BIOGRAFÍA RESUMIDA DEL

MOVIMIENTO GNÓSTICO CONTEMPORÁNEO

 


A finales del siglo pasado y comienzos del presente, distinguidos personajes reconocidos como Maestros, entre los cuales citaremos a Helena Petronila Blavatsky, Mario Roso de Luna, Charles Leadbeater, Krishnamurti, Rudolf Steiner, Sivananda, Francisco A. Propato (Luxemil), Arnoldo Krumm Heller (Huiracocha), Gurdjieff y Pedro Ouspensky, enseñaron públicamente las primeras letras de la Doctrina Secreta, pero sin detenerse demasiado en el análisis de ciertos aspectos gnósticos que habrían de ser develados a partir del año 1950. El mismo Rudolf Steiner, uno de los más conspicuos representantes del gnosticismo en el siglo XX, declaró en 1912 que "ellos, los iniciados de su época, sólo habían comunicado una enseñanza elemental, sencilla, incipiente", advirtiendo de paso que "luego, más tarde, se entregaría a la humanidad una doctrina esotérica de orden superior, de tipo trascendental".

Además de los autores nombrados (hombres y mujeres que dentro de sí mismos establecieron los principios gnósticos), muchas personas cultas se han interesado por conocer las raíces del gnosticismo, se han preocupado por saber si la Gnosis es ciertamente, como dicen algunos, "un monumento de fantasías extravagantes, de extraños mitos" o si por el contrario, como acertadamente señalan otros, es "un conocimiento trascendental, infinitamente superior a la razón, que unido a la Sabiduría Primordial, original, es la fuente de todas las religiones del mundo". Con base en ese interés, la vieja Europa pudo enterarse, a través de autores como Eugene de Faye, W. Bousset, Hans Hans, Jean Doresse y muchos otros, que las doctrinas gnósticas "son algo más que herejías inmanentes al cristianismo y que si bien los gnosticismos son muy diversos, ellos constituyen una actitud existencial con características propias".

El gnosticismo, indican los pioneros de la Gnosis en el mundo contemporáneo, "es un conjunto de ideas y sistemas científicos, filosóficos, artísticos y religiosos que tienden a reaparecer, incesantemente, en épocas de grandes crisis políticas y sociales".

Ahora bien, no podemos negar que tan maravillosas joyas de la literatura gnóstica o pre-gnóstica cumplieron su cometido, despertando la inquietud general y propiciando la apertura de escuelas teosóficas, yogas, del "Cuarto Camino", etc., fundamentadas en las limitadas informaciones teóricas y prácticas que a los antes citados personajes les era dable comunicar; pero la verdadera revolución en este campo se produce con la aparición del libro "El matrimonio perfecto", escrito por el Maestro Samael Aun Weor, concretamente en el año 1950, texto que "provocó un gran entusiasmo entre los estudiantes de las diversas escuelas, religiones, órdenes, sectas y sociedades esotéricas, y cuyo resultado fue la aparición del Movimiento Gnóstico, que empezó con unos cuantos comprensivos y se volvió completamente internacional".

Las tradiciones esotéricas, como manifestaciones culturales, tienen obviamente una continuidad. "El matrimonio perfecto" y más de 50 obras, trazadas magistralmente por Samael Aun Weor durante los últimos 25 años, tienden el hilo de la continuidad gnóstica, convirtiéndose dichos textos en una verdadera mina de saber oculto, sabiduría que no puede ser desdeñada por aquellas corrientes de avanzada, es decir, por aquellos grupos que buscan el conocimiento vivido y no la simple creencia o teorización.

 

Samael Aun Weor es pues, ante todo, un continuador de la obra emprendida por aquellas esclarecidas inteligencias de la Gnosis de principios de siglo. A él le ha tocado aclarar y simplificar; le ha tocado incluso develar ciertos aspectos doctrinarios que tan notables esoteristas omitieron o no llegaron a conocer. Tal es el caso, por ejemplo, de los misterios del sexo o de las técnicas adecuadas para la disolución del "yo", del ego, del mí mismo (los factores psicológicos que embotellan la conciencia humana y la mantienen en estado de sueño) o del análisis de las leyes evolutivas e involutivas, tema que en aquel entonces sólo fue rozado superficialmente.

 

Los fines y propósitos de esta sabiduría que hoy reaparece al margen de los dogmas, de la falsa espiritualidad y de las pseudo-escuelas que desgraciadamente se han convertido en aulas de negocios, están expuestos por el Maestro Samael en los siguientes términos:

"Nosotros no queremos idólatras, ni nos interesan los secuaces. Nosotros sólo somos postes de indicación; nuestra labor no es proselitista: indicamos con pensamiento lógico y concepto exacto el camino a seguir, para que cada cual llegue hasta su Maestro Interno, el Real Ser Interior que mora en silencio dentro de cada uno de ustedes".

 

"Les informaremos que la sabiduría pertenece al Ser y que las virtudes y dones no son cuestión de poses ni de fingidas mansedumbres, sino realidades terribles que nos convierten en poderosos robles contra los cuales se estrellan los vendavales del pensamiento, las amenazas de los tenebrosos y la contumelia de los malvados..."

 

"Esta sabiduría es para los rebeldes de todas las escuelas, para los que no contemporizan con amos, para los inconformes de todas las creencias, para los que aún tienen algo de hombría y les queda en su corazón una chispa de amor".

 

"No nos interesan los dineros de nadie, ni nos entusiasman las cuotas, ni las aulas de ladrillo, cemento o barro, porque somos asistentes a la Catedral del Alma y sabemos que la sabiduría es del alma".

 

"No andamos en busca de seguidores; sólo queremos que cada cual se siga a sí mismo, a su propio Maestro Interno, a su Real Ser, porque éste es el único que puede salvarnos y redimirnos...".

 

"No queremos más farsas; ahora queremos realidades vivientes, ahora queremos prepararnos para ver, oír y palpar los grandes misterios de la vida y de la muerte; ahora queremos empuñar la espada de la voluntad para romper todas las cadenas del mundo y lanzarnos en forma terrible a una batalla para la liberación, porque sabemos que la salvación está dentro del hombre...".

Samael Aun Weor

Samael Aun Weor

Samael Aun Weor

Es el Presidente fundador del Movimiento Gnóstico Internacional y de la Asociación Gnóstica de Estudios de Antropología y Ciencias, A. C.


 Es el organismo de difusión de todas las obras literarias y conferencias transcritas del filósofo y antropólogo contemporáneo Samael Aun Weor.

A.G.I.A. no persigue fines lucrativos, a fin de que todas las personas, sin distinción de nivel social, edad, creencia, etc., puedan beneficiarse del resultado de sus investigaciones.

Son sus fines:

  • Estudiar los conocimientos y filosofía gnóstica antigua.
  • Hacer investigaciones antropológicas y/o arqueológicas para conocer científicamente los prototipos arquetípicos que son comunes en las culturas de todo grupo étnico.
  • Celebrar periódicamente conferencias, congresos, encuentros, reuniones, convivencias y concilios de las Instituciones Gnósticas a escala nacional e internacional, a fin de difundir la conclusión de sus investigaciones.
  • Tener intercambio de conocimientos y conferencias con otras instituciones científicas y culturales.
  • Velar por los valores gnósticos en su verdadera esencia.
  • Trabajar incesantemente en beneficio de la humanidad, fomentando la solidaridad, fraternidad y unión de los seres humanos.

Maestros Samael y Litelantes

 

 

 

 

 

A.G.E.A.C.A.C.