©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

0637-Tanque des Bous

Torre de na Seca  y

Cingle de n'Amet

(Sóller-Fornalutx-Escorca)

05 de marzo del 2016

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: En el Mirador de ses Barques, Carretera MA.10 Km. 4,8 aprox.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre.

Mapa: Editorial Alpina Tramuntana norte, edición 2015

Mejor época: cualquiera pero siempre con buen tiempo

Distancia: 17 Km. - Subiendo 8,4 Km. - Bajando 7,3 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 3,47 h. - Bajando: 3,49 h. - Parado: 3,29 h. - En movimiento: 7,36 h.

Total acumulado: 11 h.

Altura máxima: 508 m.
Altura mínima: 402 m.

Desnivel Acumulado: 1083 m.   Media en %: 12.93

Velocidad media: 1,53 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia y algo de bebida isotónica, mucha atención al agua si se realiza en días calurosos (3 l. mínimo)

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Recordar dejar todas las barreras que encontreis tal cual estén.

  • Respetar siempre la propiedad privada, en caso de encontrar algún propietario de las fincas que transitamos, seguir sus indicaciones.

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas, tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

  • La mayor dificultad la encontraremos en la orientación del los tramos sin indicaciones, marcas o hitos, son terrenos salvajes y olvidados de la mano del hombre.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo.

  • Nunca ir solo.

Prólogo

Una vuelta por rincones olvidados y totalmente abandonados, a poca distancia de itinerarios muy transitados por los senderistas. Caminos empedrados para ir a lugares inverosímiles, con bancales de olivos, que aún se encuentran en buen estado y otros tan abandonados que apenas si encontramos los bancales, cruzamos territorios salvajes, agrestes por donde es difícil el avance ya sea por la vegetación, desnivel, y falta de senderos claros ya que si alguna vez los hubo están totalmente engullidos por la vegetación, descenderemos por el Pas des Cingles de n'Amet, que si bien técnicamente no es difícil en seco, si es complicada su localización, incluso orientados con GPS.

Descripción del itinerario

Iniciamos en el Mirador de ses Barcas (Wp.01), tomamos el antiguo camino de carro que se dirige a las casas de Bàlitx d’Amunt. Pasamos el deslinde de fincas por el Portillo abierto y nos desviamos y entramos a las tierras de Bàlitx d’Enmig y, Enseguida dejamos el camino por la izquierda (Wp.02) , por encima de los bancales. Mantenemos la orientación norte y no perdemos altura hasta alcanzar la pista que va hacia sa Tanca des Bous (Wp.03). Seguimos la pista por el Pla des Ullastres. Caminamos relajados con las vistas del Clot de Bàlitx d’Enmig, las casas han recobrado el antiguo esplendor, por unas reformas integrales. Cruzamos un nuevo portillo y enseguida dejamos esta pista para seguir por el camino empedrado (Wp.04), al menos los tramos que la pista no se tragó en su construcción. Es un camino muy bien conservado, con algunas lazadas con pared de sostenimiento que nos lleva hasta el porche de sa Tanca des Bous (Wp.05).

En vez de seguir el camino que nos llevaría al Pas de s'Heura, nos desviamos hacia el este, tomando un camino empedrado "Camí de ses Cometes", pasamos junto a una balsa cubierta y tiene un brocal de pozo (Wp.06). Al inicio el camino es fácil seguir pero, al llegar donde la tierra es mejor, casi desaparece, además hemos de abandonarlo por nuestra izquierda al llegar a un cercado de piedra y alambre para encerrar animales, cuidado que es fácil perderlo y meterse entre los bancales, o incluso seguir el camí d ses Cometes, si nos fijamos en el mapa veremos que nosotros lo seguimos un tramo para ir a ver una cueva, regresando después al cercado para dejándolo a mano derecha continuar por otro camino también a tramos empedrado, que también se mezcla entre bancales y de nuevo es fácil perder, si ocurre hay que localizarlo justo al otro extremo de los bancales, pero si lo seguimos en su origen pasaremos por un precioso aljibe construido aprovechando una gran roca, tiene un lavadero adosado y un abrevadero para ganado (Wp.07). Continuamos y pasamos por un portillo sin barrera (Wp.08). A partir de aquí el empedrado aparece y desaparece (Wp.09). Pronto el camino comienza un descenso casi precipitado formando lazadas (Wp.10), entre el roquedal, el camino es ahora evidente. Pronto nos encontramos sobre una un lomo que nos deja ver las casas de Bàlitx d’Avall así como todas las cumbres que lo rodean, Moncaire, Pas des Pinot,  Coll de Biniamar, torre de na Seca, etc...

Tan pronto como llegamos a una zona más sombría y con tierra, el camino desaparece engullido por los desprendimientos de rocas de los acantilados. Nos fijamos con algunos restos, pasamos por unas covachas (balmas) donde en botes se recoge agua (Wp.11), seguimos el descenso  llegamos a una carbonera, donde hay que localizar un senderillo para llegar al torrent de na Mora . Cruzamos el torrente (Wp.12), mientras bajábamos veremos una  gran cueva al otro lado del torrente. Tomamos por el lado derecho y pronto llegamos a una pista hecha para hacer "calas" en el subsuelo,  Esta pista termina justo al lado de la gran cueva (Wp13).

Veremos un horno de leña muy bien conservado, restos de pared de piedra en seco, que cerraban una parte de la cueva, probablemente donde estaba la vivienda, más adentro vemos la boca de una cueva, u otro abrigo, pero es complicado llegar de espesa que es la murta. Podemos pensar con la dureza de la vida de aquellas personas que les tocaba vivir por aquí, mucho trabajo para hacer este camino, muy probablemente una vía mucho más rápida para llegar a Bàlitx d’Amunt sin pasar por el d’Enmig.

Visitada la cueva nos toca comenzar a ascender por un antiguo camino que empieza unos 50 metros al sur de la cueva, donde dejamos la pista y tomamos ladera arriba (N), serpenteando ya que la dureza de la pendiente lo exige, a medida que ascendemos el sendero se va consolidando aunque a tramos se confunde y no es fácil seguirlo, los burros o caballos mantienen limpio el bosque por aquí y se ven multitud de excrementos de los mismos, pasaremos por la zona de s’Esquetjar, veremos uno hitos que nos guían mas directos que nuestra  ruta que se van acercando a la pared del acantilado, pero es mas llevadero si rodeamos un poco las cotas de los 440/444 m. dejándolas i pasando por una precisa canal donde hay un hito y posteriormente se convierte en una cornisa que aunque bien expuesta es suficientemente ancha para pasar con seguridad aunque sin bajar la guardia,  una vez finalizamos dicha cornisa ascendemos por las tocas a la derecha, tras superarlas veremos la torre allá arriba, no nos queda mas que una ascensión dura donde buscaremos los pasos que mejor se adapten a nuestro caminar hasta llegar a sa Torre de Na Seca (Wp.14).

Desde la torre bajaremos por la vaguada para ir en busca del Pas des Cingle de n’Amet, no es tarea sencilla, el terreno cada vez es mas complicado, los carrizos esconden el sendero y las piedras que nos dificultaran mucho el avance. caminamos orientados generalmente al NE, llegaremos a un caos de rocas que hay que bordear dejándolas a la izquierda y al llegar a la cota de los 380 m. hemos de buscar en la parte acantilada el único punto factible para iniciar un fuerte y duro descenso, estamos en el Pas des Cingles de n'Amet (Wp.15) una vez superado continua el descenso, muy invadido de nuevo por la vegetación y de una exagerada pendiente, nos dirigimos al norte aunque tendremos que zigzaguear para ir mitigando el duro descenso en la medida de lo posible hasta que alcancemos la cota de los 260 m.  (Wp.16), desde este punto y en diagonal derecho veremos un largo muro que nace en una roca y semicircula hasta la pared acantilada que tenemos a la derecha, a mitad del muro veremos dos grandes pinos a los que nos dirigiremos, es el punto donde cruzaremos el muro (Wp.17).

 Una vez cruzado el muro el descenso continua al norte, girando a (NNW), y nos lleva a la cota de los 200m. aquí podemos bajar hasta el un Mirador natural (Wp.18) y a continuación acercarnos al Cingles de n'Amet (Wp.19), realizadas las fotos de rigor de los majestuosos acantilados regresamos ascendiendo a la cota de los 200, donde algunos hitos nos llevan al (SE) para encontrar el sendero que se dirige a las casas de Sa Costera,  poco antes de llegar a ella pasaremos por al Font de sa Costera (Wp.20) y seguimos hasta llegar a las casas de sa Costera (Wp.21). Desde este punto seguiremos el camino que nos lleva hasta la GR-221 (Wp.22), la tomamos al (SSW) y alcanzaremos el Coll de Biniamar (Wp.23), seguimos  y pasamos Bàlitx d’Avall , continuamos por el camino viejo empedrado  y ascendemos por él los tramos que la pista no se  lo tragó  pasando por sa Font de Bàlitx (Wp.25), dejaremos un refrescador escondido en la pared a mano derecha (Wp.26), y seguiremos hasta finalizar en el Mirador de ses Barques.

 El Grupo lo formaron:

Rafi, Xisca, Elsa,  J. Carles, Sebastián,

Joaquín, Jesús, Rafa Chacón y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones