©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Portocristo / Cala Morlanda

 (Gruta de L'Amo en Martí)

10 de mayo del 2007

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

Ver imagen satélite

 

Guía de la ruta                                                                                        

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Al final de la Avenida Cala Petita (Portocristo, Manacor)

Altura Inicio: 25 m.

Altitud máxima: 25 m.

Altitud mínima: 0 m.

Desnivel: 25 m.

Desnivel acumulado: 40 m.

Distancia: 8,5 Km.  ida y vuelta

Tiempo: unas 3 h. de caminar mas el tiempo que tardemos en la visita a la cueva y los baños que tomemos.

Aprovisionamiento: Llevar agua en abundancia sobre todo si se hace en verano.

Mejor época: Cualquiera, aunque es recomendable hacerla en época de baño.

Acceso: Lo mejor en  coche propio.

Mapas: Google Eart (Pulsa aquí para ver la foto satélite)

Descripción de la Ruta

Para realizar este recorrido nos dirigiremos hacia Portocristo aparcaremos  nuestro vehículo junto a unos bancos de madera que se encuentran bajo unos pinos en la confluencia de la calle Punta Rosa con Berganti.  o bien justo al final de la Avenida Cala Petita, si lo hacemos así retrocederemos a pie ya, hasta los bancos antes mencionados.

Ahí mismo junto a los bancos veremos un sendero que nos vamos a ir aproximando al filo del acantilado, por donde haremos todo el  trayecto lo que hará a pesar de la dificultad al caminar por un terreno tan erosionado más interesante y bonita esta excursión que aunque es corta podrá a prueba nuestro equilibrio en mas de una ocasión.

Si hemos seguido el sendero pronto nos encontraremos con una pared seca que cruzaremos por unos peldaños de piedra clavados en la pared para tal efecto. Una vez al otro lado de la pared, nos encontramos ya en un terreno virgen de monte bajo por donde transita un sendero cómodo que nosotros vamos a obviar lo que pretendemos nosotros es hacer esta excursión siempre por el borde del acantilado a pesar de lo incomodad de unas rocas cortantes en todo el trayecto.

 Tras caminar unos 15 minutos aproximadamente desde la pared llegaremos a una caseta en ruinas donde un pequeño cabo se adentra en el mar, al que nos podremos acercar a través de una arista con cierto peligro, en la que si nos fijamos veremos un agujero .

Una vez de regreso del cabo, seguiremos nuestro camino bordeando el acantilado y caminando por un terreno de rocas erosionadas y afiladas como navajas donde extremaremos la precaución  ya que un tropezón significa un evidente peligro de hacernos daño.  

Pronto cruzaremos cruzaremos una pequeña torrentera y ocho minutos después llegaremos a la altura de una gran roca que se encuentra próxima al acantilado que nos puede servir de referencia para encontrar la cova del Tabac que se encuentra en el acantilado a una altura aproximada de siete metros, La cova del Tabac es una pequeña cavidad que se encuentra en el mismo acantilado teniendo que descender por el mismo hasta llegar a las dos bocas de entrada una encima de la otra que debido a la estrechez de la inferior es un poco incomodo el acceso a la misma. Las dimensiones de la cueva son muy pequeñas.

Nos dirigiremos ahora a cala Petita, una preciosa cala virgen que a punto estuvo de ser urbanizada de no haberse creado una corriente de opinión que ayudo a su salvación al menos de momento.  

Abandonaremos la cala por el lado opuesto al que llegamos por un sendero que tras pasar por debajo un acebuche  nos deja en un portillo de una pared seca que nos permite el paso, seguiremos nuestro camino buscando otra pequeña cavidad que al igual que la anterior que se encuentra en el acantilado, a unos diez minutos de distancia,  accederemos también descendiendo por el acantilado. Las dimensiones aproximada de esta cavidad son de cuatro metros de profundidad por unos tres de anchura.

 Nuestro próximo destino es ya la cala de cala Morlanda (nudista) a la que llegaremos tras bordear la costa unos tres curatos de hora, donde además de disfrutar de su belleza podremos tomar un bañó si el día acompaña.

Tras dejar la cala y a mitad de camino entre esta y la urbanización encontraremos una higuera entre las matas que la circundan que nos servirá de referencia para localizar la entrada a la cueva, si el día es caluroso un buen lugar para avituallarse es en su primera sala, procurando no dejar rastro de nuestro paso por ella, y sin mas preámbulo pasamos a describir la cavidad:

 

Gruta de l'Amo en Martí (ver mapa de acceso)

Situación: S'illot ( Sant Llorenç des Cardassar).
Ropa:
Si se quieres escudriñar todos los rincones de la cavidad es necesario llevar ropa de poco valor y un bañador.
Estética:
III.
Magnitud:
III/IX.
Dificultad:
I.
Altitud:
10 m.
Origen:
cárstico
Recorrido:
Horizontal.
Profundidad:
-10
Material: Ninguno en especial.

La gruta de l'Amo en Martí, es una cavidad con intrusión marina que se encuentra en el litoral Este de la isla, junto a la población de S'Illot termino municipal de Sant Llorenç des Cardassar, es por eso que al encontrarse tan cerca de la población y entre dos calas son muchas las personas que transitan junto a la cavidad que unido a su fácil acceso al interior la gruta esta se encuentra en un estado lamentable de limpieza como suele ocurrir siempre con los accidentes geográficos próximos a la "civilización".

La gruta de l'Amo en Martí es un pozo con un diámetro de 6 o 7 metros en el que en uno de sus extremos crecen algunas higueras y al que se accede por unas escaleras. Una vez en su interior nos encontraremos en una sala con una superficie plana y frente a nosotros una especie de colada con una abertura que nos permite pasar al otro extremo. Por el lado izquierdo y mirando en dirección a la mar, nos encontraremos con una pared de piedra que separa de otro habitáculo por el que si descendemos llegaremos hasta donde la mar entra y desde donde se puede apreciar la luz del exterior a pesar que la distancia que existe entre la cueva y la mar abierta es de aproximadamente unos 30 metros.

La visita a la cavidad la podemos hacer cruzando la pared por su lado mas al Este desde donde podremos observar una especie de sifón por el que el agua del mar entra en los momentos de fuerte oleaje ya que la superficie del suelo se encuentra cubierta de poseidonia (es una planta marina que abunda mucho en el mediterráneo).

Una vez visitada este ala de la cavidad, podemos descender si el mar lo permite hasta el lugar donde rompen las olas y de izquierda a derecha y comenzar la visita. Primero nos encontraremos con una especie de lago donde el agua salada parece estar más tranquila para comenzar a ganar altura entre algunas formaciones escudriñando los rincones de la cueva que por su parte más larga calculo que tiene unos 40 m.

Se me olvidaba decir que justo en el centro de la cavidad y encima de la sala de la entrada se encuentra una especie de tragaluz construida de forma artificial que ayuda a iluminarla. En la cova del Secret de sa Figuera además de la cova de Can Bordils ya pude observar orificios similares. No se exactamente el motivo por el que se construyeron estos orificios o que usos en algún momento de la historia se hizo de esta cavidades, en el caso de esta cueva un pequeño sendero pasa junto a el con el peligro de que en un descuido alguien se pueda precipitar al interior de la cueva en una caída de varios metros.

Por todas partes nos vamos a encontrar restos de basuras arrojadas por la gente que accede a ella incluso en los rincones más recónditos de la cavidad. Pero a pesar de todo esta cavidad tiene su encanto por lo que recomiendo la visita a la misma además de instar a las autoridades a que ayuden a conservarla.

Se puede complementar la visita a esta cueva con una visita a la pequeña cala que se encuentra aproximadamente a unos 100 m. o si se tiene ganas de hacer una pequeña excursión dejar el vehículo en Porto Cristo y venir caminando hasta la cavidad. La descripción de esta excursión se encuentra en la Web de Mallorca Verde.

Hay una senda bien definida retirada de la costa por la que podremos regresar de una forma más cómoda y rápida para así dar un poco de descanso a nuestros doloridos pies.

 

 Agradecimiento especial a José Bermejo Web master de Mallorca Verde del cual se han obtenido los  datos necesarios y mas importantes para muchas de las rutas por las cuales transitamos. 

 

Fotografía: Toni Sureda, Javier Bezunartea

El Grupo lo formaron: Maria, Yolanda, Adriana, Javier  y Toni

 

 

T. Sureda

 

Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones