Este sitio se ve mejor con un navegador que soporte web estándares, aunque es accesible desde cualquier navegador de internet.


Pseudomedicinas





El Servicio Canario de Salud prohíbe los "polvos" de Meléndez por la reacción adversa en un paciente


El catedrático de Bioquímica conoce la prohibición desde hace 15 días

Una denuncia de un médico sobre efectos adversos del tratamiento del bioquímico Enrique Meléndez-Hevia ha sido el detonante para el cierre de la investigación que el Servicio Canario de Salud (SCS) ha mantenido en este año sobre esta actividad. Sanidad comunicó hace 15 días al bioquímico, que tiene más de 7.000 pacientes, la prohibición de dispensar sus factores 1 y 2 al ser ilegales.

La Consejería de Sanidad lleva, en diferentes departamentos, casi un año y medio investigando la actividad del catedrático de Bioquímica de la Universidad de La Laguna (ULL), Enrique Meléndez-Hevia quien dispensaba un tratamiento basado en una estricta dieta y en la ingesta de unos compuestos, en forma de polvos, que él llamaba factores 1 y 2. Fuentes cercanas a la investigación comentan que se ha tratado de un trabajo minucioso y complejo que ha pasado por varias fases hasta que, finalmente, se cerró con la conclusión de que los ya famosos polvos "eran ilegales".

La decisión se ha acelerado en las últimas semanas, después de que un facultativo comunicara al Sistema Nacional de Farmacovigilancia -como es obligatorio- la reacción adversa de un paciente al que se le habían administrado los polvos. Farmacovigilancia pidió información a la Consejería de Sanidad sobre el producto y su registro sanitario, como ya había hecho la Agencia Nacional del Medicamento hace más de un año, lo que, al parecer, determinó que se acelerara la investigación.

La prohibición

Hace dos semanas, el Servicio Canario de Salud (SCS) comunicó por vía oficial al catedrático que se le prohibía expresamente dispensar y vender los factores 1 y 2. Las mismas fuentes explicaron que "está prohibido que este producto se administre a seres humanos" de forma directa, tal y como lo estaba haciendo el bioquímico.

Esta prohibición estaba avalada con documentos de la Agencia Española del Medicamento, perteneciente al Ministerio de Sanidad, y con otros textos recabados por los investigadores del caso.

Las mismas fuentes constataron que esta decisión de la Administración había sido comunicada al bioquímico en su Instituto del Metabolismo Celular, que se anuncia como una "sociedad no lucrativa para la investigación científica en Bioquímica y Biología Molecular". Sin embargo, la sede de este centro (que se estableció en un chalet de las zonas más caras de La Laguna hace cosa de un año) se mantenía abierto en la mañana de ayer y las telefonistas contratadas por Meléndez atendían con normalidad las llamadas de los posibles pacientes.

Enrique Meléndez-Hevia es ya famoso en la sociedad tinerfeña por asegurar que ha descubierto un tratamiento revolucionario capaz de curar enfermedades degenerativas como la diabetes, el alzheimer, la hipertensión e, incluso, el cáncer. Este tratamiento lo siguen miles de personas en la Isla, en el mes de septiembre el propio profesor reconocía que tenía unos 7000 pacientes, cifra que en estos meses se habrá multiplicado pues la actividad del centro se ha mantenido.

Su tratamiento se basa, principalmente, en una estricta dieta de la que se eliminan al cien por cien los carbohidratos y la toma de sus famosos polvos: los factores 1 y 2. La polémica ha venido porque el profesor mantuvo en secreto la composición de sus polvos asegurando que tenía que proteger su investigación de posibles plagios hasta que lograra patentarlos, cosa que dos años después de que se hiciera pública su investigación no ha sucedido. Esta actitud, al igual que la particular forma de investigar con humanos saltándose las reglas habituales de la ciencia, generó múltiples críticas desde la comunidad científica y obligó a la administración sanitaria a abrir diligencias que culminan con esta prohibición.

Los nutricionistas piden que se incaute el producto al bioquímico

María Jesús Hernández

El presidente de la Sociedad Española de Nutrición y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Luis Serra Majem, lleva tiempo solicitando a la Administración sanitaria una acción contundente contra la actividad que desarrolla el catedrático Enrique Meléndez- Hevia. "Lo que está administrando el doctor Meléndez no está declarado ni autorizado y, por tanto, en cualquier otro sitio de España y del mundo, a este señor le habrían requisado estos productos, porque esto es un atentado contra la salud pública", subrayó Serra quien condena la práctica que desarrolla el catedrático en Biología de la Universidad de La Laguna sin ser médico con pacientes obesos y personas aquejadas de enfermedades crónicas como la diabetes. "Las dietas equilibradas la pueden hacer un nutricionista, una persona que haya hecho un máster en nutrición, pero hacer una dieta, diagnosticar y, sobre todo, recetar productos, sólo lo pueden hacer los médicos, nos guste o no nos guste y este señor no es médico, por tanto, sólo por hacer esto tendría que ser detenido", sentenció Luis Serra, apuntando que "una dieta bien hecha y ejercicio físico pueden curar muchas cosas y esto venimos diciéndolo desde hace mucho tiempo, pero ello no significa que haya que vender unos polvos con una etiqueta que no sabemos que es lo que contiene y encima alardee de cosas como que pueden curar la diabetes tipo 2, esto son verdaderas barbaridades".

Teoría descabellada

El presidente de la Sociedad Española de Nutrición asegura que la teoría del metabolismo de Meléndez-Hevia es errónea. "Todos sabemos que determinados aminoácidos pueden tener funciones sobre el organismo pero las funciones metabólicas que él espera de los aminoácidos son absolutamente descabelladas y esto se lo dirá cualquier bioquímico", dijo.

También le puede interesar:




Google
Internet Maco048 Página sobre Informática (UMU)
Fraudes médicos y pseudociencia



audifonos precios buceo canarias casas lujo alquiler turístico Pirineos