©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Cases de La Serra por el Pas Llis y

Por el Camí de sa Serra o dels Alous

(Sóller)

24 de diciembre del 2011

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Empezamos la caminata en el Cementerio de Sóller.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre. Tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

Mapa: Alpina Tramuntana  Central E-25  1:25.000

Mejor época: cualquiera, siempre que no haga calor.

Distancia: 9,24  Subiendo: 5,04 Km.  Bajando: 4,07 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 1,57 h. Bajando: 1,48 h. Parado: 2,15 h.
Total acumulado: 5,6 h.

Altura máxima: 859 m.
Altura mínima: 72 m.

Desnivel Acumulado: 807 m.  Media en %: 13,33

Velocidad media: 1,6 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica)

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso por las fincas.

 

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas

  • La mayor dificultad la encontraremos en superar el Pas Llis, sobre todo si la roca está húmeda.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

Prologo:

"Els Alous" era el régimen de propiedad de bienes inmuebles, generalmente tierras, en el que durante la edad medieval el propietario (Els Alous) tenía el dominio completo, absoluto y libre sobre las tierras, [1] es decir, tanto el dominio directo (la propiedad), como el dominio útil (el derecho de uso). Era el concepto antagónico de la enfiteusis o propiedad feudal , donde el dominio útil (o derecho de uso) de un feudo se cedía a un noble vasallo , quien debía pagar un "censo" o servirlo personalmente a cambio del derecho de uso. [2].

La teoría
La propiedad plena de los bienes inmuebles conlleva que el aloers está libre de toda carga señorial , ya sea en forma de "censo" (pago de renta) o de prestación personal. Es por esta razón que los juristas medievales señalaron que el aloers no tenía otro señor superior sino Dios.
[2]

La práctica
Sin embargo, ya desde el siglo XI se tiene constancia de un uso variado y heterogéneo del concepto "alou". Pierre Bonnassie destacó que el proceso feudalitzador catalán del nuevo milenio consistió en la transformación forzosa de la multitud de "alou"s campesinos en tenencias feudales, pero sin que se dejara de utilizar la palabra, que por tanto diversificar sus significados.
[1]

Para mantener la independencia respecto a los nobles más poderosos, fue muy corriente que los señores feudales se llamaran a sí mismos señores aloers (señor directo y alodial, como antagónico de señor útil y propietario), por lo que la historiografía acuñar el concepto de "alou" feudal . [1] Ciertamente seguían habiendo campesinos aloers auténticos, que de alguna manera podían demostrar poseer sus tierras en "alou" libre: Tanto era así que los campesinos procuraban declaró también las tierras que poseían en "alou" fiscal ( libres de las imposiciones señoriales) en los capbreus medievales donde los señores exigían hacer constar sus derechos sobre los campesinos.
[1]

Regulación jurídica
Según el derecho consuetudinario catalán codificado en forma de Costumbre , se consideraba de entrada que todas las tierras por nobles vasallos en el término de un feudo pertenecían al dominio directo del señor feudal, esta presunción jurídica sólo se podía revocar si se demostraba que los bienes se poseían en "alou". Esta presunción contradecía el criterio de los romanistas italianos que presuponían que en caso de duda, los bienes debían suponer tenidos en "alou" y no haga. [2]

De hecho en el sur del país se seguía esta última interpretación, ya que los Costumbres de Tortosa se ​​presuponía de entrada que los bienes inmuebles propiedad de los ciudadanos y habitantes de la ciudad se tenían en «franco "alou"», excepto aquellos que expresamente se demostraba que eran poseídos en enfiteusis o aparcería.
[2]

Vigencia
Aunque el «franco "alou"» es la forma de propiedad privada por antonomasia hoy en día, el término ha perdido en la terminología jurídica actual. Se mantiene en Mallorca recogido en la compilación del derecho civil balear ( 1961 ), pero en un sentido totalmente opuesto al histórico y aplicándose a un bien que se ha escindido el dominio directo y el dominio útil, es decir, como sinónimo de enfiteusis .
[2]

Algunos "alou"s históricos de los Países Catalanes y toponimia actual
Alou de Cuixà
Alou de Lego
Alou de Vallmanya
Alou de Vallestàvia
Alou de Tarerac
Alou de Arboussols
Alou de Catllar
Alou de Campllong
Alou de Balaguer
Alou de Saut unificado con la villa de Saut
Alou de Llagona
Alou de los Ingles y Matamala
Alou de Rigolissa
Alou de Bolvir
Alou de Orús
Alou de Bolquère
Alou de Valle de Santa Cruz
Alou de Tavèrnoles y Sournia
"alou"s de Isla de la Tet
"alou"s de Thuir
Alou condal de Peracalç y Ortolani
Alou en Rasés
Alou condado de Besalú
Alou en el condado de Osona


El topónimo Salou es un topónimo derivado, formado por aglutinamiento del artículo salado S'Alou .

Referencias
1.
↑ 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Diccionario de Historia de Cataluña , ed. 62; Barcelona; 1998; ISBN 84-297-3521-6 , p. 34
2.
↑ 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 « Alou ». la Enciclopedia . Barcelona: Grupo Enciclopedia Catalana .
3.
↑ HISTORIA UNIVERSAL, de César Cantú, tomo V, Barcelona 1887.

Descripción de la excursión:

Desde el cementerio de Sóller subiremos a las casas de sa Serra, por  sa Coma, y sa coma Carnissera. No tenemos más que seguir el camino de sa Coma, al llegar a un puentecito por donde corre el agua por una canaleta, tomaremos el camino de la izquierda (por el de la derecha regresaremos). Veremos durante el camino diversos porches algunos trasformados en bonitos chalets. No andaremos demasiado, siempre en ascenso, para ver los primeros canchales que llegan hasta el lecho del torrent de sa Coma. Es un camino  que sube suave, mientras traza curvas entre olivares. La vista desde cualquier punto del camino a nuestra espalda nos enseña el Valle de Sóller, y su puerto. Sa Coma es un lugar muy sombrío y por tanto muy húmedo, lo que probablemente nos hará sudar mucho, por lo que conviene ir bien provistos de agua.

Tras llegar a las bonitas casas de Sa Coma  nos desviamos al Oeste. El camino que sigue hacia el Este nos llevaría hasta las casas de s'Arrom.

Tomamos el camino de carro, sin cimentar, y seguimos ganando altura de manera progresiva. El camino de carro acaba para convertirse en un camino de herradura que entre olivos, aumenta su pendiente.

Hemos de observar a nuestra derecha tras haber ganado bastante altura, una zona rojiza bastante grande en el acantilado, se trata de una gran cueva, llamada "Na Mamalluda", cerrada por una pared seca de 40 m., destinada al cobijo de las ovejas. El nombre hace referencia a las formas redondeadas de las numerosas estalactitas del techo de la gruta. Para llegar hasta ella hemos de abandonar momentáneamente el camino para ascender a nuestra derecha hasta alcanzar la cueva. Tras visitar la misma regresaremos al camino y por el continuaremos.

Este punto es importante porque llega un camino que, si lo siguiéramos, nos haría salir de sa Coma para dirigirnos els Alous.

Nuestra ruta, sin embargo, nos debe llevar hasta las casas de sa Serra, subiendo por la vertiente Este de sa coma Carnissera. Así que, de nuevo situados en el camino, recorremos entre rocas por un paso que salva un imponente salto del torrente. Es el punto de unión entre sa Coma y sa coma Carnissera.

Superado este paso, cruzamos el lecho del torrente, y seguimos ascendiendo, por el camino que mantiene muchos de trozos empedrados o con cortos tramos de pared seca de sostenimiento. Salimos definitivamente de sa Coma. Nos encontramos sobre los primeros acantilados que cierran por su extremo sureste. Podemos contemplar a nuestros pies, toda sa Coma y un poco al Oeste "na Mamalluda". Seguimos subiendo, intentando seguir el camino. Entraremos en un terreno menos rocoso donde el camino está muy maltrecho. Seguimos siempre al Sur, en ascenso aunque el propio terreno nos hace desviar un poco al Oeste.

Estamos subiendo sin apenas rastro del camino. aunque algunos hitos nos guían hasta localizar otro de los de nuestros objetivos. Se trata de una galería abierta a roca viva, un senderillo  sube por el pequeño canchal formado por materiales que se sacaron al excavar la mina. Se trata de una galería de casi un metro de ancho y más de 1,60 de alto. Hay un pequeño aljibe que recoge el agua que mana de las rocas, para adentrarnos en el nos hace falta luz artificial, y mucho cuidado al llagar al final de esta primera galería, pues acaba en un pozo de unos 7 m. que de caer en el nos traería malas consecuencias, para descenderlo es necesario material apropiado.

A finales del siglo XIX estaba "de moda" buscar minerales, que pudieran resultar útiles a la revolución industrial que existía en aquellos momentos.

Visitada la galería minera, seguimos subiendo guiados por los hitos. El encinar se hace cada vez más espeso y el monte bajo es más abundante. Llegamos al punto que casi no hay salida. Al Oeste, estamos encima de los acantilados de sa coma Carnissera, desde donde tenemos nuevas vistas del valle de Sóller, contemplamos casi todo el valle, hasta el Puerto.

No hay mas alternativa que seguir subiendo hasta la base del acantilado que nos cierran el paso. Nos desviamos hacia el Este, buscando un paso que nos permitirá superar esta muralla de rocas.

Los hitos nos llevan a localizar el "Pas Llis", no es más que un pequeño rellano entre estas rocas, que nos permite subir sobre ellas. Este paso está rematado por una pequeña pared seca.

Para superarlo hay que extremar la precaución sobre todo si la roca esta húmeda, pasaremos una primera parte que se trata de una roca muy lisa y resbaladiza (la que da nombre al paso), superado este primer nivel llegamos al pie de una roca que en su parte superior tiene una piqueta clavada que ha de sernos de gran ayuda para salvar esta trepada, para ello no lo aremos de frente al llegar a ella, sino que la rodeamos por la parte del vacío (es bastante aéreo pero no es peligroso), y dando la espalda al vacío tendremos un buen apoyo para el pie y la piqueta para agarrarnos a ella, es la forma mas fácil de superar este segundo tramo, una ves superado, solo queda alcanzar la cercana pequeña pared seca y habremos superado todo el paso.

Una vez superado este paso, ante nosotros tendremos el valle de Sóller a vista de pájaro. Tenemos, en primer término y muchos metros más abajo, sa Coma. A continuación Sóller y, al fondo, el Puerto y el mar. También tenemos a la vista Biniaraix, Fornalutx y el macizo del Puig Major de Son Torrella. Es un lugar inmejorable para descansar y reponer fuerzas.

Seguimos nuestro camino. Todavía no hemos llegado al final del ascenso. Nos falta superar los últimos espolones que nos dejarán llegar a sa Planella, que la tendremos que atravesar y seguir el camino que nos llevará hasta las casas de sa Serra, pasando muy cerca de la Font des Poll,  a la que por un sendero podemos acercarnos, mientras bordeamos los acantilados donde comienza sa coma Carnissera.

Este último tramo nos da un buen descanso, después de esfuerzo hecho para subir hasta los 850 m.

Rodeamos las Cases de sa Serra por la derecha y vamos a buscar un antiguo camino, por el que descenderemos a Sóller, para dar con el desde justo detrás las casas cruzamos algo en diagonal a la derecha, dirigiendo los pasos hacia un gran pino, tras el cual arranca este camino.

Este camino aprovecha las grietas del roquedal para ir descendiendo. En algún tramo todavía se ve empedrado. Ahora tenemos la posibilidad de disfrutar de inmejorables vistas de todo el entorno que hemos caminado hoy. Los acantilados de Sa coma Carnissera son aún más impresionantes visto desde este lado.

Caminamos en dirección al Castellot. No lo subimos, sino que giramos por su cara Este, guiados por los hitos que marcan el camino.

Tan pronto como abandonamos el roquedal y entramos dentro del encinar, donde hay muchas matas y carrizo, el camino pierde en claridad, pero debemos estar atentos y no perderlo. Hay diferentes tiradas de hitos que no hacen mas que confundirnos. Una vez que abandonamos el bosque y nos acercamos a los olivares. Las paredes secas de sostenimiento del camino aparecen nuevamente y solo nos queda descender por este bonito camí dels Alous hasta de nuevo llegar a la canaleta que cruza sobe el puente y ya por los mismos paso que comenzamos llegar hasta el aparcamiento..

 

 El Grupo lo formaron:

Mª Antonia, Marisa, Lurdes, Asunción, francisca, Beatriz, Nuria,

Jaume, Joan Carles, Juan, Juan Andrés, Paco, Fernando y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones