo XIII, cuando Ramon Llull fundó la escuela de misiones y de lenguas orientales (1276), que fue abandonada hacia 1290. Posteriormente la actividad ermitaña (vida retirada del mundo, contemplativa y de autosubsisténcia) se extendió por el denominado "desierto de Trinidad". El siglo XVII, vivió un nuevo impulso con las reformas y fundaciones del Venerable Joan Mir de la Concepción (1624-1688). Retirado el año 1646 la antigua ermita de Santo Pau y Sant Antoni (Ermitas Viejas), creó la congregación del mismo nombre y el año 1648 fundó la actual ermita de la Santísima Trinidad, que llegó a ser la más importante de la comarca.

La visita a la ermita queda restringida a los espacios abiertos (Claustro con cisterna, el privilegiado mirador) y a la capilla. De las otras dependencias sólo veremos el exterior: celdas de los ermitaños, oratorio del siglo XVII, establos, pajar, carpintería, molino y almazara. También podremos observar el recogido cementerio y los huertos.

Continuamos la marcha manteniendo la misma orientación que hemos traído hasta ahora, es decir, dirección NE. Pasamos una alambrada que limita la explanada de Trinidad y, por el camino que sube más a la derecha, llegamos a una mesa de piedra. A la derecha hay una pequeña puerta negra de hierro. Nosotros la encontramos abierta y nos adentramos  a “Es Bufador”.
“Es Bufador” es agujero, rendija o cavidad por dónde sale una corriente de aire. Normalmente se trata de una fractura geológica vertical en una roca sin desplazamiento relativo de los dos fragmentos, en contacto con una cavidad mayor que comunica el aire de la cueva con el exterior. La temperatura del interior es estática, así que se produce la salida de aire caliente en invierno y frío en verano, siempre teniendo como punto de referencia la temperatura exterior.

Debemos seguir el camino que pasa por encima “des bufador”, hacia la derecha. Es un camino de montaña que se adentra en el bosque de pinos, encinas, madroños y argelagas,  aunque pronto dominará el encinar, veremos un buen grupo de “sitjes de Carbó” y hornos de Cal  y justo antes de llegar a las Ermitas Viejas encontramos otro exponente de estas actividades tradicionales de montaña, y la llamada “bassa dels Porcs”, esta balsa es artificial, con argamasa de cal que recubre las paredes por evitar filtraciones y con los laterales estrechos en pendiente y sin pared para favorecer la entrada de agua de de lluvia.

Inmediatamente después el camino pasa por encima de una “Sitja” y detrás ya vemos la pared del recinto de las denominadas Ermitas Viejas.

 Avanzamos por el interior del recinto, dominado por un bosque espeso que nos ofrece una imagen casi fantasmagórica, haciendo juego con el mundo desvanecido y en ruinas de la vieja ermita. Encontramos las ruinas de las construcciones centrales y nos desviamos hacia la izquierda para visitar el segundo recinto, con ruinas de otras edificaciones y un aljibe de boca rectangular.

La ermita de Sant Pau y Sant Antoni constituye el núcleo principal de las denominadas Ermitas Viejas, de tal manera que se ha llegado a confundir un nombre con el otro. Realmente consta de dos recintos bien diferenciados, tanto tipológicamente como cronológicamente, pero ambos se encuentran derruidos. El de perímetro más grande, con una valla de pared alta (unos dos metros), muy bien conservada (excepto por dónde pasa el camino, puesto que este corta la pared, y a los lugares dónde hay barracas de carbonero, ya que para hacer las barracas se cogieran las piedras de la pared de la ermita). Tiene una superficie de más de 2.800 m2. En el centro se pueden observar los únicos restos de construcción, seguramente correspondientes a una capillita y a una sencilla celda. El segundo recinto, más antiguo y con más restos arquitectónicos, nos muestra las ruinas de la capilla, con paredes de unos 3 m. de altura, un aljibe con boca rectangular, corredores, celdas y paredes de huertos.

Posiblemente, fue fundada durante el siglo XVI, a la época del ermitaño Antoni de Castanyeda. El año 1646 fue reocupada por Joan Mir de la Concepción durante dos años. Desde entonces, sirvió  de retiro individual, lejos incluso de la comunidad de Trinidad.

Salimos del primer recinto de las Ermitas Viejas en bajada en dirección norte, como si fuéramos a Miramar, sin dejar el bello camino rodeado de espeso encinar. A diez minutos escasos de las Ermitas Viejas, a la izquierda, encontramos el mirador del Ermitaños, que según la tradición, reflejada por el topónimo, era un lugar de contemplación y descanso de los ermitaños de la zona. Realmente,  el lugar invita a pasar un rato tranquilo. Hoy el mirador ha perdido su encanto, puesto que se encuentra rodeado y tapado por la vegetación.

Cincuenta metros más adelante del mirador, a la derecha del camino, se encuentra un buen ejemplar de horno de cal.

Tres minutos más de bajada y llegamos a un cruce de caminos. Hacia la izquierda llegaríamos directamente al mirador de “Els Tudons”, pero tomaremos a la derecha para dirigirnos hacia la cueva del Beato Ramon Llull. A unos tres minutos del cruce llegamos a una zona de “Colls de tords”. Del collado sale un nuevo desvío del camino, hacia la izquierda, que ya nos lleva directamente, tras saltar un antiguo portillo tapado por un “Coll de Tords”, a la cueva del Beato Ramon Llull. Justo debajo se encuentran les cases de l'Heura y más lejos Son Marroig y Son Gallard.

Cueva del Beato Ramon Llull es una cuevecilla de reducidas dimensiones. Observamos el emparedado de mampostería que cubre la antigua boca de la cueva, dejando un portal más pequeño. En el interior, al fondo, destaca una lápida con un relieve esculpido que representa Ramon Llull ofreciendo su obra a la Virgen María, y en lo alto un frontón en el que había un cáliz del siglo XVII, hoy desaparecido.

Entre el muchos episodios que se atribuyen a la agitada vida del Beato Ramón, existe el de esta cueva, donde se retiró largas temporadas mientras preparaba su tarea filosófica y misional en la escuela-monasterio de Miramar.

Ahora nos dirigiremos en dirección al Coll de Son Gallard y llegaremos a un nuevo mirador y un poco pasado este y antes de las primeras curvas cerradas tomaremos el primer desvió a la izquierda, (aqui yo aconsejo subir al coll de Son Gallard y bajar por el Pla des Pouet hasta Valldemossa, ya que el resto de la ruta que se describe desde que llegamos a la carretera nos veremos obligados ha seguir por esta hasta Valldemossa, ya que los caminos descritos estan cerrados) nos dirigimos ahora hacia las casas de Son Gallard, para una vez pasadas cruzar la carretera, bajar hacia Miramar donde se nos prohibirá el paso, retornamos a la carretera y seguiremos en dirección hacia “Ca Madò Pilla”, antigua hospedería de l ‘Arxiduc , hoy hotel, situado a la misma carretera Valldemossa-Deià. Pocos metros después por un portillo tomamos el camino sobre al otro lado de la carretera (no podremos esta vallado con una enorme pared), y subimos en dirección a la ermita de Valldemossa, y en el primer desvió a la izquierda giramos momentáneamente para llegarnos al mirador “des Tudons” que nos ofrece una vista panorámica directa y magnífica sobre Na Foradada y las casas de Miramar. El mirador del Tudons  es uno de los mejores y más bellos miradores de la red que creó l’Arxiduc Lluís Salvador. Es una torre cilíndrica, maciza coronada con un empedrado que rodea su perímetro, excepto por la zona de acceso, que se realiza por una escalera ancha.

De regreso pasaremos por las ruinas de la ermita de Sant Joan Baptista, esta forma parte del conjunto que recibe el nombre genérico de Ermitas Viejas. Totalmente en ruinas, todavía se puede ver la valla de pared no muy alta que circundaba el recinto. A la parte contraria al camino, hay restos de la capilla y un pequeño cuarto de vivienda. Estuvo ocupada durante los siglos XVII y XVIII, fue después abandonada. Hace algunos años, se destruyó casi totalmente por una pista forestal.

Retrocederemos hasta el retomar el camino que dejamos y que nos llevara de regreso a la ermita de Valldemossa y desde aquí ya por el mismo camino por el que llegamos al comienzo regresaremos hasta Valldemosa cerrando el circuito. Todo el texto en este color no lo efectuamos ante la imposibilidad de acceder, proseguimos por la carretera hasta llegar a Valldemossa.

 

Texto traducido, modificado y adaptado para esta ruta por:

Antonio Sureda

(original en mallorquín de Gaspar Velero)

 

 El Grupo lo formaron:

Yolanda Diaz, Adriana, Maria, Yolanda Moyano ,

Javier, Pepelu, y Toni

  

T. Sureda

 

Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones