©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

S’Alqueria Vella, Es Verger i Albarca

(Parc Natural de Sa Península de Llevant)

28 de febrero del 2009

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

Descargar Track

   
 

Datos técnicos

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Material:: La ropa que el día aconseje, botas de montaña, (aunque ser puede afrontar con deportivas).

Mapa: Recorte del mapa facilitado en el mismo Parque

Mejor época: cualquiera

Distancia: 18,5 Km.

Hora de Inicio: 9:32 h.

Hora Final: 15:59 h.
Tiempo de marcha Subiendo: 3:30 h.

Tiempo de marcha bajando: 2:33

Tiempo parados: 0:24

Total acumulado: 6:28 h.

Velocidad media: 3 k/h

Altura máxima: 300 m.
Altura mínima: 35 m.

Desnivel Acumulado: 515,27 m.

Recomendaciones:

Salida: desde Palma hacia Artá, tomar la carretera a la ermita MA-3333 (ver ruta [aquí] ampliar para ver plano de Artá).

Inicio: en el  Km. 4,5  aprox. de Artá  hacia la ermita de Betlem la carretera se bifurca, tomamos dicha bifurcación a la derecha hasta llegar a S'Alqueria Vella de Baix, donde podremos dejar el vehículo dado que hay aparcamiento.

  • Aunque hay fuentes siempre recomiendo llevar agua suficiente, sobre todo si lo haceis en verano y no olvideis la gorra.

  • No lleveis perros (están prohibidos dentro del parque)

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Dejad siempre las barreras tal cual las encontrais. (cerradas si así están a vuestro paso por ellas, y abiertas en caso contrario)

Precauciones:

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida, a parientes o algún amigo

  • Nunca ir solo

                        

 Google Maps

 

 

 

 

Prologo::

El Parc Natural se declaró en noviembre de 2001 y tenía, originariamente, una extensión de 21.507 hectáreas (superficie terrestre:16.232 ha, superficie marina:5.275 ha). En 2004, se recortó su extensión a 1586 ha, que corresponde a las 2 fincas públicas y se excluyeron del parque las propiedades privadas. En el año 2004 se adquirió la finca de "Sa Duaia" (400 hectáreas). Está situado en el nordeste de Mallorca y el Centro de Información está en Artà en el edificio de la antigua estación y junto al Ayuntamiento (Tel. 971 836 828). En este teléfono pueden reservarse visitas guiadas de dos horas de duración.

Se puede  pernoctar en 3 casas situadas en el interior del Parque: el "Refugi de s'Alzina" Albarca (6 habitaciones dobles), en la Caseta des Oguers (10 plazas) y en el Refugi de S'Arenalet (3 dobles y 3 cuádruples). Aquí hay un camping de 30 plazas. Las reservas deben hacerse con mucha antelación: tel. 900 300 0011

Descripción de la excursión:

El itinerario escogido para esta ruta costa de tres partes diferenciadas que intentare describir.

1ª Parte:

Empezaremos en las casas de “s’Alqueria Vella de Baix”, situadas en la entrada principal del Parque Natural. El paisaje que nos acompañará hasta las casas des Verger está muy marcado por la actividad humana, la agricultura, que ha sido la base de la subsistencia de la sociedad preturística en esta tierra.

Dificultad: baja. Duración: 35 min. (sólo ida)

El pasado de la “s’ Alqueria Vella”

El valle de s’Alqueria Vella se encuentra a unos 230 m de altitud, rodeada por las vertientes de la talaia Freda, es Porrassar, el puig des Corb i els puigs Figuer i Genet.

El topónimo Alquería, del arab al-qarya o al-qaríya, nos remonta al pasado musulmán de Mallorca, cuando Artà, Capdepera y Son Servera pertenecían en el distrito de Yartan. La agricultura ocupaba la mayor parte de la población. El regadío estaba muy desarrollado, gracias al dominio extraordinario de la hidráulica de los árabes. Por toda la finca hay muestras de esta herencia: norias, pozos, aljibes, bancales, canales y acequias.

Cultivaban cereales, pero también hortalizas y forrajes.

Ni el trigo, ni la viña, ni los olivos ocupaban un sitio de importancia. En esta época no hubo nunca abundancia triguera, el aceite se importaba de las regiones andaluzas y la viña no se cultivaba para no hacer vino, sino pasas.

A partir de la conquista catalana de la isla iniciada en 1229, las tierras serían inmediatamente repartidas entre el rey Jaume I y los miembros de la alta aristocracia, y repobladas con nuevos colonos, mayoritariamente catalanes.

La introducción del sistema feudal de tenencia de las torres comportó una profunda reconversión de los cultivos. Los cultivos más especializados de la época anterior (arroz, algodón, productos hortícolas) fueron sustituidos por la trilogía mediterránea (trigo, viña y olivo), que adquirió un papel predominante.

Hasta las postrimerías del siglo XIX, el mundo rural giró en torno a la posesión, la unidad productiva por excelencia. Los propietarios las arrendaban a los amos, que dirigían la producción y organizaban el trabajo de los jornaleros, “missatges i roters”  en la explotación agrícola.

Cogeremos el camino que lleva a es Verger, circundando unos cuantas cercados de pared seca y dejando a la izquierda un lavadero y una noria.

Las casas desde Verge

Las vacas se suelen concentrar en torno a las casas des Verger. Actualmente se encuentran en mal estado de conservación, pero algunas generaciones las conocieron de manera bien diferente. El Archiduque Lluís Salvador la describe como "una casa nueva y modesta con portal rectangular, desde la cual se domina el mar al pie hasta las costas de Menorca." De hecho, es Verger siempre se ha asociado a Albarca, porque los propietarios han sido muchas veces los mismos.

Las casas estuvieron habitadas hasta los años 80 y en los huertos se podía encontrar toda clase de verduras y hortalizas. Los huertos reciben agua de la font des Verge. Más arriba, a ras del camino hay una surgencia de agua con una curiosa inscripción: "Antig ullal de temporada, font permanent desde 19 ... Any 1958".

Las casas es Verger tienen una estructura lo bastante diferente a s’ Alqueria Vella de Baix, si nos referimos a las dependencias interiores. Pero lo que destaca es la diferencia de las fincas desde el punto de vista de la explotación: en es Verger se desarrolla más la producción hortícola y la ganadería porcina (podemos ver todavía las pocilgas), mientras que se Alquería se dedica más a la producción de aceite y a las ovejas.

En los fregaderos y acequias del Verger podemos encontrar plantas de ambientes acuáticos como son los musgos y las algas. Entre la fauna encontramos una gran diversidad de invertebrados, como las libélulas, y vertebrados como la rana (Rana perezi) y la serpiente de agua (Natrix amasa).

Si nos interesa otra comparación, ahora estamos a una hora de camino de las casas de Albarca, diferentes, también del resto. Si consideramos que es hora de volver, podremos deshacer el camino, volviendo a subir al collado y después descendiendo hacia s’Alquería. Un sitio agradable para hacer una merendola antes del camino de retorno podría ser sobre la era o bien en el mismo collado der Verger, con la vista del mar de fondo.

 

2ª Parte:

Seguiremos el itinerario que une las casas des Verger con las de Albarca, atravesando el valle des Verger.

El recorrido empieza a la altura de las casas des Verger, una vez pasada la barrera que da acceso a la finca des Verger y que se encuentra en el collado del mismo nombre (304 m).

Dificultad: baja. Duración: 35 min. (sólo ida)

 

La finca "des Verger" y las casas

Las casas originarías des Verger se construyeron el s. XlV. Se componen de una edificación de dos alturas con dependencias adosadas de uso agrícola y ganadero. La cubierta conserva la estructura tradicional con vigas de madera y cañizo aunque el estado de conservación del conjunto es deficiente. El porche de carro presenta una puerta con arco y la cubierta con bóveda cañón de mares.

La existencia de agua en esta región permitió aprovechar los bancales para desarrollar una zona hortícola.

Quedan todavía algunos árboles frutales (higueras y almendros)  y laureles.

Los actuales huéspedes de las casas des Verger son algunos murciélagos que se alimentan de mariposas nocturnas, escarabajos y otros insectos voladores, y las lechuzas (Tyto alba), rapaces nocturnos que se alimentan de insectos y roedores.

Pero si hay un animal que sea el centro de todas las miradas en es Verger, es la vaca mallorquina, pequeña pero fuerte y bien adaptada en la montaña. Tiene el pelo corto y castaño, más claro u oscuro según cada individuo. Esta raza aprovecha las plantas lignificadas o muy fibrosas, como el carrizo, y ayuda a controlar este tipo de vegetación, manteniendo limpio el monte bajo.

En el frente del camino podremos ver un cortafuego hecho con herramientas mecánicas por las brigadas que realizan actuaciones de prevención de incendios forestales; el pasto ganadero complementa estas actuaciones.


3ª Parte:

Continuamos por el itinerario de “dels Horts Vells d' Albarca” que es muy especial por diversas razones: ofrece la oportunidad de pasear dentro del único encinar que podemos encontrar actualmente dentro de las fincas públicas, permite conocer los espacios dedicados a huerto desde antaño de la posesión de Albarca, y nos descubre los rincones más recónditos del torrente desde Matzoc antes de que llegue al mar.

Dificultad: media. Duración: 60 min.

Las casas de Albarca

El camino empieza cerca de las casas de Albarca. Esta posesión mallorquina, comprada por el Gobierno de las Islas Baleares, el año 2000, compran entre otras edificaciones la casa de los señores, hoy día habilitada como refugio, y la casa de los amos, dónde viven los campesinos de la finca.

Entre las dos cases, unidas por unos arcos que funcionan como canalizaciones de agua, hay un pasadizo al final del cual, girando hacia la derecha, se inicia el camino de bajada en los Huertos viejos.

El regreso lo haremos una vez finalizado esta tercera parte del itinerario, deshaciendo lel mismo camino andado, es decir desde las Casas de Albarca hasta las casa de s'Alcaria Vella donde dejamos aparcado nuestro vehículo.

El Grupo lo formaron:

Maria, Yolanda y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones