©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Cornisa des Cornadors

y Cornador Petit

29 de diciembre del 2010

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Guía de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Iniciamos nuestro itinerario de hoy al final del pueblecito de Biniaraix, junto a sus lavaderos públicos, donde se inicia el conocido y escalonado Camí des Barranc.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 10,77  Subiendo: 5,64 Km.  Bajando: 4.27  Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 2,44 h. Bajando: 2,16 h. Parado: 3,14 h.
Total acumulado: 8,14 h.

Altura máxima: 807 m. (según Alpina)
Altura mínima: 103 m.

Desnivel Acumulado Subiendo: 777,71 m.  Bajando: 660,91 m.  Media en %: 13,79

Velocidad media: 1,31 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad quizás sea el largo canchal tras destrepar el Pas den Careta, incluso mas que los mismos paso que ya de por sí tienen su dificultad. También tiene su dificultad orientarse bien a la hora de descender los bancales del Barranco hasta enlazar con el camino.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

Interesante y deportiva ruta, con unas vistas sensacionales sobre la Vall de Soller y el Barranc de Biniaraix. Pero eso sí, exigente y sólo apta para montañeros muy avezados.

Descripción de la excursión:

Iniciamos nuestro itinerario de hoy al final del pueblecito de Biniaraix, junto a sus lavaderos públicos, donde se inicia el conocido y escalonado Camí des Barranc. Comenzamos a ascender por él, a los 14’, junto a un gran algarrobo a la izquierda, hemos de tomar el desvío a la derecha, por el Camí Vell (poste indicador). Enseguida traspasamos la barrera de la izquierda. Vamos dejando tres desvíos sucesivos a la derecha (postes indicadores). Arriba a la derecha ya vamos viendo claramente la cornisa, a mitad de ladera de Es Cornadors, por la que pasaremos. En 1 h. aprox. llegamos al Coll d’en Se. Seguimos recto por el camino, bajando suavemente por su otra vertiente.

A los 06’ dejamos a la derecha el desvío escalonado, que lleva a la casita o porxo de Ca’n Pa y Peix (Es Barranc). Y en un par de minutos más en una abertura en el muro de piedra de la derecha (poco antes de llegar al gorg de Ca’n Catí) hemos de dejar el Camí Vell y subir un par bancales (algún hito). Muy pronto (07’) hemos de divisar a nuestra izquierda una higuera. Pasamos bajo ella, y en la misma dirección, inmediatamente, comienza el increíble Camí de s’Aladern. En unos 20’ llegamos a un primer collado, y seguimos subiendo por la derecha. En 05’ el camino se pierde en un canchal, y hemos de ascender a la derecha por ella. Cuando llegamos (06’) a los pies de los acantilados, hemos de ir a la izquierda.

Recuperamos restos del camino, pero inmediatamente vuelven a desvanecerse. Hemos de seguir subiendo bajo encinas y pinos, encontrando tramos del viejo camino. En 03’ hemos de ir a la izquierda por encima de una evidente cornisa. Discurrimos por un tramo del antiguo camino muy aéreo. En 07’ alcanzamos un collado sobre un espolón. Bajamos un poco y volvemos a subir. En 07’ más llegamos a un nuevo collado, vamos recto y descendemos. Pero enseguida (02’) en un espolón a nuestra derecha, ascendemos en esa dirección. Inmediatamente (03’) nos situamos en el lecho del Torrent de l’Ofre o de Biniaraix, en el lugar conocido como el Salt des Cans. Cuando el torrente está muy seco, es posible seguir subiendo por él y salir ya al Camí des Cornadors. Pero si lleva agua, o la ha llevado hace poco, las rocas húmedas hacen muy difícil la progresión. En este caso hemos de cruzar el torrente, y subir por la empinada ladera llena de carrizos que tenemos enfrente intentando seguir el sendero, a mitad de subida sobre una roca veremos un hito. En unos 20’ desembocamos en el camino que lleva a las Cases de l’Ofre. Vamos hacia ellas, pero a los 09’ (poste indicador) nos hemos de desviar a la derecha, bajar de nuevo al torrente, y comenzar a subir por el Camí des Cornadors.

Ascendemos por sus lazadas, pero a los 20’ hemos de dejar el camino y dirigirnos al collado que tenemos enfrente, en el que hay unos grandes pinos, y un mojón de piedra con una flecha en el y la Cota 793 a la derecha.

Podríamos decir, que aquí comienza el itinerario de la Cornisa des Cornadors. Descendemos Noroeste por la otra vertiente del collado, lo suficiente para esquivar el espolón que tenemos a la izquierda. Cuando lo hemos superado, teniendo a la espalda una gran hiedra que crece en el espolón, hemos de dirigirnos, más bien pegados a los acantilados de nuestra izquierda, y por encima de un resalte, hacia la arista o lomo que tenemos enfrente (una de las muchas que se desprenden del Cornador Gran y que tendremos que superar) que alcanzaremos en unos 15’ desde el collado. En lo alto de la arista vamos algo a la izquierda, para superar una vaguada con unos grandes pinos.

Bajamos un poco, cruzamos un pequeño canchal, y subimos hasta una segunda arista (06’). En la misma hemos de destrepar un pequeño salto (mi amigo Emilio Alonso, irónicamente, lo llama el Pas d’en cama curta). Ahora hemos de ascender duro hacia una tercera arista. Desde ella, bien pegados a los pies de los acantilados de nuestra izquierda, vamos a una cuarta arista o espolón (20’). Aquí, bajo una gran hiedra, se encuentra la Font de l’Heura (Tomás Vibot dixit). Atención ahora, en diagonal izquierda, hemos de ascender a un collado señalado por dos pinos (10’) que se configura entre el Cornador Gran y la Cota 754. Y en este punto se nos presentan dos alternativas. (A) Podemos seguir por la carena hacia dicha Cota, y descender al próximo collado, entre la misma y el Cornador Petit, pero tendremos que destrepar un delicado paso bastante aéreo, que exigiría el buen manejo de la cuerda. O (B) desde el collado en que estamos, podemos descender Sur por terreno muy antipático, para ir a salvar, por su extremo inferior, la arista o espolón que baja de la Cota y que llevamos a la derecha. En 11’ entre unos arbustos (un hito) giramos a la derecha y, pegados a las rocas de ese lado, comenzamos a ascender hacia el collado entre la Cota 754 mencionada y el Cornador Petit (10’).

Ascender a esta última cima, nos costará una fácil trepada de unos 10’. Vale la pena subir, pues desde ella las vistas son impresionantes. Hacia el Sur toda la Serra d’Alfabia, al Este l’Ofre, Na Franquesa i Sa Rateta; al Norte el Puig Major i el Penyal des Migdia; bajo nosotros al Norte el espectacular Barranc de Biniaraix; al Oeste toda la Vall de Soller; y al Este, muy próximos, el Cornador Gran y la Cota 754, con toda su cuerda o carena que podríamos haber recorrido, si hubiéramos elegido la opción (A).

Pero bueno, hay que seguir. Regresamos al collado (07’) y ahora comenzaran las complicaciones.

Con mucha precaución hemos de comenzar a descender Noreste, por la vertical chimenea de carrizos que baja hacia la parte del Barranc. A los pocos minutos nos topamos con un salto a la izquierda de una roca. Yo lo salve por oposición y sin cuerda, pero es delicado. Así que mejor, colocamos una cuerda en el anclaje que hay, y bajamos a pulso, sin rapelar o rapelando si llevamos el arnés. Inmediatamente después del corto destrepe, no hemos de continuar hacia abajo que parece lo mas lógico, sino que hemos de buscar a la izquierda el inicio de una estrecha y muy aérea cornisa, por la cual hemos de abandonar la chimenea. Es el paso conocido como Pas de s’Anglès o s’Inglés (ya que un ciudadano de esa nacionalidad, hace años se despeñó desde él, y tardaron mucho en encontrar su cadáver). A veces he oído denominar este paso como Pas del Cable, pero con este nombre existe otro más al Este en esta misma ladera, conocido también como Pas den Querol, ya que es el más próximo a las rotes de este mismo nombre. Y otro en la ladera contraria del Barranc, que para algún experto en toponimia es el auténtico Pas del Cable. Parece que en este Pas de s’Anglès donde ahora estamos, sí hubo en su día, un cable o alambre a modo de pasamanos, pero que ha desaparecido hace ya algunos años. Es conveniente poner una cuerda de pasamanos, se puede pasar a pelo, pero quizás uno no debería tentar a la suerte. Al final de la no larga cornisa, nos enfrentamos con otro salto de unos pocos metros, pero que tampoco es fácil. Hay un anclaje para colocar de nuevo la cuerda, pues si no, hay que pegar un buen salto, en el que peligra la integridad de las piernas.

Contando con el tiempo empleado en poner y recuperar cuerdas, hasta aquí, desde el inicio de la chimenea, podemos haber empleado unos 20’.

Bueno, pues ahora hemos de bajar hacia unos grandes pinos, y seguir descendiendo en la misma dirección hacia una encina solitaria y luego hasta una zona de pequeños canchales (12’). Aunque ahora hemos de girar a la izquierda y volver a subir, es mejor hacerlo así, pues faldeando sin perder altura después del Paso, nos meteríamos en un terreno rocoso muy complicado, con continuas subidas y bajadas. Ascendemos ahora en oblicuo izquierda, hacia una arista coronada por grandes pinos (13’), desde la misma seguimos subiendo, igualmente oblicuo izquierda, hasta un pequeño collado en la carena o cuerda (04’). Este colladito da vista a un circo acantilado impresionante, por el que, a primera vista, parece imposible descender. Pero no es así. Faldeamos unos metros izquierda, hacia el Sudeste, a los 03’ destrepamos un pequeño salto, y giramos derecha, Noroeste, para descender por una vaguada plagada de carrizos, hacia un pino solitario (04’).

Dejamos el pino a la izquierda y enseguida, tras él hacia la izquierda, comienzan a aparecer un par de tramos de clavijas de hierro, que nos ayudan a bajar. Estamos en el Pas d’en Careta o Carota. Al final de las últimas clavijas vamos un poco más a la izquierda (aquí ha habido un fenomenal desprendimiento no hace mucho) y luego hemos de destrepar hacia la derecha, una especie de corta y estrecha chimenea o cornisa. No es difícil, pero con la mochila a la espalda nos expulsa un poco hacia el vacío. Pero bueno, para esos somos avezados montañeros. Ahora (14’) hemos de descender Noroeste, una amplia vaguada ocupada por un interminable y complicado canchal, el Xaragall de Ca’n Ribera. Descendiendo con tiento y paciencia, en unos 40’ llegaremos a unos bancales de olivar.

Bajando por los mismos, paralelos al pinar que nos queda a la izquierda, se va configurando un camino escalonado que desciende en zigzag. En unos 10’ hemos de dejar a la derecha dos porxos, uno encima del otro, y el de más abajo de estilo troglodita. En 03’ pasaremos un pequeño portillo sin barrera. Y después del mismo el camino, ahora ya sendero, se dirige claramente a la derecha, hacia el Nornordeste. Hay algún que otro desvío, pero no es difícil adivinar siempre la buena dirección hacia el Barranc. En 15’ desembocaremos de nuevo en el Camí des Barranc de Biniaraix, poco antes del grifo de una pequeña fuente que hay a la izquierda. Y bajando por los múltiples escalones empedrados, tan típicos de este antiguo camino, en 10’ más, estaremos en los rentadors de ese bonito pueblo que es Biniaraix.

Esta ruta se ha podido publicar garcias a la amabilidad y el Blog de mi buen amigo Emilio Alonso.

 El Grupo lo formaron:

Juan, Pedro, Paco, Juan Morado, Luis, Pepe, P. Pocero y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones