©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Es Forat de sa Foradada

(Deià)

26 de abril del 2014

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Iniciamos este bonito recorrido en el Km. 65,9 de la Ma-10 dónde  se sitúa la Casa de Son Marroig (antaño residencia del Archiduque Luis Salvador de Austria).

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre  para subir al índice geodésico y acceder al "Forat". Si no se piensa subir al índice geodésico o acceder al "forat" se puede afrontar con unas deportivas; si se pretende ir al "Forat" es aconsejable llevar una cuerda para ayudarse en cualquiera de los 3 pasos que existen para bajar hasta él por si se encontrara húmedo.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera.

Distancia: 7,94 Km.  Subiendo: 3,27  Km.  Bajando: 4,21  Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 1,28 h. Bajando: 1,34 h. Parado: 2,11 h.
Total acumulado: 5,12 h.

Altura máxima: 2,96 m.
Altura mínima: 0 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 428 m.  Bajando: 462 m.  Media en %: 13,32

Velocidad media: 1,53 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica) y si se hace en verano aumentar la cantidad de agua ya que el regreso de hacerse con Sol puede jugar una mala pasada.

  • Extremar la precaución si se sube al índice geodésico el salto al vacío son 85 m.
  • Extremar la precaución si se desciende al agujero "forat" dos de los pasos son muy aéreos  y para el otro es necesario el uso de cuerda.
  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

  • La subida a Son Marroig si se hace por el camino de los miradores de sa Trona y de s'Ull, hay que intentar en la medida de lo posible no molestar a los señores de las casas ya que pasaremos muy cerca de ellas y procuraremos pasar por la orilla del olivar.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en el paso al agujero de sa Foradada.

  • Abstenerse de subir al índice geodésico si se tiene vértigo.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prólogo

La Casa Museo de Son Marroig en el municipio de Deià, es una institución privada creada el año 1927 con la finalidad de preservar, divulgar y promocionar la emblemática figura del Archiduque Luis Salvador.

Personaje fundamental en la historia cultural y de mecenazgo de los últimos años del Siglo XIX y primeros del siglo pasado, la Casa Museo de Son Marroig ofrece una visita a esta antigua propiedad del Archiduque.

Su gran sala museo está dedicada a su figura, donde se pueden encontrar: dibujos, libros y efectos personales suyos.

Su objetivo es dar a conocer a todos los visitantes la labor realizada por este creador de la mejor obra escrita sobre nuestras islas: el "Die Balearen", su amor a la naturaleza y su compromiso de respetar nuestra historia.

En sus paredes cuelgan lienzos de Joaquín Mir, Antonio Ribas Oliver, Antonio Ribas Prats, Bauzá, Erwin Hubert, Pizá, etc.

En sus vitrinas podemos encontrar antiguos collares y objetos fenicios así como cerámica griega y romana. Una Virgen de alabastro del siglo XIII, ánforas romanes, mobiliario antiguo mallorquín, estatuas griegas y telas mallorquinas conforman la gran sala museo.

La visita a la casa se completa con un recorrido por sus jardines, donde dejó su huella el Archiduque: con su inmenso aljibe, el mirador "Des Galliner", el templo jónico de mármol de Carrara con la imponente mole de sa Foradada a sus pies, desde donde se contempla una de las mejores vistas de la Costa Norte mallorquina.

De la casa de Son Marroig destaca su torre cuadrada que data del siglo XVI, donde sus anchos muros nos relatan y recuerdan los tiempos de los piratas moros. Cuenta la leyenda, según nos relata el propio Archiduque, que fue precisamente de la torre de Son Marroig de donde fue raptada la última mujer de la zona por los piratas. Hoy en día, en su interior se puede apreciar una cama señorial del siglo XVII. Destaca también el gran molino de aceite de donde se extraía tan preciado líquido de unos árboles milenarios.

Descripción de la excursión:

Para descender a Sa Foradada tenemos dos opciones:

  1. Si está abierto Son Marroig podemos acceder tras acceder a la casa Museo al precio de 3€ (en el momento de hacer esta excursión) ellos nos informaran de la forma de acceso, visitando así esta precisa casa. Son Marroig, al igual que la vecina possessió de Miramar, es una de las propiedades que el Archiduque Luís Salvador de Austria (1847-1915) compró después de enamorarse de los paisajes de la costa norte de Mallorca. El autor de la obra Die Balearen reformó la antigua casa conservando la torre fortificada del siglo XVI y haciendo ampliaciones de estilo italianizante. También edificó en un extremo del jardín un pequeño templo neoclásico de mármol de Carrara, desde donde se domina la punta de Sa Foradada y en días muy claros se puede ver incluso la isla de Sa Dragonera.
    Al morir el Archiduque, la propiedad de la finca pasó a su secretario, el mallorquín Antoni Vives, y en 1928 se instala el actual museo. Son Marroig acoge anualmente desde 1978 el Festival Internacional de Deià dedicado a la música de cámara.  en la misma casa os infirmaran de la salida hacia Sa Foradada.

  2. Si no queremos visitar el museo y preferimos bajar directos a Sa Foradada,  debemos seguir el asfalto a pie ya, pasando por delante la misma casa de Son Marroig dejando esta a nuestra derecha, pronto veremos también a la derecha un gran aljibe cubierto, y enseguida que acaba nos fijaremos que a la izquierda hay un pequeño caminito que para subir a él hay que hacer uso de las manos (es un atajo para el regreso si queremos llegar antes al coche), pero ahora nosotros lo que hemos de buscar es una barrera metálica con  letreros de prohibiciones varias que veremos también ahí mismo, esta candado, pero debemos fijarnos que a la derecha en misma la barrera hay una especie de escalera  que hace de botador y que debemos superar (esta para eso),  ya estamos en el camino que sin pérdida nos llevara en unos 45 m. hasta Sa Foradada.

Tendremos que ir fijándonos  y cuando pasemos una casa que nos quedará a la izquierda algo alejada de nuestro camino en la próxima curva a la izquierda  (es la primera cerrada a izquierda), nos desviaremos momentáneamente a la derecha, justo hasta el rincón donde veremos un piedra… roca... bastante grade (se ve desde el camino) este es un mirador con mesa y banco que puede servir para tomarse el bocadillo si lo llevamos.

Seguiremos ya el descenso hasta llegar a un collado donde encontraremos un cruce de caminos, el de la izquierda es el que se dirige hacia la pista de s’Estaca, Antiguo camino de la Mar, pero diversos temporales lo han destruido y  no es aconsejable ir por allí si no se conoce bien la zona, nosotros tomaremos por la derecha ahora llaneando, teniendo la península de sa Foradada a nuestra izquierda y los acantilados al mar a la derecha así en unos 15’ llegaremos a otro collado que en descenso nos baja hasta el pequeño embarcadero y restaurante que hay allí abajo.

Si desde el collado nos fijamos a la derecha veremos en las rocas una gran mancha de pintura roja, este es el punto que inicia el paso para subir al índice geodésico, justo encima del agujero.  Si tenemos fuerzas, ganas y no padecemos vértigo, es aconsejable subir siguiendo los hitos que nos conducen a la cima, las vistas son de primer orden desde allí.

Ahora nos toca  llegar hasta el mismo agujero, pero no es fácil ninguno de los 3 pasos que hay para bajar hasta el, por lo que no lo recomiendo si no se es experto en senderismo avanzado, o si se tiene vértigo. Para llegar a estos pasos lo hacemos por la parte interior de sa Foradada dirigiéndonos hacia dos pinitos que veremos muy cerca del agujero y destrepar por cualquiera de los pasos que allí intuiremos, podemos ayudarnos con una cuerda si la llevamos, aunque si esta seco no nos hará falta.

Una vez tomadas las fotos de rigor remontaremos de nuevo y descenderemos hasta el collado.

Una vez en el collado podemos bajar hasta el puertecito, donde tendremos un poco de sombra si hace calor y podremos darnos un baño con permiso de las señoras medusas.

Ya sólo nos queda subir hasta Son Marroig por la pista. 09' hasta collado que antes ya hemos cruzado, y una hora hasta las Cases de Son Marroig. Si este tramo lo hacemos aún con sol, hay que tomárselo con calma y llevando mucha agua, pues el calor puede jugarnos una mala pasada.

Después de la segunda curva cerrada que hace la pista (la primera a la derecha), tendremos a la derecha los escalones que nos pueden subir al Mirador des Rotllo Gros. Aunque siempre es mejor subir al el cuando bajamos, sobre todo si es gente no demasiado habituada a caminar, ya que de hacerlo a la subida, puede que el cansancio o la pereza nos haga desistir de ello.

Está construido "sobre un peñasco que quedó aislado al abrir la pista. Una escalera conduce arriba. Se trata de un mirador de forma circular, de 3,5 m de diámetro interior, rodeado de un muro de contención, que por su altura, de 0,55 m, también sirve de banco. El acceso a la miranda se hace a través de una larga escalera exenta, de veinte escalones. La escala mide 6,60 m de longitud y salva un desnivel de 3,60 m. Algunos escalones, ya construidos sobre el peñón, conducen entonces hasta el mirador, que está a 5 m sobre el nivel de la pista. Al hablar del camino que baja a sa Foradada, en Die Balearen , se menciona un "un mirador circular" , que parece que ha de tratarse de este, pero el párrafo donde podemos leer esto, es confuso y no permite afirmarlo categóricamente: podría referirse a algún mirador desaparecido. El hecho de que no aparezca en las fotografías de Flores de Miramar (c. 1891) nos hace pensar que aún no existía en esa fecha. En todo caso, el mirador ya aparece en el plano de Gómez de 1895. Fuente: El paisatge de l’Arxiduc.

Ya más arriba, al pasar bajo una "curiosa" pared (Les coves de Son Marroig són, en palabras de l’Arxiduc: "más hermosas aún que las de Miramar, con largas estalactitas provistas de salientes mesetiformes o asomados a modo de balcón"), se nos plantea una interesante alternativa que nosotros tomaremos, por unos escalones al borde de la pista a la derecha, subiremos hasta el espectacular Mirador de Sa Trona, la plataforma aprovecha una explanada natural, que no ha sufrido ninguna modificación, sólo se le ha añadido un barandilla de hierro, de 3 m de largo y 0,80 m de alto. Hoy ya apenas quedan restos de ella. Este mirador quizás sea el más simple y a la vez espectacular. Las cuevas de Son Marroig aparecen en Die Balearen (1884), pero no se habla de sa Trona. Ahora, el mirador de Sa Trona propiamente dicho ya aparece en una de las fotografías de Flores de Miramar (c. 1891). La Barandilla, que está bastante oxidada, quedó aplastada cuando cayeron algunas rocas que había arrastrado una mata. Fuente: El paisatge de l’Arxiduc.

Seguimos subiendo, ahora hasta el Mirador de s'Ull, que está allí mismo. S'Arxiduc bautizó este mirador como de s'Ull, porque desde el mismo sólo se ve el ojo (agujero) de Sa Foradada.

Continuamos ascendiendo por un senderillo con algunos escalones, que se mete en un pequeño torrente empedrado junto a una pared de linde. Nada mas entrar al torrente salimos por una escalera "pujador" en el mismo a la izquierda. Continuamos por un senderillo en la misma dirección por una ladera de bancales bastante derruidos ascendemos a la parte alta de la misma unos metros  pasada una alambrada, saliendo a un olivar que al cruzarlo desembocamos de nuevo con la pista por la cual subíamos desde Sa Foradada justo frente a la barrera de Son Marroig. Tomamos a la derecha, saltamos el "botador de la barrera de salida al asfalto y enseguida a la derecha veremos un torrentillo o conducción de agua empedrado, que si subimos por el nos deja justo en el punto de inicio, donde tenemos aparcado el vehículo.

Gran parte de la información de esta ruta esta tomada de el Blog Mis días de Montaña de mi gran amigo Emilio Alonso.

 El Grupo lo formaron:

Maria, Tere, Ángel y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones